Inicio > Consideraciones prácticas, Perfiles de directivos > Esconder la cabeza debajo del ala

Esconder la cabeza debajo del ala

erroresUno de los modos más estúpidos de engañarnos cuando una cosa no nos gusta es negarla. Decir que no eso es así. Cómo si por un decreto nuestro esa cosa dejara de ser como es. ¿A qué viene esto? Pues a unas declaraciones de un político español esta semana: “Si hay elecciones el día de navidad la culpa la tendrá fulanito”.

Mire usted, si hay elecciones el día de navidad, es irrelevante de quien sea la culpa. Lo relevante es cómo va a afectar este hecho a su partido. No porque usted achaque la culpa a su oponente, este va a ser el culpable y este va a ser castigado en las urnas.

Más inteligente es intentar atisbar cual va ser el impacto en las urnas de unas eventuales terceras elecciones en España, y prepararse para obtener los mejores resultados posibles. No por pensar que la culpa es de nuestro oponente, este va a salir mal parado. Esto es confundir los deseos con la realidad, uno de los peores errores en la toma de decisiones que puede cometer un directivo. Esto es esconder la cabeza debajo del ala y ver así solo la realidad que queremos ver.

No señores. La realidad es la que es, nos guste o no. Lo que hay que hacer es saber captarla para aprovecharla si es favorable y prepararnos si es adversa. Pero nunca negarla. Hasta el jueves que viene.

  1. agosto 26, 2016 en 3:00 am

    No pretendo inmiscuirme en política española sino solo precisar que conocer la realidad no es nada fácil MA, allí radica el problema. Los que mejor se han aproximado a ello nos dicen que hay que vivir en coherencia y con moralidad intachable para percibirla correctamente. Hasta donde he podido conocer a ciertos políticos en mi vida, no brillan exactamente por vivir los principios que además, predican. Por eso nos parece que esconden la cabeza bajo el ala, pero los otros (me incluyo) tampoco estamos vacunados contra ese problema.

    • agosto 26, 2016 en 5:17 pm

      Sí Javier, gracias por tu participación. La inmoralidad y la incoherencia dificulta ver la realidad, pues uno tiende a justificarse, y al final se cree real esa justificación.
      Saludos,
      Miguel Angel

  2. agosto 26, 2016 en 4:18 am

    Muy interesante e importante. Este mediodía comentábamos con unos amigos la situación del mundo. No es broma. Siempre se dice que hay o sigue habiendo unos ungenuos o ilusos que se siguen reuniendo en tertulia para cambiar el mundo. Siempre han sido o son motivos de risa. Se habló de una super-super potencia que está fuera de foco, porque sus fundamentos filosóficos, en mi opinión, no le dan instrumental para saber qué es la realidad. Aparte de que se estime y aprecie a esta mega potencia, que al parecer todavía tiene combustible para rato, o no se la aprecie, en absoluto, este sería uno de sus verdaderos problemas. Le oí a un profesor de Santa Clara U., California, Silicon Valley, hablar de la necesidad de su país de volver a descubrir la realidad. Talvez esos tíos y tías todavía estén a tiempo como para lograrlo. Aparte de eso, nos urge que lo logren. Cordial saludo.

    • agosto 26, 2016 en 5:18 pm

      Gracias Juan por tu comentario, sin embargo eso que dices afecta a personas de todos los países.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. Anónimo
    agosto 28, 2016 en 8:33 am

    No reconocer una determinada situación a tiempo, no enfrentar los problemas confiando en que el -pasar del tiempo- todo lo soluciona, supone una irresponsabilidad y una falta de profesionalidad. Ahora bien, que importante es disponer de una buena información que nos haga conocer la realidad, que importante es realizar un adecuado análisis de la misma para como se comenta, aprovechar la oportunidad o gestionar adecaudadmente la adversidad.
    Buen punto. Gracias M. Angel.

  4. Anónimo
    agosto 31, 2016 en 11:15 am

    Importante lo que has dicho pero llevarlo a cabo es complicado. Es más fácil, rápido y cómodo echar la culpa a los demás. Para mí lo que hay que aprender, como bien tu dices, es a pensar en nosotros, en nuestras acciones. Que logramos diciendo que los otros tienen la culpa? Lo que hacemos es justificar algo mal hecho, algo que nosotros no lo supimos dirigir, nos quedamos nosotros tranquilos! Nada más.
    Hay que dejar de echar culpas y accionar!!
    Saludo

  5. Lara Pizzolato
    agosto 31, 2016 en 11:17 am

    fui yo la del comentario!!

    • septiembre 2, 2016 en 10:34 am

      Efectivamente Lara, como dices llevar a cabo lo que expongo en el post es complicado. Pero es que dirigir no es una tarea sencilla .No todo el mundo vale, y además hay que aprender y mejorar dia a dia y no todo el mundo es consciente de eso.
      Muchas gracias por participar, y saludos,
      Miguel Angel

  6. Anónimo
    septiembre 4, 2016 en 8:50 pm

    Un non doit être clairement non… Bravo pour l’article

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: