Prejubilaciones

bancosEl viernes pasado un conocido que trabaja en una entidad bancaria que iba a fusionarse con otra me comentó: “estamos de suerte, la plantilla de mi caja es más joven que la del banco que nos va a adquirir, así que prejubilarán a los suyos y nosotros sobreviviremos”. Esto me ha recordado con tristeza el comentario de otro buen amigo sobre la empresa en la que trabaja. Me decía (era una empresa que yo conocía bastante): “Miguel Angel, ¿cuántos empleados conoces en mi empresa que tengan más de 55 años?”.

Muchas empresas cortoplacistas tienen la mala costumbre de prejubilar a sus empleados. Me parece que es un grave error por muchas razones. ¿Con qué entusiasmo van a trabajar los empleados de esas empresas si saben que llegará el día en que serán sustituidos por jóvenes inexpertos, eso sí con muchos títulos?. Cuánta experiencia acumulada y cuanto saber hacer se tira por la ventana cuando se sustituye a un senior por un recién llegado. Qué ambiente hay en una empresa cuando planea la sombra de la prejubilación sobre empleados que han dedicado años y esfuerzos.

La solidez profesional no la dan los títulos ni la juventud. La dan los años de experiencia, el trabajo constante y el compromiso con una organización. Qué sensación de objeto usable debe tener una persona que se sabe posible prejubilado. Qué cortoplacista visión la de los que sustituyen años de experiencia por jóvenes inexpertos.

Una empresa debe tener una plantilla compuesta por diversos estratos de empleados. La savia nueva de los jóvenes debe estar balanceada con seniors que aportan experiencia, buen hacer y mantienen la cultura de la empresa. Asimismo, el respeto de los jóvenes hacia sus mayores debe estar debe ser correspondido por un esfuerzo por parte de los seniors de poner su experiencia al servicio de la formación de los más jóvenes. Aunque sea hablar de una experiencia personal, no me resisto a decir que el mayor atractivo que tiene ahora mi trabajo profesional es utilizar mi experiencia de 31 años como docente para formar profesores jóvenes y ayudarles en esta apasionante carrera profesional. No le puede ir bien a la banca cuando se deshace de su mayor fuente de talento.

Hasta el jueves que viene y recordar que el 12 de abril a las 19.00 tenemos una reunión presencial en el IESE en Barcelona. Inscribiros aquí los que no lo hayáis hecho todavía y queráis asistir.

  1. marzo 22, 2012 en 9:21 am

    Miguel Angel; estoy de acuerdo en las ideas que expresas salvo por el hecho de que son generalizaciones. Es decir, es una pena perder la experiencia de algunas personas experimentadas de más de 55 años pero no todas las personas de más de 55 años tienen la experiencia, el conocimiento y el compromiso con su empresa. Independientemente de la edad, existen personas que son válidas y quieren aportar y personas que sólo quieren aprovecharse. Lo que más me preocupa es el trasfondo del artículo: Los directivos no se preocupan de conocer a las personas concretas y, en función de ello, decidir. Y los empleados aceptan trabajar en una organización que los trata como piezas intercambiables de un enorme engranaje.

    • marzo 22, 2012 en 12:12 pm

      Gracias Iñigo (recordado alumno mio del MBA’91). Efectivamente si una persona no rinde y se está aprovechando, hay que sacarla de la organización, independientemente de que tenga más o menos de 55 años,
      Como dices en la segunda mitad de tu comentario, estamos montando organizaciones algo deshumanizadas, donde las personas son elementos más de la organización. Por eso la empresa humanizada, si tienen una buena estrategia, triunfan muy por encima de sus competidores.
      Muchas gracias Iñigo,
      Miguel Angel

      • marzo 22, 2012 en 2:20 pm

        Muchas gracias a ti Miguel Angel. Te leo todos los jueves y aprecio mucho tu blog pues tus entradas me hacen pensar. Mucho ánimo.

  2. Roberto Quelle
    marzo 22, 2012 en 9:22 am

    Estimado Miguel Ángel:
    He trabajado en una multinacional aseguradora considerada como uno de los mejores lugares para trabajar -sic-. La rotación en el equipo directivo era espectacular. Asimismo eran contados los casos en que un empleado llegaba a jubilarse en la Compañía. De hecho con cierta periodicidad, los viernes se prescindía de empleados de cierta antigüedad abonando la indemnización máxima legalmente y con la fórmula del reconocimiento de la imporcedencia del despido. La única diferencia entre el Director General y otro empleado era que prescindir de los servicios del primero costaba más dinero. Es onvio decir que dinero había.
    El talento y la experiencia son valores que deben cuidarse en una organización. Un profesional de banca o seguros con 50 años está, sin duda en su mejor momento. Es un lujo “invitarlos” a salir de la empresa y condenarlos, en muchos casos, a la salida definitiva del mercado laboral. He tenido la suerte de poder adquirir conocimientos a través de la experiencia, madurez y profesionalidad de veteranos que practicaban el magisterio por el ejemplo. Alguno de elllos ha sido relevado por un joven cargado con sus MBA pero con escasa capacidad para dirigir equipos. En fin el refranero popular no engaña: “Un burro cargado de libros es un doctor” y “Sabe más el diablo por viejo que por diablo”.
    Fdo.: Roberto Quelle

    • marzo 22, 2012 en 12:14 pm

      Gracias Roberto por compartir tu experiencia, que complementa muy bien al contenido del mensaje es esta semana.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. Anónimo
    marzo 22, 2012 en 9:47 am

    Soy de la opinión de que las empresas no son ONG`s y siempre buscarán el máximo beneficio. Un empresario no va a poner en peligro su empresa así por que sí, por lo que imagino que si realizan esas prácticas de rotación de personal, será por alguna razón no solamente económica.

    • marzo 22, 2012 en 12:01 pm

      Anónimo, totalmente de acuerdo en que las empresas no son ONG’s y tienen que buscar beneficios. Pero precisamente por eso tienen que cuidar a su gente, pues el compromiso de los empleados es básico para el buen funcionamiento de las empresas.
      No estoy de acuerdo con lo que afirmas de que tienen que buscar el máximo beneficio. Este es un objetivo contradictorio desde el punto de vista lógico, pues maximizando beneficios se destruyen las condiciones que posibilitan el maximizar beneficios. Es necesario un beneficio suficiente para sobrevivir, pero decir que la finalidad de la empresa es maximizar beneficios es como decir que la finalidad del hombre es respirar. Una cosa es que sin respirar no se pueda vivir y otra cosa es que esta sea su finalidad. Una cosa es que la empresa sin beneficios no pueda sobrevivir y otra muy diferente es decir que su finalidad es maximizar beneficios.
      A tu reflexión final sobre “si realizan esas prácticas de rotación de personal, será por alguna razón no solamente económica” mi comentario es que la razón es el cortoplacismo que impera en muchas empresas; la poca visión de sus directivos; un intento poco reflexionado y muy impulsivo de aumentar beneficios (pero solo a corto plazo).
      Gracias por tu participación. ¿nos conocemos?
      Saludos,
      Miguel Angel

      • marzo 22, 2012 en 5:06 pm

        El objetivo de las Organizaciones en tener los máximos beneficios, pero siempre dentro de la legalidad, la ética, sin obviar que tipo de “valor” aportan a sus cliente usuarios y que transmiten a sus empleados……y además de una manera continuada en el tiempo, no en un periódo de tiempo puntual.
        Yo lo veo más o menos así.
        gracias

        • marzo 22, 2012 en 5:31 pm

          Sí Manuel, totalmente de acuerdo si es a largo plazo, pero muchas veces las prejubilaciones son medidas cortoplacistas para generar puntuales beneficios, que deterioran la buena marcha de la compañía a largo plazo, Es mi opinión,
          Muchas gracias

  4. Anónimo
    marzo 22, 2012 en 11:51 am

    Conozco una empresa industrial cotizada que no tiene casi trabajadores por encima de 55 años. Su cuenta de resultados ha mejorado mucho pero hoy es el día que tienen problemas de calidad en sus fabricados ( hasta hace poco una referencia en el sector).

    • marzo 22, 2012 en 11:54 am

      Anónimo, a corto plazo todo mejora, pero el problema está en el largo plazo, Cuando falta el compromiso de los empleados las cosas no pueden ir bien.¿Quien eres? ¿Te he dado clase?,
      Saludos,
      Miguel Angel

  5. marzo 22, 2012 en 5:27 pm

    Totalmente de acuerdo, profesor.
    Ánimo con su labor y que siga difundiendo una concepción y visión más consistente para la toma de decisiones.

    • marzo 22, 2012 en 5:35 pm

      Muchas gracias David ¿Te he dado clase?
      Miguel Angel

      • marzo 22, 2012 en 5:51 pm

        No he tenido tanta suerte, pero mi querido amigo Manuel Alcázar creo que ha sido alumno suyo.
        Escribo desde Perú.

  6. marzo 22, 2012 en 11:10 pm

    No puedo estar más de acuerdo Miguel Angel. Incluso yo creo que la experiencia del senior no sólo es útil en el entorno laboral en el que él se ha desarrollado sino incluso fuera de ese entorno. Tanto es así que desde hace más de un año tengo presentado un proyecto a la Generalitat basado en lo que yo llamo la “Emprendeduria Tutelada”. Como se puede deducir por su nombre se basa en “conectar” a jóvenes emprendedores que desbordan ilusión, ganas de trabajar, dinamismo, conocimiento de las últimas tecnologías y tendencias con seniors que les puedan aportar experiencia ganada en mil batallas,capacidad de negociación, agenda, facilidad de contacto, credibilidad etc.
    Este proyecto ahí esta y ya veremos si sale por algún sitio…

    • marzo 23, 2012 en 9:12 am

      Guillermo, enhorabuena por tu proyecto, son cosas necesarias en los tiempos que corren.
      Saludos,
      Miguel Angel

    • Josep López
      marzo 23, 2012 en 8:37 pm

      Genial, Guillermo, ¡esto sí es un proyecto de “futuro”!

  7. Joaquín Jiménez
    marzo 23, 2012 en 5:14 pm

    Estoy de acuerdo. Nosotros hemos buscado y contratado este perfil para posiciones concretas y con resultados excelentes. Es todo un reto volver a ilusionar a alguien a partir de esta edad en un nuevo proyecto, pero vale la pena.

    • marzo 24, 2012 en 11:20 am

      Joaquín, toda persona es útil en cualquier momento de su vida. Solo hay que encontrar en qué es útil.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  8. Josep López
    marzo 23, 2012 en 8:35 pm

    Yo conozco un par de casos, dos personas de 45 y 48 años que trabajaban en sendas entidades bancarias y que fueron pre-jubilados. La verdad es que no acabo de entender esta política de RR.HH. ¿Hay alguien en este foro que nos pueda explicar las razones de este comportamiento? En mi opinión es una pérdida de talento impresionante claro que, igual, las entidades financieras prefieren jóvenes empleados sin manías y fácilmente “engatusables” con codiciosos objetivos que vendan lo que sus jefes les mandan y no lo que el cliente necesita (recomiendo la lectura de la carta del ex-directivo de Goldman Sachs, Grek Smith, que abandonó su puesto de trabajo recientemente).
    Otra de las cosas que no sé es, quién paga esta pre-jubilación… la compañía o a medias con la Seguridad Social. Sería interesante que alguien nos ilustrara sobre este dato.

    Un abrazo,
    Josep

    • marzo 24, 2012 en 11:24 am

      Este comportamiento es fruto del cortoplacismo de muchos directivos, y de que no ven más allá de las consecuencias inmediatas y evidentes de las decisiones. No ven la sangre que dejan desparramada. Supongo que el despido lo paga la empresa,pero el paro la seguridad social. De todas maneras los asuntos laborales no es mi fuerte y seguro que hay alguien que nos puede ilustrar mejor.
      Gracias Josep,
      Miguel Angel

  9. Analista financiero
    marzo 23, 2012 en 10:16 pm

    El sistema bancario, al ser una pieza indispensable del puzzle financiero, la verdad que siempre ha tenido los beneplacitos, las bendiciones del gobierno. Ya bien ayudas directamente o bien subvenciones encubiertas en forma de dinero regalado.

    Esto ha permitido que los grandes directivos, hayan sido despedidos, prejubilandolos o realizando moobing laboral.

    Las prejubilaciones dan paso a despidos de los más jovenes por aquello de que son más baratas, y por que en el sistema financiero no olvidemos que sobra un 50% de la plantilla. Y eso ahora, por que la caida del negocio baticina males mayores.

    Es por ello que el talento no es que no se elija, es que se repudia, quieren a los sin carrera, a los peones que han pasado de albañiles a jefes de obra ( en terminología bancaria a Zonas o territoriales, ya no hablo de un master en una top ten, hablo de no tener carreara).

    Y se jactan de que no quieren el talento, además de tratar a los empleados como basura, ojo que por el camino dicen “lo importante son las personas”.

    Vamos que esto ha pasado de mal a peor, y lo de las prejubilaciones ha pasado a mejor vida, por aquello del coste y por que el gobierno ya no le interesa…..

    • marzo 24, 2012 en 11:28 am

      Analista financiero ¿quien eres? Como afirmas ¿quién no asegura que las personas son el activo mas importante de la empresa?, pero los hechos lo desmienten continuamente. En los directivos de las empresa yo me fijo que es lo que dicen y como actúan, para ver si son coherentes, y esto me permite conocer bastante bien a los directivos.
      Gracias,
      Miguel Angel

  10. Analista financiero
    marzo 25, 2012 en 12:43 pm

    Soy un trabajador de banca, como siempre mienten más que hablan. Te aseguro que lo que sigo es totalmente cierto. Ahora mismo están con un sobrante de en torno al 40%, escribo de forma anónima por que no me gustaría que la tomaran nuevamente conmigo. Que la tomaron por escribir en internet de manera nominal y claro he pasado a hablar al portador…. Podría estar hablando dias/meses/años, pero en resumen están sacudiendo al sector desde dentro. Todas las artimañas de amedrentamiento están en vigor, Quieren que te acojas al ERE “Voluntario”, da igual el talento lo que prima es “ahorro de costes y amiguetes”.

    • marzo 25, 2012 en 5:41 pm

      Entiendo tu situación. ya verás como todo acaba solucionándose.
      Miguel Angel

      • Analista financiero
        marzo 25, 2012 en 9:06 pm

        La única solución factible es que nos compren, con eso estaría más que satisfecho, y que se instaure una cultura de la meritocracia real. Gracias Miguel Angel. Un saludo.

        • Josep López
          marzo 26, 2012 en 1:07 pm

          ¡Ánimo, Anónimo! Espero que las aguas vuelvan a su cauce y se imponga el sentido común en esta esbechina de talento.¡Mucha suerte!

  11. marzo 26, 2012 en 10:45 pm

    Excelente,suscribo tu artículo.

  12. Anónimo
    septiembre 22, 2014 en 3:59 pm

    Una vez más…no puedo estar más de acuerdo!

  1. agosto 16, 2012 en 7:02 am
  2. enero 17, 2013 en 8:01 am
  3. agosto 29, 2013 en 7:00 am
  4. febrero 13, 2016 en 1:37 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: