Inicio > Consideraciones prácticas > Todo trabajo es importante

Todo trabajo es importante

trabajadorSolo pueden ser buenos jefes las personas que comprenden que pueden aprender de los demás. Seas tú lo importante que seas, de cualquier persona que tienes a tu alrededor siempre puedes aprender algo. Pero para que se pueda aprender, tienes que estar predispuesto a hacerlo.

Hay quienes creen que por el puesto que ocupan o por lo importantes que son, no tienen nada que aprender de nadie. Saben en cada momento lo que tienen que hacer y no pueden perder el tiempo atendiendo a otros. Es una lástima y dan lástima.

A mí siempre me produce admiración las personas que cuando termino una clase aparecen para limpiar la pizarra. Al terminar una clase los alumnos me suelen entretener en la pizarra para aclarar dudas o plantear algún asunto. Las señoras que limpian la pizarra se quedan en un segundo plano, no interrumpen, y solo cuando les dirijo la mirada, me preguntan con un gesto si pueden ya borrar. Una vez empiezan realizan un trabajo diligente y rápido y saludando se encaminan a otra aula. Son para mí un ejemplo de servicio y de buen hacer.

En una clase el profesor es el elemento visible. Pero para que una clase salga bien, hay un montón de personas que realizan un trabajo escondido indispensable para que la clase funcione. En todas las empresas hay puestos de trabajo poco brillantes que son indispensables para que la organización funcione. El que no sean brillantes no significa que no sean importantes.

Todo trabajo es importante porque sirve para que la persona que lo realiza se desarrolle como persona. El directivo que solo presta atención a los trabajos brillantes no sirve como directivo. Juan Antonio Pérez López decía que le bastaba ver cómo un directivo trataba al conserje de su empresa para saber si era un buen directivo.

Hasta el jueves que viene.

  1. Felipe Sánchez Manzano
    noviembre 20, 2014 en 10:14 am

    Responsabilidad en lo que cada uno hace, en primer lugar por respeto a los demás, y además, buscando el plano más egoísta, por la satisfacción personal, que ello supone
    Saludos

    • noviembre 22, 2014 en 12:13 pm

      Muchas gracias Felipe por tu participación. Y la satisfacción personal no es poco importante.

  2. Caba Robletto.
    noviembre 20, 2014 en 10:54 am

    Esa sensibilidad es una forma de reconocimiento y admiración, si a todo eso llamas a esas personas (conserje, Sra de la limpieza, etc) por su nombre, entonces ambos se sitúan en el plano justo de una satisfacción personal.

    Gracias por la atención, un fuerte abrazo a todos/as, Ramón.

    • noviembre 22, 2014 en 12:14 pm

      Buen consejo ramón, llamar a esas personas por su nombre.
      Gracias,
      Miguel Angel

  3. noviembre 20, 2014 en 12:39 pm

    Totalmente de acuerdo con esos comentarios. Cuando alguien tiene la oportunidad de enseñar algo a sus jefes porque éstos muestran interés en aprender o entender lo que hacen los demás se siente más valorado y por lo tanto aumenta su motivación por hacer las cosas bien (independientemente de la importancia de la tarea).

    Saludos

    • noviembre 22, 2014 en 12:14 pm

      Gracias J. Alberto, no solo se siente uno más valorado, sino que los jefes también aprenden algo.
      Saludos,
      Miguel Angel

  4. Joaquín Jiménez
    noviembre 20, 2014 en 1:52 pm

    100% de acuerdo. Que bien sienta una sonrisa, un saludo, un simple “gracias”. Si creemos en ello, vale la pena esforzarnos para convertirlo en un hábito.

    • noviembre 22, 2014 en 12:15 pm

      Sí Joaquin, una vez es un hábito cuesta muy poco y tiene mucho valor.
      Saludos,
      Miguel Angel

  5. noviembre 20, 2014 en 7:16 pm

    Nosotros, como sabes, tratamos a niños “problemáticos” y una gran cantidad de veces nos hemos encontrado que ciertos problemas “de la familia” esconden superdotación. Y quienes los han visto antes, por aplicar herramientas (tests) convencionales y no-personales llegan a un diagnóstico equivocado. Qué gran labor hacen los ayudantes “secundarios” que en lugar de bloquear al niño nos dan información fidedigna y aprovechable. De no creerlo. Gracias por tus posts.

    • noviembre 22, 2014 en 12:16 pm

      Gracias Javier, muy interesante lo que nos comentas.
      un abrazo,
      Miguel Angel

  6. noviembre 20, 2014 en 9:00 pm

    considero sabia la afirmacion

    • noviembre 22, 2014 en 12:17 pm

      Gracias Rigo, pero ¿Aqué afirmación te refieres? En el post hay varias.
      Saludos,
      Miguel Angel

  7. Myriam González
    noviembre 21, 2014 en 6:46 pm

    Mil gracias Miguel Angel que razón tienes. Un abrazo Myriam González Navarro

  8. noviembre 22, 2014 en 9:37 am

    Hola, yo comparo un puesto laboral, a la posición en un equipo deportivo. El delantero mediático del momento, en un equipo de fútbol, no es nadie sin los diez que le acompañan. Debe ser además un buen compañero para que le asistan, sino jugaran sin el.
    En mi experiencia personal y laboral, yo llevo la antena de recepción siempre activa, las actitudes, logros, fracasos y experiencia de los demás, es un aprendizaje valioso a desarrollarme en todos los ámbitos.
    Saludos.

    • noviembre 22, 2014 en 12:18 pm

      Muy buena comparación Juan. Siempre hay que estar abiertos a aprender,
      Miguel Angel

  9. noviembre 24, 2014 en 8:55 am

    Cuanta razón tienes Miguel. Y cuanto potencial hay en cada persona, esté haciendo el trabajo que este haciendo.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: