Confianza

Las empresas y las organizaciones toman decisiones para alcanzar sus objetivos. Dependiendo de los recursos que tienen, hay cosas que pueden hacer y otras que no. Estos recursos pueden ser financieros, de personas, conocimientos, etc. Pero para que algo salga adelante hace falta, además de estos recursos, que los que tienen que llevar a cabo esas acciones quieran hacerlo.

Y ahí es donde viene lo complicado. En función de cómo se toman las decisiones en una organización, aumenta o disminuye la buena voluntad de la gente para hacer lo que hay que hacer. Es decir, que cosas que en un momento dado se podían hacer porque se tenían los recursos necesarios para hacerlas y los encargados de ejecutarlas tenían la buena voluntad de hacerlas, puede suceder que más adelante esta misma empresa ya no pueda hacerlo. Y no porque no disponga de los recursos necesarios, sino porque la gente ya no quiere hacerlo.

Es el aprendizaje negativo. Cosas que antes se podían hacer ahora ya no se pueden hacer. La empresa está peor que antes. También puede suceder lo contrario, que había cosas que antes no había buena voluntad para hacerlas y actualmente sí que se pueden hacer. La gente es más colaboradora. Es el aprendizaje positivo.

La pregunta que surge es ¿Cómo conseguir la colaboración de la gente? ¿Cómo conseguir que la gente quiera hacer lo que hay que hacer? Pues este es el gran truco. Muy elemental y muy difícil a la vez. Generar confianza entre tu gente. Y la confianza depende de cuánto valora la dirección de una empresa a la gente.

Esto es algo que requiere una mayor explicación. Trataré de este tema la semana que viene. Pero decir por lo menos que de esto habló mucho el profesor del IESE Juan Antonio Pérez López. De quien aprendí un montón de cosas. Como el tema es tan fundamental para dirigir bien una empresa, dejo aquí el enlace a algunos posts que sobre este tema he hablado en alguna otra ocasión:

Valor económico de la confianza

Soledad

El jefe siempre tiene razón

Directivos con autoridad y directivos autoritarios

  1. Erick E. Pereda
    junio 23, 2022 at 5:57 pm

    Miguel. This is an excellent topic. Yesterday someone asked me about the most important quality of a startup CEO. Without hesitation I responded «Inspiration». Unfortunately, in many organizations senior management are anonymous disciplinarians that might be very good at managing groups of people that show up 9 to 5 to complete a series of «meaningless» tasks. When, the market, competition, the economy, etc. disrupt the usual rhythm of things corporation no longer need employees, they need partners, people that are willing to go beyond the expectation to achieve what is best for the organization. To do this, you need to be a leader that inspires, you need to convert your employees into partners. Here is an ingesting paper from Prof. Cardona, it is a bit outdated but worth reading for context: https://media.iese.edu/research/pdfs/OP-03-11-E.pdf

    Entrepreneurs understand this well. They need to attract talent without money, they need to attract investors without revenue, they need to appeal to consumers without a brand. They accomplish this because they have a clear purpose and mission, and they are able to inspire others to believe in the same.

    • junio 26, 2022 at 11:48 am

      Thank you very much Erick for your reflections.
      Cheers,
      Miguel

  2. junio 27, 2022 at 3:14 pm

    La empresa puede amar mucho a los trabajadores pero no esto no viven los trabajadores, viven de sus ingresos y ahora sus ingresos ya no les llega para casi nada. Cuando a un trabajador de estos les van con lo que hay que hacer, pueda que alguien se rebote y diga hasta aquí hemos llegado.

    • junio 29, 2022 at 2:24 pm

      Muchas gracias Josep por tu comentario
      Saludos,
      Miguel Angel

  1. junio 30, 2022 at 8:00 am

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: