Inicio > Consideraciones prácticas, Estrategia, Modos de decidir > Toma de decisiones estratégicas

Toma de decisiones estratégicas

Estrategia y Michael PorterCorresponde a la alta dirección de una empresa fijar la estrategia y tomar las decisiones necesarias para llevarla a cabo. De esto no hay ninguna duda. Pero esta actividad directiva nos permite también distinguir entre los directivos competentes y aquellos que usan el puesto que tienen en la empresa para poco más que lucimiento personal.

Si bien es cierto que la alta dirección debe tomar las decisiones estratégicas, no es menos cierto que los buenos directivos tienen que preocuparse también del día a día de su empresa. Tienen que estar enterados de lo que está pasando.

El directivo que no está al tanto de la operativa diaria de su empresa corre el peligro de establecer una estrategia muy bien pensada, pero que luego sea casi imposible de llevar a la práctica porque los intereses, motivaciones y capacidades de su gente, que son los que han de implantar esa estrategia, pueden estar muy poco alineados con lo que pretende el directivo.

Desde que empecé a trabajar en el IESE, hace ya 26 años, siempre oí que es mejor una buena implantación de una estrategia, aunque esta no sea la mejor posible, que una mala implantación de la mejor posible estrategia. Consejo por tanto para la alta dirección de las empresas: preocúpate tanto de las decisiones operativas como de las decisiones estratégicas. Un directivo que no conoce bien el día a día de la empresa no puede ser un buen directivo. Los directivos mediocres se escudan en que su puesto de alta dirección les exige estar solo pendiente de las decisiones importantes. En el fondo utilizan este argumento para enmascarar su incompetencia.

Hasta el jueves que viene

  1. julio 11, 2013 en 7:39 am

    Hola Miguel Ángel,

    Hoy apuntas al mayor problema que veo y al que me enfrento en cada proyecto, en casa de cliente. En los últimos años se ha impuesto el modelo americano de gestión basado en el Balanced Scorecard, que aísla los estratégico de lo rutinario, a diferencia del modelo de planificación japonés por excelencia, el Hoshin Kanri, que integra los estratégico y lo operativo y mundano. Los directivos se enfocan en lo estrategico, normalmente las grandes expansiones internacionales, que tienen mucho mas glamour y son mas efectivas alimentabdo EGOs, y se olvidan de cosas que quizás no son parte de la estrategia, aunque siempre deberian serlo, como ser eficientes hasta reponiendo el papel higiénico en los lavabos. Si a eso le añadimos directivos que han crecido sin haber mamado la base, sin haberse llenado de grasa hasta las orejas, la mezcla da lo que tenemos 😦 Acaban prefiriendo los KPI’s y la Business Intelligence a los rastreros indicadores operativos, ni entro ya en lo de pasearse la calle…

    Saludos y felicidades por el post,

    Fernando

    • julio 11, 2013 en 3:13 pm

      Fernando, pones la visión de la experiencia para avalar el mensaje de esta semana. Muchas gracias. En mi opinión el Balance Scorecard o Cuadro de Mando Integral es algo que está siendo más pernicioso que positivo. Lo que inicialmente estaba concebido como un elemento de diagnóstico a acabado convirtirndose en una herramienta para la dirección. Una herramienta muy cómoda, por lo que los directivos la han comprado. El problema es que es solo una herramienta que resume información. Luego hay que dirigir, con esa información. y eso es lo que no se hace. Se sustituye al trabajo de dirigir por la herramienta de contro.
      Gracias,
      Miguel Angel

  2. Martirià Boix
    julio 11, 2013 en 8:15 am

    Buenas días Miguel Ángel me parece que describes a los actuales/algunos políticos de nuestro país: no conocen la economía real.
    Te puedo asegurar que las Pymes (30 millones €), si están vivas, es muy difícil de que esto ocurra.

    Saludos,

    Martirià

    • julio 11, 2013 en 3:15 pm

      Martirià, bienvenido al blog. Tienes toda la razón. En las Pymes, en la que el directivo además de directivo es empresario, esto no sucede.
      Muchas gracias por puntualizarlo,
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  3. Ana de Marichalar
    julio 11, 2013 en 8:51 am

    Cuanta razón Miguel Ángel. Si yo te contara… Estrategias imposibles en el mundo de ” PIn y Pon” en muchas multinacionales ( al menos en la mía..)
    un abrazo
    Ana

    • julio 11, 2013 en 3:16 pm

      Me puedes contar Ana, pero yo también lo veo frecuentemente. Y como dice Martirià más arriba, sucede más en las grandes empresas que en las Pymes,
      Muchas gracias y enhorabuena por tu reciente graduación,
      Miguel Angel

  4. julio 11, 2013 en 8:59 am

    Hola Miguel Ángel, me ha gustado mucho tu post – como viene siendo habitual -, especialmente la reflexión de que es mejor implantar (bien) una estrategia, aunque no sea la mejor posible.
    Me gusta desarrollar la operativa de los objetivos clave con metodología de gestión de proyectos. Es, bajo mi punto de vista, un método eficiente por dos razones principales: siempre hay un meta definida, y cada tarea tiene un responsable con nombres y apellidos.
    Un saludo!

    • julio 11, 2013 en 3:17 pm

      Muy importante José María es saber quienes son las personas con las que se trabaja.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  5. julio 11, 2013 en 10:48 am

    Buenos días Miguel Angel,

    Muy buen artículo. Ciertamente, y permíteme que haga un símil con ello, muchas veces las ramas de un gran arbol no nos dejan ver el estado del bosque y tomar decisiones acerca del estado de las raices y el terreno del bosque.

    Como bien dice Fernando de improvablog (http://www.improva-opi.com/) mas arriba muchas veces el problema es no haber “mamado” la base.

    En este sentido, por ejemplo y ahora mismo, estoy viendo ese problema en Becarios (sin experiencia previa) de un muy prestigioso Master de Ingeniería Industrial que, segúramente, serán excelentes en dicho Postgrado pero hay una clara falta de humildad y de ganas de aprender en la gestión de personas (blue collar) que les hará, a futuro y si continuan en esa actitud, vivir en peceras estancas, ajenas al día a día, y presionando por KPI’s que, finalmente, harán que su “equipo” (la Empresa) no funcione.

    Mi experiencia diaria con stakeholders de cada categoría (aplicable del primero al ultimo trabajador de la Compañía) te da vision (alcance y posibilidades) de si un proyecto es posible y de su impacto.

    Un abrazo

    AD2DA2

    • julio 11, 2013 en 3:21 pm

      Muchas gracias misterioso participante AD2DA”, Efectivamente hay que bajar al terreno, y los que empiezan en un trabajo nuevo lo primero que tienen que hacer es aprender con humildada de los que llevan mucho tiempo trabajando. Lo cual es compatible con que puedan traer ideas nuevas, siempre desde la humildad.
      Qué utiles son los KPI’s cuando se saben utilizar bien, y que peligrosos son cuando se dirige solo basados en los KPI’s
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  6. Joan Calduch
    julio 11, 2013 en 8:58 pm

    Mucho se dice en pocas palabras.
    Buen artículo profesor. Me es de utilidad en mi labor actual.
    Saludos,
    Joan Calduch

    • julio 12, 2013 en 8:22 am

      Muchas gracias Joan, me alegro que sea útil el post
      Saludos,
      MIguel Angel

  7. julio 11, 2013 en 9:25 pm

    Lo peor que puede pasar … y pasa! … es que terminas al final en un fin contrario al que “planeaste”. Siempre es un gusto intervenir.

    • julio 12, 2013 en 8:23 am

      Javier, como bien dices, eso pasa, y muchas veces.
      Saludos,
      Miguel Angel

  8. Ricard Gómez
    julio 12, 2013 en 9:14 am

    Absolutamente cierto!
    Implantaciones imposibles de estrategias mediocres…
    Desconocimiento+Menosprecio+Prepotencia = incompetencia

    Desgraciadamente un clásico hoy por hoy.

    • julio 14, 2013 en 3:35 pm

      Efectivamente Ricard, aunque también hay buenos directivos, que de todo hay.
      Saludos y gracias,
      Miguel Angel

  9. Montse
    julio 12, 2013 en 10:54 am

    España debe ser el país donde más se cumple el Principio de Peters…

  10. Anónimo
    julio 12, 2013 en 7:20 pm

    A veces mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar.

  11. Anónimo
    julio 13, 2013 en 10:59 pm

    Yo creo queda herramienta sirve para lo que sirve. El BSC es muy útil en su comienzo por que te obliga a hacer un análisis brutak de todo para poder realizar correctamente el cuadro, lo cual te acaban dando una visión de todo que te ayuda a tener una visión de la empresa. Otra cosa es el seguimiento de este BSC y lo cierto es que, haciendo una ironía, durante los años sucesivos a su implantación se rellena el día anterior a su presentación. Un saludo,

    Perico

    • julio 14, 2013 en 3:37 pm

      Gracias Perico, efectivamente cada cosa sirve para lo que sirve, y si se utiliza para lo que no sirve, o se utiliza mal, pues entonces vienen los problemas.
      Muchas gracias y saludos,
      Miguel Angel

  12. Ivan
    julio 15, 2013 en 5:37 pm

    Hola Miguel Angel:
    Estoy contigo en que un buen directivo tiene que estar al tanto de las decisiones operativas del día a día, pero ¿Cuál es la frontera que no debe cruzar para que sus colaboradores no interpreten que está micro-dirigiendo? ¿Tiene que profundizar y “bajar a la arena” continuamente, de forma esporádica, cuando la incapacidad de un colaborador así lo exija…?

    Muchas gracias por tus comentarios. Saludos cordiales.

    • julio 15, 2013 en 5:44 pm

      Ivan, la pregunta es muy interesante y requeriría una larga contestación. Efectivamentese corre ese riesgo. Pero una cosa es saber qué es lo que está pasando (que el directivo lo tiene que saber) y otra es no dejar al subordinado que decida lo que tenga que decidir en el ámbito que corresponde al subordinado. Una cosa es saber lo que pasa y otra meterse a resolver los asuntos que corresponden al subordinado.
      Bueno, esa es la primera idea.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

      • julio 15, 2013 en 6:07 pm

        Con el permiso de ambos, Ivan y Miguel Ángel, quisiera comentar que esta cuestión me recuerda a cierto directivo que conocí en cierta ocasión, y que estaba desbordado por las continuas peticiones de ayuda de sus subordinados. Imbuido por su inmejorable voluntad y una innegable capacidad de trabajo, dedicó arduos esfuerzos a resolver todos los problemas de la organización, para gran comodidad y mayor alegría de sus colaboradores. Resistió durante un tiempo antes de agotarse, tras lo cual reflexionó y cambió de actitud. A partir de entonces, cada vez que le planteaban una “consulta impropia”, contestaba: “equivócate tú!”
        En pocos días se acabaron las “solicitudes extras de colaboración”, el directivo dispuso de más tiempo para hacer su trabajo y la empresa siguió funcionando igual.
        Disculpad el chascarrillo y un saludo!

        • julio 17, 2013 en 3:36 pm

          Efectivamente José MAría, una cosa es saber lo que está pasando y otra asumir todas las funciones.
          Muchas gracias por tu aclaración,
          Miguel Angel

  13. Ivan
    julio 17, 2013 en 1:37 pm

    Gracias por tu ejemplo José María. A veces hay que pararse, ver las cosas en perspectiva y cambiar de actitud, sin duda. Saludos

  14. septiembre 12, 2013 en 3:56 pm

    Hola Miguel A.,

    Si me permites me gustaría hacer una pequeña aportación a tu artículo sobre decisiones estrategicas y operativas, siempre desde mi pequeña experiencia y agradeciendo de antemano cualquier comentario que me puedas hacer al respecto.

    Estoy bastante de acuerdo con lo que comentas al diferenciar las decisiones estrategicas de las operativas, pero desde mi punto de vista entiendo que podríamos dividir las operativas en tácticas y técnicas, pudiendo aplicar este tipo de decisiones a una empresa de forma global o unidad de negocio o incluso a un área funcional. Haciendo un símil del mundo de la empresa con el del deporte: Considerando el área deportiva de un club de fútbol, no es lo mismo una estrategia general de juego (ubicación de jugadores y estilo de juego según el equipo al que se enfrenten, etc), que las diferentes tácticas (jugadas, maniobras…) que se utilizan para conseguir los objetivos de esa estrategia, así como las diferentes técnicas (pases de balón chutes, cabezazos, etc) que se utilizan para poder realizar las tácticas englobadas en una estrategia. He hablado de un área en concreto, pero evidentemente es extrapolable a la empresa (Club de Fútbol en este caso) de forma global, donde las decisiones estratégicas se gestan en la cúpula directiva. En cualquier caso, está claro que todas las personas de una empresa utilizan todas estos tipos de decisión, pero según su situación jerárquica y área predominará más la utilización de una que de las otras dos, siendo la predominante de su responsabilidad y las otras dos aquellas en las que puede colaborar. Así pues, mientras que el presidente de una empresa mayoritariamente tomará decisiones estratégicas, tacticas en menor medida y técnicas de forma esporádica/nula, en el otro extremo más alejado, jerarquicamente hablando, encontramos al trabajador cuyas decisiones serán principalmente técnicas, tácticas en menor medida y estratéjicas de forma esporádica/nula.

    Por otro lado, dependiendo de las dimensiones y cultura de cada empresa, las decisiones estratégicas, tácticas y técnicas se tomarán por una o varias personas. A mayor dimensión de una empresa mayores cargos intermedios, por lo que suele incrementar la confusión sobre quién decide qué. Por ejemplo, en el área comercial de una empresa podemos encontrar un director comercial de una pequeña empresa cuyo rol es dirigir un equipo comercial al mismo tiempo que hace de vendedor, donde tomará decisiones estratégicas tácticas y técnicas con respecto a su área, e incluso podemos encontrar una estructura de director comercial gestionando varios jefes de ventas, cada uno con su red de vendedores y sin olvidar los key account managers que cuelgan del director comercial. En este segundo caso las decisiones estrategicas las tomará primordialmente el Director Comercial, las Tácticas principalmente los jefes de ventas además de los KAM y las técnicas principalmente los vendedores.

    Dicho esto, considero que es más importante tomar decisiones correctamente antes que saber si son estrategicas, tácticas o técnicas. Para ello es absolutamente necesario que las empresas tengan bien definidas las funciones con sus responsabilidades y el poder de decisión de cada cargo/rol (no solo sobre el papel) para que no haya confusiones. También es importante que cada trabajador se nutra de los demás para el óptimo desempeño de su propio rol, por lo que en realidad todos deberían participar (en mayor o menor medida), en la parte estratégica, táctica y técnica, siendo más intensa la parte más relacionada con su propio rol.

    Un saludo,
    Gonzalo Camps

    • septiembre 17, 2013 en 3:21 pm

      Gracias Gonzalo, es una visión complementaria la que nos das sobre decisiones estratégicas técnicas y tácticas. Y coincido totalmente que lo más importante es que sean decisiones correctas independientemente del tipo de decisiones que sean.
      Gracias y saludos,
      MIguel Angel

  15. Anónimo
    agosto 29, 2014 en 1:57 am

    Disculpen,esta conversación entre todos ustedes se ve totalmente profesional desde mi punto de vista es la mejor que e visto ademas de que es interesante e informativa me parece una magnifica conversación.Solo venia para tomar información para mi tarea pero al leer los comentarios se ve muy bien tanto profesional esto,Saludos.

  16. Rogelio Urízar Soria
    septiembre 30, 2016 en 1:14 am

    Buenas tardes Miguel Ángel, muy bueno el artículo, para ponerse a pensar. Siempre he pensado que para tomar una buena decisión estratégica, es necesario conocer de antemano si existe algún problema, si se implementará una nueva estrategia o se cambiará una existente. Para esto es necesario contar con una de las herramientas más poderosas que ha existido desde siempre; la comunicación. Y de ahí partimos para cualquier punto. Si existe una buena comunicación, de arriba para abajo y viceversa, el directivo tendrá la pauta para implementar cualquier estrategia con conocimiento de causa, y haciendo lo que a cada cual le corresponde, tendremos buenos resultados.

    • octubre 2, 2016 en 5:02 pm

      Rogelio, la comunicación es esencial para saber lo que pasa. Si falla la comunicación en una empresa, no se pueden tomar buenas decisiones, estratégicas o no, porque no se conoce aquello sobre lo que se está decidiendo.
      Muchas gracias por participar.
      Saludos,
      Miguel Angel

  17. Anónimo
    junio 17, 2017 en 5:56 pm

    pregunta:
    el gerente toma decisiones y estrategias? por que?

    • junio 18, 2017 en 4:21 pm

      Depende de qué se entiende oor gerente. Son los directivos y el consejo de administración quienes toman decisiones estratégicas.

  18. Anónimo
    junio 17, 2017 en 5:57 pm

    Pregunta.
    El proveedor es un aliado estratégico de la empresa ? por que?

  1. agosto 29, 2013 en 7:00 am
  2. mayo 15, 2014 en 7:00 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: