Inicio > Consideraciones prácticas, Modos de decidir > Repensar la actividad económica

Repensar la actividad económica

dineroEl tema de esta semana me lo sugiere un buen amigo al que conocí hace 35 años en una butifarrada. Desde siempre he defendido que la finalidad de la actividad empresarial no debería ser  maximizar los beneficios y ganar cuanto más dinero mejor, sino ofrecer un producto o servicio que satisfaga una necesidad real de las personas. Hace años se me miraba como si fuera un marciano cuando defendía estas ideas.

Últimamente cada vez es mayor el número de personas, académicos, hombres de empresa y público en general que habla de establecer unos nuevos fundamentos de la actividad empresarial y de la actividad financiera. En definitiva volver a pensar cuál debería ser la finalidad de una empresa y de la actividad económica.

Por vía experimental se ha visto que ir a ganar cuanto más dinero mejor ha conducido a quiebras de empresas, a un alarmante aumento del paro y a una mayor desconfianza entre unos y otros. Algo falla. Y lo que falla es pensar en la falacia de que lo que mueve a la gente es el dinero. Falso. Cuánta gente dedica su tiempo en actividades de ayuda social sin contraprestación económica. Cuánta gente colabora anónimamente en wikipedia, foros de ayuda técnica, etc. poniendo desinteresadamente su conocimiento al servicio de todo el mundo. Cuantas veces hacemos un favor por la simple razón de ayudar a alguien que lo necesita en un momento dado.

Lector del blog, si quieres vivir una vida humana no caigas en la trampa de actuar pensando que lo único que importa es el beneficio económico o el bienestar. La dimensión económica es solo una de las diversas dimensiones que tiene nuestra vida. Las relaciones humanas desinteresadas, la amistad, son fuentes de plenitud vital a nivel individual con repercusiones muy positivas a nivel social. Hasta el jueves que viene, y los que salgáis a la carretera estos días, prudencia en la conducción.

  1. Montserrat Rego
    julio 31, 2014 en 10:40 am

    Claríssimo, no puedo estar màs deacuerdo. El beneficio es un requisito para que el negocio funcione pero no la finalidad primera. Las decisiones no se ha brian de tomar pensando en el màximo valor para el accionista si no en el beneficio social especialmente en el sector salud. Y no,  no somos marcianos, es de sentido común aunque no està de moda. Saludos, Montserrat Rego

    Enviat des de Samsung Mobile

    • julio 31, 2014 en 11:12 pm

      Efectivamente Montserrat, muchos empresarios de alto nivel que defendían el principio de maximización del beneficio han rectificado públicamente y ahora están en la linea de lo que tu propones. Muchas gracias por participar.
      Saludos,
      Miguel Angel

  2. julio 31, 2014 en 11:07 am

    Hola Miguel Angel.
    Es un tema apasionante el que abordas en este post.
    Hace unos dias Joan Fontrodona compartía en facebook un artículo interesantísimo sobre la nueva economía. Os dejo el link.

    http://elpais.com/elpais/2014/07/25/eps/1406311750_504341.html

    En definitiva y como titulas en tu post, hay que repensar la actividad económica y la nueva economía será colaborativa o no será. El progreso tecnológico nos está llevando ante un cambio de paradigma económico, social y moral… y cuanto antes lo comprendamos (personas, empresas e instituciones) y nos adaptemos a ello mejor.

    Saludos,
    Javier del Agua

    • julio 31, 2014 en 11:14 pm

      Efectivamente Javier, Y además en el IESE estamos en inmejorables condiciones para aportar ideas en esta línea.
      Muchas gracias y saludos,
      Miguel Angel

  3. Roger R.
    julio 31, 2014 en 11:13 am

    Ahora que lo pienso, no deja de ser paradójico que el tan querido beneficio es lo último que nos aparece en una P&L… primero hay que facturar a clientes y poder cobrarles, pagar a los proveedores, pagar los sueldos a los empleados, pagar materia prima, pagar alquileres de oficinas…. pagar impuestos (aunque duela), dotarse de amortizaciones y reservas… y en último puesto de la lista tiene lugar el buscado beneficio. Por tanto, si buscamos sólo el beneficio y nos olvidamos del resto la historia acaba muy mal, pues se atienden mal a los clientes, se paga tarde a proveedores, se tiene mala cultura de empresa si la cúpula solo va a por el bonus o a cortoplacismo, cosificando a empleados, ni decir tiene el no pagar impuestos o el falsear las cuentas. Por desgracia malos ejemplos sobran. Es cierto que no se puede dirigir una empresa a base de buen-rollismo y el happy-life, pero tampoco a base de beneficio por el beneficio, y los equilibrios son muy difíciles, por eso es el gran reto a lograr durante las próximas décadas.

    • julio 31, 2014 en 11:16 pm

      Muy buena tu consideración Roger de que el beneficio a parece en la cuanta de pérdidas y ganancias después de tener en cuenta multitud de factores.
      Muchas gracias y delices vacaciones,
      Miguel Angel

  4. luis
    julio 31, 2014 en 1:24 pm

    En la definición de economía de la rae no aparece la palabra dinero por ningún sitio… La búsqueda de la felicidad está infinitamente más ligada al concepto de economía que el de dinero… Igual sucede con la educación… Es equivalente a considerar que un buen médico es el que tiene muchos bisturis lo que se hace con la economía y el dinero…

    Gracias un jueves más, este desde la playa…

    • julio 31, 2014 en 11:17 pm

      Muy buena consideración Luis,
      Gracias y que lo pases bien estas vacaciones,
      Miguel Angel

  5. Caba Robletto
    julio 31, 2014 en 3:35 pm

    Ofrecer un producto o servicio que satisfaga una necesidad real de las personas es una de las finalidades de fondo de una Empresa y un servidor añade, para estar en equilibrio (interno / externo). Vamos un poco más adelante para darnos cuenta que las personas tendemos a ser altruistas y egoístas a la vez. Es decir primero nosotros y luego el resto que me rodea. No descubro nada nuevo, pero si que tomo conciencia, es decir: afirmo una toma de contacto, con mi foro interno y en ese “hacer” puedo llegar a descubrir e interpretar el magnifico resumen del último párrafo del Prof. M. Ángel donde comenta: … “son fuentes de plenitud vital a nivel individual”.

    Gracias por la atención, fuerte abrazo a todos/as, Ramón.

    • julio 31, 2014 en 11:18 pm

      Muchas gracias Ramón por tu cementario, Efectivamente tiene que haber un equilibrio interno-externo en la empresa.
      Saludos,
      Miguel Angel

  6. julio 31, 2014 en 4:51 pm

    Cito al profesor Polo: “… La noción de capital fijo o fundacional es reduccionista. Esta reducción es el capitalismo. El capital lo genera la empresa: es una asignación de su beneficio. El capital inicial pertenece al capítulo de la amortización. La amortización es, ante todo, la devolución del capital inicial, su expulsión. Esta devolución es necesaria, lo mismo que la de un crédito, si es que el capital de la empresa está en la empresa de acuerdo con su esencia dinámica. Y lo mismo ha de decirse de los impuestos: son una asignación, de ningún modo un gasto pues el beneficio no es lo que queda después de una resta, sino que es común y se asigna …”. creo que eso confirma sólidamente lo dicho más arriba. Saludos y gracias como siempre.

    • julio 31, 2014 en 9:11 pm

      Hola Javier.
      Es muy interesante la teoría y tiene mucha lógica desde un punto de vista económico, pero desde un punto de vista formal o mercantil, expulsar el capital de los fondos propios (via amortización del mismo) equivale a expulsar al dueño de la empresa. Cuando el capital está ya totalmente amortizado, de quien es la empresa?, no tiene dueño?

      Saludos y gracias por el blog
      Javier del Agua

    • julio 31, 2014 en 11:21 pm

      Hola Javier y Javier. Leonardo Polo es muy profundo y entender lo que decía según la cita del primer Javier, precisa que conozcamos el contexto en que lo decía el profesor Polo.
      Gracias a los dos por vuestros comentarios,
      Miguel Angel

  7. julio 31, 2014 en 6:22 pm

    Hay tantas finalidades como personas. No sé qué se gana en el análisis con decir que la finalidad debe ser tal o cuál. En fin, parece que el nivel del IESE sigue decayendo. Eso sí, gracias por el aviso de que conduzcamos con precaución: es terriblemente original. Nunca lo había oído antes.

    • julio 31, 2014 en 11:34 pm

      Hola Homo, muchas gracias por participar en el blog. ¿Es la primera vez que lo haces verdad? Yo ya sabes que soy Miguel Angel Ariño, y tú ¿quien eres?
      Te deseo que no tengas ningún accidente de coche este verano fruto de los muchos desplazamientos que hay en las carreteras en estos días.

      Efectivamente hay tantas finalidades como personas, y añades que no sabes qué se gana con este análisis. Te lo explico de dos maneras, a ver si soy capaz de hacértelo entender. La primera es que algunas finalidades llevan al desastre (mira lo que ha pasado en el mundo occidental estos últimos años), y otras finalidades llevan a resolver mejor nuestras necesidades, por lo que conviene analizarlas para ver donde nos van a llevar. La segunda cosa a decir es que mires los comentarios que hacen los otros lectores que quizá te ayuden a captar mejor el alcance del análisis.

      Respecto a que parece que el nivel del IESE sigue decayendo, en parte te doy la razón y en parte no. Efectivamente la revista “The Economist” nos colocó al IESE como la primera escuela de negocios del mundo durante tres años consecutivos, y después nos puso en el tercer puesto. Caimos un poco. Pero por contrapartida, el Financial Times este año nos ha colocado como la segunda mejor escuela de negocios del mundo, subiendo algún puesto respecto a años anteriores, es decir que no es del todo correcto que vayamos decayendo, a veces caemos un poquito y a veces subimos. De todas maneras es comprensible, cuando se está en la cima no se puede subir más.

      No me creo que no hayas oido antes el consejo de conducir con precaución, seguro que me estás tomando el pelo pillín.

      Bueno Homo, te dejo que ya es tarde, pero descúbrenos quien eres.
      Saludos y de nuevo gracias por participar.

      Miguel Angel

  8. Myriam Isabel Gonzalez Navarro
    julio 31, 2014 en 9:40 pm

    Estoy totalmente deacuerdo contigo.Es más el todo vale con tal de conseguir objetivos ha hecho que cada vez las personas con valores hayan disminuido ya que lo importante es conseguir el fin no importa como.
    También el hecho de que los recursos humanos de la empresa sean consideradas un coste en lugar del principal activo de la empresa lo que nos está llevando a plantillas t
    otalmente desmotivadas lo que afecta a la productividad de las empresas.
    Estoy contigo en que es necesario un cambio importante en la manera de entender la empresa.
    Un abrazo

    • julio 31, 2014 en 11:37 pm

      Muy oportuna tu observación Miriam de que los recursos humanos son considerados como un coste. Esto revela lo que se piensa de las personas, y por tanto su impacto en la motivación.
      Yo a mis alumnos intento mostrarles un modo de entender la empresa centrado en las personas y no en el benefiio económico.
      Gracias Myriam y saludos,
      Miguel Angel

  9. Sergio Clavell
    agosto 1, 2014 en 10:22 am

    Gracias Miguel Angel por tus sabias palabras… parece que va bien que alguien, de vez en cuando, aclare cual es el fín real y sostenible en el tiempo del trabajo diario en nuestras respectivas empresas ya que, sin darnos cuenta, nos vemos en la vorágine diaria de facturar y ganar mas y mas…
    Ganar dinero para una empresa es como el aire que respiramos los humanos. Imprescindible. Eso es necesario para seguir invirtiendo en I+D y en calidad pero, estoy totalmente desacuerdo contigo, en que no debe ser el fin ultimo.
    Buen verano a todos!!!
    Sergio

    • agosto 4, 2014 en 10:05 pm

      Gracias Sergio, muy buena tu comparación. Sin aire no se puede sobrevivir, pero otra cosa es sea el fin último el poder respirar. Pues lo mismo sucede con los beneficios.
      Saludos,
      Miguel Angel

  10. agosto 1, 2014 en 12:27 pm

    Hola Miguel Ángel,

    mi comentario fue algo más parecido a un exabrupto que un comentario razonado. Y tu respuesta es sensata. A ver si yo soy capaz de mantener la compostura como tú lo has hecho. Así que pido disculpas.

    Lo de que el IESE no deja de caer lo retiro. Los datos te dan la razón. Además, admiro que haya un centro español que sea capaz de estar entre los mejores del mundo. Siempre pongo al IESE como un ejemplo de lo que la sociedad civil y las empresas privadas pueden hacer en el ámbito educativo y lo contrapongo a lo que hace el estado en España: uno de los peores sistemas educativos de la OCDE.

    En cuanto a tu introducción de admoniciones morales para hacer un análisis de la situación económica, “respiro por la herida”:

    a) el discurso moralista tipo “podemos” de Pablo Iglesias y los populistas de todo tipo me tiene ya cansado. La avaricia, la codicia, etc., no son la causa de los problemas, esas finalidades no llevan necesariamente a ningún desastre; de hecho, el capitalismo de libre mercado (no el capitalismo de amiguetes) se caracteriza por canalizar esos impulsos no tan “morales” del ser humano hacia el bien general.

    Me gusta que haya gente ambiciosa, egoista y muy capaz e inteligente que se pase las 24 horas del día intentando satisfacer mis necesidades para ganar dinero y hacerse ricos.

    b) Es bastante fútil creer que todo se arregla repitiendo que tenemos que tener otros fines en la vida. Eso está muy bien para los moralistas(yo soy uno, pero no cuando analizo el mundo). Creo que es más inteligente partir de que cada ser humano tiene sus fines y pensar qué tipo de sistema canaliza mejor esos fines o valores. Para mí es el capitalismo de libre mercado, y la sociedad civil organizada por individuos libres con la mínima interferencia del estado.

    Me has llamado “Homo” en vez de Homo Minimus. Ok, lo tomaré como un apelativo cariñoso.
    Pero lo que me parece algo insultante es que des a entender (más o menos sutilmente) que escribo esto porque no uso mi nombre de pila: “descúbrenos quién eres”. Soy Homo Minimus, ¿te vale, Miguel Ángel?

    Si tienes algún interés en conocerme de verdad, estoy a tu disposición para un café o para una comida en la que invito yo. Como supongo que no es el caso, te ruego que soportes que use el nombre que me dé la gana y no des a entender que me escondo en el anonimato para decir lo que pienso de tu pseudoanálisis moralista, porque ese anonimato se acaba en el momento en que lo decidas.

    Lo de que conduzcamos con cuidado me sonó a telediario y me hizo gracia, eso es todo. Supongo que el tono de este blog es cercano y familiar y tus lectores están acostumbrados a ese tipo de recomendaciones.

    Para finalizar, acepta mis disculpas en la parte que corresponda y tolera mi estupefacción por las declaraciones morales que no aportan nada para comprender la dinámica de la economía y la vida política o sus soluciones. Decir que todos tenemos que ser más virtuosos y buenos no añade mucho. Eso está bien para el Papa o para la Madre Teresa, no para un economista que intenta comprender con una cierta profundidad los problemas.

    Un saludo,
    Homo Minimus

    • agosto 1, 2014 en 11:03 pm

      Muchas gracias Homo Minimus por tu nuevo comentario. En mi contestación, lo único que pretendía era poner una nota de humor y restar importancia a lo que decías. Paso ahora a contestarte:

      En primer lugar lamento haberte tratado solo con el Homo olvidando el Minimus. La verdad es que cuando alguien publica con su nombre y su apellido normalmente le contesto utilizando solo el nombre. Por eso contigo, para hacerlo más breve utilicé solo la primera parte. Por otro lado no he sido consciente de que tu identidad fuera “Homo Minimus” cosa que ahora tengo claro, por eso es por lo que te he preguntado quien eras. Pero en ningún caso he pretendido ofenderte. Ha sido solo un fallo de apreciación por mi parte. Fallo que veo que es importante, por lo que pido disculpas.

      Hay algo que dices con lo que no estoy de acuerdo. Hablas de “admoniciones morales para hacer un análisis de la situación económica” y también hacia el final dices “las declaraciones morales que no aportan nada para comprender la dinámica de la economía y la vida política o sus soluciones” ¿Puedes indicarme en que parte del blog hago admoniciones y declaraciones morales? no las encuentro por nigún lado. No sé a qué te estás refiriendo

      Coincido contigo en lo que dices de que el capitalismo de libre mercado (no el capitalismo de amiguetes) canaliza al ser humano hacia el bien general. Este capitalismo de libre mercado es todo lo contrario al capitalismo salvaje que centra la actividad económica en el beneficio en lugar de centrarlo en la persona.

      Me resulta gracioso que me compares con Pablo Iglesias, aunque debo admitir que algún alumno me ha tachado de fomentar con mis ideas doctrinas marxistas. Muy sorprendente todo.

      También afirmas que “Me gusta que haya gente ambiciosa, egoista y muy capaz e inteligente que se pase las 24 horas del día intentando satisfacer mis necesidades para ganar dinero y hacerse ricos.”. A mi me la gente ambiciosa y egoista que se pasa trabajando 24 horas del día me dan pena y por supuesto que no me parecen inteligentes. Me parece que están atrapados por el entorno. Normalmente este tipo de gente hace sufrir a los que están a su alrededor. Aparte de que después de un determinado número de horas de trabajo, el rendimiento disminuye hasta casi hacerse nulo.

      Dices “Creo que es más inteligente partir de que cada ser humano tiene sus fines y pensar qué tipo de sistema canaliza mejor esos fines o valores” Estoy totalmente de acuerdo con esto y con mi mensaje lo único que hago es proponer un sistema que canaliza esos fines y valores. Veo que el sistema que propongo a ti no te complace.

      Acepto tu propuesta de vernos para tomar un cafe o una comida. Aunque hay muchas cosas en las que estoy de acuerdo contigo hay otras en las que discrepo y por tanto estoy seguro que hablar contigo me va a aportar mucho. Si quieres contacta conmigo. Debajo de mi foto a la derecha en el blog puedes hacer click para contactar. Bastantes días de este mes de agosto voy a estar en Barcelona y con mucha flexibilidad de horarios. Ah, y el que paga soy yo, que yo tengo mucho más que aprender de tí que tú de mi.

      Gracias por tus comentarios en el blog,

      Un saludo Homo Minimus,

      Miguel Angel

  11. Joaquín Martín
    agosto 1, 2014 en 1:34 pm

    Buenas tardes Miguel Angel, creo que en muchos momentos de nuestra vida y la actividad económica es una de ellas, confundimos el medio con el fin, desgraciadamente no basta a veces con esfuerzos altruistas para poder sacar a delante determinada acción que permita hacer la vida un poco más fácil para aquellos que lo están pasando mal ya sea por la crisis o por enfermedades o situaciones límite. A veces como digo el “dinero” es necesario para que la ayuda pueda llegar a todos los que lo necesitan…pero no deja de ser un “medio” para conseguir un fin que a mi manera de ver, debería movernos a todos…..ayudar a los que nos necesitan. Si confundimos ambos conceptos podemos caer….y caemos…en la confusión de creer que el fin es acumular riquezas….esta confusión nos viene castigando desde que el ser humano camina con dos pies….cuando podremos darnos cuenta de nuestro error ??? Espero que el Siglo XXI no anime a ello.

    Felices vacaciones a todos !!

    • agosto 1, 2014 en 11:05 pm

      Muchas gracias Joaquin, efectivamente, pensar que el dinero lo es todo es una reducción. Por supuesto que es necesario, pero no lo es todo, y desde luego que ir a maximizarlo puede hacerte empobrecer en otras dimensiones de la persona.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  12. agosto 1, 2014 en 7:47 pm

    Miguel Angel y Homo Minimus. El comentario de Miguel Angel es bueno y deberia ser el fin de los empresarios que desde anyos hemos dedicado nuestra vida a la empresa PIME, creando empleo, intentando crear un buen ambiente de trabajo, social, etc con todos los colaboradores, desarrollar productos novedosos para intentar agregar valor anadido a nuestros productos, obviamente buscar la rentabilidad de la empresa pero no como principal fin. Esta en la linea de MIquel Angel. Pero amigos, todos los comentarios han expuesto las obligaciones que tenemos los empresarios y que hay que cumplir, salarios, proveedores, impuestos, etc. Siguiendo la linea perfecta y a pesar de tener buenos asesores financieros, he tenido de ir cerrando las diferentes empresas, ya sea porque el producto no ha tenido el exito previsto, las crisis economico-financieras globales periodicas que son imprevisibles, pero llegan. Conclusion, en una parte importantisima estoy de acuerdo con Homo Minimus. Por mi experiencia si te dejas llevar por este espiritu digamos social, generoso, no preocupandote de generar unos buenos beneficios cuando se puede, siempre llega el periodo de vacas flacas y nadie vendra a ayudarte, el papa Estado no vendra a darte ni un centimo de lo que has pagado en impuestos para que no se pare la rueda, sino al contrario no hacen como a los equipos de futbol con sus moratorias, sino que envian cartas urgentes a tus clientes para recaudar ellos con lo cual te acaban hundiend. Es muy correcto lo que comenta Miquel Angel y durante muchos anos he seguido esta linea, pero la realidad nos demuestra que para los empresarios PIMES, salvo algunas exepciones que siempre confirman la regla, seguir el plan UNO nos lleva al Chapter XI, entonces es cuando piensas que estamos en una selva y lo prioritario es la supervivencia..

    • agosto 1, 2014 en 11:20 pm

      Gracias José, pero pon algún punto y aparte que si no es farragoso leer el comentario.
      Siento que por la crisis hayas tenido que cerrar algunas de tus empresas.

      Entrando en lo que dices, yo no creo que haya que dejarse llevar por un espíritu social, generoso. Yo creo que el modo de ganar más dinero es intentando ofrecer un producto o servicio que satisfaga una necesidad real, y cuanto mejor satisfaga esa necesidad mejor será tu empresa y más dinero ganarás.

      Si ha habido que cerrar muchas empresas (y no me refiero a tu situación, que no la conozco) hay que ver cuál es la razón, Pero no cre que sea porque se haya intentado ofrecer un producto competitivo que satisface una necesidad. Será por otras razones. Será porque muchos han intentado maximizar sus ganancias sin preocuparse de los problemas futuros que pueda generar esa actitud.

      José y Homo (minimus) ¿Creeis que la crisis que hemos tenido estos últimos 5 años ha sido porque las empresas han intentado ser bondadosas? ¿No será más bien porque se ha ido a saco a conseguir el máximo benefiio posible sin atender al modo como se conseguía ese beneficio?

      Bueno José, Mi recomendación es que sigas intentando hacer las cosas bien como has hecho hasta ahora. Piensa que si hubieras actuado de otra manera quizá estarías por y quizá siendo tú el causante de los males. Por lo que cuentas solo has sido víctima de los causantes de la crisis.

      Mi solidaridad total contigo.
      Gracias por participar en el blog y un saludos,
      Miguel Angel

  13. agosto 1, 2014 en 11:32 pm

    En agosto será imposible, pero en cuanto haya oportunidad te invito a ese café para que hablemos sobre el “capitalismo salvaje” (esta terminología calcada de la izquierda no me gusta) y también del socialismo salvaje o la socialdemocracia salvaje, en absoluto del catolicismo salvaje o el cristianismo salvaje porque que yo sepa la Iglesia no obliga a nadie a nada, se limita a darnos recomendaciones morales, algunas de las cuales suscribo; en especial la de no agredir o robar a un semejante que no nos ha agredido para conseguir fines generales, por muy legítimos que nos parezcan esos fines.

    A propósito, Gates, Amancio Ortega y Steve Jobs se pasaron la vida intentando hacer dinero, mucho dinero, el máximo dinero posible, y lo hicieron de forma pacífica, no hicieron nada salvaje, excepto competir “salvajemente” por ser los mejores. Siendo obsesos o fanáticos del trabajo, hicieron mucho por todos nosotros, aunque probablemente solo pretendían la gloria y la fortuna personal. No siento ninguna pena por ellos, es más, estoy muy agradecido de que dedicaran su vida a ganar dinero.

    Un saludo y hasta una próxima ocasión.

    • agosto 4, 2014 en 10:31 am

      Hola Homo Minimus, gracias por seguir participando.

      Creo que estamos mucho más de acuerdo de lo que a primera vista podría parecer. Efectivamente Gates, Amancio Ortega o Steve Jobs hicieron mucho bien y ganaron mucho dinero, Mi tesis, lo que pretendía decir con mi mensaje, es que lo principal es hacer las cosas bien (el proyecto empresarial que te lleves entre manos) y fruto de hacer las cosas bien se ganará mucho dinero.

      Lo único que pretendía decir es que si te centras solo en ganar cuanto más dinero mejor, existe el riesgo de que te olvides de hacer las cosas bien, Riesgo en el que no cayeron los tres personajes que citas. Pero riesgo en el que si han caido muchos otros: Enron, Gowex,

      Yo tampoco siento pena por ellos sino que los admiro al igual que tú. En el fondo creo que estamos muy de acuerdo, cosa que creo que comprobaremos cuando nos entrevistemos presencialmente.

      Lo importante es un proyecto empresarial que tenga una utilidad real (que satisfaga una necesidad de alguien) ….

      La expresión “Capitalismo salvaje” la he sacado el punto número 8 de la encíclica Centesimus Annus que Juan Pablo II publicó en 1991, aunque creo que no es él el originario de la expresión.

      Un abrazo y a ver cuando podemos tratar estos asuntos con calma y tiempo por delante,
      Miguel Angel

  14. agosto 1, 2014 en 11:43 pm

    Buscar el máximo beneficio dentro de la legalidad me parece que no es causa de ningún mal. Siempre que haces un beneficio es porque el valor que aportas a los consumidores es superior que los costes.

    Muchas empresas fracasan, y no pasa nada, así funciona un sistema de libre mercado; es la manera de innovar en una economía donde funciona la selección natural de las mejores empresas: las que mejor satisfacen las necesidades del público, expresadas estas necesidades con el voto monetario de todos y cada uno de los consumidores.

    La empresa que no recibe el favor del público ha de desaparecer y que los recursos que empleaba, humanos y capital, se empleen en otro lugar.

    Si quieres hacer una función social “directa” con una empresa es mejor que crees una ONG con tu dinero, no con el de los accionistas, o mejor, que entregues directamente TU dinero a Caritas o alguna organización religiosa similar que haga un uso eficiente de tu caritativo dinero.
    No creo que ningún directivo esté legitimado a ser “responsable socialmente” con un dinero que no sea suyo.
    Esta es mi opinión muy sintéticamente.
    Creo que soy un peligroso anarcocapitalistaneoultra -liberal salvaje. 🙂

    • agosto 4, 2014 en 10:37 am

      Ves Homo Minimus como estamos practicamente de acuerdo, Lo dices en tu primer párrafo: “Siempre que haces un beneficio es porque el valor que aportas a los consumidores es superior que los costes”. Buen resumen de mi post.

      Y totalmente de acuerdo que salvo que sea esa la misión de una empresa concreta, la labor social la deben hacer los individuales. Con el dinero de los accionistas o de los demás participes de la empresa, que sean esos accionistas o participes los que hagan la labor social con su dinero si quieren.

      Olvidé en el comentario anterior mostrarte un mensaje sobre Zara, que abunda en lo que allí apuntas. Es este https://miguelarino.com/2011/06/30/%C2%BFy-zara-como-lo-hace/

      Un abrazo, y algún día me permitirás que prescinda del Minimus, que hace tu identificación más corta,
      Miguel Angel

  15. Anónimo
    agosto 2, 2014 en 6:53 pm

    Estoy de acuerdo y en contra de lo que hace gente como George Soros, que no produce absolutamente ningún valor social, más que monetario para él.

    • agosto 4, 2014 en 10:39 am

      Muchas gracias Anonimo por tu participación, no conozco exactamente las actividades de Soros, pero debes tener razón. Por cierto ¿Quien eres? ¿Has sido alumno mio?
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  16. agosto 4, 2014 en 7:40 am

    Hola Homo Minimus.
    Totalmente de acuerdo contigo en que en el mundo de la empresa funciona la selección natural… Pero la selección natural es caprichosa. El Homo Neanderthal erá más fuerte que el homo sapiens y con toda seguridad el primero estaba mejor adaptado al medio que el segundo, y sin embargo se extinguió. La selección natural decidió en un punto de la evolución que era más competitivo el volumen cerebral que la fuerza física y por lo tanto la evolución cambió de rumbo.

    Las personas (cada una con sus motivaciones) decidimos con nuestro voto monetario como dices qué empresas merecen seguir evolucionando y para mí el concepto de repensar la economía y el papel que deben jugar las empresas en la economía es tanto como llegar a entender en cada momento cuales son las motivaciones de los votantes y ciertamente intentar entender cómo satisfacer sus necesidades ( que son complejas).

    Por lo tanto sí considero importante pensar cual es la finalidad de las empresas (que no hay que confundir con el fin de las personas).

    Saludos a todos y gracias por el blog
    Javier del Agua

    • agosto 4, 2014 en 10:44 am

      Javier, lo que está claro es que en el pasado algunas empresas se han dirigido de una manera que ha conducido al paro, a la crisis y a la corrupción, algo hay que mejorar, algo hay que cambiar. En el IESE estamos en situación privilegiada para pensar sobre esto y proponer posibles soluciones a debatir, pues los académicos no tenemos la presión del día a dia de la actividad empresarial, y a la vez estamos en continuo contacto con vosotros, los que dirigiis las empresas. Entre todos hemos de idear propuestas.
      muchas gracias.

      MIguel Angel

  17. Marta Sainz
    agosto 4, 2014 en 10:44 am

    Hola a todos, especialmente a Miguel Angel,

    Muchas gracias por iniciar este debate y por aportar comentarios tan interesantes. ¿Os parece que este tema de la maximización de los beneficios y de repensar la actividad económica está relacionado con el del crecimiento continuado y a toda costa? Me refiero a eso que oímos todo el tiempo sobre que tienen que crecer las ventas, tienen que crecer los beneficios, tiene que crecer el PIB…

    Si yo fuera inversor probablemente preferiría invertir en una empresa que:

    – Ofrezca un producto o servicio que satisfaga una necesidad real de las personas (como afirma Miguel Angel), de forma que esa necesidad mantenga la demanda y la viabilidad de la empresa durante mucho tiempo,

    – Sea capaz de generar un beneficio razonable y prolongado en el tiempo, y

    – Crezca de forma sostenible y sólida.

    Me parece que buscar la sostenibilidad es esencial.

    Por último, quiero decir que me ha gustado mucho el concepto de economía colaborativa que menciona Javier del Agua.

    Saludos,
    Marta Sainz

    • agosto 4, 2014 en 1:03 pm

      Marta, tocas un tema muy interesante. Habría que hablar de la distinción entre crecer y engordar. Cada empresa debe alcanzar su tamaño natural. Todo lo que pase de eso la convierte en un monstruo. ¿Te imaginas una persona que midiera 4 metros y pesara 600 kilos?

      Sobre cual es el tamaño natural de una empresa habría mucho que decir, pero simplificando mucho mucho mucho, sería el tamaño que le facilite cumplir con su finalidad lo mejor posible. (Esto se podría desarrollar mucho más, pero sería algo más largo)

      Los criterios de inversión que propones son un resumen muy bueno y muy sencillo de cómo debe ser una empresa.

      Gracias por participar en el blog,
      Miguel Angel

  18. agosto 4, 2014 en 3:50 pm

    MIguel
    Primer comentario que escribo en tu blog. Muy de acuerdo con que el dinero no es la principal motivación. De hecho, es importante trabajar para que las personas que colaboran en la empresa encuentren una motivación trascendente: servir a otros, aportar auténtico valor a la sociedad. Saludos

    • agosto 4, 2014 en 10:02 pm

      Muchas gracias jcoyuela por participar. Bienvenido al blog,
      Miguel Angel

  19. agosto 5, 2014 en 3:33 pm
    • agosto 5, 2014 en 4:07 pm

      Gracias Javier, lo leo ahora. ya se ve que en el IESE estamos sensibilizados con esto.
      Gracias,
      Miguel Angel

  1. agosto 17, 2014 en 3:04 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: