Inicio > varios > Empresas humanizadas

Empresas humanizadas

Tiempos ModernosEn algunos mensajes pasados he hablado de que vamos con frecuencia estresados, muchas veces con prisas y con unas exigencias profesionales en algunos momento agobiantes. En definitiva que a veces es difícil disfrutar de la vida. Hablando sobre esto con algún buen amigo en un calmado paseo durante esta semana santa, concluimos que parte de esta insatisfacción se podría paliar si tuviéramos empresas más humanizadas.

Si la empresa está centrada de una manera desmesurada en la eficiencia económica, focalizada en la obtención de resultados económicos, entonces las personas que allí trabajan pasan a ser elementos de un engranaje que en todo momento ha de estar a punto para rendir al máximo. Esto es una empresa deshumanizada.

Concluíamos también, que todo esto se podría paliar si la empresa estuviera más centrada en servir a las personas. Empezando, por supuesto, a las que allí trabajan, creando un entorno de trabajo donde uno pudiera disfrutar, desarrollarse y hacer un trabajo del que sentirse satifecho. Muchas cosas irían mejor. Cómo efecto colateral la empresa posiblemente ganaría más dinero, al contar con una plantilla que trabaja más a gusto.

Este es un reto por el que desde el IESE podemos hacer mucho, y yo personalmente es la principal idea que intento transmitir en mis clases, porque creo vitalmente que hay un modo mejor de dirigir las empresas que el que habitualmente impera y que se enseña en muchos lugares. Hasta el jueves que viene.

  1. marzo 31, 2016 en 10:18 am

    Ciertamente, no habrá empresa más rentable que aquella en la que se cree un buen clima laboral.

    Gracias por compartir tus reflexiones, Miguel Angel, un abrazo y feliz día

    • abril 4, 2016 en 8:20 am

      Muchas gracias Koakura, pero además de un buen clima laboral, es necesario que la empresa tenga una buena estrategia y directivos que sepan ponerla en práctica.
      Saludos,
      Miguel Angel

  2. josepserracots
    marzo 31, 2016 en 3:29 pm

    Si somos generosos con las personas, las personas lo serán con nosotros. Tenemos que dar el paso.

  3. Anónimo
    marzo 31, 2016 en 10:14 pm

    Como decía el profesor Polo, del que soy hincha acérrimo, el arte está en todas las acciones empresariales, pero la virtud que traspasa las obras debe ser la justicia, ya que los fines son las personas y es para ellas que se producen artefactos (léase también servicios). Y también decía que aunque los hábitos operativos (artes, ciencias) ya implican virtudes porque se supone que se hacen buscando su realización correcta, solo cuando se busca la justicia es cuando las personas que las fabrican se hacen más personas y esto es harina de otro costal; porque la oferta se anticipa a la demanda (Say) y el riesgo lo asume el empresario que se la juega para satisfacer al cliente.

    • abril 4, 2016 en 8:22 am

      Gracias Anónimo. La justicia es condición sine quanon para que una empresa pueda ir medianamente bien. Sin justicia, todo se destruye.
      Saludos,
      Miguel Angel

  4. jcpnconsultor
    marzo 31, 2016 en 10:30 pm

    Hola Miguel, coincido contigo plenamente en tus reflexiones, gracias por compartirlas. En mi vida profesional como directivo , siempre me esforcé (no siempre lo logré) en hacer más humana la gestión de personas. Una de las frases despectivas, que escuchaba con frecuencia, no solo en algunas de las empresas donde trabajé, sino incluso en grupos empresariales reconocidos y que más impactó en mi forma de mejorar fue, “Fulano, eres director del área de recursos humanos, donde no hay recursos y mucho menos son humanos”. De verdad que me obligó a reflexionar y a mejorar, si me lo permites te dejo con un enlace, http://disolgich.blogspot.com/2016/01/como-ser-mas-humanos-en-la-gestion-de.html, donde expongo mis 9 criterios personales, de cómo ser más humanos en la gestión de personas, no solo desde el área de recursos humanos, sino desde cualquier posición directiva. Saludos

    • abril 4, 2016 en 8:23 am

      Gracias jcpn por tus reflexiones y por el enlace que nos dejas.
      Saludos,
      Miguel Angel

  5. abril 1, 2016 en 10:04 am

    Miguel Angel, te sigo desde hace años, y siempre leo tus post, este problema es muy común y estoy totalmente de acuerdo contigo. Quién trabaja feliz, gana el doble siempre. La felicidad no tiene limites, los límites son barreras que impiden avanzar y desarrollarse profesionalmente que va siempre unido a la personalidad de la persona.
    Las relaciones profesionales cada vez son más “robóticas”, no se permite utilizar el hemisferio derecho del cerebro, está prohibido. La escucha activa se pierde, al anular las emociones se va creando una gran fustración, a través de las continuas decepciones, a causa de la focalización única hacia los resultados económicos, como bien describes.
    Gracias por tus consejos motivadores siempre. Problema y Solución. Eres genial !

    Ojalá siempre:

    “…. todas las empresas estuvieran más centradas en servir a las personas…. ”

    Saludos

    • abril 4, 2016 en 8:24 am

      Muchas gracias María por ser tan fiel seguidora de este blog. Cada vez nos mecanizamos más. Cada vez más estress y más logro de objetivos y eficiencia. Basta. Vivamos. Trabajemos para vivir y no al reves.
      Saludos,
      Miguel Angel

  6. Anónimo
    abril 6, 2016 en 2:20 am

    Este justamente es el dilema por el cual estoy atravesando como CEO adjunto en la empresa en que trabajo. Estoy a cargo de la re-organización de la corporación y encuentro que este tema de “humanizar” la empresa es todo un reto.

    No es tan fácil la cosa. No sé como será en vuestras realidades, pero acá en Perú, por ejemplo, la gente tiende a “engreirse” cuando la empresa empieza a mejorar el trato.

    Se vuelve mas difícil el manejo de muchos temas que antiguamente con solo dar una orden y un plazo ya estaba resuelto.

    No es que yo esté en contra de que un centro laboral tenga un ambiente agradable y placentero, si no que me consta que cuando ello ocurre se hace mas difícil controlar los procesos y se pierde la facilidad del mando. La gente empieza a cuestionar todo, y casi tiende a volver un club social al trabajo.

    Si se fijan bien, no solo pasa en las empresas. Pasa por ejemplo con el tema de la crianza de los hijos. Hasta que edad vuestros hijos les hicieron caso a sus ordenes?, o empezaron a cuestionarlas?? No es ahora mas complicado tener el control de lo que tienen que hacer sus hijos??

    Ahora un niño no es que sea un flojo para estudiar..noooo…..ahora tiene que ir a la psicóloga del colegio y seguro le pedirá que le hagan una terapia o algún tipo de tratamiento pues le diagnosticaron depresión.

    No es que yo sea un cavernícola y que no crea en los avances de ciencia respecto al comportamiento humano, si no que soy practico y veo los resultados de la aplicación de estas nuevas teorías. Si estos nuevos planteamientos no estuvieran trayendo efectos colaterales, mas complejos de atender, no diría nada.

    Yo pienso que esto y otras problemáticas en otras áreas, está pasando por humanizar demasiado a los humanos. Y ahora ya lo empezamos a hacer hasta con los animales (no es que esté a favor del maltrato animal ni mucho menos).

    Lo que yo creo es que el tema es muy complejo, pues una empresa, como cualquier organización de personas está inmersa en el quehacer del resto de la sociedad, la cual tiene tendencias, las que a su vez van en la dirección del desarrollo de las nuevas tecnologías, de las nuevas formas de comunicarse, y que lamentablemente van por el camino justamente de una individualización cada vez mas marcada.

    Todos ven resultados. Es una sociedad muy resultadista. Lamentablemente, el aprecio a la calidad en el mundo está decreciendo, y tener una empresa muy humanizada, va en el camino contrario.

    • abril 6, 2016 en 8:08 am

      Anónimo. Lo que planteas es una realidad. Humanizar la empresa es todo un arte y no es sencillo. Depende en muchos casos de qué valora el directivo.
      Gracias por participar,
      Miguel Angel

  7. Mario Vélez
    abril 6, 2016 en 3:18 pm

    Estimado Miguel, solo para aclarar que salí como anónimo por error, soy Mario Vélez

    • abril 7, 2016 en 5:24 pm

      Gracias por identificarte. Así mejor. Les pasa a muchoss, que escriben y sin darse cuenta lo envían antes de poner su nombre. Ya se que nunca es intención de escribir anonimamente.
      Saludos,
      Miguel Angel

  8. Esther Marugan
    octubre 2, 2016 en 9:53 pm

    La empresa se traduce en personas, cuanto más arriba más impacto y debería ser un tema estratégico y de cultura de empresa…sino es así cada mando, cada líder puede poner “su granito de arena” , ya sé sabe “grano no hace granero pero ayuda al compañero”
    Gracias Miguel Angel, siempre me haces reflexionar y ver que puedo hacer más.

    • octubre 7, 2016 en 7:12 pm

      Qué honor Esher, que participes en mi blog.
      Buena reflexión nos haces. Muchas gracias.
      Me alegro que el blog te sea útil.
      Saludos,
      Miguel Angel
      PD. y por supuesto siempre todos podemos hace más

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: