Inicio > Perfiles de directivos > Capacidades y Competencias

Capacidades y Competencias

empleoSegún unos estudios, las personas que ocupan un puesto en el trabajo que está por encima de sus capacidades suelen estar muy satisfechas en el trabajo. En cambio las personas que tienen unas capacidades superiores a las que requiere el puesto que desempeñan muestran una mayor frustración. El término medio está en las personas que tienen un puesto de trabajo acorde a las capacidades que tienen. Estas últimas no están frustradas y tienen una satisfacción normal.

Si una persona está subempleada, es decir, si ocupa un puesto de trabajo por debajo de sus capacidades, puede ser porque dada la precariedad laboral actual, haya tenido que aceptarlo. No le quedaba otro remedio. Pero también puede ser porque su jefe sea incapaz de ver que esta persona está capacitada para adquirir mayores responsabilidades dentro de la organización.

En cambio, cuando una persona ocupa un puesto por encima de sus posibilidades, la culpa es siempre del jefe. ¿No se da cuenta este jefe que esta persona no vale para esto? ¿Qué tipo de jefe es este? Este sobrevalorado profesional suele exasperar a la gente que trabaja con él. Estos tienen que cubrir sus deficiencias, y se frustran al ver que los jefes no se enteran de las carencias de esta persona y lo siguen manteniendo en un puesto que le viene grande.

Si diriges personas, debes enterarte cómo son y qué hacen y ponerles en el puesto que sea más adecuado en la organización.

Hasta el jueves que viene. Disfruté mucho dando la sesión de continuidad a los antiguos alumnos del IESE, hace tres semanas en Madrid y la semana pasada en Barcelona. Casi tanto como estoy disfrutando las clases que estoy dando ahora.

  1. Paco
    octubre 29, 2015 en 12:00 pm

    Hola Miguel Angel,

    Un tema fundamental en muchos ámbitos el de la valoración y elección de los profesionales, tanto en contratación como en promoción.
    Me acuerdo cuando Luisma Calleja nos comentaba la mejor definición de meritocracia en la propuesta de Aristóteles para elegir a los responsables de gestionar la polis (elegir a los más inteligentes, de este grupo a los más cautos y de los que queden a aquéllos en los que más confiamos).

    Muy habitualmente suele suceder al revés de lo que proponía Aristóteles, sobre todo en aquéllos sectores con carreras de larga duración donde hay mucha endogamia y los responsables eligen para puestos de responsabilidad a aquéllos más similares a ellos (seguro que pensamos en alguno), rechazando la diversidad y debilitando a la organización en su conjunto. Porque en general, una organización es tanto más fuerte cuanto mejores sean sus jefes, y al revés también es cierto.

    Muy bien la sesión de Madrid, sobre todo por un par de ideas interesantes que me han hecho reflexionar, especialmente la valoración del riesgo del ciclo económico siempre y el tema de las reglas (el ejemplo de McKinsey en la restricción en la comunicación de sus clientes).

    Gracias.
    Un saludo,

    Paco

    • octubre 30, 2015 en 12:06 pm

      Gracias Paco. Me alegro que te gustara la sesión de Madrid. Dos semanas después la dí en Barcelona.
      Muy interesante el criterio de Aristóteles que mencionas.
      Saludos,
      Miguel Angel

  2. octubre 29, 2015 en 5:00 pm

    Eso puede pasar cuando no se atiende a la justicia que está por encima de la decisión. La razón es que la justicia mira a los fines mientras que la prudencia a los medios (Polo AT2). Si se decide pensando sólo que las personas son medios, para cumplir los objetivos de una empresa/institución, deviene el fracaso porque más importante era decidir pensando en los fines en sí mismos. Pero antes de ascender a esa persona a “jefe”, el que lo asciende debe cuestionarse si será capaz de darse cuenta que los fines van primeros, y evaluar así el ascenso.

    • octubre 30, 2015 en 12:07 pm

      Efectivamente javier. Casi todos los problemas humanos en la empresa son causados por falta de justicia.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. noviembre 4, 2015 en 11:03 pm

    La cuestión entonces es si el jefe no está ocupando también un puesto por encima de sus posibilidades. Si un jefe no sabe dirigir, desarrollar a trabajadores, liderar… no está preparado para serlo

    • noviembre 9, 2015 en 10:52 am

      Efectivamente Pablo, sirve para todo el mundo y de modo especial para los jefes.
      Te doy toda la razón,
      Saludos,
      Miguel Angel

  4. diciembre 2, 2015 en 11:45 am

    Hola Miguel Ángel,
    He tenido la oportunidad de leer algún post anterior tuyo, pero este pequeño texto me invita a reflexionar sobre lo que comentas, que por otro lado entiendo acertado. ¿No crees también que la falta de competencias de una persona tiene que ver con aquellas deficiencias que pueda tener su responsable?. Yo como responsable de personas me gusta que la gente que me reporta no sólo sea eficiente y capaz, sino que actúe con proactividad y muestre capacidad de anticipación. Quizá haya precisamente responsables o jefes que no quieren esta tipología de personas por simple desinterés.
    Un saludo,

    • diciembre 2, 2015 en 1:35 pm

      Álvaro, estoy completamente de acuerdo contigo. Aunque la responsabilidad de capacitarse y adquirir competencias es del propio interesado, el jefe puede facilitarlo o poner muchos impedimentos.
      Una de las responsabilidades de un jefe es desarrollar a su gente
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: