Decisiones en caliente

Relacionado

Meter la pata

Cuando uno comete un error caben dos posibilidades. La...

Efectos colaterales

En España estos días se está hablando mucho de...

Una buena práctica

Habitualmente cuando nos planteamos hacer una cosa es porque...

¿Qué podemos hacer?

En el mundo desarrollado hemos experimentado unos altos niveles...

La empresa como red de aprendizaje

La semana pasada moderé una sesión del programa para...

Share

Me pide uno de los lectores del blog que hable de las decisiones tomadas en caliente. Se refiere con ello a las decisiones que son fruto de un suceso repentino que provoca en nosotros que las emociones se disparen. Sean estas emociones de ira, alegría, rabia, dolor, o de cualquier otro tipo.

Rara vez las decisiones tomadas en caliente son buenas decisiones. Una decisión así se produce por un acontecimiento que nos turba y que hace que nos precipitemos al decidir. Pero ya hemos comentado otras veces que pocas veces las situaciones requieren una actuación inmediata, por lo que suele ser mejor dejar correr el tiempo y cuando tengamos la cabeza menos caliente, entonces actuar. Si es que hay que actuar, que muchas veces no habrá que hacer nada.

De esta manera evitaremos muchas veces tener que arrepentirnos de haber hecho algo que después de reflexionar pensamos que mejor sería no haberlo hecho.

Esto sirve también para cuando nos llega un email y lo contestamos en seguida. Al cabo de un rato nos arrepentimos de lo que hemos contestado. Los emails, whatapps y otros medios de comunicación hay que contestarlos pero salvo que sean de asuntos triviales, dejarlos reposar y leerlos más tarde o al día siguiente. Muchas veces nos damos cuenta de que lo que habíamos escrito inicialmente era fruto de la ira o de un enfado inicial, que lo único que hace es provocar un lio más grande.

Con las decisiones tomadas en caliente y los correos contestados de inmediato, en vez de resolver el problema que surge, lo que con frecuencia hacen es generar conflictos personales, y así es muy difícil entenderse. Consejo, no te precipites. Piensa dos veces lo que dices y lo que haces para no tener que arrepentirnos posteriormente.

Feliz vuelta de vacaciones para todos y volvemos a vernos el jueves que viene.

4 COMENTARIOS

  1. Gracias profesor. ¿Algún consejo para vivir ese «saber esperar»? contar hasta 10 nunca me ha servido de mucho…

    • Muchas gracias Ana, Como bien dice contar hasta 10 no sirve de mucho, pues mientras uno cuenta está esperando a terminar de contar para actuar, y lo único que hace esto es aumentar las ganas de actuar.
      Hay que dejar pasar varias horas y mejor si es posible un dia entero, para ver las cosas con más frialdad y mayor objetividad.
      Gracias por comentar el mensaje
      Hasta pronto,
      Miguel ANgel

  2. Buenos días:

    Cuando asoman en nosotros las emociones de ira, rabia o desesperación, suelen venir motivadas por la «insana costumbre» de algunas personas (cualquier organización las tiene) de NO proporcionar toda la información necesaria, ya sea un e-mail mal redactado, un plan sin revisar – este mochuelo me lo quito yo de encima, en un plis-plas -, ó un «yo entendí, porque me lo comunicaste mal».
    Y así, si somos nosotros los responsables de tomar o ejecutar las decisiones, en un momento dado, y como no disponemos de esa información que se ha perdido por el camino, una vez ejecutada la acción (por parte nuestra), llegan los «listos» y apuntillan con la información faltante, y como es lógico nos saca de nuestras casillas.
    Cuando contestamos a un email, con reproches o ira, lo que estamos manifestando es un conflicto no resuelto con anterioridad. Y, como sucede en la Teoría del Caos, en un momento dado, ese último granito de arena en el plato, nos provoca un desbordamiento emocional que ofusca y nubla nuestra mente.
    Resumiendo, y en sintonía con el profesor Miguel Ángel, es mejor no tomar decisiones en caliente, aunque en muchísimas empresas, encontramos a un/a empleado/a que se llama SE, que es al que todo el mundo echa la culpa cuando el jefe se cabrea porque ha tomado una decisión errónea por falta de información.

    Buena semana !!!

Deja un comentario

Artículo anteriorDe profesión: asistir a reuniones
Artículo siguienteTener personalidad
A %d blogueros les gusta esto: