Inicio > Consideraciones prácticas > Nos comunicamos con los hechos, no con las palabras

Nos comunicamos con los hechos, no con las palabras

HipocresíaLos humanos nos comunicamos con los hechos, no con las palabras. Quienes somos, cómo pensamos, qué valoramos lo comunicamos con nuestras actitudes, con nuestro hacer en el día a día. Cuando una persona lleva en su puesto de trabajo varios meses, ya sabe cómo es su jefe y toda la gente que le rodea. Los ha visto actuar. No le hacen falta ni discursos ni declaraciones de principios.

Las palabras y los discursos de los directivos son una medida de su coherencia y de su hipocresía. Cuando las acciones de un directivo son coherentes con su discurso, esta persona es confiable. No engaña. Se podrá estar más o menos de acuerdo con ella, pero no engaña. Pero hay directivos que tienen un discurso muy convincente, pero luego sus hechos contradicen a sus palabras. Pierden toda su autoridad, si es que alguna vez la han tenido. ¿Qué directivo no va a asegurar que “Las personas son el activo más importante de mi empresa”? No hay nadie que lo niegue, pero ¿Cuántos actúan de acuerdo con esa afirmación?

Consejo: que lo que decimos sea coherente con lo que hacemos, aunque esto pueda tener un coste en algún momento. La magnitud de ese coste será una medida de nuestra coherencia. Hasta el jueves que viene.

PD. Ayer estuve muy a gusto dando una sesión en la cámara de comercio de Girona a los antiguos alumnos de la Universidad de Navarra e invitados. Muchas gracias a los organizadores.

  1. mayo 9, 2013 en 7:16 am

    De nuevo un post excelente Miguel Angel. Es cierto todo lo que dices, nos comunicamos y no entendemos el alcance que esa palabra tiene. La comunicación es bidireccional, no tiene principio ni fin e influencia y estos tres hechos hacen que tenga una riqueza impresionante. Como bien comentas todo comunica, lo que decimos y lo que no, como lo decimos, como vestimos, etc. Muchas veces antes incluso de iniciarse una comunicación verbal ya ha habido una no verbal con tanto contenido que sobra la verbal. Es bidireccional, lo cual implica que ambas partes juegan el rol de emisor y receptor y es responsabilidad de ambas cuidar el proceso. Tiene influencia, lo que decimos influye en el otro y quizas no como pretendiamos, porque al final la interpretación es responsabilidad del receptor, lo que no quita que el emisor conocedor de esto cuide que la misma se haga de forma adecuada. Siendo consciente de esto, debemos cuidar este proceso así como la coherencia entre lo que decimos y hacemos porque sino se genera una disonancia cognitiva que hace que tanto el mensaje como el emisor pierdan toda la credibilidad y lo que es peor, como denuncias, que las implicaciones de la comunicación no sean las que pretendiamos. De nuevo felicidades, un tema muy rico y que llevaría a un largo y profundo debate.

  2. mayo 9, 2013 en 7:25 am

    Completamente de acuerdo Miguel Ángel, la reputación y la confianza se logran con coherencia entre lo que se hace y lo que se dice.

    No obstante, discrepo con la frase que encabeza el artículo. Las palabras son un instrumento básico y absolutamente necesario para comunicar lo que se hace, no siempre se tiene la ocasión de comunicar directamente con nuestros hechos y es preciso que toda la organización conozca qué es lo que se hace, cómo y qué papel juega cada miembro en ella.

    Gracias por la reflexión. Un cordial saludo.

    • mayo 9, 2013 en 4:52 pm

      Evidentemente Imdiaz que es necesario hablar, pero nuestras acciones también hablan.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. Raul
    mayo 9, 2013 en 7:36 am

    Más razón que un santo. Recuerdo en una empresa en la que estuve que tenían un cartel de exposición que ponía “valor humano” y salía el dueño con todos los empleados……Curioso luego el despotismo y tiranía con los que tanto él como algunos de sus mandos intermedios trataban a la gente….

    • mayo 9, 2013 en 4:53 pm

      Raul, y eso es lo que hacía perder toda la autoridad a ese jefe.
      Gracias por compartir con nosotros tus vivencias.
      Saludos,
      Miguel Anel

  4. Roger Romance
    mayo 9, 2013 en 8:54 am

    Tal como dice el dicho “las palabras se las lleva el viento”, y quedan rastros de los actos realizados. Lo que no me gusta es tener que aguantar los discursos y los falsos aplausos del final cuando todo el mundo sabe que cuando se acabe el discurso nada va a cambiar.
    Y a la vista de los hechos, me pregunto ¿tenemos líderes que sean capaces de percatarse de un problema antes que se convierta en crisis?

    • mayo 9, 2013 en 4:55 pm

      Lo que planteas Roger es de difícil solución. Si no te percatas del problema que tienes al ser incoherente lo que dices con lo que haces dificilmente uno puede darse cuenta de que va a desembocar en una crisis.
      Gracias, MIguel Angel

  5. Caba Robletto
    mayo 9, 2013 en 10:30 am

    Nos comunicamos con las palabras, y nos reafirmamos (avalamos) con los hechos.

    En el fondo comprendo su enunciado “Nos comunicamos con los hechos, No con las palabras” si bien anteponemos la imagen (figura, forma y gestos) a dicha comunicación.

    En el fondo vivimos en un mundo de formas, vasta observar la petición de un “hombre” bien vestido ó el mismo “hombre” disfrazado de mendigo, la respuesta de uno ó de otros sera sencillamente distinta.

    El caso más claro, lo observamos en Directivos Industriales, Capataces, Jefes, Políticos, Religiosos, Magistrados, Padres, Madres, Maestros, etc. quedando en evidencia como bien Ud. comenta la coherencia y el cual añado, el sentido de lealtad, humildad y equilibrio.

    Gracias por la atención, abrazos a todos, Ramón.

  6. mayo 9, 2013 en 3:28 pm

    Muy exlente idea es como dice el refran lo hecho hecho esta la palalabra son un conflicto adema se lleva el viento habece lo jeje no sacan la Una adema tienen un caracter horrendo

  7. mayo 10, 2013 en 9:43 am

    Hola Miguel Angel, como siempre, breve pero conciso. Un apunte más por si sirve para tu argumentario: para ser coherente con lo que hacemos, deberíamos gestionar primero nuestra cultura, para luego ser coherentes con nuestros comportamientos y luego, poir último, gestionar la comunicación.
    Felicidades de nuevo por el post.
    Carlos Pursals

    • mayo 10, 2013 en 10:51 am

      Gracias Carlos, efectivamente ese es el itinerario. Saber primero qué se quiere comunicar.
      Saludos,
      Miguel Angel

  8. Anónimo
    mayo 16, 2013 en 2:45 pm

    Hace tiempo leí algo así “Si quieres saber lo que piensa una persona, fíjate en lo que hace y no en lo dice que cree”…. esta frase la utilizo mucho en mis cursos. A veces, tampoco nos decimos la verdad a nosotros mismo, por eso es bueno intentar observar nuestros hechos para ver si son congruentes con lo que pensamos de nosotros mismos…

    • mayo 18, 2013 en 2:38 pm

      Efectivamente anónimo, hablamos con los hechos, aunque no nos demos cuenta.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  9. mayo 24, 2013 en 10:39 am

    Yo añadiría incluso un paso más allá: “no somos lo que decimos, ni somos lo que hacemos. Somos lo que hacemos cuando las cosas se ponen feas”… los principios se ponen a prueba cuando las circunstancias ponen a prueba tus principios.

    Así un directivo puede decir en un discurso “las personas son el principal activo de la empresa”, incluso si las ventas van bien puede tratar a las personas como si fueran el principal activo de la empresa. Pero lo que pone a prueba el discurso es ver como se comporta el directivo cuando las ventas caen, y la cosa se pone difícil. ¿demostrará entonces que las personas son el principal activo de la empresa? ¿luchará para no despedirlas? y si no tiene otro remedio que despedirlas ¿las tratará como hay que tratar al “principal activo de la empresa”?

    • mayo 24, 2013 en 1:14 pm

      Tienes toda la razón Akismet, es cuando hay que tomar partido cuando se comunica qué es lo que se valora. Muy buen apunte.
      Saludos,
      Miguel Angel

  10. mayo 31, 2013 en 9:43 pm

    Muchas gracias por tu post, Miguel. Lo he difundido por twitter y por facebook.
    Saludos de Sara-Sophya.

    • junio 5, 2013 en 11:21 am

      Muchas gracias Sara, y me alegro de volver a encontrarte por la red.
      Saludos,
      Miguel Angel

  11. junio 6, 2013 en 11:17 pm

    My partner and I absolutely love your blog and find the majority
    of your post’s to be exactly I’m looking for. Do you offer guest writers
    to write content for you? I wouldn’t mind publishing a post or elaborating on a number of the subjects you write regarding here. Again, awesome web log!

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: