Inicio > Consideraciones prácticas, Modos de decidir > La culpa es de los demás

La culpa es de los demás

Pepino blanco“He aprobado; me han suspendido”. En cosas que nos afectan solemos tener una percepción subjetiva de la realidad sistemáticamente sesgada, y habitualmente a favor nuestro. Vemos las cosas, no como son, sino como nos gustaría que fueran. Y nos acabamos creyendo que son así. Solemos decir “me han puesto una multa”, pero rara vez decimos “he cometido una infracción”. Cuando en clase preguntamos por escrito si uno se considera mejor o peor conductor que la media, el 80% responden que mejores.

En otros mensajes ya he comentado que conocer la realidad es indispensable para tomar buenas decisionesCuando algo sale mal hay una tendencia a echar la culpa a los demás, y nos resistimos a reconocer que podemos ser nosotros los culpables. Ha sucedido con la crisis de los pepinos blancos. Ante unas muertes inexplicables era más cómodo echar la culpa a los pepinos españoles que reconocer un problema interno.

Cuando algo sale mal, una buena práctica es empezar haciendo la hipótesis de que a lo mejor tenemos nosotros la culpa. Muchas veces no seremos los responsables, pero quizá otras sí. Debemos estar abiertos a reconocer que hemos podido hacer algo mal. Saldremos mucho más fortalecidos en nuestra actividad directiva. Es muy fácil echar la culpa al profesor de un suspenso y es más difícil reconocer que no hemos estudiado. Hasta la semana que viene.

  1. Anónimo
    junio 16, 2011 en 8:45 am

    Muy bueno el artículo.

    La sintomatologia es la misma para los indignados,cuando dicen convenvidos “… el sistema actual no me deja vivir….” quizas cabria pensar que ellos pueden hacer cosas, algunas otras cosas, que les permitan crear.

    Quim

    • junio 16, 2011 en 11:28 pm

      Quim, esto de los indignados es algo complejo. Yo también estoy indignado con la clase política, pero el movimiento a derivado -o ha sido monopolizado- por algunos cuyas reivindicaciones y actitudes no comparto.
      No caigo en quien eres.
      Saludos,

      MIguel ANgel

  2. junio 16, 2011 en 9:32 am

    Así es, Miguel Ángel, tenemos que aprender a reconocer que la culpa no es siempre del empedrado: http://jorgesegado.com/2010/03/04/la-culpa-no-siempre-es-del-empedrado-aprendizaje-riesgo-error/

    Un abrazo.

  3. JESUS TEJERO
    junio 16, 2011 en 12:37 pm

    Miguel Angel,

    Estando, como casi siempre, de acuerdo con tu opinión, en este caso particular solamente añadir que, entre las culpas propias que asumimos y las que nos echan todos aquellos que no han leído tu nota, o tenemos un espíritu de sacrificio y de resignación fuerte, o hay que hacer mucho esfuerzo para asumir tanta culpa!

    • junio 16, 2011 en 11:31 pm

      Sí Jesús, pero más vale eso que ser un caradura que no reconoce sus responsabilidades y va siendo odiado por la gente.
      saludos,
      Miguel Angel

  4. Miguel Ángel
    junio 16, 2011 en 12:46 pm

    Miguel Ángel,

    Tienes toda la razón, y pienso que cuando los errores son nuestros y hacemos autocrítica, nos enfrentamos al problema que tenemos y aprendemos mucho, que a la larga es mucho mejor que echar la culpa a cualquier cosa.
    Pienso por ejemplo en Mourinho; este año cuando perdía, siempre echaba “balones fuera” y no hacía autocrítica (al menos de cara al exterior del vestuario).

    • junio 16, 2011 en 11:33 pm

      ¿Eres Miguel Angel Tejero? qué honor el mío que comentes en el blog. Aprender siempre es bueno y respecto a lo de Mou no sigo sus vicisitudes, pero debes tener razón, como siempre,
      Miguel Angel

  5. Ramón
    junio 16, 2011 en 3:08 pm

    Pues si, real como la vida misma. La autocrítica es para muchos como una perdida de legitimidad y como en muchas cosas de la vida, es más fácil hechar la culpa a otro, que asumir y APRENDER para el futuro.
    Todos los ejemplos son buenos, yen estos días complicados, podemos encontrar un montón de ellos.

  6. Joan
    junio 16, 2011 en 3:23 pm

    Miguel Angel,
    El progreso es imposible si no estamos dispuestos a examinar honestamente lo que hemos hecho mal.
    En el caso de la contaminación por e.coli seria interesante el proceso de decision de la autoridad sanitaria que a la vista de que la infeccion es por e.coli, encuentra e.coli en una partida de pepinos , se le están muriendo ciudadanos y necesita unos días para asegurarse que los dos e.colis son de la misma cepa. La tecnologia no permite acelerar todavía ese análisis.
    Realmente difícil decisión si comunicas lo que sabes en esa fase del “accidente”.

    • junio 16, 2011 en 11:36 pm

      Contesto a Ramón y a Joan: Más vale decir que se está investigando que quitarte el problema de encima como un boomerang que te vuelve al cabo de dos días. Más vale Poner todos los medios para que no se extienda la enfermedad, comunicarlo así y decir que se está investigando.
      Gracias Joan. Como lo que dice Ramón en el comentario anterior, Hay que aprender de los errores

  7. TITA
    junio 16, 2011 en 3:58 pm

    Miguel Angel, reconocer los errores es de sabios. Pero siempre me ha inquietado que las compañías de seguros de automóviles tienen escrito detras del carnet : POR NINGUN MOTIVO RECONOZCA LA CULPA. Yo creo que si por descuido mío ocasiono un accidente, debo reconocer mi culpa en forma honesta y esto no puede ser motivo para mi compañía de seguros vete el pago de los daños.

    • junio 16, 2011 en 11:50 pm

      Tita, el temas que planteas es complejo, Depende mucho de las circunstancias. Nadie está obligado a autoinculparse. Es un terreno muy resbaladizo el que planteas y para discutirlo habría que conocer las circunstacias. Prefiero no mojarme así en genérico y por escrito. Sería para hablarlo,
      No reconozco quien eres. ¿Te he dado clase?
      MIguel Angel

  8. Iryna
    junio 16, 2011 en 5:53 pm

    Buenas tardes! Pienso que la capacidad de reconocer la culpa (o su parte de la culpa) ayuda a aprender. Si no lo puedes hacer, siguiras con los mismos errores, porque piensas que no hay nada para mejorar.

  9. JOAN
    junio 16, 2011 en 7:04 pm

    Antigament, ara ja menys afortunadament, reconeixer els errors, era com assumir debilitat, manca de “poder” feblesa etc.. totes les decisions les prenía el jefe, que mai s equivocava, i si donava l impressió que dubtava o trontollava, aixó era vist com senyal de que no sabía prou; actualment es treballa molt més en equip, es demana més implicació i compromís per part de tots, també hi ha lideratge, peró amb objectius clars i compromissos del primer al ultim; aixó vol dir que reconiexer que potser no s han fet les coses bé, implica més al col.lectiu.

    • junio 16, 2011 en 11:57 pm

      Sí Joan, pero al involucrar tanto a la gente se puede caer en el error de no asumir la propia responsabilidad en los errores propios y eso tampoco es bueno.
      Benvingut el catala al blog,
      Miguel Angel

  10. junio 16, 2011 en 8:57 pm

    Respecto a la tendencia a buscar culpables una amiga una vez me dijo que cada vez que señalamos a alguien con el dedo (índice) deberíamos tener presente que otros tres dedos (corazón, anular y meñique) nos están señalando a nosotros. Por algo será.

  11. Anónimo
    junio 16, 2011 en 9:43 pm

    procure siempre acertalla
    el honrado y principal;
    pero si acertare mal
    defendella y no enmendalla…(Las Mocedades del Cid)

  12. junio 16, 2011 en 11:52 pm

    Anónimo, ¿eres el Quim de antes? Qué sabia es la literatura española. Cuantas verdades las de nuestros clásicos.
    Gracias,
    Miguel Angel

  13. lluis
    junio 17, 2011 en 9:34 pm

    Pero hay tan poca gente que nos eche piropos, que se comprende que a veces realicemos ejercicios de “autoestima”. Y es que uno puede ser humilde, pero no masoca.

    • junio 20, 2011 en 12:30 pm

      Lluis, ejercicios de autoestima pero en la intimidad. No culpar a los demás para sentirnos mejor, que eso es incompetencia, mediocridad, y al fin uno acaba siendo odiado,
      gracias,
      Miguel Angel

  14. Perico
    junio 19, 2011 en 9:37 pm

    Yo personalmente confío de las personas que asumen sus responsabilidades, explican el porqué de sus decisiones, rectifican de sus errores y se disculpan con las personas afectadas por sus decisiones. Creo que ha habido personas que de grandes errores asumidos han conseguido darles la vuelta: Kennedy en la Bahía de Cochinos fue un caso curioso, Churchill en los Dardanelos que dimitió…

    En cambio no me gustan las personas que son el capazo que asume todas las tortas por las malas decisiones suyas o propias.

    Yo creo que para asumir una culpa o mantener una posición en la vida se ha de tener mucha entereza.

    • junio 20, 2011 en 12:32 pm

      Perico, reconocer los errores y rectificar siempre genera aumento de autoridad. La gente confía más en ti y se siente protegida porque no harás injusticias.
      gracias,
      Miguel Angel

  15. Anónimo
    junio 20, 2011 en 10:24 am

    Miguel Angel:
    Yo creo que el hábito de echar la culpa a los demás no es mas que un síntoma de inseguridad y en consecuencia de temor; si estás seguro de ti mismo no temes nada, ni represalias, ni críticas, y por tanto estás dispuesto a asumir tu error, paso necesario para poder mejorar y para que tu equipo crea y confíe más en ti (que el de arriba se equivoque y lo manifieste no deja de ser una “liberación” para el resto).
    Saludos,
    Carlos

    • junio 20, 2011 en 12:34 pm

      Carlos, gracias por tu aportación, con la que te puedes imaginar que estoy totalmente de acuerdo,
      Saludos,
      Miguel Angel

  16. Anónimo
    junio 20, 2011 en 4:12 pm

    buen comentario y buen consejo .. en cualquier caso, pensar que hemos podido hacer algo mal en alguna situación nos da pie a recapacitar sobre qué otra cosa podríamos haber hecho mejor, y eso siempre nos ayudará a aprender y actuar, quizás, de otra manera.

    Si finalmente llegamos a la conclusión que hicimos lo mejor que se podía hacer, también nos sirve para consolidar nuestra decisión y actuación, lo que reforzará nuestro aprendizaje ..

    ahora que, como teoría todo perfecto .. pero en la práctica es bastante más complicado de aplicar, especialmente si nos hemos implicado mucho en una actuación y no ha salido como esperábamos!!

    saludos,

    Cristina

    • junio 20, 2011 en 5:43 pm

      Cristina, lo que nos dices en tu comentario es que debemos aprovechar todas las oportunidades para aprender. Buena práctica esta, Y efectivamente, como también dices esto es más fácil predicarlo que vivirlo, pero hay que intentarlo.
      gracias y saludos,
      Miguel Angel

  17. Anónimo
    junio 21, 2011 en 8:07 pm

    MI problema es el contrario…. nunca entendí mis buenas notas… y las malas poco me parecían…seré adicta a la culpa

  18. Anónimo
    junio 21, 2011 en 8:15 pm

    Sigo siendo la de arriba… La verdad es que con tal de ganar votos nunca han sabido nuestros políticos como y cuajo hacerle la pelota a la Merkel… o a una potencia que no sea evidentemente imperialista… defendernos???? ja, ja, ja, llamar a Botín y pedirle el favor a ver si en un stand en una feria Alemana en que participa el Santander se puede presionar para que el Presi se saque una foto con la Alemania Presidenta y tranquilizar así a los españoles diciendo que la Banca española es sólida, pa seguir tirando … y el Zapas mirando de arriba a la esquina el stand sin entender inglés ni mímica, vamos que donde las damos las tomamos

  19. julio 7, 2012 en 12:23 am

    Ni lo uno ni lo otro. Hay que saber exactamente de lo que somos responsables. La mayor parte de las veces la realidad viene impuesta desde fuera, el azar juega un papel esencial en nuestras vidas y, sin embargo intentamos negarlo continuamente, pensando “cada uno recoge lo que cosecha” o “la vida pone a cada uno en su sitio”. ¿Qué culpa tiene una persona que se ha quedado paralítica porque un conductor borracho ha cometido una infracción y lo ha atropellado? ¿Qué culpa tiene uno si le entra una enfermedad terminal? Está claro que en estos casos y en la mayoría la suerte corre un papel esencial. ¿Quién determina la clase social a la que perteneces y tu nivel de ingresos? Esta comprobado que cuanto más acomodada sea la familia que te ha tocado por azar, más posibilidades de acceso tienes a estudios, educación, sanidad y un buen empleo. No os engañeis porque no vivimos en una meritocracia, el enchufismo y la desigualdad de oportunidades dependiendo de la suerte que hayas tenido está a la orden del día. Culparse a uno mismo del desempleo, el fracaso escolar, la enfermedad o el fracaso en las relaciones lleva en muchos casos a la depresión, al sentimiento de que es culpabilizarse a sí mismo, cuando en muchas ocasiones no es culpa propia. Como dice Sartre “La vida es lo que hacemos con lo que han hecho de nosotros”. Hay que saber analizar bien lo que es y no es culpa nuestra. Se peca en los dos sentidos, a veces culpamos siempre al exterior cuando la culpa es nuestra y otras veces nos autoculpamos cuando no es nuestra culpa. En los dos casos estamos en un grave error.

    • julio 8, 2012 en 5:31 pm

      Efectivamente kdd, hay qué saber de qué cosas somos responsables y de cuáles no.
      gracias,
      Miguel Angel

  20. julio 7, 2012 en 12:25 am

    Un claro ejemplo que se me acaba de venir a la cabeza es que cuando se comete una violación la víctima tiende a autoculparse en la gran mayoría de los casos. Grave error.

    • enero 2, 2016 en 12:13 pm

      Pues debe ser como dices kddmining, pero no se de esas situaciones.
      Gracias,
      Miguel Angel

  21. diciembre 27, 2015 en 6:15 pm

    Hola Miguel Ángel,
    Tu artículo me ha gustado mucho y creo que todos y yo el primero deberiamos interiorizarlo y reflexionar sobre ello.
    Os deseo a todos felices fiestas y próspero año nuevo.

  22. Alejandro Alvariza
    diciembre 31, 2015 en 8:05 pm

    Vaya que ha habido motivación con este tema….!
    Tememos la culpa por sus consecuencias, y la evitamos por ellas. En este sentido es un caso particular de la aversión al riesgo que tanto nos ha protegido a lo largo de la vida de la especie humana…. No lo vamos a cambiar con razones, al final es una cuestión de supervivencia!!! Abrazos. Odios y Feliz 2016!!

  23. Alejandro Alvariza
    diciembre 31, 2015 en 8:10 pm

    Maldito corrector ortográfico!!!! Vaya frase me ha salido! Abrazo a todos y Feliz 2016!!

    • enero 2, 2016 en 11:43 am

      No pasa nada Alejandro MBA’96, el corrector juega malas pasadas.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo, y feliz 2016,
      Miguel Angel

  1. mayo 3, 2012 en 7:01 am
  2. mayo 3, 2012 en 8:33 am
  3. mayo 31, 2012 en 7:00 am
  4. junio 28, 2012 en 7:04 am
  5. julio 19, 2012 en 7:24 am
  6. julio 20, 2012 en 4:53 am
  7. agosto 8, 2013 en 7:00 am
  8. julio 13, 2014 en 1:43 pm
  9. septiembre 4, 2014 en 7:01 am
  10. septiembre 3, 2016 en 9:26 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: