Inicio > Consideraciones prácticas > Ahora ¿qué hay que hacer?

Ahora ¿qué hay que hacer?

IESE Business SchoolHoy jueves a última hora se inician con un concierto en el Palau de la Música de Barcelona los actos de la asamblea anual de antiguos alumnos del IESE.  Esta reunión se hace un año en Barcelona, el siguiente en Madrid y el siguiente en alguna otra parte del mundo. Las sesiones principales se celebrarán mañana viernes en el Palacio de Congresos de la ciudad. Hay más de 2500 antiguos alumnos apuntados que vienen de todas partes del mundo. De muchas temas se hablará durante este viernes, aunque yo me dedicaré fundamentalmente a saludar a mis antiguos alumnos.

Seguro que un tema recurrente en la reunión será el inicio de la recuperación económica. Muchos indicadores dicen que estamos a las puertas de un nuevo ciclo. Yo ya lo había insinuado hace medio año en mi mensaje del 20 de junio, y ahora parece que se confirma.

La pregunta que surge es, ahora ¿Qué debemos hacer? Pues aprender de los errores cometidos y no volver a caer en ellos. Sabemos que la economía se mueve por ciclos. Por tanto sabemos que después del ciclo expansivo que se nos avecina, dentro de 10 ó 12 años volverá a haber una recesión. Durante la próxima recuperación las empresas, además de otras muchas cosas, han de prepararse para capear lo mejor posible la siguiente recesión.

Esto implica que a lo mejor no hay que perseguir todas las oportunidades que se nos presenten, pues si dimensionamos la empresa para que satisfaga la demanda en los mejores momentos, cuando la demanda se desacelera la empresa se encuentra entrampada y vienen las dificultades. La función de los beneficios es la de hacer de colchón para cuando el entorno externo se hace hostil. Si en épocas de bonanza tiramos la casa por la ventana, cuando vengan las dificultades la empresa no contará con recursos para capearlas.

Me direis, pero Miguel Angel, ¿ya nos estás hablando de la próxima recesión, cuando todavía no hemos salido de esta? Pues sí, el directivo y el empresario deben pensar en el largo plazo y no solo en lo que tienen delante de los ojos. Hasta el jueves que viene. Espero veros a muchos de vosotros en la reunión de este viernes.

  1. noviembre 7, 2013 en 9:19 am

    Un sabio consejo Miguel Ángel. Como ya hemos comentado alguna vez, y pese a lo largo de esta crisis, yo también me cuestiono si las empresas han aprendido algo de la misma. Desde el principio de prudencia que apuntas, y con la serenidad de los profesionales a quienes educas, recuperemos el optimismo y avancemos en esta nueva oportunidad que se nos abre. Abandonemos la dirección basada en resultados a corto que ha sido la esencia y la causa de muchos de los problemas que hemos vivido y construyamos, con visión estratégica, proyectos empresariales orientados a generar riqueza (económica y humana). Un fuerte abrazo y gracias por estar a nuestro lado en esta travesía.

    • noviembre 10, 2013 en 5:43 pm

      Gracias Juan Manuel. Efectivamente uno de los aprendizajes que no iría mal es el abandonar el cortoplacismo y pensar más a largo. Y lo de generación de riqueza no solo económica sino también humana.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  2. noviembre 7, 2013 en 9:57 am

    Hola Miguel Angel,

    creo que todavía es pronto para hablar de recuperación básicamente porque los volúmenes de deuda (publica y privada) siguen siendo insostenibles, sobre todo el ritmo de crecimiento de la deuda publica que en cualquier momento podría hacer descarrilar todo. Segundo el paro sigue siendo muy elevado y tercero apenas se han hecho reformas de calado y las que se han hecho en su parte negativa han consistido en castigar a los elementos más productivos de la sociedad con más y más impuestos directos castigando precisamente a los que pueden sacar el país de la crisis

    Los ciclos económicos van y vienen pero no hay que olvidar que son acentuados por los bancos centrales, en nuestro caso primero se cebo una burbuja productiva (construcción) a base de tipos bajos e inflación crediticia que tuvo como resultado una expansión de los activos y pasivos bancarios descomunales y que sirvió para alimentar una burbuja en la administración vía mayores ingresos fiscales.

    Si las dos primeras burbujas se están corrigiendo la última prácticamente sigue intacta y lo peor es que sigue creciendo vía deuda publica.

    Es posible que iniciemos un periodo de crecimiento nimio o estancamiento (al ritmo que vamos no habremos recuperado el pib de 2011 antes del 2018) y que los cimientos de esta “recuperación” tengan los pies de mantequilla hasta que no se corrijan desequilibrios.

    Por lo tanto un empresario o directivo lo tiene difícil pero si puede aprender de los errores pasados como dices y mejorar sus conocimiento del entorno económico, y de su industria para mejorar su proceso de toma de decisiones de acuerdo al entorno al que se enfrenta. Debe pensar en como trasformar su empresa en una organización que aprende y como gestionar el conocimiento para que esto sea posible.

    En fin menuda chapa te he soltado espero sepas disculparme pero me he puesto ha escribir y no he podido parar.

    • noviembre 10, 2013 en 5:46 pm

      Gracias Ramón por darnos tu opinión. Yo soly ligeramente más optimista respecto a que la recuperación está a la vuelta de la esquina. Aunque efectivamente el empleo será lo último que se recupere como ocurre tras todas las crisis, con lo que quiza´no debamos hablar de recuperación hasta que se empiece a generar empleo.
      saludos, y gracias por tu aportación
      Miguel Angel

  3. noviembre 7, 2013 en 1:24 pm

    Reblogged this on Oswald van Nieuwenhove.

  4. Fernando Núñez de Arenas A.
    noviembre 8, 2013 en 1:07 am

    Gracias una vez más Miguel Ángel y comentaristas por estas reflexiones tan interesantes que compartís.

    Me tengo por una persona optimista y, aunque también creo, como explicas, que se podría estar produciendo el INICIO de la recuperación económica, no se por qué, pero me da la sensación de que no estamos INICIANDO la recuperación de lo que para mi es una de las causas importantes que nos condujo a la crisis económica, que no es otra que la crisis de valores.

    Pienso que es esta recuperación – la de los valores – la que verdaderamente contribuye, en el largo plazo, a construir un país, una empresa, una familia,… En línea con ello, creo que hay dos materias imprescindibles que deberían “funcionar como un reloj” en un Estado (por encima de partidos, ideologías, economía…) que son la Educación y la Justicia. Creo que en esto tendría que haber un verdadero pacto si nos tomáramos las cosas en serio. Espero estar equivocado o que alguno de vosotros me anime con otro punto de vista, pero mi percepción es que, en nuestra España, estas dos cuestiones están aún lejos de funcionar como sería deseable.

    • noviembre 10, 2013 en 5:47 pm

      Totalmente de acuerdo Fernando. Creo que una de las cosas que no se va a aprender de esta crisis es a valorar unos valores respetuosos con la dignidad humana, y eso está en la base de cualquier otra cosa.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: