Más sobre humildad en la toma de decisiones

Relacionado

Meter la pata

Cuando uno comete un error caben dos posibilidades. La...

Efectos colaterales

En España estos días se está hablando mucho de...

Una buena práctica

Habitualmente cuando nos planteamos hacer una cosa es porque...

¿Qué podemos hacer?

En el mundo desarrollado hemos experimentado unos altos niveles...

La empresa como red de aprendizaje

La semana pasada moderé una sesión del programa para...

Share

Cada vez estoy más convencido de la importancia de la humildad en un directivo. Un directivo humilde concibe su trabajo de dirección como un servicio. Sabe que no es perfecto y se apoya en el equipo que dirige para tomar decisiones. Reconoce sus errores cuando ve que se ha equivocado y sabe pedir perdón.

Por el contrario la falta de humildad en un directivo le hace pensar que siempre tiene razón y si alguna vez no la tiene es porque ha pasado algo imprevisible y que si no hubiera sido por eso habría tenido razón. Solo tiene derechos. Su superioridad le hace pensar que los merece por razón de justicia. No se puede opinar de modo distinto a él. Su opinión es la única válida, por algo él es perfecto. Y finalmente es hostil ante el error de los demás. Como él nunca se equivoca no concibe que se puedan cometer errores.

Hay otra pequeña diferencia. Con el directivo humilde se trabaja muy a gusto y es apreciado por su gente. Al soberbio se le teme, se le rehúye y genera rechazo. Decide qué tipo de directivo quieres ser.

Hasta la semana que viene, pero antes comunicaros que el 23 de abril, dia del libro, Pablo Maella y yo estaremos desde las 12.00 hasta las 13.00 firmando ejemplares de nuestro último libro «Con la misma Piedra. Los 10 errores que todos cometemos al decidir» en la librería Garbí de Barcelona, Via Augusta 9. Y también el 3 de mayo haremos la presentación del libro en el Fnac de la Illa a las 19.00. Os esperamos en ambos sitios a los que os vaya bien venir.

4 COMENTARIOS

  1. También creo que para este tipo de directivos poco o nada humildes, ésta representa un signo de debilidad para con la gente que tienen por debajo. Por ello su actitud suele ser todavía más hostil y áspera. En el fondo yo creo que es una manera de cubrir o intentar disimular carencias en lo que se refiere a un correcto y natural liderazgo, el cual consigues cuando actúas con humildad.

    Una pena profesor no poder acercarme a Barcelona esta Semana Santa. Me encantaría tener el libro firmado por sus autores!. Una vez más muchas gracias por sus posts que tanto ayudan y nos enseñan.

    Un abrazo,

    Rafa.

    • Gracias Rafa, podremos firmarlo alguna vez que nos encontremos. Estoy totalmente de acuerdo que muchas veces la falta de humildad es por inseguridad y debilidad. Pero tambián hay veces que es prepotencia.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: