Aprovechar el tiempo

toma de decisionesTenemos por delante un nuevo curso académico. Es una nueva oportunidad para crecer personal y profesionalmenteEs importante no perder el tiempo. Y digo esto porque me da la impresión que todos podríamos aprovecharlo bastante mejor. Especialmente los directivos. En muchos casos se podrían hacer las cosas en la mitad del tiempo del que se emplea.

Hay reuniones inacabables en las que se discute mucho y se saca poco en limpio. Hay conversaciones telefónicas que se alargan y se alargan innecesriamente. Al final uno puede pasar unas jornadas interminables en la oficina con la impresión de que tiene mucho trabajo y pensando que se lleva entre manos asuntos importantísimos, cuando en realidad podía haber empleado en muchos de esos asuntos la mitad del tiempo, y en otros muchos, si no los hubiera atendido no hubiera pasado nada. Tanta actividad nos hace creernos importantes.

Se pierde también tiempo saltando de un asunto a otro sin haber resuelto ninguno de ellos. Todo esto con la sensación de estar muy ocupados y atendiendo asuntos muy importantes.

Recomendación para mejorar en nuestro trabajo: preguntarnos frecuentemente si estamos haciendo lo que tenemos que hacer. Preguntarnos también si estamos dedicando la debida atención a lo que nos llevamos entre manos. Mejoraremos nuestra actividad profesional e iremos más descansados al no ocuparnos de cosas de las que no debemos ocuparnos.

Todo lo dicho anteriormente es perfectamente compatible con ir sin prisas y dedicando a las personas que nos plantean asuntos todo el tiempo que sea necesario. En definitiva, si hacemos lo que tenemos que hacer, lo haremos mejor y podremos dedicarle toda la atención que sea necesaria. Termino deseándoos a todos que en este curso que empieza crezcamos cada uno tanto a nivel personal como profesional. Está en nuestra mano. Vuelvo a dejaros información de un libro escrito por mi colega Pablo Maella sobre cómo ser más eficaces.

  1. Raul
    septiembre 5, 2013 en 7:08 am

    Muchas veces veo que aquí la productividad o lo trabajador que es uno lo miden más por el número de horas que pasas en el puesto de trabajo que por el rendimiento que le sacas a tu jornada. No es la primera vez que al que se va “a su hora” aún habiendo sacado todo el trabajo, se le mira mal, como si fuese un vago.

    • septiembre 5, 2013 en 4:27 pm

      Gracias Raul. En esas estúpidas circunstancias hay que saber aprovechar el tiempo que allí se emplea.
      Muchos saludos,
      Miguel Angel

  2. Josep
    septiembre 5, 2013 en 7:30 am

    Buenos días Miguel Ángel,
    Es básico aprovechar el tiempo, ya que es el único recurso del que podemos disponer gratuitamente, pero no es recuperable. Todos los demás recursos, o no son gratuitos o podrían llegar a recuperarse.
    Para ello, creo que es importante además de una buena gestión del tiempo y priorizar adecuadamente, estar motivado o auto-motivarse para afrontar los retos diarios. Al final todo depende de la actitud.
    Saludos,

    • septiembre 5, 2013 en 4:29 pm

      Gracias Josep, totalmente de acuerdo con lo que dices. Es una lástima perder el tiempo. Hay una responsabilidad en aprovecharlo. Es el único recurso igualmente distribuido entre todo el mundo. Todos disponemos de 24 horas al día.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  3. Alicia López Villagrá
    septiembre 5, 2013 en 9:27 am

    Aprovechar el tiempo será para mí uno de los retos importantes para este curso que empieza, gracias por recordarlo Miguel Angel. La motivación interior es fundamental, me gustaría compartir con vosotros unas recomendaciones que en este sentido da Robin Sharma, son muy útiles, y están en la línea de lo que dice Pablo Maella :
    -Positividad: elegir entre ser víctima o líder
    -Ir al trabajo con energía: dar lo mejor de uno mismo
    -Las horas más productivas son de 9 a 12 a.m., trabajo en periodos de 90min + pausa, evitar distracciones (cafés eternos, mails y demás)
    -Entrenar la mente para recordar lo bueno que ha sucedido en el día
    -Aprender todos los días algo, cuanto más se aprende más matices se ven
    Espero que os sirva. Saludos.

    • septiembre 5, 2013 en 4:30 pm

      Gracias Alicia por las recomendaciones que nos haces. El aprovechar el tiempo es algo que depende fundamentalmente de cada uno. Así que ánimo que si nos lo proponemos lo aprovecharemos.
      Saludos Alicia,
      Miguel Angel

  4. Javier
    septiembre 5, 2013 en 10:11 am

    En cuanto a las reuniones interminables, he tenido la suerte de trabajar con anglosajones (EEUU), creo que tienen mucho más “método” que nosotros para hacerlas mucho más productivas y rápidas:
    1. Se convocan con tiempo suficiente (no como aquí, “aqui te pillo aqui te mato”)
    2. En la convocatoria se incluyen los temas a tratar, qué datos tiene que aportar cada asistente y qué se quiere decidir
    3. Empiezan a la hora y los asistentes no tienen otras distracciones
    4. Alguien lidera la reunión y va dando la palabra (o exige que los asistentes den su punto de vista si se quedan mudos)
    5. Se hacen resúmenes, se van marcando hitos (..” en este punto estamos de acuerdo en que XXXX, pasamos al siguiente punto…”)
    6. No tienen miedo de dejar una decisión para otro momento si ven que no se avanza
    7. Se hace un acta en el que se detallan los acuerdos, siguientes pasos, qué tiene que hacer cada asistente, para cuándo, etc

    No veo que este tipo de “metodologías” se impartan en ningún curriculo de España…

    • septiembre 5, 2013 en 4:32 pm

      Gracias Javier. Es una buena metodología para las reuniones, y efectivamente, los directivos pasais mucho tiempo en reuniones.
      Hay que tener en cuenta también si uno está haciendo en cada momento lo que debe hacer, porque a veces pasa que estamos muy atareados en hacer algo que no es lo que hay que hacer.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  5. Caba Robletto
    septiembre 5, 2013 en 10:56 am

    Hablamos en demasía y leemos poco, y lo que es peor, lo que leemos no lo observamos desde ángulos diferentes, ni lo contrastamos con la practica y la imaginación.

    Todo esto que he referido es la antesala del aprovechamiento del tiempo.

    Bajo mi punto de vista “Aprovechar el tiempo” es: La búsqueda de la definición del problema, y aquí aplico “El Discurso del Método” del Filosofo y matemático, René Descartes, donde nos recuerda la frase: “Pienso, entonces existo” (Cogito ergo sum).

    Gracias por la atención a todos/as, abrazos, Ramón

    • septiembre 5, 2013 en 4:33 pm

      Gracias Ramón,por tu contribución. LO del “Pienso luego existo” daría mucho que hablar,
      Saludos,
      Miguel Angel

  6. septiembre 5, 2013 en 4:54 pm

    Recuerdo que LP (Leonardo Polo) nos decía que el verdadero conocer y saber se encuentra en los hábitos, que son como el acto de la potencia respectiva (inteligencia y/o voluntad). En mi caso, siempre que algo muy pequeño me sale al paso para distraerme, trato de convertir ese rato en un buen hábito y aunque sigo distrayéndome en cosas grandes, cada vez es menos. Eso resulta !!!

    • septiembre 6, 2013 en 4:01 pm

      Javier, tú siempre tan profundo citando a los grandes filósofos.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  7. septiembre 5, 2013 en 8:28 pm

    Reblogged this on Oswald van Nieuwenhove.

  8. septiembre 5, 2013 en 9:31 pm

    El tiempo… jeje. Acabo de acabar los cuentos de los niños, Diana también acaba de bañar a la niña. Ahora a repasar tres exámenes que tengo mañana… (ayer tuve dos y esta mañana uno)… Septiembre en la UNED se atropella. Por otro lado esta tarde reunión de crisis con el trabajo. No me he resistido a escribir el post… algo se me pasó haciendo el EMBA que lo del tiempo no lo acabo de controlar del todo:)

    Lo fundamental, aún a pesar de todo, priorizar: disfrutar de los niños con Diana lo primero… y luego el blog 😉

    ¡Me pongo a estudiar!

  9. Josevilla
    septiembre 6, 2013 en 9:19 am

    Miguel Ángel: tu acertado -como siempre- post de hoy, me ha recordado aquella fábula de Tomás de Irirarte de la Ardilla y el Caballo, que ejemplifica muy bien lo que has dices de que “tanta actividad nos hace creernos importantes”, cuando el Caballo le pregunta a la Ardilla:
    ,”Tantas idas y venidas,
    tantas vueltas y revueltas,
    quiero amiga, que me diga:
    ¿Son de alguna utilidad?…”

    Aquí está la fábula completa, que no tiene desperdicio:
    http://www.cuentosyfabulas.com.ar/2009/12/fabula-tomas-de-iriarte-la-ardilla-y-el.html

    Y siguiendo tu consejo, te dejo, porque me voy a hacer lo que tengo que hacer 🙂
    Saludos

    Josevilla

    • septiembre 6, 2013 en 4:03 pm

      Muy siimpático Josevilla, y muchas gracias,
      saludos,
      Miguel Angel

  10. gustavoperezpiferrer
    septiembre 6, 2013 en 4:05 pm

    Buenos días,

    Miguel Ángel, justamente esta semana has tocado uno de los temas a los que estoy dando una gran importancia actualmente, leyendo sobre los mismos, llevando a cabo una metodología propia para conseguir optimizar mi tiempo. Como en la gran mayoría de casos no descubrimos nada nuevo, pero siempre es bueno recordarlo.

    – Organizarnos no es perder el tiempo, unos minutos poniendo las cosas limpias, ordenadas, anotadas, … nos permitirán optimizar nuestro tiempo y conseguir mejores resultados.
    – Con un sistema de listas de tareas podemos ver como hay cosas que caen por su propio peso, realmente no son necesarias, hay cosas que son delegables, hay cosas que se han de transferir y cosas intransferibles (p.ej. Estar con los niños)
    – Diferenciar lo urgente de lo importante.
    – Evitar caer en la búsqueda de la perfección absoluta, podemos estar mejorando algo toda la vida.
    – Tomar decisiones, evitar aquello que decía un compañero de parálisis by análisis
    – Delegar correctamente.
    – Agendar, planificar y detallar las actividades para un máximo provecho por todas las partes.
    – Evitar interrupciones, exigir puntualidad de inicio y final, …
    – Respetar nuestro tiempo y trabajo y respetar el de los demás.
    – Recordar no olvidarse de nuestra vida personal, también es muy necesaria y un buen equilibrio nos ayudará a rendir mejor en nuestro trabajo

    No os voy a robar más tiempo 😉 , hay muchísima literatura y metodologías al respecto.

    Un saludo

    Gustavo

    • septiembre 6, 2013 en 6:21 pm

      Muchas gracias Gustavo. Consejos muy útiles los que apuntas.
      Saludos,
      Miguel Angel

  11. Anónimo
    septiembre 6, 2013 en 6:38 pm

    Por desgracia en España la mayor parte de las empresas confunden horas de trabajo con efectividad y calidad cosas que en la mayoría de las ocasiones no solo no es así sino que es justo lo contrario.

    • septiembre 7, 2013 en 4:04 pm

      Efectivamente. Gracias Anónimo,
      Miguel Angel

    • septiembre 11, 2013 en 12:11 pm

      Totalmente de acuerdo. Parece que en la empresa española se valora más el “estar”, más que el “hacer”.

  12. Lucía
    septiembre 12, 2013 en 9:01 am

    Yo debo ser la excepción que confirma la regla en España. Cuando salí del MBA del IESE fui a parar a una gran multinacional. Al ser novata me adjudicaron algunos “proyectos” que nadie quería hacer y eso unido a que los comienzos en cualquier empresa son difíciles hasta que te adaptas…no tuve más remedio que quedarme más horas por las tardes para poder sacar el trabajo adelante.
    Al cabo de las 2 semanas mi jefe me cogió por banda y me dijo: “No te puedes quedar tantas horas en el trabajo. Aprende de tal otra compañera que llega más tarde a trabajar tras dejar a los niños en el cole y se va antes de su hora para poder recogerlos y hace todo su trabajo en ese tiempo. Si no lo haces o eres lenta o yo no sé distribuir las cargas de trabajo”.
    La charla la he resumido para no aburrir pero os aseguro que no tuvo desperdicio.
    He tenido jefes fantásticos que han hecho de mi una mejor profesional y, desde hace años, ¡Sin tener que echar horas de más!

    • septiembre 12, 2013 en 1:44 pm

      Lucía enhorabuena por el trabajo que tienes y por el jefe que tienes. Es todo un ejemplo. Muchas gracias por compartir con nosotros tu situación tam privilegiada. No sé si lo tuyo es la excepción o no, pero hay muchos casos que no son como el que cuentas.
      Saludos. ¿Te dí clase?
      Miguel Angel

      • Anónimo
        septiembre 12, 2013 en 3:48 pm

        Sí que me diste clase, promoción MBA 99, durante el segundo curso. Estábamos tan poquitos que parecían clases particulares. Todo un lujo.

  1. septiembre 9, 2014 en 12:14 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: