Inicio > Consideraciones prácticas, Modos de decidir > Libertad y toma de decisiones

Libertad y toma de decisiones

toma de decisionesEs frecuente oír a gente joven la expresión “yo hago lo que me da la gana, que para eso soy libre“. Y aunque la gente más adulta no lo expresan de esta manera, muchos actúan según esa convicción. Pero esto es una tontería, ser libre no consiste en hacer lo que a uno le da la gana.

Efectivamente, siempre podemos escoger la alternativa que queramos, entre las que tenemos disponibles, pero una vez escogida, las consecuencias vienen dadas con nuestra elección. No las podemos escoger nosotros. Yo he vivido muchos años en un piso 14 y cada mañana podía escoger si salir de casa por el ascensor o por la ventana. Pero una vez elegido el modo de salir, las consecuencias estaban fuera de mi control.

Decidir bien consiste en sabiendo qué es lo que queremos conseguir, escoger la acción que nos lleva a conseguirlo. Si yo quiero ser ingeniero la cuestión es qué cosas tengo que hacer para llegar a ser ingeniero. Si en aras a mi libertad hago lo que me da la gana en cada momento, entonces difícilmente llegaré a ser ingeniero.

Decía que decidir bien consiste en sabiendo qué es lo que queremos conseguir, escoger la acción que nos lleva a conseguirlo. Pero hay un problema. A veces no sabemos qué es lo que queremos. Pensamos que queremos una cosa y al cabo del tiempo, quizá años, nos damos cuenta que realmente no queríamos eso. Uno puede estar muy centrado en su trabajo profesional descuidando sus obligaciones familiares y descubrir al cabo de unos años que profesionalmente ha llegado a donde ha llegado y que también su cónyuge le ha dejado. Uno se da cuenta que no era eso lo que quería, pero ya es tarde.

Ser libre significa que uno puede escoger lo que quiera entre las alternativas disponibles, pero no significa que haya escogido bien por mucho que haya escogido eso apelando a su libertad. Ejercer la libertad entraña una gran responsabilidad. Una vez me preguntarom Miguel Angel, ¿qué es para ti educar? y después de pensarlo respondí educar es enseñar a ejercer la libertad.

Ejercer bien la libertad requiere conocer la verdad. Ejercerla mal es muy fácil. Si uno no conoce la verdad de las cosas, difícilmente uno puede escoger lo que es bueno. Preguntado Juan Pablo II si tuviera que quedarse con una frase del evangelio ¿con cuál se quedaría? Contestó sin vacilar “la verdad os hará libres” de San Juan.

Ejercer la libertad es el acto máximo de responsabilidad. Responderemos ante nosotros de lo que hemos escogido. Somos lo que hemos decidido ser. Muy profundo me ha salido el mensaje de esta semana, pero es lo que pienso aunque a alguno le levante ampollas. Una vez un alumno me dijo “Miguel Angel tu concepto de libertad da vértigo“. Pues sí, es de vértigo por la responsabilidad que supone. Os dejo un vídeo del curso de tres días sobre Toma de Decisiones que damos cada año. Hasta el jueves que viene.

  1. septiembre 12, 2013 en 8:59 am

    Buenos días,

    Miguel Ángel, esta semana lo único que puedo decir es que no paro de repetir una y otra vez a la gente que quiero las mismas palabras que tu estás diciendo en este post, tenemos que entender la libertad, decidir y asumir las consecuencias, toda decisión tiene unas repercusiones que muchas veces no queremos asumir (las buenas si, las que no nos gustan tanto…) o no queremos ver.

    La otra es que por gracia o por desgracia la mayoría de veces no podemos controlar en su totalidad todos los parámetros, por lo que en muchos casos el resultado no será exactamente el deseado pero sea el que sea tendremos que aceptarlo, aunque siempre podemos tomar una nueva decisión que intente mejorarlo y recordemos que nunca tomaremos una decisión al gusto de todos.

    Un saludo

    Gustavo

    • septiembre 12, 2013 en 1:27 pm

      Gracias Gustavo, de todas maneras no debemos de preocuparnos si no podemos controlar todos los aspectos de nuestras decisiones. Somos responsables solo de aquellas cosas que podemos controlar o influir de alguna manera.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  2. septiembre 12, 2013 en 9:58 am

    Profesor, para un mes como septiembre, punto de partida de muchos proyectos y retos, planteas un proyecto de gran magnitud, a ver si lo que cuentas me ayuda a ejercer la libertad con mayor responsabilidad.

    Hace unos años, mi padre, ante una posibilidad laboral que me surgió, me espetó lo siguiente: “Hijo, la vida no se trata de hacer lo que más te apetece sino de hacer lo que más te conviene en cada momento”.

    Creo que va en línea con tu post de hoy, ejercer la libertad, por supuesto, pero con responsabilidad y eso obliga a conocer las consecuencias de las decisiones y actos que tomamos. En definitiva, conocer la verdad.

    • septiembre 12, 2013 en 1:29 pm

      Proyecto de gran magnitud. Cierto, pero son estas cosas las que merecen la pena. ¿Cómo queremos que sea nuestra vida, mediocre y vulgar o con retos importantes? Pues ánimo Manuel,
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. Alicia López Villagrá
    septiembre 12, 2013 en 10:02 am

    Me gusta mucho el post de esta semana. Yo creo también que responsabilizarse de las propias decisiones, tiene mucho que ver con el compromiso con uno mismo y con los demás. Lo que dices Miguel Angel lleva a tomar las riendas de tu propia vida, mientras que no responsabilizarte te instala en el papel de víctima.

    • septiembre 12, 2013 en 1:30 pm

      Efectivamente Alicia, y si no tomamos nosotros las riendas de nuestra vida serán otros las que las tomen por nosotros y seremos marionetas controlados por otro.
      Muchas gracias Alicia,
      Miguel Angel

  4. Javier Troconiz
    septiembre 12, 2013 en 10:07 am

    Profundo mensaje en verdad. Efectivamente la libertad es un gran don y su administración la tarea de nuestra vida. El afrontar las consecuencias de nuestras elecciones/decisiones es la contrapartida que se nos exige a cambio del ejercicio de la libertad. No vale decidir algo y luego pedir que me saquen del lio en el que me metí. Sin embargo son muchos los ejemplos de esta “perversión”, que adquiere rango de deber social, familiar, etc.
    Tampoco transferir la culpa de los malos resultados, los buenos nunca se transfieren, al hecho de que no nos habían dicho toda la verdad, no nos han dejado ejercer nuestra voluntad, etc., ; en fin todas las racionalizaciones que nos creamos para autodisculparnos. No me extraña que de vértigo, pero eso es lo bueno.

    • septiembre 12, 2013 en 1:33 pm

      Si Javier, mucha gente cree que tener libertad es poder hacer lo que uno quiere, y así el principal perjudicado es el que así opina. La libertad es algo muy grande y muy peligroso. Solo no son libres los que no son personas.
      Saludos y gracias,
      Miguel Angel

  5. septiembre 12, 2013 en 10:31 am

    Tal y como lo entiendo, se trata de una cuestión de responsabilidad con nuestros actos y nuestras decisiones. Stephen Covey hacía una comparación con coger un palo. Cuando decidimos coger uno, lo tomamos de un extremo, y ello conlleva tomar el resto del palo, hasta el otro extremo. Esa es la inevitable consecuencia. Interesante post.

    • septiembre 12, 2013 en 1:35 pm

      Sí JL, lo fácil es hacer lo que uno quiere y no responder de estos actos. Es lo fácil pero no conduce a ninguna parte, y lo que es más, uno va destrozando poco a poco su vida con tanta irresponsabilidad.
      Gracias,
      Mguel Angel

  6. Cayetano
    septiembre 12, 2013 en 12:12 pm

    Totalmente de acuerdo Miguel Angel.
    Siempre que decidimos escogemos algo y renunciamos a otras cosas.
    En mi opinion, el hacerlo en base a un objetivo y siendo consciente y aceptando las posibles consecuencias de esa elección es lo que hace que seamos consecuentes con nosotros mismos y a mi, al menos, me permite dormir muy tranquilo.
    Hay consecuencias, como comentas, que no dependen de nosotros pero lo que si depende de nosotros es en lo que tenemos que dar el máximo. Lo que al final suceda sera exitoso o no, lo esperado o no, pero nosotros habremos hecho lo maximo porque lo fuera y ahí está para mí el éxito al ejercer la libertad.
    Gracias y buena semana a todos

    • septiembre 12, 2013 en 1:36 pm

      Efectivamente Cayetano, así se puede dormir tranquilo, y si uno no responde de lo que hace entonces o no duerme tranquilo o vive narcotizado en un mundo irreal en el que prefiere no pensar.
      Un abrazo antiguo alumno y colega de colegio,
      Miguel Angel

  7. Anónimo
    septiembre 12, 2013 en 1:23 pm

    Estimado Miguel Angel,
    Excelente de lo mejor en MUCHAS SEMANAS que te sigo!!!! NO dejes cada jueves de inspirarnos.
    Te saludo
    JOSE DEMICHELI
    emprendedor y Profesor del IAE
    Area Politica de Empresa

    • septiembre 12, 2013 en 1:37 pm

      Me alegro José que el blog llegue a Argentina y que en vuestra escuela de negocios lo aprecieis.
      Gracias y a ver si tenemos oportunidad de conocernos.,
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  8. septiembre 12, 2013 en 1:25 pm

    Buenisimo! profundo y buenisimo, me estoy haciendo fan…

    • septiembre 12, 2013 en 1:38 pm

      Bienvenida al blog Elena, me alegra haberte podido saludar esta mañana, y gracias por leerme,
      Saludos,
      Miguel Angel

  9. septiembre 12, 2013 en 4:52 pm

    Una excelente entrada LIBERTAD. He venido descubriendo que la base de ELLA son las virtudes. Justamente nos permiten realizar cosas que no podríamos hacer si no las tuviéramos. No sólo lo dicen todos los capos, sino que dicen también que es cuestión de empezar lo antes posible con granitos de arena. Por ejemplo, dejar de hacer algo porque me toca otra cosa y ese pequeño costo lo asumo ahora, eso me permitirá asumir un costo todavía mayor ante una dificultad grande.

    • septiembre 13, 2013 en 9:07 am

      Efectivamente javier, para poder ejercer la libertad correctamente son indispensables las virtudes. Muchas gracias,
      Miguel Angel

  10. Mª Pilar Hernández de Armijo
    septiembre 12, 2013 en 5:20 pm

    ¡Cómo me ha gustado!; dice mucho, muy bueno y muy claro

  11. Juan Luis
    septiembre 12, 2013 en 5:23 pm

    Buenas tardes,

    Tengo 16 años y una duda acerca de la libertad, me gustaría que comentara esta frase:

    “El hombre se cree libre, pero tan sólo es ignorante de las cosas que lo determinan”

    Spinoza

    • septiembre 13, 2013 en 9:18 am

      Juan Luis, la cuestión que planteas es muy interesante. Spinoza al decir eso está diciendo que el hombre no es libre, que está determinado por factores externos, y que como en muchos casos no conoce esos factores externos piensaque esel mismo hombreel que elige libremente, pero en realidad no es libre.

      Yo no puedo estar más en desacuerdo con esa afirmación de Spinoza. Las personas estamos condicionadas por factores externos, pero estos factores no determinan nuestras actuaciones. Si tú cuando empieces unos estudios despues de l bachillerato, estudias intensamente terminarás los estudios superiores, y si no te esfuerzas pues no los terminarás y eso depende de tí. Y uno no se puede dejar engañar pensando que si no estudio es porque fuerzas ocultas y que desconozco me hacen que estudie poco. No, si no te esfuerzas al estudiar es porque eres un vago, no porque haya fuerzas ocultas que te lo impidan (esto siempre en el supuesto que tengas oportunidades de estudiar, que a lo mejor por razones económicas te tienes que poner a tarbajar inmediatamente).

      Decir que estamos determinados por causas externas y desconocidas es muy cómodo, pues eso nos quita responsabilidad sobre nuestros actos. Si essto fuera así, nadie podría culparme si atraco un banco. Siempre podría aducir que estoy determinado por causas desconocidas y externas a tracar el banco, y que por tanto no soy responsable y no se me puede castigar por eso. Pues no, esa es una actitud demasiado cómoda e irresponsable.

      Espero haberte aclarado cual es mi opinión, pero si tienes alguna duda más no dejes de plantearla.

      Muchas gracias y adelante Juan Luis,
      Miguel Angel

  12. Sonia
    septiembre 13, 2013 en 8:42 am

    Totalmente de acuerdo con tu reflexión de esta semana, Miguel Ángel. Gracias por compartirla.
    Sólo subrayar lo esencial que resulta en la toma de decisiones y la libre elección el escoger aquello que nos abre el mayor número de opciones o puertas posibles, para así poder seguir eligiendo libremente, sin constricciones, en lo sucesivo.
    Un abrazo.

    • septiembre 13, 2013 en 9:10 am

      De acuerdo Sonia, aunque hay que matizar que si una decisión nos abre una alternativa que no es buena, tampoco pasa nada. El mejor modo de abrir alternativas es tomar decisiones que nos hagan comprender mejor la realidad y que nos den fuerza de voluntad para hacer lo que tenemos que hacer.
      Muchas gracias por tu participación,
      Miguel Angel

  13. Belén Gutiérrez
    septiembre 13, 2013 en 9:23 am

    Siempre haciéndonos pensar Miguel Ángel.
    La libertad como concepto absoluto no existe. En nuestra toma de decisiones dependemos de nuestras características físicas, de nuestra salud, de nuestro entorno, de nuestra educación, de nuestros conocimientos. Elegimos casi siempre condicionados por factores externos o por nuestro sentido del deber, del honor, de la responsabilidad.
    Un saludo

    • septiembre 17, 2013 en 3:14 pm

      Cierto Belén que las circunstancias nos condicionan parcialmente, pero en ningún caso nos determinan, siempre tenemos margen para decidir y construir nuestra vida como queremos.
      Muchas gracias y saludos,
      Miguel Angel

  14. Caba Robletto
    septiembre 13, 2013 en 3:53 pm

    Sugiero ver el enlace: http://sant-felix.visita3d.com/#p=vilafranca-3de10fm

    Una visión a 360º realizada en la festividad de Sant Félix 2013 donde aparte de los Castells de la Colla de Vilafranca, se pude visionar otros interesantes figuras, de las otras Collas participante (Vella des Xiquets de Valls, Jove dels Xiquets de Valls, y Minyons de Terrassa) a todas ellas mi sincero reconocimiento y respeto.

    Los ejes principales de la filosofía Castellera, quedan resumidos en cuatro:

    Fuerza, Valor, Equilibrio y Cordura (Seny) enmarcado en el espíritu de libertad voluntaria.

    Esta mezcolanza de hacer y valer, es un elemento diferenciador entre regiones y países, me atrevería a decir que es una muestra pedagógica, reconocido como “Patrimonio de La Humanidad” donde una “determinada “Colla” es capaz de aglutinar un pueblo en su base y de forma totalmente voluntaria, espontánea, libre y desinteresada; levantar y exhibir gratuitamente sus actuaciones a los demás es una sencilla demostración de humildad.

    Esa es la esencia del pueblo y la Cultura Catalana, un Gran Pueblo, que es capaz de aglutinar personas de todas las edades, condiciones sociales, razas, nivel adquisitivo, religión e idiologías, y organizar cualquier acto público de una manera totalmente brillante, donde la misma capacidad de sacrificio, implica modificar aquellas personas que por una o otra razón “no den la talla” y colocarlas en otro punto exacto de la gran masa Castellera.

    Gracias a todos/as por la atención, abrazos Ramón (Casteller de Vilafranca, desde 1992)

    • septiembre 17, 2013 en 3:15 pm

      Gracias Ramón, y enhorabuena por tu condición de “casteller”.
      Saludos,
      Miguel Angel

  15. Anónimo
    marzo 2, 2014 en 5:05 am

    xDDDD

  16. Anónimo
    abril 9, 2014 en 11:12 pm

    XD

  17. Tinta Violeta
    julio 13, 2016 en 12:58 am

    Tengo 16 años y he pasado mucho tiempo buscando información que me de razón ya que yo desde mi concepción deseo ser agnóstica pero mis padre me gritan y me dicen que yo estoy mal, que me meten ideas a las cabeza.
    Quiero que mis padres logren entender que si soy menor para ellos no significa que no pueda tomar mis decisiones, soy consiente de que algunos me dirán eres hija del diablo cosa que no es así, pero son las personas que no saben que es ser agnóstica.
    Me han criticado y ya estoy cansada, quiero que mi decisión sea tomada en cuenta.
    Tengo mis derechos de libertad de decisión¡¡¡¡¡¡¡.

    • julio 18, 2016 en 10:48 am

      Tinta Violeta, efectivamente una persona puede decidir lo que quiera (como es tu caso), pero esto no significa que se esté decidiendo bien. Si Dios existe y tú decides ser agnóstica estas actuando mal, y si Dios no existiera actuar como si existiera sería una pérdida de tiempo.
      Lo primero que tienes que hacer es investigar si Dios existe o no, y después estarás en condiciones de decidir.
      Por otro lado, si Dios existe y una persona actúa como si no existiera, su coste en terminos de felicidad futura va a ser muy alto. Por el contrario, si Dios no existiera y una persona actuara com si existiera, el coste que tendría su error sería muy pequeño, por lo que mientras se sale de la duda lo más inteligente es actuar como si Dios existiera.
      Pero efectivamente tu vida es tuya y eres tú quen tiene que vivirla. Nadie debe vivirla por tí.
      Que tengas suerte en la vida,
      Saludos,
      Miguel Angel

  18. Anónimo
    septiembre 26, 2016 en 12:36 am

    que bueno es saber que hay jente que esta interesado en este que creo yo es un ploblema para los adolecentes mas en tomar desisines que alo mejor pueden dar un giro in esperado para nosostros y ploblablemente paza lo quieres hacer pero te da miedo

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: