Inicio > Consideraciones prácticas, Propuestas > ¿Qué podemos hacer?

¿Qué podemos hacer?

Llevamos en España cuatro o cinco años complejos. No se ve la salida del tunel. Esta última semana ha sido especialmente crítica. Hay mucho paro, muchos recortes, crispación. ¿Qué debemos hacer en una situación como esta? Con frecuencia me hacen esta pregunta amigos y antiguos alumnos. He ido contestando sobre la marcha lo que se me iba ocurriendo, pero después de tener que contestarlo tantas veces he acabado sacando dos conclusiones.

Lo primero que tenemos que hacer todos es trabajar bien, con competencia profesional, independientemente de que en nuestro lugar de trabajo nos exijan más o menos. Este buen hacer profesional requiere trabajar con unos mínimos criterios morales. En nuestro trabajo debemos vivir la justicia. Ser honrados. Debemos respetar a las personas. Si estás en paro, no te desanimes, sigue buscando. Llegarán mejores tiempos. No se me ocurre que otra cosa decirte.

La segunda conclusión es intentar ser pacificadores. No crear problemas, que ya hay suficientes. Facilitemos la vida a los que están a nuestro alrededor, tanto colegas de trabajo como familiares. No ser cizañeros. Entre las cosas que podemos hacer es mantener la alegría y el optimismo. Si poniendo cara triste consiguieramos resolver algún problema, no lo dudaría, te aconsejaría estar triste. Pero así no se resuelve nada, así que optimismo. Al mal tiempo buena cara. Esa alegría no debe ser reflejo de infantilidad o irresponsabilidad ante los problemas que haya, sino conciencia de que siendo cenizos no se arregla nada. Si está en nuestra mano, intentemos ayudar a resolver los problemas de los que están cerca de nosotros. Muchas veces lo que alivia a la gente es ser escuchada.

Cualquier otra cosa que esté en tu mano hacer, adelante. El principal beneficiado serás tú. Hasta el jueves que viene y disfrutar de las vacaciones los que las esteis haciendo ahora.

  1. Borja Gómez Muñoz
    julio 26, 2012 en 8:23 am

    Qué útil es este artículo en estos tiempos tan difíciles. Los grandes cambios pueden empezar con pequeñas acciones, las que cada uno de nosotros pueda realizar en la buena dirección dentro de nuestras posibilidades.

    Además creo que no podemos esperar de los demás lo que no se le pueda exigir a si mismo, y si queremos un país en el que cunda la responsabilidad, el trabajo y la honradez, debemos empezar por nosotros mismos.

    • julio 26, 2012 en 4:00 pm

      Muchas gracias Borja. Parece que la situación es demasiado compleja y que nos desborda, pero si cada uno cumple con su obligación, y si es posible hace un poco más de lo que está obligado, algo arreglaremos entre todos sin necesidad de coordinación.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  2. julio 26, 2012 en 8:34 am

    Muy buen post, Miguel Ángel. Ayer yo también escribía en una dirección parecida, quitar el estrés de tu entorno.
    http://thefabreffect.wordpress.com/2012/07/25/messi-homer-mourinho-i-el-compromis/

  3. Arturo García Alonso
    julio 26, 2012 en 8:53 am

    Está bien, aunque no sé si esto resolverá el problema del agujero en nuestros bancos, o la falta de consenso político sobre cómo solucionar el problema de la Eurozona, o el excesivo déficit público español, o la falta de instituciones que articulen la Eurozona, o el proceso de desapalancamiento de nuestra economía, etc.
    También podemos hacer otras cosas: exigir responsabilidades, irnos al extranjero, etc.
    Un saludo,

    • julio 26, 2012 en 4:03 pm

      Arturo todo eso lo podemos hacer, pero necesita coordinación. Trabajar con intensidad y ser optimistas está an la mano de cualquiera de nosotros. Exigiendo responsabilidades encontraremos culpables, pero se trata más de resolver los problemas.
      Gracias,
      Miguel Angel

      • Arturo García Alonso
        julio 26, 2012 en 7:29 pm

        Hola Miguel Ángel,
        Exigiendo responsabilidades llegaremos a tener una sociedad más responsable en general, lo que no es poco.
        Imagínate que un auditor ha dicho que un banco está bien, los inspectores lo refrendan también y las cuentas anuales están firmadas por los administradores de ese Banco. Al cabo de unas semanas, hay un agujero de varias decenas de miles de millones de Euros, lo que implica que varios miles de personas sufran pérdidas de sus ahorros invertidos en esa entidad hasta de un 80%, mientras que los directivos y profesionales altamente cualificados y altamente remunerados siguen en sus puestos de trabajo (todos no, algunos se fueron a su casa con varios millones de euros).
        Se me ocurren dos alternativas.
        Seguir trabajando intensamente y ser optimista, aunque nadie busque responsabilidades.
        Seguir trabajando intensamente y ser optimista mientras estoy tranquilo porque estoy seguro que se va a investigar hasta las últimas causas las posibles responsabilidades que haya.
        Es decir, trabajar intensamente y ser optimistas es algo básico, pero hay otras muchas cosas que debemos hacer. Y el no hacerlas y reconocer que se deben hacer es malo.
        Un saludo,

        • julio 27, 2012 en 10:02 am

          Totalmente de acuerdo, pero como dices exigir responsabilidades para que a partir de ahora se hagan las cosas bien. Para disuadir las malas conductas. Si fuera por venganza eso no lleva másque a una espiral de problemas.
          Muchas gracias Arturo,
          Miguel Angel

  4. julio 26, 2012 en 9:08 am

    Pues yo creo que es una idea muy buena la del post, que no quita a que haya que hacer otras cosas, pero el no ver caras largas y malos modos alegra mucho la vida.

    • julio 26, 2012 en 4:06 pm

      Si Rafael, hagamos lo que está en nuestra mano hacer. Las ideas son sencillas, pero tantos antiguos alumnos me preguntaban qué hacer, y yo no sabía qué responder que fuera práctico. Poco a poco se me ocurrieron estas ideas que está en mano de todos poner en práctica.
      Gracias,
      Miguel Angel

  5. julio 26, 2012 en 9:11 am

    Buenos días profesor,

    Hace unos meses en mi blog tratamos el mismo tema, creo que las recomendaciones de facilitar la vida a los demás y ser positivo son importantes, pero también lo es convertirse en ciudadano activo y ser partícipe, hay pequeñas cosas que se pueden hacer y que pueden tener impacto en el entorno de cada uno.

    Aquí dejo el post que colgamos hace unos meses:

    http://idsc.me/2012/03/06/y-que-hago-yo/

    Buen post.

    Saludos,
    Manuel Rodríguez

  6. julio 26, 2012 en 9:14 am

    Mi frase “Buen post” del comentario anterior se refería al blog del profesor Ariño.

    • julio 26, 2012 en 4:07 pm

      Si Manuel, tranquilo que se había entendido. Pero el post de tu blog también es muy bueno.
      Gracias por participar,
      Miguel Angel

  7. Anónimo
    julio 26, 2012 en 9:21 am

    Además de trabajar bien, ser honrados y respetar a las personas, generando optimismo en nuestros puestos de trabajo, también es importante ser consecuente, y que los directivos de las empresas donde se están produciendo movimientos y cambios lo sean también, sean honrados y empáticos, la crisis afecta a todos pero castiga mucho más a los trabajadores normales y corrientes, los altos directivos tienen los contactos y la experiencia y llegado el caso pueden buscar otros horizontes si fuera necesario, en cambio el trabajador normal, tiene que estar a la espera de casi un milagro para poder volver a recolocarse laboralmente. ¿Cómo creen que se siente el trabajador cuando ven que nuevamente vuelven a bajar los sueldos pero por otro lado se renueva toda la flota de coches full equipo de los directivos o se pintan las instalaciones, se invierte en otras cosas que no son de necesidad inmediata, etc, etc?.
    Por mucho optimismo que uno tenga, por muchas ganas de hacer bien el trabajo, por muy profesional que uno sea, al final, te queda un poco de resentimiento, te preguntas, pero de qué va esto?. No deberíamos ser austeros, cuidar lo que tenemos actualmente, hacer una reunión con el personal y explicar a dónde vamos?. En resúmen, bajar del pedestal y ser un poco gente y hablar con tus trabajadores?. ¿Tanto cuesta ponerse en los zapatos de los otros?. Desde luego que yo no lo entiendo.
    Y como dice Arturo, también toca exigir responsabilidades, en este país se han cometido demasiados “atracos”, y la impunidad está ahi a la órden del día. Si tenemos que empezar a ser honrados debemos exigir esa honradez primero a nuestros políticos y dirigentes, y que den ejemplo, nada de disculpas frente a los periodistas, que eso, lo hace cualquiera y ya no cuela, hechos y no palabras es lo que necesita este país.
    Un saludo, y que conste que soy muy positiva y siempre tengo la esperanza que mañana será otro día con nuevas oportunidades.

    • julio 26, 2012 en 4:13 pm

      Anónimo, si escribes lo que escribes seguro que tienes que ser muy positiva. Verdadera preocupación es la de quien se preocupa de quienes tienen menos oportunidades. Son los trabajadores de a pie los que lo están pasando peor como bien dices.
      Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Con mi mensaje de esta semana solo pretendo dar algunas ideas de cosas que está en nuestra mano hacer.
      Yo comprendo la indignación de la gran mayoría con lo que estamos viendo.
      Muchas gracias y adelante,
      Miguel Angel

  8. carmen
    julio 26, 2012 en 10:01 am

    Estoy completamente de acuerdo y asi lo intento hacer, pero sinceramente cuando alrededor hay tanta incompetencia profesional, desespera un poco, Lo he vivido en primera persona como consecuencia del traslado de piso. No hay suficiente espacio para explicar con todos los problemas que te henido.

    • julio 26, 2012 en 4:16 pm

      Si Carmen, pero si enfadandote e indignándote se resolvieran estos problemas de incompetencia, habría que enfadarse, lo mejor es poner buena cara e intentar ayudar a la gente para que todos hagamos las cosas mejor. Yo soy un firme entusiasta de la potencia del ser humano y de nuestra capacidad de hacer las cosas bien si….. si nos lo proponemos. Yo estoy decidido a hacerlo.
      Gracias,
      Miguel Angel

  9. julio 26, 2012 en 10:16 am

    Estimado Miguel Ángel, creo que llegados a esta situación lo primero que hay que hacer es asumirla, es aceptarla y tomar verdadera conciencia. La crisis vino para quedarse un tiempo. Van a ser tiempos duros. Podemos quedarnos pataleando en el lugar o aceptar y actuar. Pero por favor seamos concientes que todos somos parte y que la gran mayoría hemos disfrutados de las epocas del bienestar y ahora toca, otra época. Luego asumir lo bueno vivido, lo duro que toca vivir, apretar los dientes y pedir ayuda.

    Segundo pedir y tratar que todos los directivos de empresas que cometieron desfalcos o acciones no honradas, en tus palabras, o de falta de competencia, le agregaría yo, gobernantes y funcionarios, directivos financieros y no financieros, no queden impunes,que los denunciemos y provocar que vayan a la justicia. Que tengan que dar explicaciones y ante cada demostración de inmoralidad o incompetencia ser repudiados y no aceptados en los círculos sociales, además de caerles todo el peso de la ley. Un mínimo de arrepentimiento, de tener la nobleza de decir: “me equivoque, pido perdon, no volvera a suceder y si la justicia los absuelve, adelante. No vale todo. No podemos ver el dantesco espectáculo de los del anterior gobierno dando cátedra cuando dejaron esta España en quiebra, ni a los de mi Cataluña impunes ante los desfalcos Millets, Spanair, Embajadas y a los del actual gobierno nacional yendo a celebrar una Eurocopa en plena crisis. En toda España tenemos miles de casos, Bankias, ERES en Andalucia que deben salir a la luz. Por más que despues en la justicia por fallos de forma o por arreglos de fondo entre las partes no se haga justicia, nos queda la esperanza de la justicia divina como último recurso. Lo de ser pacificadores que propones perdona pero no va con lo que acabo de decir, pero por favor dejemos de barrer bajo la alfombra. Y así hasta que llegue los que tienen esos valores que reclamas a los centros de poder para como decía Nueno en uno de sus articulos dominicales, lograr funcionarios que funcionen. Pero a “Dios rogando y con el mazo dando”….”mansos como palomas pero astutos como serpientes”.

    Tercero: Pasión por servir, por el servicio al otro. No es nuevo que en España mucho de los cada vez más participantes internacionales de los programas de nuestro IESE se quejan del mal servicio, del mal trato y de que los comercios y empresas no hacen lo que predican. Yo me pregunton porque nosotros en nuestras escuelas de negocios nunca, pero nunca detectamos el mal estado de nuestro sistema bancario, incluso con colegas nuestros en el gobierno anterior. ¿A donde estábamos mirando?, ¿Que investigamos?, ¿a donde estamos mirando ahora?, a nuestros antiguos alumnos empresarios y directivos que forjaron nuestro IESE y ahora nos necesitan más que nunca y si hace falta “ad honorem” para salir adelante o al mundo de los rankings para quedar bien con un research que sirve para poco, y que se parece a más a las calificadoras de riesgo del sistema financiero y empresario que a verdaderas instituciones para la mejora de la acción práctica del management, nuestra verdadera razon de ser. Estar en las top ten de esa manera es como USA emitiendo bonos para una deuda impagable.

    Cuarto: ayudar al que esta complicado, por paro, por desaliento, por no ver la salida. Poner el oído y generar centros de esperanza empresarial. Usando directivos y empresas a las que les va bien, que financien proyectos de directivos en el paro, con management interino, con task forces, pero ocupación, ideas, mente y espíritu en acción. ¿Y los profesores?. Igual que cuando éramos útiles en clase, facilitando la discusión hasta llegar a un posible plan de acción en esas iniciativas. Dices,…… “entre las cosas que podemos hacer es mantener la alegría y el optimismo” y yo te pregunto Miguel Ángel, ¿estas en la paro?, ¿Ves como tu empresa se hunde porque de a poco la cartera de pagos y cobros cambió radicalmente? ¿entras a diario en tu cuenta bancaria para ver si puedes pagar los servicios mínimos que tu mujer e hijos necesitan? ¿estás tirando de tu tarjeta de crédito porque es la única manera de llegar?

    Finalizas con disfrutar de las vacaciones Miguel Ängel. Si, a los que puedan tomársela, que las disfruten y que carguen muchas pilas. Y con esos muchos otros que no pueden por estar desesperados por generar algún euro para sacar adelante la economía familar, ¿Que hacemos Miguel Ángel?.

    Esta es la hora de sacar España adelante. Si no lo hacemos nosotros, y máxime viendo el lamentable espectáculo de los que nos dirigien y nos han dirigido, ¿quien piensas que lo hará?

    Un abrazo y si estas por la labor, yo estoy y ad honorem.

    Lalo.

    • julio 26, 2012 en 4:27 pm

      Gracias Lalo por tu comentario (un tanto extenso para los estandares de este blog). Pues al que no pueda irse de vacaciones decirle, que irse de vacaciones nos es un bien absoluto. Se puede disfrutar mucho de la familia y de amigos. Si puede ser en un lugar distinto al habitual pues enhorabuena y si no puede ser pues aprovechar lo que uno pueda hacer. La generación anterior a la nuestra veraneaba cada varios años y lo llevaban bien.

      Respecto a qué hacemos en docencia e investigación las escuelas de negocios. Yo desde que empecé a dar clases en el IESE hace ya 25 años, no paro de repetir que el centro de la actividad empresarial no son los beneficios sino satisfacer una necesidad. Y esta idea impregna todas mis clases. Puedes ver al respecto el mensaje que publiqué el pasado 22 de diciembre https://miguelarino.com/2011/12/22/toma-de-decisiones-y-comportamiento-etico/
      Muchas gracias y sigue participando en el blog (pero mensajes más cortos)
      Miguel Angel

  10. Javier Troconiz
    julio 26, 2012 en 12:12 pm

    Como anillo al dedo. Hoy tengo concertada una comida con un colaborador preocupado por su futuro. Estaba elucubrando sobre como enfocar el asunto cuando he leído este post. Las ideas que tenía se me han ordenado y aclarado.
    Y es que además no queda otra, ser profesional, mantener unos principios éticos, el primero el de respetar a las personas y hacerlo desde un punto de vista optimista y alegre. Ya nos ocuparemos, cuando toque, de lidiar con situaciones no deseadas, eso si llegan.
    Muchas de las proyecciones negativas que hacemos no llegan a materializarse. Sin hacer el avestruz pero con un equilibrio adecuado podemos hasta disfrutar de nuestros logros.
    Lo dicho como anillo al dedo. Muchas gracias Miguel Angel.

    • julio 26, 2012 en 4:30 pm

      Pues me alegro mucho Javier, que el blog os sea útil. La verdad que comentarios como el tuyo me animan mucho a seguir escribiendo. Ante la situación actual: optimismo, optimismo y optimismo.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  11. José Luis Fdez. Blanco
    julio 26, 2012 en 12:27 pm

    Tratar a los demás como nos gusta a nosotros que nos traten, eso arregla muchas cosas y evita la creación de conflictos innecesarios. Para todos los que ahora disponemos de tiempo libre, aprovecharlo para incrementar el nivel de formación en aquellas áreas con margen de mejora. Un saludo a todos;

    • julio 26, 2012 en 4:32 pm

      Muchas gracias José Luis por el consejo, yo me llevo dos o tres libros para leer las proximas semanas, y ya estoy preparando con Pablo Maella un nuevo libro sobre Toma de Decisiones. En este agosto espero darle un buen empujón.
      Has resumido muy bien en 4 lineas el mensaje de esta semana.
      Gracias y un abrazo,
      Miguel Angel

  12. Daniel Altimiras i Viladrich
    julio 26, 2012 en 1:35 pm

    Totalmente de acuerdo, pero no olvidemos que hay otras posibilidades para tambien saber que es lo ¿qué podemos hacer?…. quizás más de uno de nosotros desearía erradicar el hambre en el mundo, pero sin embargo no damos de comer al hambiento en nuestro barrio o pueblo. Es decir, perdemos el enfoque de nuestro circulo de influencia, por el circulo de preocupación y confundimos lo que nos gustaría poder hacer, con lo que realmente podemos hacer….

    Es cierto que el entorno, los medios de comunicación, las variables que no dependen de nosotros, el paro, los cambios climatológicos, etc., no ayudan para nada a ir con una sonrisa por delante, pero nosotros somos los únicos que podemos ser agentes de cambio, además de poner esa sonrisa…una vez en una sesión de continuidad escuche, aunque sea por ahorrar, SONRIAN! al sonreir solo actuamos 35 musculos de nuestra cara; mientras que si estamos enfurismados actuamos más de 60!!!

    Otro hecho que estamos llevando a la práctica, en el entorno laboral, es generar a través de la red – conocidos – alumni – etc, posibles contactos que beneficien a ambas partes, incluso sin que nosotros como intermediarios obtengamos ningún beneficio a corto plazo, considero que es más honrado, ir de cara y ayudar a los que conocemos, debido a que en un futuro a medio / largo plazo, alguién intermedie por nosotros y obtendremos una colaboración win-win, basada en la confianza y de larga duración en el tiempo gracias a nuestro paso inicial…

    Finalmente, otro de los criterios que en nuestra familía llevamos tiempo defendiendo, es potenciar el MADE IN SPAIN, despreciando sólo la decisión de adquisición de un bien o servicio solo por un importe, valoramos diferentes alternativas previamente seleccionadas entre las que priorizamos las nacionales / europeas y aplicamos el metodo del caso para la toma de decision y ejecutar el plan de acción, en arras de potenciar la industria local. Quizás al estar dentro del sector industrial y ver lo que estamos sufriendo, nos ha llevado a poner en práctica tal acción….. esperemos que no seamos los únicos!!!

    • julio 26, 2012 en 4:46 pm

      Si Daniel, preocupémonos del que tenemos al lado, ya que poco podemos hacer por las variables macroeconómicas. No sabía el dato del número de musculos que movemos al reir o enfurecer. Muy curioso.
      Cierto lo que dices de facilitar entre nuestra red de contactos poner a unos en contacto con otros. Desafortunadamente actualmente solo llegan CV de amigos y relativos que buscan trabajo, y pocos o ningunos de ofertas. Antes era al revés.
      Potenciemos el Made in Spain. En las Olimpiadas BCN’92 supimos sacar lo mejor de nosotros. Podemos segur haciéndolo. Solo nosotros tenemos la potencia para salir del tunel. Mira lo que contesto a Carmen más arriba.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  13. julio 26, 2012 en 2:34 pm

    Se puede poner buena cara al mal tiempo, pero es difícil ponersela a la injusticia.

    Esta crisis la están pagando las clases más defavorecidas no sólo por lo injusto de las medidas, si no que además hay que añadir desprecio de los gobernantes (plasmado en el famoso #quesejodan, que es lo más folclórico pero no lo único) y la sensación de la ciudadanía de que existen dos raseros para la ley.

    O se soluciona primero eso o ni saldremos de la crispación ni de la crisis.

    • julio 26, 2012 en 4:36 pm

      Krach… es comprensible la indignación, pero indignarse solo no soluciona nada. Atajemos las causas que generan indignación, y de momento hagmoslo que está en nuestra mano hacer. Mira lo que contesto a Arturo más arriba.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  14. pacocastano
    julio 26, 2012 en 7:02 pm

    Estimado profesor Ariño,

    Muchas gracias por tu artículo de esta semana. Lo veo muy práctico y de ejecución al alcance de todos.
    Los hechos son los que son, pero cómo se los toma cada uno, eso sí lo podemos controlar. Y nosotros podemos influir en cómo se lo tomen los que tenemos cerca. Malas caras y enfados no van a traer sino pesimismo para nuestros próximos. Un poco de alegría y optimismo puede contagiarse y ayudar a los que nos rodean.

    Y os pongo un ejemplo. Los desempleados que van llegando a los 50. Les oigo que esto es el fin, que cuando la crisis pase, nadie les va a contratar por su edad y que van a perder hasta su jubilación. Y oigo también comentarios como “claro, con esta edad lo tienes complicado”. Pero yo veo en esas personas unos profesionales excelentes con una valiosísima experiencia que (cuando no miremos sólo al céntimo) valoraremos en su medida y podrán ayudar a muchas empresas a remontar los tiempos difíciles. Darles este mensaje les puede hacer reconsiderar su valía y dejar de sentirse inútiles de por vida.

    Y además, estar alegres no cuesta dinero…Y para los creyentes es una misión que nos manda El de Arriba.

    Hasta la semana que viene.

    Paco

  15. Luis
    julio 27, 2012 en 10:26 am

    Miguel, es una maravilla seguir tu blog.

    Reflejas la realidad, aunque se dfícil, con un optimismo contagioso.

    Gracias

    • julio 27, 2012 en 11:44 am

      Luis, es muy de agradecer tu comentario. Me alegra que os sea útil.También los comentarios que haceis enriquecen el blog y hace que sea muy vivo.
      Gracias,
      Miguel Angel

  16. Jaime Castillo Soria
    julio 27, 2012 en 11:22 am

    Miguel Ángel: Muchas gracias por tu comentario, cuya oportunidad se demuestra por el número de opiniones aportadas. Decía Viktor Frankl que cuando le habían dejado desnudo totalmente rasurado al llegar al campo de concentración aún podía sentirse libre, pues no le podían quitar la libertad de escoger la actitud con la que iba a responder a la situación.
    A veces los ejecutivos buscamos una acción que sea solución a una situación, pero eso puede no ser posible, bien porque son necesarias varias acciones, porque no está a nuestro alcance en ese momento, o por lo que sea. Sin embargo, como expones, siempre nos queda adoptar una actitud. Un enfermo crónico puede vivir su enfermedad regodeándose en su dolor y desgracia, o puede conseguir cierta realización no incrementando sus problemas y los de los que le rodean con actitudes conflictivas, con actitudes de abandono de si mismo, o incluso de odio hacia la vida, si mismo y los demás.
    Hasta los que estamos en una situación laboral afortunada estamos viviendo un duelo por la penosa situación económica que ha crispado el estado de ánimo general. Tus propuestas y otras que encuentro en otros comentarios no son incompatibles con reclamar responsabilidades, lo que podemos hacer con más fuerza moral si hemos empezado por nuestra propia responsabilidad (trabajando bien, pidiendo factura, …) porque, como también decía Frankl, si no lo hago yo ¿quién lo hará?, si no lo hago ahora ¿cuándo lo haré? y si lo hago por mí (orgullo, venganza,…) ¿qué clase de persona soy?
    Gracias por escuchar nuestros comentarios, y gracias también a Borja, Manuel, Daniel y Paco por los suyos.

    • julio 27, 2012 en 11:48 am

      Efectivamente, los únicos que podemos atentar realmente contra nuestra libertad somos nosotros mismos. Y como dices lo primero es cumplir cada uno con sus obligaciones, y después se puede exigir a los demás que cumplan lassuyas. Pero en el mensaje de esta semana he preferido dar consejos que está en nuestra mano poner en práctica.
      Gracias y buen veraneo. y a dar gracias a Dios los que disponemos de un trabajo.

      Miguel Angel

  17. Caba Robletto
    julio 27, 2012 en 12:18 pm

    Cierto, “Muchas veces lo que ayuda a las personas es ser escuchadas” Lo mismo ocurre con la lectura, “Muchas veces lo que ayuda a las personas es ser leídas” en ambos casos nos referimos a Intereses mezquinos hacia el “Yo”. En muchas ocasiones olvidamos ¿Quien es el interlocutor y a quien va dirigido el mensaje”? lo cual refleja un cierto egoísmo digamos que poco humilde y mal educado.

    Gracias por la atención, Abrazos Ramón

  18. Domingo Suárez Pozo
    julio 27, 2012 en 2:09 pm

    Estimado Miguel Ángel:

    Comentas: “…este buen hacer profesional requiere trabajar con unos mínimos criterios morales. En nuestro trabajo debemos vivir la justicia, ser honrados, respetar a las personas,…”

    Difícil de vivir cuando la competencia es voraz debido a los 5 millones de parados.

    Personalmente me ayudó el siguiente texto de un profesor:

    “LA ELEGANCIA, perfume de la persona, pasa por:

    1.- LA SENCILLEZ

    No sólo externa, sino de mente o pensamiento.
    Las mentes complicadas, son poco coherente y no son modelo de elegancia, sino de cansancio y confusión para quienes escuchan.
    La sencillez es distinta de la simpleza. La sencillez supone: orden, claridad, precisión, inteligibilidad.

    La simpleza nos sitúa en: pobreza de argumentos, ausencia de matizaciones.
    Profundidad y sencillez no son 2 términos contrapuestos.
    Ni mente complicada ni mente ramplona son elegantes. Una produce cansancio, la otro aburrimiento.

    La patria de la elegancia:
    a) Discurso ordenado, finas matizaciones, obteniendo conclusiones, sentido del humor, optimismo, sonrisa más que quejas o ceños fruncidos.
    b) Una gran cultura, profundidad y sencillez son términos que se dan la mano.
    c) La sencillez y la transparencia nos provocan o facilitan una visión realista de la vida, una madurez psicológica y una instalación elegante en la existencia.

    2.- LA VIRTUD, uno de los ejes de la felicidad.

    El paisaje de la virtud no es como muchos creen: triste, sino lleno de luz y de alegría.
    La verdadera elegancia no es frívola ni superficial, tiene peso y profundidad a través del ejercicio de la libertad que ha sabido escoger en cada ocasión lo mejor.
    La virtud es bella y participa del bien y de la verdad, por lo tanto irradia un aroma capaz de enamorar a quien lo percibe.

    Hay que redescubrir la virtud como quien redescubre una obra de arte de valor incalculable.
    La virtud no se relaciona con: el aburrimiento, lo anticuado, lo pusilánime, lo cursi.

    ALGUNAS VIRTUDES: el paciente, el magnánimo, el cariñoso, el amable, el discreto, el justo, el respetuoso, el comprensivo, el tolerante, el solidario, el veraz, el alegre,…”

    Saludos,
    Domingo Suárez

    • julio 30, 2012 en 12:51 pm

      Muchas gracias Domingo por aparecer por el blog. Muy interesante lo que dices. solo matizar lo que afirmas al principio: “Difícil de vivir cuando la competencia es voraz debido a los 5 millones de parados.” aunque sea difícil lo tenemos que practicar. Si todo el mundo lo deja por considerarlo que es difícil no vamos a ninguna parte.
      Con el resto de lo que dices muy de acuerdo,
      gracias, Miguel Angel

  19. MARIA ELENA GARCIA MARTINEZ- VIADEMONTE
    julio 30, 2012 en 11:19 am

    Hola a todos. He estado leyendo detenidamente todas y cada una de las palabras que habéis escrito, y en la mayor parte de los casos estoy plenamente de acuerdo.
    Tomando el toro por los cuernos de la crisis en España (descarto momentáneamente la mundial, para no deprimirnos más.. ), una de las grandes enfermedades que padece nuestra sociedad es la picaresca. Hace poco me comentaron: “pobrecito, ese fontanero al que hacienda le ha sancionado porque estuvo trabajando no oficialmente para poder ganarse 3 euros para comer”; a lo que contesté: “no olvidemos que muchos de esos “fontaneros” en un futuro se han convertido o convierten en dirigentes locales,provinciales o nacionales, y entonces ya no se hacen con 3 euros ilegalmente, sino con 300 mil euros”. No nos damos cuenta, que el primero problema lo tenemos en nosotros mismos, en nuestras actitudes y en segundo lugar lo que enseñamos a los de alrededor. No podemos pretender querer beneficiarnos ilegalmente, además de vanagloriarnos de lo listos que somos al hacernos y que no nos han pillado, y luego exigir responsabilidades a los que jerárquicamente hacen lo mismo que nosotros. Es una pura hipocresía.
    En cuanto al trabajo, como nos han inculcado la ley del mínimo esfuerzo, ahora nos pasa factura. Hemos estado viviendo de las rentas y ha llegado el momento de poner las cosas en su sitio, ya que ha estado demasiado tiempo abusando de la vaca, hasta que se ha quedado sin leche.
    No paramos de estar lloriqueando de lo mal que están las cosas y no hacemos nada por cambiarnos.
    Tenemos que ser buenas personas primero, y buenos profesionales a continuación. Porque la profesionalidad es solo un mero reflejo de quienes somos. Debemos de luchar por ser mejores personas y tener una mejor calidad de vida, que erróneamente se confunde con la parte material. Tenemos que ser eficientes en nuestras tareas, evitar conflictos, dejarnos de los chafardeos y tener empatía con el de al lado; debemos de ser consecuentes en no fomentar gastos innecesarios a nuestras empresas, y demostrar no solo a nosotros mismos sino al resto del mundo, que somos y podemos ser grandes profesionales y muy competitivos en el mercado laboral.
    Apliquémonos:
    “Así siembras, así recoges”.
    “No hagas a los demás lo que no quieres que hagan contigo”.

    Gracias por leerme y saludos a todos.

    Elena

    • julio 30, 2012 en 12:57 pm

      Elena, muy interesante lo que dices. Respecto a que “nos han inculcado la ley del mínimo esfuerzo” indica la importancia que tiene la educación. Una educación en la exigencia. En algún lugar del blog ya he hablado que pensando en el medio plazo una de las cosas más importantes a coger el toro por los cuernos es la educación. Y no me refiero a sistemas y estructuras educativas, que ya ha habido suficientes en España, sino que de una vez se eduque a los jóvenes en el esfuerzo, que nada que vale es fácil de conseguir, etc. En el corto plazo hay más cosas a las que atender.
      Se puede resumir tus últimos párrafos en “profesionalidad” a todos los niveles.
      Muy buena aportación, Elena,
      ¿Eres antigua alumna del IESE? Ahora no te sitúo,
      Saludos,
      Miguel Angel

      • MARIA ELENA GARCIA MARTINEZ- VIADEMONTE
        julio 30, 2012 en 3:22 pm

        Hola, Miguel Angel. No, no solo ex alumna del IESE. Ya me hubiese gustado serlo.
        Has sido muy amable con la valoración que has realizado sobre mi comentario. Por supuesto, quiero dejar por sentado que no intento imponerlo. Es lo que pienso y predico sobre lo que creo en mi misma.
        Sobre el tema de la educación, es una de las grandes asignaturas pendientes de este país. No se de donde se ha sacado mi generación, que a los niños se les tiene que dejar manga ancha, y que la educación se hacen en las escuelas. Menuda idiotez. No sabemos valorar lo que tenemos, y nos dedicamos a fomentar la frivolidad del materialismo. Luego, nos lavamos la conciencia ayudando a los del tercer mundo. Si, genial, en vez de barrer uno su casa, que éso es mucho es esfuerzo, es más fácil pagar una miseria al mes para lavar nuestra “verguenza”. En cuanto a las técnicas educativas en España, particularmente tengo la conciencia de que pretenden convertirnos en ignorantes. No hay nivel, no hay esfuerzo, no hay afán de superación. Tenemos que permitir éso?, no. Pero éso supone dedicar tiempo. Dejar los chateos, nintendos, playstation, etc a un lado, porque éso no hace más que alimentar nuestra ignorancia. No culpemos a los demás. Cada uno es libre de tomar sus decisiones y es esclavo de sus palabras, pero tenemos que pensar, marcarnos una meta a corto plazo, y luchar por conseguirla con honestidad, valores y profesionalidad. Y se puede hacer, ni es una utopía ni una demagogia.
        Si nos centramos en el campo laboral, que es otro apartado que me preocupa muchísimo, vemos que muchas personas se van convirtiendo en parásitos. Como consideran que tienen el puesto fijo, para qué se van a esforzar. Unas veces por conformismo, otras por falta de ambición, y muchas otras por falta de ánimo.
        Ahora tenemos un gran toque de atención. Nos han dado un pedazo de colleja y se nos ha dicho “¡eh, que os estais quedando atrás!”. La vida es un constante estudio, y nos pensamos que por sacar una carrera o de aprobar otros estudios en una época de nuestra edad, es suficiente. No, por éso tenemos que seguir formándonos. Tenemos que aprovechar los conocimientos que se nos ponen a nuestro alcance y esforzarnos por superar nuestras expectativas. Ser polivalentes.
        Por otro lado, no nos tiene que desanimar el número de parados que hay. Muchos quieren trabajar, pero hay otros que se toman el estar en paro como unas vacaciones mientras les dure las prestaciones. Si, es duro ésto, pero es la realidad. Trabajo hay, pero claro, no podemos cobrar lo de antes. Ahí entra la parte de esforzarse en los tiempos de crisis.
        También se puede ser emprendedor/a. La que sepa bordar, que se publicite como bordadora que hay muy poquitas en España. Todos tenemos alguna habilidad que podemos aprovechar para crear una empresa y ser emprendedores. Por qué no?. El problema es que nos hemos acostumbrado a tener un jefe que asuma todos los riesgos. Pero nosotros también podemos. Seguro que hay alguna cosa que podamos hacer sin tener que realizar apenas inversión. La cuestión es crearse un sueño e ir a por él. Los mejores negocios se suelen crear en tiempos de crisis, porque es donde se ve las verdaderas necesidades de cada sociedad.
        Fin.

        Elena

  20. julio 31, 2012 en 9:59 am

    Creo que lo primero que todos debemos hacer es lo que sea para aumentar la confianza: trabajar correctamente, transparencia, no abusar… La confianza es clave: si mentimos, faltamos al trabajo, no cumplimos objetivos, creamos mal ambiente; en vez de ayudar, perjudicamos!!!

    CONFIANZA

    • julio 31, 2012 en 1:15 pm

      Gracias José Manuel, está en la línea de varios de mis mensajes y de lo que piensan y escriben muchos de los que participan en el blog. Es fundamental.
      Solo añadir un matiz. Para confiar en alguien o en algo, este alguien o algo debe ser confiable. Yo no puedo confiar en un estafador o en un coche de hace 30 años que no haya tenido mantenimiento.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

      • María Elena García Martínez- Viademonte
        julio 31, 2012 en 3:39 pm

        Creo que estamos diciendo lo mismo, pero con diferentes palabras.

  21. María Elena García Martínez- Viademonte
    julio 31, 2012 en 10:02 am

    Está bien esa autorcrítica. Porque para poder solucionar el problema, lo primero es asumir que nosotros somos la causa principal.

    • julio 31, 2012 en 1:17 pm

      María Elena, más que asumir que nosotros somos la causa principal de un problema, basta con que contemplemos la posibilidad de que seamos nosotros los culpables. Luego seguimos indagando y ya se verá si lo somos o no. Pero por lo menos hacer la hipótesis de que lo podemos ser. Y si lo somos, rectificar lo que sea necesario.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  22. Miguel Angel
    julio 31, 2012 en 9:53 pm

    ! Olé ¡

  23. Pilar
    agosto 4, 2012 en 9:12 am

    Sin lugar a dudas, la base de la persona es el optimismo en todo los que nos rodea, y mantener la calma, mucha calma y paciencia, todo llega.

    Estoy totalmente de acuerdo. Si no queremos desviarnos del camino, creo que debemos tener muy presentes nuestros valores, indagar dentro de uno mismo que nos mueve, nuestras ilusiones del comienzo (aunque tengamos que buscar en otro país una oportunidad profesional, como es mi caso, dejar mi querida Andalucía, uf). Siempre se abren puertas cuando otras se cierran.

    Muchas gracias Miguel Ángel,

    Pilar

    • agosto 6, 2012 en 3:24 pm

      Gracias Pilar. Yo creo en las posibilidades del ser humano. Lo último perder la esperanza.
      Saludos,
      Miguel Angel

  24. Alex
    agosto 8, 2012 en 9:50 am

    Estoy de acuerdo en todo lo anteriormente expuesto, pero creo sin duda alguna que la cosa empezaría a mejorar simplemente haciendo que los ayuntamientos paguen lo que deben a las medianas y pequeñas empresas y dando liquidez y créditos a las mismas. Solo con esto, ya empezaría la cosa a mejorar. Es muy simple y sin embargo no se hace.

    Es ahí donde se debería presionar al Gobierno, porque en este país son esas empresas las que crean la mayoría de los puestos de trabajo.

    Antes una chica comentaba lo de emprender y tal. Sí eso lo dice todo el mundo y es ideal que alguien emprenda con una idea original o con un negocio prometedor, pero como decía más arriba, hace falta dinero, liquidez. Creo que la clave de todo es esa.

  25. Mª Elena García Martínez- Viademonte
    agosto 8, 2012 en 5:30 pm

    Alex, los ayuntamientos no podrán pagar nunca a las pequeñas ni medianas empresas, simplemente porque se meten en más gastos de lo que pueden asumir. La sociedad española tiene la mala costumbre de vivir por encima de posibilidades. Si tienes 100, no debes de gastarte más de 100.Nos hemos metido solitos en un gran bucle. Y lo que nunca entenderé es que si hay crisis, si el ayuntamiento está endeudado hasta los ojos, se organicen fiestas, toros, fuegos artificiales. Si queremos fiestas, nos llevamos unos bocadillos y unas panderetas… que no puede una estar quejándose y criticando de las malas gestiones y luego querer disfrutar las cositas ricas que dan los ayuntamientos.
    En cuanto a lo de montar negocios que se necesita liquidez, no son todos. Hay muchas cosas que sabemos hacer y no hay que hacer nada o prácticamente ninguna inversión.
    Pero bueno, es una opinión.
    La solución es tan sencilla y simple como empezar a comportarse uno bien en su casa y con uno mismo y hacia los demás. El resto, irá rodado.

  26. alex
    agosto 9, 2012 en 9:51 am

    Gracias Mª Elena por responder. Un saludo.

  27. Mª Elena García Martínez- Viademonte
    agosto 9, 2012 en 10:03 am

    De nada, alex. Me gusta ver que sigue habiendo gente positiva. Creo que entre todos, poniendo nuestro granito de arena, podremos salir de ésto. Me ha gustado mucho leer tu opinión.

  1. septiembre 6, 2012 en 7:05 am
  2. octubre 25, 2012 en 7:01 am
  3. enero 3, 2013 en 9:00 am
  4. febrero 14, 2013 en 8:01 am
  5. septiembre 5, 2013 en 7:02 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: