Inicio > Consideraciones prácticas, Modos de decidir > Etica y toma de decisiones

Etica y toma de decisiones

El fútbol y la éticaComo anuncié en el mensaje de la semana pasada voy a continuar con el tema de los valores y la toma de decisiones. Cada uno decide según su escala de valores, pero decíamos que hay que cerciorarse de que se tienen unos valores correctos, que uno valora cosas que realmente valen y no cosas que no valen. Es decir, que existen valores objetivos: honradez, justicia, lealtad, etc. Si esto no fuera así ¿qué sentido tendría el decir que hemos de tener un comportamiento más ético, sobre todo los dirigentes políticos y los responsables de las empresas?. Si no hubiera principios de actuación, valores, objetivos, cada uno estaría actuando eticamente según “sus” valores, según “su” ética. A nadie se le podría achacar falta de ética en su comportamiento.

Negar la existencia de valores objetivos es el terreno de los mediocres. Si soy yo el que dicto lo que está bien y lo que está mal, yo siempre triunfo. Es como si en la liga de futbol cada equipo pusiera las reglas. Uno dice gana la liga “el que meta más goles”. Otro dice, “el que más penaltis meta”, otro “el que le metan menos goles”, así todos los equipos ganan la liga. No señores. La liga la gana solo un equipo: el que más puntos consigue y punto (o cómo dicen mis alumnos del master punto pelota).

Esto no son simplemente consideraciones filosóficas. Lo serían si no tuvieran impacto en la vida de cada una de las personas y en las organizaciones que  formamos. A nivel personal, si tu escala de valores no es correcta vas a tener más dificultades en la vida. A nivel más macro, si las causas de la crisis económica fueran puramente económicas, con una correcta política económica tendríamos la solución. Pero las causas de la crisis son tanto económicas como éticas, comportamientos eticamente reproblables, entonces ya no es suficiente una adecuada política económica. Hace falta algo más: integridad. Una deficiente escala de valores genera crisis económicas a nivel social y crisis personales a nivel individual.

Termino con una par de poesías breves de Antonio Machado (tiene muchas en este sentido) que avalan lo que estoy exponiendo: “Tu verdad no, la verdad. Y ven conmigo a buscarla, la tuya guárdatela” y la otra: “En mi soledad, he visto cosas muy claras, que no son verdad“. Hasta el jueves que viene.

  1. mayo 5, 2011 en 7:56 am

    Grcias Miguel Ángel por este nuevo post. Por mi parte tan solo añadir que creo que se podría separar entre “valores universales”, que serían de aplicación común a todos los seres humanos, sin importar la cultura, la época en la que se haya vivido, etc… y “valores sociales” que pueden ser diferentes según con quién, cuándo, dónde, y cómo se viva nuestra vida, generando una experiencia subjetiva diferente. Estaría por decir que quizá se puede ir a buscar los universales, y que los sociales pueden, al final, convergir en los primeros, y que eso sería lo que facilitaría el entendimiento entre culturas, religiones, naciones, etc… y que si los valores sociales se hubiesen desarrollado congruentemente con valores universales, no estaríamos hablando de una actual crisis de valores. Un abrazo,

    • mayo 6, 2011 en 10:47 am

      Oscar, yo a los valores sociales de los que tu hablas, no les llamaría “valores”, son más bien carracterísticas propias de algunas culturas o sociedades. La palabra valores yo la reservo para indicar cosas que valen.

      Gracias, Oscar,
      MIguel Angel

      Miguel Angel

  2. Pep
    mayo 5, 2011 en 8:07 am

    Hola Miguel.
    Pequeño error.
    Honradez (honrradez).
    Saludos desde Purullena

  3. mayo 5, 2011 en 9:11 am

    Hola Miguel Ángel, gracias por el post. Acuerdo cuando estudiaba el derecho en la Univercidad lo primero que nos han enseñado es que “tu libertat termina ahi donde empieza la de otro” Creo que eso se puede aplicar a los valores y a la verdad de cada uno. Que uno no puede hacer lo que le de la gana si esto perjudica a los demas.
    Un saludo desde Reus, Anna.

    • mayo 6, 2011 en 10:51 am

      Parcialmente de acuerdo contigo Anna, cada uno puede hacer lo que le da la gana, para eso es libre, pero eso no indica que eso que esté haciendo esté bien hecho. La libertad no garantiza la corrección de nuestras acciones. Puede que no estés lesionando la libertad de otro, pero eso no implica necesariamente que estés actuando bien. Una consecuencia de no actuar bien es que nos va a ir peor, en el corto o en el largo plazo, quien sabe, que si no actuáramos mál.
      Saludos, Miguel Angel

  4. Luis
    mayo 5, 2011 en 9:55 am

    Totalmente de acuerdo Miguel Ángel.

    Sólo añadir que el tema de los valores es sencillo de entender: no se miente porque es malo mentir. Los niños lo entienden perfectamente… el reto es intentar que no pierdan nunca la fuerza de ese entendimiento, que no les pueda la debilidad en relación con los valores y los principios.

    Gracias

    • mayo 6, 2011 en 10:53 am

      Luis, argumento sencillo y claríasimo. El problema es que cuando crecemos nos complicamos y argumentos tan sencillos como el que expones nos los cuestionamos.

      Gracias, muy interesante.
      Miguel Angel

  5. mayo 5, 2011 en 10:05 am

    Saludos Miguel Ángel

    Interesante escrito. Añadiría que si nos aproximamos al estudio de la ética, de Kant, de Husserl, del Aquinate, de Aristóteles… encontramos una particularidad que recogen la mayoría de ellas: el bien del hombre es un bien de carácter eminentemente social y esto es así porque el hecho de todos cooperen conjuntamente permite que cada hombre, individualmente, viva no sólo una vida buena sino la mejor posible; vida que desde luego nadie podría alcanzar si cada uno contase en exclusiva con su propia actividad. No obstante, en la sociedad actual es cierto que se da un comportamiento individualista con una ética más bien utilitarista – Stuart Mill – e individualista, que es totalmente contraria a la doctrina ética cristiana para la cual el bien – la virtud y los valores – es en sí mismo un bien común o social, es decir, no se puede realizar el bien individual si no se vive bien en comunión con el ‘otro’, con los demás. Sólo así entiendo que el hombre puede ser virtuoso, si realiza la comunión habitual con los demás – y con Dios –.

    • mayo 6, 2011 en 10:56 am

      Joan, me he asustado cuando he empezado a leer tu comentario y ver que hablabas de esos filósofos,. Pensaba que tu comentario iba a ser demasiado profundo, pero luego he visto que lo que decías tiene todo el sentido y lo suscribo totalmente, aunque yo personalmente no había caido en la importancia de esas dimensión social que expones.
      Saludos,
      Miguel Angel

  6. Fran
    mayo 5, 2011 en 1:15 pm

    Buenos días Miguel Angel;
    Los valores negativos están claramente dentro de nuestra sociedad principalmente la mentira, la traición, la envidia.., los positivos porsupesto que también aunque creo que en un porcentaje menor tristemente para los que apuestan por los positivos, es labor de todos que esta situación de la vuelta ,cada persona debe aportar sus principios positivos y Denunciar a los negativos.

    Un abrazo

    • mayo 6, 2011 en 10:59 am

      muy buena recomendación para que la sigamos todos Fran, de todas maneras yo soy algo más optimosta. El error tiene poco futuro. Cambiarán los tiempos e iremos a mejor. Yo creo firmemente en las posibilidaddes de regeneraci´pn moral del hombre. De momento cada uno tenemos una responsabilidad personal en mejorar nosotros mismos y nuestro alrededor
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  7. Paco Castaño
    mayo 5, 2011 en 6:23 pm

    Profesor Ariño, me ha gustado mucho este nuevo artículo. Gracias por compartirlo.

    Con relación a la universalidad de los valores, estoy de acuerdo con el concepto (son universalmente entendibles y aplicables) pero lamentablemente no los vemos (en el día a día) tan universalmente extendidos, sino más bien al contrario. ¿O es que se ven más los incumplimientos aunque sean pocos (pero con mucho efecto) que los cumplimientos? Quizás en la reciente crisis podemos encontrar una respuesta a esta cuestión, porque creo que los incumplimientos estaban muy “universalizados” y de ahí la magnitud de los efectos.

    Y vuelvo a mi tema de la semana pasada sobre la educación de los hijos. Qué difícil es mantener el tipo en casa intentando dar ejemplo sobre los valores cuando lo que se ve fuera de casa es todo lo contario.

    Paco

    • mayo 6, 2011 en 11:23 am

      Muchas cosas dices Paco en tu comentario. Primero, sobre lo poco presentes que está los valores en nuestro entorno, mira lo que contesto al comentario anterior. Segundo sobre la crisis actual, no hay ninguna duda de que la falta de comportamiento moral la ha facilitado. Un efecto positivo, es que con la crisis ya la gente se ha dado cuenta de que no todo vale, y de que ir a maximizar solo beneficios, stiene sus efectoscolaterales de grandísima magnitud.
      respecto lo que dice de los hijos, difícil pero fundamental.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  8. Marta F.
    mayo 5, 2011 en 7:39 pm

    Hola Miguel Ángel, unos días estoy más de acuerdo contigo que otros, pero hoy me parece que la has clavado. Alguien cercano me contó que este año pensaba hacer una triquiñuela para seguir cobrando unos eurillos cada mes durante un año por acceder a una certificación técnica a la que otro no podrá optar y aunque se jubila en 1 mes. La única respuesta que me salió fue “així anem” (así vamos). Seguro que las políticas económicas no son suficientes solas (aunque lo estamos dicutiendo con Núria Mas y parece que lo tendrían que ser bastante) pero estoy segura que el egoismo no nos llevaría a una mejor situación. Algun profesor nos ha comentado si ya hemos dado ética. La verdad es que desconozco si trataremos esta materia específicamente en alguna asignatura del emba pero creo que es algo necesario a muchos niveles. Gracias.

    • Paco Castaño
      mayo 5, 2011 en 9:05 pm

      Hola Marta,
      Estoy muy de acuerdo con lo que dices. Hay una sensación extendida de que por un poquito de malo que yo haga no va a pasar nada. Esa triquiñuela de la que hablas para sacarme unos eurillos (gracias por ser valiente y clara); ese préstamo hipotecario que pido para pagar el piso, el IVA, los muebles y el coche, como mi cuñado; esa hipoteca que concedo a sabiendas de que la cuota mensual es casi la totalidad del ingreso de la familia, pero no voy a ser el único que se quede sin su bonus; ese piso que “apalabro” sobre plano y que sin soltar ni un duro (aquí se ve la edad que tengo ) vendo en dos meses y me saco dos millones; esos intereses tan “interesantes” que me dan por mi dinero, y que no quiero ni saber cómo los dan…
      Esto ha pasado por todas partes. Y cada uno que lo hacía pensaba que era poca cosa y que con eso no pasa nada…
      Así que la cosa es mucho más seria de lo que parece y a veces hay que ser menos “listillo” para ser consecuente con tus valores.
      Paco

    • mayo 6, 2011 en 11:53 am

      Marta, por mi parte estoy totalmente en desacuerdo con que las políticas económicas sean suficientes para que la economía funcione. Si todos nos dedicamos a robar no hay política económica que triunfe. Respecto a cursos de ética, supongo que la ética está presente en todos los cursos, si no mal vamos, aun así supongo que tendréis alguno específico de ética.
      Como comenta Paco poco a poco cada vez hacemos el agujero más grande y cuando nos damos cuenta, el follón está montado.
      Gracias Marta por todas tus aportaciones y dentro de un año…. a graduarte
      Miguel Angel

  9. lluís pifarré
    mayo 5, 2011 en 8:50 pm

    El perspicaz profesor Ariño dice: Esto no son simplemente consideraciones filosóficas. Lo serían si no tuvieran impacto en la vida de cada una de las personas y en las organizaciones que formamos. Pienso habría que rectificar, pues las adecuadas y hondas consideraciones filosóficas tienen un impacto, quizá silencioso, pero fundamental, en la vida de las personas y de las organizaciones. Sin una recta construcción antropológica de lo que es la verdad de la persona humana y las características esenciales de su naturaleza, sería bastante inteligible hablar de valores objetivos

    • mayo 6, 2011 en 11:58 am

      Totalmente de acuerdo Lluis, No hay nada más práctico que una buena teoría, y la filosofía proporciona buenas teorías. Pero creo que ya se me entiende, con lo que quería decir, y no pretendía hacer un debate entre filosofos sino in modo coloquial de hablar. Pero claro quien iba a pensar cuando empecé este blog que me ibais a ller los filósofos. Esto crea una gran presión sobre mi,
      Un abrazo Lluis y a ver cuando organizamos una cena como las que montamos a veces,

      Miguel Angel

  10. lluís pifarré
    mayo 5, 2011 en 8:52 pm

    quería decir “ininteligible”

  11. mayo 6, 2011 en 11:14 am

    Muy interesantes las opiniones de todos. Sobre la definición tan clara de “los valores son aquello que aporta valor” estoy totalmente de acuerdo. El tema está en definir qué aporta valor. ¿Sería un valor el: “mantener unida a la tribu”, “ser un líder consciente al frente de una empresa”, “ofrecer por un esquimal hospitalidad a un viajero pudiendo/debiendo éste compartir lecho con la mujer de la casa”, etc…? creo que son ejemplos de “valores sociales” que son diferentes según la época, y el lugar. Así mismo, si los valores fuesen únicamente universales, si fuesen algo realmente intrínseco de la raza humana, ¿sería necesario explicarle a un niño “no se miente por que eso es malo”?, ¿habría diferencias culturales tan importantes entre diferentes grupos?. En contrapartida, respecto al comentario de Paco Castaño, creo sinceramente (quizá reforzado por el deseo de que así sea) que hay más personas con valores, que personas contrarías a ellos. Es cierto que en los medios de comunicación, tanto en prensa escrita, como televisión, como radio, como internet, se informa/desinforma especialmente de los sucesos trágicos, de malos comportamientos, de gente con actuaciones deplorables, etc… y creo que eso se debe, por una parte, a que lo que se sale de la norma es noticia, y por otra a que quizá tenemos muchos de nosotros una pequeña parte interna que “justifica nuestros actos que no son perfectos” al compararlos con “actos atroces”. Y ahí si que es conveniente, como apuntaban Marta y Paco, tomar conciencia de que los pequeños actos suman, y que un millón de pequeños actos “buenos”, pueden compensar a mil actos “malos”, que todo suma, y que cada uno se debe concienciar y responsabilizar de sus propios actos.

    • mayo 6, 2011 en 7:15 pm

      Oscar estoy de acuerdo con que lo negativo es noticia y lo positivo no. Sin embargo dices. Por otro lado dices que se la definición de “los valores son aquello que aporta valor”. Esa no es la deficnición que yo he dado, pues si lo fuera la pregunta siguiente es la que dices tú :definir qué aporta valor, Y no, yo lo que dije era que valor es aquello que vale. Esto es profundo y no quiero extenderme más de lo que he hecho en los dos últimos mensajes, y esos valores son para todos, independientemente de culturas y épocas. Lo dependiente de las cullturas y las costumbres no son valores. Son eso: costumbres y aspectos culturales.
      Bueno, al menos esa es mi tesis,
      saludos,
      Miguel Angel

  12. Fernando Núñez
    mayo 6, 2011 en 4:16 pm

    Una vez más muchas gracias a Miguel Ángel y a todos los comentaristas.

    Totalmete de acuerdo con lo que planteas Miguel Ángel: en la vida, como en el trabajo, como en el deporte, como en todos lados, son imprescindibles unas reglas a las que atenerse. Estas deben ser conocidas y las mismas para todos. (Nadie puede estar por encima de la ley, no puede haber diferentes escalas de medida…). Las reglas deberían perseguir estos valores universales que al final confluyen en uno, como decías la semana pasada: el verdadero y único valor, el hombre. (Y desde luego, para mi, como firme creyente y agraciado con la fe de Cristo, el hopmbre como hijo de Dios). Introdudiré algo de polémica: para mi, actuaciones como la conocida esta semana (la ejecución del terrorista Bin Laden), son ejemplo de decisiones incorrectas, con un resultado apetecible (en cuanto a que ya no podrá asesinar más, no en cuanto a su propia muerte). El fin no justifica los medios. Nunca. Esto creo que es una importante diferencia entre dos formas de pensar

    • mayo 6, 2011 en 7:19 pm

      Polémico lo que dices. Voy por partes: la primera mitad de tu comentario totalmente de acuerdo. La segunda, lo de la ejecución, polémico, pero también totalmente de acuerdo.
      Una cosa que matizaría es lo que dices de la condición de cristiano y creyente. Yo también lo soy, pero lo que estamos hablando sirve para todo el mundo cristiano o no. Con fe o no. El hecho de tener fe añade poco a los argumentos que estamos dando. (pero desde luego, los que tenemos fe lo tenemos más fácil)
      Saludos,
      Miguel Angel

  13. j gonzalez
    mayo 12, 2011 en 6:42 pm

    hola Miguel Angel
    Entiendo que , la ley natural , sea uno creyente o no,
    nos da a los humanos la posibilidad de entender unos valores superiores(objetivos)- a los que referirnos, para llegar a establecer unas normas de existencia y relacion con el resto de personas.

    • mayo 13, 2011 en 11:20 am

      Pepe, lo que se dice en este mensaje sirve para todos. es propio de la naturaleza humana, no de la religión y creencias que uno tenga, como bien dices en tu mensaje,
      gracias, y que vaya bien por Andorra
      Miguel Angel

  14. Alfons
    mayo 27, 2011 en 6:38 pm

    Tan cierto como el aire que respiramos. Por mi parte nada que añadir aparte de que me parece un post magistral. ¡Muchas gracias por deleitarnos cada semana!

  1. octubre 13, 2011 en 8:12 am
  2. diciembre 22, 2011 en 8:03 am
  3. abril 19, 2012 en 7:00 am
  4. mayo 10, 2012 en 7:01 am
  5. mayo 10, 2012 en 12:09 pm
  6. junio 21, 2012 en 7:04 am
  7. julio 19, 2012 en 7:24 am
  8. julio 20, 2012 en 4:49 am
  9. julio 26, 2012 en 7:02 am
  10. marzo 14, 2013 en 8:00 am
  11. julio 18, 2013 en 7:01 am
  12. septiembre 12, 2013 en 7:02 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: