Inicio > Consideraciones prácticas > Terrorismo y libertad

Terrorismo y libertad

respetoMenos mal. No me atrevía a expresar mi opinión por no parecer un bicho raro. Pero también el Papa Francisco ha levantado la voz diciendo que la libertad de expresión tiene unos límites.

Evidentemente estoy en contra de cualquier acto de terrorismo sea cual sea la causa que lo produce, pero también pienso que la libertad de expresión tiene como límite el respeto a los demás. Especialmente si hace referencia a las convicciones religiosas sean estas cualesquiera que sean.

Yo, os podéis imaginar, no soy musulmán. Soy católico y me parece que mofarse de las creencias de cualquier colectivo es algo deplorable. Y si a lo que se le falta al respeto es a una de las religiones más mayoritarias del mundo…

Alguien podrá argumentar “es que hay musulmanes que matan en nombre de la religión”. Bien, que una mínima minoría de musulmanes malinterpretando el Corán actúen de esa manera no da licencia para ridiculizar las creencias de millones de personas de buena voluntad.

Si queremos que haya paz en las personas, en las familias, en las organizaciones y entre los pueblos lo primero que tenemos que hacer es respetarnos unos a otros. No quiero terminar el mensaje de esta semana sin dejar claras dos cosas que ya he dicho. Primero, que soy católico (y practicante). Y segundo que condeno cualquier acto terrorista del signo que sea. Hasta el jueves que viene.

  1. Anónimo
    enero 22, 2015 en 8:28 am

    Gracias Miguel Ángel por ponerle forma escrita a lo que muchos ( entre los cuales me incluyo) pensamos.

    • enero 22, 2015 en 9:44 am

      Muchas gracias Anónimo, quienquiera que seas. Estos comentarios de apoyo ayudan mucho, porque el mensaje de esta semana se presta a que me machaquen de antidemocrático y enemigo de la libertad.
      Gracias de nuevo,
      Miguel Angel

  2. Marta Manen
    enero 22, 2015 en 8:43 am

    Totalmente de acuerdo Miguel Ángel, muchas gracias por tu post.También yo soy católica (y practicante) y condeno cualquier acto terrorista del signo que sea, ante todo el respeto a la persona frente a cualquier ideología.

    • enero 22, 2015 en 9:45 am

      Muchas gracias Marta, la clave es lo que dices: respeto a toda persona.
      Saludos y nos veremos por los pasillos del IESE,
      Miguel Angel

  3. enero 22, 2015 en 8:46 am

    Bien dicho. Coincido contigo, aunque no hacía falta que el Papa té diera pie. Como explicaba el catedrático de constitucional: mis derechos terminan donde empiezan los de los demás.
    Saludos

    • enero 22, 2015 en 9:46 am

      Efectivamente. Pocos derechos son absolutos.
      Muchas gracias Chcatala
      Saludos,
      Miguel Angel

  4. Nicolas
    enero 22, 2015 en 9:19 am

    Bien dicho!

    • enero 22, 2015 en 9:47 am

      Gracias Nicolás. Espero que no seas el pequeño Nicolás del que hablé la semana pasada.
      Saludos,
      Miguel Angel

  5. Anónimo
    enero 22, 2015 en 9:22 am

    Gracias Miguel Ángel, me ha encantado y me sumo a todos los comentarios anteriores. Ah y los primeros que debemos dar ejemplo de paz y alegría somos los propios católicos.
    Feliz jueves!

  6. AA
    enero 22, 2015 en 9:55 am

    Freedom of expression is a political concept — not a social one. Socially, you shouldn’t go around being an a-hole. However politically, if you say this freedom is not absolute, you have to answer which is the expression you would punish with fines, banishment from further expression, community service, jail, death whatever. Offending other people’s religious beliefs by expressing one’s own beliefs?

    • enero 23, 2015 en 4:51 pm

      Antonio, la transgresión de las leyes morales no son castigadas con multas. El castigo es la huella que deja en las personas que las transgreden.
      Las expresiones de “political concept” y “Social concept” son ideas teóricas, no realidades.
      Las creencias de uno no pueden ofender a las creencias de otros. Hay que ser repetuoso con las creencias de cualquier ser humano, como lo es Dios con todas las personas.
      Saludos y muchas gracias por volver a participar, que enriqueces mucho el debate,
      Miguel Angel

  7. Anónimo
    enero 22, 2015 en 10:15 am

    Hola Miguel Angel estoy parcialmente de acuerdo. Primero me encanta como enfatizas el hecho de que el terrorismo es injustificable y condenable en todo caso.
    En cuanto a Charlie Hebdo, la virtud de la democracia es que tu puedes elegir libremente que revistas comprar o no, en base a tus sensibilidades e intereses.
    El motivo de esta revista es hacer sátira de todo lo que se considere intocable o prohibido y como digo no soy fan suyo. Aunque yo no compre la revista, si tienen lectores no me parece mal que existan.
    Creo que la censura hizo mucho daño en su momento y no estoy por tanto de acuerdo ne que se prohiba.
    Es cierto que hay limites a la libertad de expresión reirse de colectivos que han sufrido, sea victimas de terrorismo, malos tratos, etc.. es de mal gusto pero para eso estan los tribunales y uno puede interponer demandas si considera injurias o delitos lo allí publicado.
    Creo que en esta situación lo único que toca es rezar por los asesinados. Todo lo demas lo podemos debatir dentro de unos meses.

    • enero 23, 2015 en 4:57 pm

      Gracias Anónimo, estoy de acuerdo practicamente con todo lo que dices salvo con algo del principio. Dices que “la virtud de la democracia es que tu puedes elegir libremente que revistas comprar o no” Esto no lo comparto. Yo no puedo dedicarme a insultar y luego decir que el que no quiera oirme que no me oiga. No. Yo no puedo insultar apelando a la libertad de expresión. Eso es un abuso.
      Es mi opinión.
      muchas gracias. Esyoy d acuerdo con todo lo demás que dices.
      Saludos,
      Miguel Angel

  8. Rotor
    enero 22, 2015 en 10:46 am

    Estoy bastante de acuerdo con lo que dices. Les extrañará a los que defienden implícita o explicita-mente el “todo vale” y en concreto que la libertad de expresión no tiene limites. Todos los derechos tienen límites, sino se convierten en abuso.
    Recalcaría que esa minoría de musulmanes que mata representa un numero muy pequeño en porcentaje de la comunidad musulmana, pero al ser mayoritaria dicha religión, ese porcentaje se transforma en un numero bastante elevado de desalmados dispuestos a interpretar el Coran a su conveniencia y matar indiscriminadamente en nombre de un Alá que debe estar bastante indignado con ellos. Ese “insignificante” porcentaje es demasiada gente.

    • enero 23, 2015 en 4:59 pm

      Gracias Rotor, la verdad es que no tengo información sobre el número de fundamentalistas. Y quier enfatizar mi mensaje de apoyo a todos los musulmanes de buena voluntad.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  9. Caba Robletto
    enero 22, 2015 en 11:45 am

    Todo acto por muy simple que se desarrolle, tienen sus límites. Me estoy refiriendo al respeto para con los demás. Por ejemplo: Una revista satírica (cualquiera) debe tener muy claro que puede ofender y en esa ofensa, puede ser más gravoso en el mundo Musulmán, puesto que sin entrar en debate tan solo hay que ver la “costumbre” de la vestimenta de ciertas mujeres tapadas de pies a cabeza (excepto una abertura para la vista). Si esa forma de vestir no la aceptamos los occidentales, con toda probabilidad tampoco seremos sensibles a las imágenes ofensivas de Mahona, puesto que la escala de valores entre Musulmanes y occidentales es muy distinta y ambos tienen su razón.
    (subrayo lo de ambos tienen: Su Razón)

    Resumiendo: Responder con argumentos terroristas no es la solución del conflicto, y además es repugnante, tampoco es desgranar y ridiculizar creencias ancestrales.

    Desde occidente podemos ser tolerantes con algunas “sátira humorísticas” pero también por el mero hecho de ser libres, debemos respetar la creencia (real o imaginaria) de otras personas, otras organizaciones.

    De todo esto se desprende la falta de comprensión por un lado del prójimo y de un trasfondo moral religioso que no quiere decir que sea coincidente con la religión que cada cual practique o adquiera por tradición.

    Buen fin de semana a todos/as, Ramón.

    • enero 23, 2015 en 5:00 pm

      Gracias Ramón. Suscribo plenamente lo que dices.
      saludos,
      Miguel Angel

  10. Luis
    enero 22, 2015 en 12:53 pm

    Hola Miguel Ángel, como siempre gracias por hacerme pensar un jueves más.

    Sin que sirva de precedente 🙂 no estoy de acuerdo en el fondo de lo que has escrito… en la forma totalmente de acuerdo, pero en el fondo y en el momento no. Es un tema complejo (muchas partes) pero intento transmitirte mi idea: si ante gente que está matando (por motivos según ellos religiosos) hay otra gente que decide atacarles mediante viñetas dibujadas en una revista que puedes comprar libremente o no, la libertad de expresión de estos segundos frente a los primeros no tiene ningún límite… en esta situación y en este momento no (pueden dibujar lo que les de la gana y es de justicia que lo puedan hacer, especialmente si han muerto sus compañeros por dibujar).

    Los límites los marca indudablemente la ley y los tribunales es el lugar donde hay que acudir si alguien se siente agredido. El tema que se está discutiendo en el fondo tiene que ver con libertades y derechos… y es complejo… cuando a consecuencia de la libertad de religión se ponen en solfa otros derechos (vida, dignidad), prevalece sin duda la libertad de expresión como derecho fundamental de defensa… y parece que lo que aquí se está defendiendo es el Estado de Derecho, es decir, nuestra civilización.

    • enero 23, 2015 en 5:03 pm

      Luis, y sis sirve de precedente tu discrepancia, entonces mejor, porque así aprendemos más. Yo creo que de lo que dicesse desprende la validez de la ley del “ojo por ojo diente por diente”, y con esa ley no se resuelve ningún conflicto. Si alguien es injusto conmigo, la solución no es ser injusto con ese alguien, sino defenderme de las injusticias como pueda, Al menos Luis, es mi opinión.
      un abrazo,
      Miguel Angel

      • Luis
        enero 23, 2015 en 11:56 pm

        Miguel Ángel, nada que ver con el Talión… unos matán y otros se defienden dibujando… unos resultan muertos mientras otros resultan ofendidos (no es ojo por ojo)… si los que se ofenden responden matando probablemente los ofensores tenían algo de razón en sus críticas.

        Aquí me acuerdo de Voltaire: “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo.”

        Un abrazo.

  11. Eduardo
    enero 22, 2015 en 2:51 pm

    Que tema más espinoso…

    No debemos confundir ley con moral / conciencia / principios y creo que aquí ponemos las dos al mismo nivel.

    La ley debe establecer unos mínimos para la convivencia de seres heterogéneos, cada uno con su moral / conciencia / principios. Sobre el asesinato todos estaremos de acuerdo en que esta mal, sobre las caricaturas, unos si y otros no y debemos respetarlo.

    Que bonita frase: “Tu libertad termina donde empieza la de los demás”.

    • enero 23, 2015 en 5:08 pm

      Uy Eduardo, la moral es objetiva. Si no ¿como puedes afirmar que “sobre el asesinato todos estaremos de acuerdo”?
      La moral no se la pone uno a la carta. Esto si, esto no. Asesinato no, caricaturizar si. ¿Y porque no al revés? Pues muy sencillo, porque la moral es objetiva..
      Gracias y Saludos,
      Miguel Angel

  12. enero 22, 2015 en 3:05 pm

    Las personas son los verdaderos fines. Y el de religión corresponde a la justicia, o sea, el derecho más respetable (o absoluto). Si alguien considera que es relativo, tiene que aceptar que sus acciones también son relativas para otros antes de actuar. Se rebaja a ser un medio (relativo) y se hace él mismo un medio, es decir, reniega de ser persona (fin).

  13. Javier del Agua
    enero 22, 2015 en 4:27 pm

    Hola Miguel Angel.
    Totalmente de acuerdo en que la libertad de expresión ha de tener límites…, pero qué límites??… y me gustaría hacer una observación respecto a esto.
    Hay poca discusión cuando aplicamos el “principio del daño”. Si con mi libertad de expresión hago daño a alguien (p.e. calumniando) es perfectamente lícito que se pongan límites a mi libertad y me persigan por ello. Y el daño suele ser bastante objetivo y no es lícito hacer daño a nadie.
    Ya es más difícil encontrar los límites cuando hablamos del “principio de la ofensa”. Donde están los límites de la ofensa?. Lo que es ofensivo para unos, no es ofensivo para otros. Hay personas que se ofenden por prejuicios injustificados.
    ¿Cómo se marcan los límites de lo que es ofensivo?
    Pienso que cuando en una sociedad sube el listón de los límites de la ofensa, eso es un indicador de mala salud de esa sociedad por un doble motivo. En primer lugar hay gente que explora los límites de la ofensa (pisando la linea roja) y el poder reacciona restringiendo más ese límite creandose un círculo vicioso perverso y destructivo.
    No olvidemos que la esencia de la libertad de expresión es que TODAS las ideas puedan ser discutidas y debatidas argumentando y razonando. Poner el listón excesivamente alto a la libertad de expresión puede hacer que algunas ideas no puedan siquiera ser debatidas y eso es tan peligroso como la misma transgresión de esos límites porque empobrece a esa sociedad.

    Lo que ha pasado en Francia no tiene buena pinta. Unos se dedican a pisar los pisar los límites y otros están elevando peligrosamente su intolerancia a la ofensa.
    Como he dicho, pienso que es síntoma de la mala salud de esa sociedad que debería hacernos reflexionar a todos… Y cuidado, que son vecinos y se pega todo menos la hermosura!!

    Saludos y gracias por el blog
    Javier del Agua

    • enero 23, 2015 en 5:12 pm

      Buen punto el que comentas Javier. Donde estáel listón de lo que es ofensivo y lo que no lo es. La prudencia lo debe decidir en cada caso concreto. Mi opinión es que con las creencias religiosas es mejor no jugar
      De acuerdo. Todas las ideas pueden ser discutidas. Pero un insulto no es una idea, es un insulto. y un asesinato es un asesinato.
      Son vecinos los franceses, y yo creo que esto no ha hecho más que empezar, ya podemos prepararnos.
      Saludos y gracias
      Miguel Angel

  14. Arturo Garcia Alonso
    enero 22, 2015 en 6:21 pm

    La libertad de expresión y similares tiene muy diferentes raseros o varas de medir.
    1.- Por ejemplo, el tema de la diferencia entre sexos o entre razas. Se llega a criticar hasta a quien regala una muñeca a una niña, o a quien señala que las razas tienen diferencias entre ellas. No se puede establecer ninguna diferencia, aunque las haya.
    2.- En materia de religión, sin embargo, pasa lo contrario. Se ve hasta bien criticarla de la manera más agresiva y denigrante que se pueda. Uno puede escuchar “me cago en D.” a todas horas, se queman crucifijos en teatros, se hacen todo tipo de chistes y críticas a curas, etc. Por el lado de los musulmanes, no hace falta caer en comportamientos que les molestan, sabemos que les molestan, y nos repiten que les molestan.
    Ni tanto respeto por un lado, ni tan poco respeto por el otro. Habría que relajar lo primero, y habría que subir el segundo.
    Únicamente puntualizar que la “mínima minoría” de musulmanes que están locos parece que ascienden a unos cuantos millones, o incluso decenas de millones. Son algunos más que una “mínima minoría”.

    • enero 23, 2015 en 5:14 pm

      Totalmente de acuerdo Arturo con lo que dices, salvo en el final. Yo no sé cuantos son los fundamentalistas, pero prefiero ser bien pensado (quizá peque de inocente) No sé.
      gracias y saludos,
      Miguel Angel

  15. Josep Agulló
    enero 23, 2015 en 8:04 pm

    Totalmente de acuerdo, M.A.
    No he leído todos los comentarios y es posible que reitere lo que alguno ya ha dicho pero, libertad no es libertinaje y libertad de expresión no justifica nunca la falta de respeto hacia los demás, sus creencias, su raza y, en definitiva, sus particularidades..
    Evidentemente que cualquier acto terrorista es absolutamente reprochable pero, no me parece bien el constante escarnio de la susodicha revista hacía hacia temas que pueden herir los sentimientos de las personas, para mi, esa es la barrera.
    No soy un terrorista pero, tampoco compraré Charlie Hebdo.
    Un saludo a todos,
    Josep

  16. Paco Menéndez
    enero 24, 2015 en 12:37 am

    Hola MIguel Angel,

    Esta semana has tocado un tema complicado, y esta vez sí que discrepo en varias cosas que dices.

    Lo primero es que no estoy de acuerdo con lo que dijo el Papa porque a mí me sonó a que está “disculpando” o “atenuando” una reacción de alguien que se siente ofendido poniendo el ejemplo del insulto a su madre. Si alguien dice algo malo de tu madre nunca debes de usar la fuerza bruta para defenderte aunque esta sea leve.
    Máxime cuando la “ofensa” a que se refería el comentario del Papa costó 12 vidas.
    Como indica Luis en otro comentario, para mí es peligrosa esa disculpa porque minusvalora la importancia de la libertad de expresión de nuestras democracias liberales, algo que nos ha permitido progresar enormemente como ciudadanos y como sociedad.
    Entiendo que no fuese el objetivo del Papa, pero yo lo he entendido así.

    Yendo más allá sobre la colisión ente la libertad de expresión y el respeto a la religión de los demás, entiendo que debería haber una autoregulación aunque sea por buen gusto y por no ofender gratuitamente, pero yo pienso que en ningún caso el respeto a la religión debe primar sobre la libertad de expresión y la vida. En Europa tenemos un largo historial de siglos en que esto no era así sino que la religión era utilizada para aniquilar a los adversarios o a los discrepantes.
    Porque no olvidemos que en algunas viñetas de Charly Hebdo se pone de manifiesto la contradicción de unos “true belivers” que tratan de imponer su visión del mundo a los demás, poniendo sus creencias religiosas por encima de todo, incluso de la vida humana.

    El asesinato a quienes “ofenden” las reglas en sociedades gobernadas por la “sharía” es algo de lo que muy pocos protestan. Ni al mismo Papa le he oído nunca nada.
    Pero ahora que muchos terroristas o islamistas están dando el salto cualitativo de intentar que en nuestras democracias liberales también sigamos sus reglas (ver artículo del 15/01 Economist – “Terror attacks” con los últimos ejemplos), creo no lo debemos de aceptar bajo ninguna excusa.
    Es verdad que algunas viñetas de Charli Hebdo son de muy mal gusto y pueden ser muy ofensivas, pero esto no implica que alguien pueda pegarles un tiro por ello.
    Máxime porque yo pienso que tener unas creencias religiosas determinadas no implica que automáticamente deben respetarse si van en contra de los principios y valores de convivencia de nuestra sociedad.

    Por cierto Miguel Angel, Martin Wolf escribió hace unos días un artículo muy interesante que aborda el caso de la convivencia con estos “`portadores de la verdad” (how to share world with the true believers). Si puedes léelo.

    DIsculpas por la extensión de mi comentario esta vez.
    Un saludo,

    Paco

    • enero 25, 2015 en 8:30 pm

      Hobre Paco, yo creo que lo del puñetazo del Papa era algo metafórico. yo no le daría más importancia. Respecto si el respeto a la religión debe primar o no sobre la libertad de expresión, ya se ve que discrepamos, o más bien que tenemos distintocconceptos de libertad de expresión.A mi me parece que insultar las creencias de alguien no es ejercer la libertad de expresión sino, eso, insultar.
      Yo no metería a todos los musulmanes en el mismo saco. Hay unos extremistas y la mayoría gente de bien.
      En cualquier caso gracias por poner un punto discrepante, que siempre resulta de interés,
      Saludos,
      Miguel Angel

  17. Mario Gómez Bertrand
    enero 24, 2015 en 11:33 am

    Hola Miguel Ángel:

    Sigo el blog desde hace tiempo pero es la primera vez que escribo.
    No estoy de acuerdo con lo que ha dicho el Papa, creo que decir que si alguien insulta a mi madre le pego un puñetazo, incluso haciendo el gesto de pegarlo, es totalmente contrario a la doctrina de Cristo. Como católico que soy pienso que hay que decirlo, el Papa ha estado desacertado con ese comentario, más cuando hay muertos sobre la mesa.

    En cuanto a la libertad de expresión, debe tener un límite, pero en mi opinión más hacia el lado de la injuria y la mentira que el de la ofensa a creencias y lo debe marcar el código penal, lo que te ofende a tí a mi a lo mejor no, o al revés, esto es muy subjetivo y depende mucho de cada persona. Si no me gustan las publicaciones de Charlie pues no compro su revista y punto, igual que no compro el Jueves o no veo al Wyoming.

    En cualquier caso el tema no es sencillo de resolver.

    Un saludo:

    MArio

    • enero 25, 2015 en 8:32 pm

      Gracias Mario por empezar a comentar, y gracias por leerme desde hace tiempo. Mi respuesta a lo que dices es la misma que doy en el comentario anterior de Paco Menéndez.
      Saludos y bienvenido al blog,
      Miguel Angel

  18. enero 28, 2015 en 6:25 am

    Por supuesto Miguel Angel, el limite está en el respeto a los demas. Sin respeto no hay libertad!

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: