El estrés en la toma de decisiones

Relacionado

Más sobre Impuestos

El otro día me llegó una carta de la...

Hipotecas ¿tipo fijo o variable?

Quizá ya sea tarde, pero la recomendación en los...

Lo justo y nada más

Un antiguo alumno que lee frecuentemente este blog me...

Buenos y malos jefes

Una de las ventajas de haber iniciado este blog...

Al comienzo del curso

Comenzamos un nuevo curso académico y disponemos de 12...

Share

Quedan muchas cosas por decir de la intuición, pero ya hablaré de ello en otra ocasión. Esta semana voy a dedicar el mensaje al estrés. Se oye muchas veces decir que los directivos y ejecutivos frecuentemente tienen que tomar decisiones importantes con limitación de tiempo y en situaciones de estres. Que están continuamente resolviendo problemas importantes y que siempre están surgiendo sorpresas. A mi eso siempre me ha parecido una tontería. Un directivo lo que tiene que hacer fundamentalmente es pensar. Pensar cómo resolver los problemas y una vez pensado encargar a su gente que los resuelvan. Lo que pasa es que pensar es muy difícil. Es mucho más gratificante el actuar, porque haciendo cosas nos pensamos que somos eficaces y que somos importantes. Pero claro, si no nos paramos a pensar las cosas no sabemos si las estamos resolviendo bien o mal, y muchas veces esto hace que surjan problemas posteriores.

Por otro lado la mayoría de las sorpresas con las que se encuentra un directivo en su empresa, no son tales, son sorpresas porque anteriormente uno no se ha parado a pensar que lo que está ocurriendo podía ocurrir. Si lo hubiera previsto, habría ideado una solución «para cuando esto ocurra». Los buenos empresarios establecen reglas de actuación para las distintas situaciones en las que su empresa se pueda encontrar. Para ello han tenido que pensar las posibles distintas cosas que podían pasar y pensar en un plan de actuación para cada una de ellas. Actuando así uno puede ausentarse de su puesto de mando sin que pase nada. Si un directivo es tan imprescindible que no puede faltar nunca al trabajo algo está haciendo mal. Al directivo le gusta pensar que va estresado porque así cree que es más importante.

Esto no tiene nada que ver con los pobres empleados que tienen unos jefes incompetentes y que les hacen ir todo el día de cabeza porque les mandan cosas sin pensar en lo que les están mandando. Mi total solidaridad con esos sufridos empleados.

La semana pasada en Shanghai muy bien. También decir que el curso de tres días sobre Toma de Decisiones que dimos a principio de mayo también fue muy bien, vino gente de toda España e incluso de Méjico y de Brasil. Hasta la semana que viene, que no sé todavía de qué hablar. De las elecciones en España, de las manifestaciones que está habiendo o de qué. Quizá vuelva al tema de la intuición.

43 COMENTARIOS

  1. Brillante. Si seguimos la línea de razonamiento de cómo pasamos de pensar a actuar, pensemos que nos vamos convirtiendo en jugadores de tenis sin más aspiración que devolver la bola. No vemos «the big picture» y, tarde o temprano, terminamos refugiados en nuestra area de comfort y haciendo micro management. No debieramos acudir ni un solo día al trabajo sin la firme intención de no caer en en nuestra area de comfort. Si, cuanto más incomodos mejor. Traslademos nuestra fuerza de las manos a la mente.

    • Si Fernando, a base de la rutina dejamos de crecer como profesionales. Siempre hemos de tener un reto para poder mejorar. El comentario más abajo de Ramón Brossa va en la misma línea de lo que dices.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  2. Estaria muy bien comentar el tema de las manifestaciones de ciudadanos: hay alguoen detras? Han sido espontaneas? Como se puede canalizar y concretar en algo positivo?….

  3. ¡¡Genial!!. Creo que es imposible describirlo mejor. Es, como muy bien has dicho, el primer y más importante de los síntomas de la ineficacia, o de estar por encima de tus posibilidades, bien por que tus capacidades no son directivas, con todo lo que conlleva decir eso, bien por que no has descubierto cuales son tus características.
    Creo que antes de acceder o aceptar una propuesta de ascenso a según que posiciones, HAY QUE PENSAR, y darse cuenta, por encima de las prestaciones económicas y de relevancia social que te puedan dar, que hay muchísimas cosas tanto o más importantes que las que he descrito, como son, estar o sentirse cómodo y ser feliz con lo que haces.
    Si eres feliz con lo que haces, has descubierto para que sirves y para esto, primero que todo, tienes que ser honesto contigo mismo.

  4. La actuación del Directivo, competente, es un ejercicio que se da con la facultad de pensar, de compartir (participar), observar y experimentar, lo que existe o puede existir en nuestro entorno laboral y Profesional.

    No descubro nada nuevo… la tendencia que observo desde mi miopía particular, tiende a ver a los Directivos y algunos Mandos Intermedios, sin la facultad de delegar trabajos y verificar la evolución de los mismos.

    Consecuencia unido al post de esta semana: La Incompetencia del Directivo en su ascenso, y saco a la luz el libro «El Principio de Peter» para reforzar este comentario, Gracias. Saludos Ramón.

  5. De nuevo excelente Miguel Ángel. Aquí veo una vinculación clara a la idea de tu compañero de escritura, Maella, en el libro suyo que nos recomendabas hace algún tiempo. Se caen algunos mitos que habían perdurado: la sencillez se impone en la gestión (y en la vida) y se ve como tratar a tus colaboradores (y a todo el mundo) como personas adultas es más eficaz que «meterse» en otro tipo de complicaciones (que, seguro, generarán estrés más tarde o más temprano). Lo que yo veo complicado a veces es precisamente esto: hacer las cosas con sencillez, explicarlas con sencillez… Tu lo logras en estas enseñanzas. No estaría de más saber cómo actuar con sencillez en entornos que parecen tan complejos…

    • Fernando, el libro de Pablo Maella «Gestionar con Sencillez» debería ser un libro de cabecera de todo directivo. Solo hay una cosa que no me gusta de ese libro y es no ser yo el autor.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  6. Corto y preciso. Muy bueno. ?qué te parece hablar sobre las «decisiones» a las que se están viendo obligadas las Juntas Electorales antes del 22-Mayo?
    Un saludo.

  7. Brillante, Miguel Ángel. Un placer aterrizar, por recomendación de un amigo, en tu blog. Suscribo lo que escribes en este post de principio a fin. Ahora falta saber vivirlo.

  8. Me encanta leer que nos pagan por pensar, dedico poco tiempo a eso y mi DG me ayuda a coger perspectiva, altura para no centrarme en exceso en el dia a dia, absorbente pero tambien excusa para metidos en la pereza mental que nos envuelve, NO PENSAR !
    me ha encantado la lucidez de tu comentario, felicidades Miguel Angel !!

  9. Ramón, pues a poner en práctica lo que aquí se dice. A mi lo que me encanta es poder ayudar con este blog a muchos directivos, a muchas empresas, a muchas familias y a muchas personas.
    gracias,
    Miguel Angel

  10. Miguel Angel, has dicho que se deben establecer líneas de actuación. Te refieres a las políticas de empresa. Pero estas políticas que son muy necesarias, podrían eventualmente, impulsar más a actuar que a pensar, al equipo del directivo. ¿De ser así, cómo resolver esas situaciones?

    • Alfredo, no me refiero a las políticas de la empresa. Por políticas de la empresa entiendo criterios generales de comportamientos tanto por parte de la dirección como de los empleados. Me refiero a reglas de actuación específicas ante distintas contingencias que pueden ocurrir en situaciones concretas.
      Saludos,
      Miguel Angel

  11. Este artículo me parece una genialidad y para mi particularmente es muy gratificante oir : a)Los directivos y ejecutivos frecuentemente tienen que tomar decisiones importantes en situaciones de estres, ¡una tontería!b)Si un directivo es tan imprescindible que no puede faltar nunca al trabajo algo está haciendo mal, ¡fatal!.
    Lo curioso es que en bastantes ofertas de trabajo una cualidad solicitada es: tolerar el estrés, acostumbrado a decidir bajo presión,… ; esto evidencia claramente otra frase de tu artículo , » hay a los que les gusta pensar que ir estresados les hace importantes», yo, como tú, creo que los hace ineficaces.

    • Javier suele ser gente inmadura. Respecto a los anuncios de los que hablas eso dice mucho de la empresa que recluta. Yo prefiero que la gente trabaje en un entorno de calma. Así se puede trabajar bien. Lo demás son complejos de inferioridad mal digeridos
      gracias,
      Miguel Angel

  12. Buenas tardes. El articulo de esta semana me trae a la memoria la vieja matriz de lo inportante y lo urgente, que todos conocemos pero pocos ponen en práctica. ¡Cuantos profesionales pasan agobiados sus jormadas apagando fuegos en vez de prepararse para que no se produzcan!

    En cuanto a la imprescindibilidad, comentar que en la cultura empresarial japonesa está muy bien visto que cuando un directivo deja un puesto las cosas sigan funcionando como la seda.

    • Javier, muy bueno lo de dejar de apagar fuegos y centrarse en evitar que se produzcan. Resume muy bien la realidad y lo que pretendo denunciar en el mensaje. gracias. De lo que dices de Japón parece muy razonable, aunque yo desconozco esa cultura.
      Gracias,
      Miguel Angel

  13. Dices amigo Miguel angel: «la mayoría de las sorpresas lo son …porque anteriormente uno no se ha parado a pensar» Excelente expresión «pararse a pensar», aunque yo me pregunto si esta actividad es compatible con la intuición que puede ser el enmascaramiento del «no pararse a pensar». ¿No estará detrás la «intuición» respecto a lo que dices de «tomar decisiones importantes con limitación de tiempo y en situaciones de estres», que además te parece una tontería?. Pues parece que no es tan sencillo hablar sinmás de «intuición» que en ocasiones puede ser la cortina de humo para justificar la ausencia de «pararse a pensar» para mí la actividad más importante del directivo. Aunque para ejercer el «pararse a pensar» hay que tener cierta prácticay capacidad autoreflexiva.

    • Amigo Lluis, si lees bien mi artículo de la semana pasada verás que la diferencia entre la intuición y el «no pararse a pensar» del que hablas. Mira también lo que digo en laletra negrita del último párrafo. Verás que estamos totalmente de acuerdo y hablando de lo mismo.

      Gracias y un abrazo,

      Miguel Angel

  14. Estoy totalmente de acuerdo con el pensamiento de Mayo-2011, y encantado de reflexionarlo y saborearlo en sus descritos matices, así como en los de los comentarios que, en mi opinión, también son magníficos, como por ejemplo el de Fernando.

    Si acaso añadir que en ocasiones el estrés está provocado por la alta incertidumbre de determinados entornos (hace unos años, ¿habríamos creído posible esta crisis?), a veces demasiado exógenos a nuestra actividad. El propio Curso de Finanzas Corporativas del próximo Feb-2012, hablará acerca de «¿Cómo gestionar bajo estrés financiero?»; seguro que precisamente propone pensar previamente qué puede pasar, y establecer las reflexionadas «reglas de actuación» que propone Miguel Ángel :).

    Lo dicho, muchas gracias por el blog, Miguel Ángel. Ayuda, y mucho.

    • Gracias José Ignacio. Pero la incertidumbre es algo que está presente en nuestras vidas. Solo que como no nos gusta preferimos pensar que tenemos las cosas bajo control y así vivimos más tranquilos, Pero deberíamos entrenarnos para aceptar que pueden pasar muchas más cosas de las que nos imaginamos y de las que nos gustaría. Sí, en los cursos de finanzas se trata la incertidumbre y el riesgo.
      Gracias José Ignacio,

      MIguel Angel

  15. […] El desarrollo tecnológico que ha habido en las últimas décadas ha sido espectacular e inimaginable hace unos pocos años, y sin embargo a mi me parece que la gente no es más feliz. Disfrutamos de más comodidades, de mayor nivel económico -a pesar de la crisis-, pero me parece que falta paz en muchas vidas, que hay mucha soledad en medio de la muchedumbre, muchas familias destrozadas. Mucha desconfianza mutua y mucha gente intranquila. […]

  16. […] El desarrollo tecnológico que ha habido en las últimas décadas ha sido espectacular e inimaginable hace unos pocos años, y sin embargo a mi me parece que la gente no es más feliz. Disfrutamos de más comodidades, de mayor nivel económico -a pesar de la crisis-, pero me parece que falta paz en muchas vidas, que hay mucha soledad en medio de la muchedumbre, muchas familias destrozadas. Mucha desconfianza mutua y mucha gente intranquila. […]

  17. Excellent post. I was checking continuously this blog
    and I’m impressed! Very helpful information particularly the last part 🙂 I care for such information a lot. I was seeking this particular info for a long time. Thank you and good luck.

  18. […] El polo opuesto son los directivos empequeñecedores. Lo controlan todo, desconfían de las capacidades de su gente. Quiere a su gente continuamente disponibles para lo que él pueda necesitar. Los usa. No da la razón de por qué manda lo que manda. Le importa un pito si lo que manda al subordinado es una tarea asequible o es una tarea absolutamente inabordable. En definitiva empequeñecen al subordinado e imposibilitan su desarrollo, y su gente hace todo lo posible por que les asignen otro jefe o por cambiar de trabajo. […]

  19. Buen día,

    Por casualidad o en realidad por el buscador de google he llegado a este interesante artículo, soy estudiante de un MBA con miras a la ocupar un lugar en organizaciones en donde la toma de decisiones sea la tarea principal, a esto le sumo un estudio de conocimiento personal que llevo a cabo porque considero que la vida debe ser equilibrada y que si bien mucho de la formación académica que se recibe y la experiencia hacen que la toma de decisiones sea cada vez una labor no fácil, pero si mas sencilla, también me gustaría mezclar un poco a esto la espiritualidad, los buenos hábitos y la conexión con el conocimiento como un don y la ejecución de las tareas directivas de una forma acertada como la forma de compartir con el mundo este don.

    Lo que te comento arriba es por ahora una idea, si tienes alguna recomendación o comentario para desarrollarla, te agradecería mucho.

    Saludos, Angela

  20. Reblogueó esto en attipicusy comentado:
    El tema tiene muchas similitudes con la necesidad en Comunicación de elaborar planes de contingencia para evitar las crisis de reputación de la empresa. Pensando por dónde te van a caer los palos, ganas tiempo y capacidad de reacción anticipada. Claro, que, como bien dice el Profesor Ariño, requiere pensar y, encima, escribir lo pensado y dejarlo bien estructurado en un documento. Casi nada. Gracias de nuevo por la reflexión sobre las tonterías que decimos sobre la toma de decisiones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: