Controladores

controlarLa semana pasada hablaba del asfixiante afan de regularlo todo para tenerlo todo controlado. Esta semana voy a hablar de un tipo directivos asfixiantes. Los que quieren controlarlo todo.

Hay directivos que no conciben que las cosas no salgan como estaba previstas. Otros que le tienen miedo a los imprevistos. Otros que tienen una desconfianza enfermiza respecto a sus colaboradores. Sea la razón que sea abunda en la fauna empresarial un tipo de directivo del que hay que huir: el controlador. El que lo quiere tener todo controlado y por consiguiente asfixia asus colaboradores. Este tipo de personas parece que son propietarias de las vidas de los demás.

Con ese perfil directivo es muy difícil hacer avanzar las organizaciones. Como mucho éstas mantienen su situación sin cambios ni mejoras. Pero nunca harán algo diferente ni sobresaldrán. Las hacen mediocres. Por otro lado los sufridos colaboradores de este tipo de directivos suelen buscar otro puesto de trabajo, en la misma empresa o en otra. Solo se quedan con él aquellos sin ninguna personalidad que no les importa que otros vivan la vida por ellos.

A mí me parece que este perfil de directivos es el más abundante. Piensa si en tu trabajo directivo sigues los asuntos hasta el último detalle o dejas espacio a la iniciativa de tu gente. Piensa si te gustaría tener un jefe como tú. Y si no te gustaría, rectifica que posiblemente estés amargando la vida de tus colaboradores. Se va terminando el verano. Hasta el jueves que viene.

  1. agosto 22, 2013 en 8:10 am

    Buenos días Miguel.
    Comparto tu opinión de que el directivo controlador es desafortunadamente un perfil muy frecuente.
    En muchos casos este afán de estar en todo sirve para llenar un vacío de equilibrio personal, así que el trabajo compensa la ausencia de otros intereses personales y/o relaciones afectivas. Y los empleados pagan la cuenta.
    Personalmente creo que el objetivo ser un buen jefe empieza con el intentar ser buena persona, o al menos esto es lo que creo haber aprendido en IESE.
    Que disfrutes del resto de tus vacaciones y a ver si regresamos con las pilas puestas!
    Un abrazo. Giorgio.

    • agosto 22, 2013 en 1:13 pm

      Gracias Giorgio. Aprendizaje sencillo y fundamental el que comentas y del que poca gente se da cuenta. No se puede ser buen directivo sin ser buena persona.
      Yo acabo de regresar de las vacaciones dispueto a trabajar un montón.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  2. agosto 22, 2013 en 8:13 am

    Para crecer como persona se requiere aprender. Pero no se puede aprender cuando todo está previsto. Justamente es ahí donde se demuestra la tarea directiva. Muy buena entrada del blog. Gracias por coincidir con las buenas ideas directivas.

    • agosto 22, 2013 en 1:13 pm

      Gracias Javier, si no se puede experimentar cosas nuevas no se puede aprender, como dices.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. Josep
    agosto 22, 2013 en 9:56 am

    Buenos días,
    Creo que tu post de esta semana es acertado al 100%.
    Considero que estos directivos no solo no favorecen que la empresa avance, sino que además, en la mayoría de casos, la hacen retroceder. No hay nada más desmotivante que tener a alguien al lado que constantemente te esté cortando las alas, menospreciando ideas e iniciativas e imponiendo su criterio, generando así trabajadores desmotivados e incluso que intentarán no colaborar en las ideas e imposiciones del directivo.
    Considero además que estos directivos, en su afán de querer controlarlo todo, desatienden su principal función: dirigir.
    Una opinión personal: considero que el secreto de un buen directivo / dirigente es el de saber rodearse de gente mejor que él en sus áreas específicas de conocimiento, para así enriquecerse tanto la organización como él mismo.
    Saludos,

    • agosto 22, 2013 en 1:16 pm

      Josep, esto lo sufre mucha gente. El perfil de controlador es el más frecuente entre los directivos. El que no tiene este perfil ya tiene mucho ganado. Pero ante un jefe controlador, si se actúa inteligentemente uno se puede zafar facilmente.
      Gracias por tu comentario,
      Miguel Angel

  4. Caba Robletto
    agosto 22, 2013 en 11:30 am

    El planteamiento es claro: Paternalismo encubierto, y la “enfermedad”: No saber delegar.

    La medicina: Esperar el fallecimiento ó cambiar de trabajo. (Así de claro).

    He pasado por este tipo de “experiencia” y admito que dentro de lo nefasto, me sirvió para “lanzarme” y montar mi propia Asesoría de Ingeniería Técnica Ind. El tiempo me ha dado la razón, ha valido la pena, Si, afirmativamente; cada Directivo, aplica un estilo de Mando determinado, en todos existe una serie de ventajas y desventajas. Lo que realmente hay que buscar es potenciar los puntos fuertes, motivar y aleccionar los puntos débiles en nuestro hacer cotidiano, sin olvidar, el amor y dignidad a la persona del entorno, seriedad, constancia, esfuerzo participativo y profesionalidad, entre otras cosas. ¿Parece simple? pues a ponerlo en práctica…

    Gracias por la atención a todo/as, abrazos y saludos, Ramón.

    • agosto 22, 2013 en 1:18 pm

      Gracias por lo que nos dices Ramón. Lo que hay que intentar hacer es zafarse de este tipo de jefes, aunque desafortunadamente no todo el mundo puede hacerlo como tú fuiste capaz.
      Muchas gracias y hasta la semana que viene,
      Miguel Angel

  5. gustavoperezpiferrer
    agosto 22, 2013 en 11:50 am

    Buenos días,

    Miguel, totalmente acertado el comentario de la semana, esto genera lo que muchas veces comentamos empresas mediocres ya que los buenos se van y los malos los echan.

    Como bien se ha dicho estas empresas hacen lo que siempre han hecho y así seguirán, lo que lejos de que se mantengan lo que harán es ir muriendo, ya que muchas otras siguen evolucionando y se las comerán.

    Es importante rodearnos de gente realmente competente, dejarlos crecer y que nos hagan crecer, saber a quien tenemos/escogemos en nuestros equipos y ayudar a aquellos aun no experimentados. Más que un entorno de control, deberíamos llamarlo de crecimiento, obviamente no todas las ideas tienen porque ser factibles y para eso también está la figura jerárquica que tiene la “ultima palabra” pero siempre se ha de estar abierto al dialogo y con la mente abierta, quien sabe, igual hoy por el motivo que sea no nos cuadra, pero ¿y mañana?¿y algo parecido?¿…?

    Un saludo

    Gustavo

    • agosto 22, 2013 en 1:20 pm

      Gustavo, los buenos se van y a los malos los echan …o se quedan, y así la empresa con directivo controlador acaba con los empleados menos capaces, y este directivo rodeado de los más inútiles,
      Muchas gracias por participar en el blog Gustavo,
      Miguel Angel

  6. agosto 22, 2013 en 1:07 pm

    Reblogged this on Oswald van Nieuwenhove and commented:
    Abunda en la fauna empresarial un tipo de directivo del que hay que huir: el controlador.

  7. Enrique
    agosto 22, 2013 en 1:21 pm

    Es el directivo que funciona en “modo becario”, que se rodea de sibwanistas y que esconde su incompetencia directiva refugiándose (enredándose) en el día a día de sus colaboradores en lugar de cumplir su cometido; dirigir. En lugar de ser un facilitador para su equipo, resulta un obstáculo que provoca ineficiencias, retrasos y pérdidas. El mayor problema es que si el directivo se dedica a eso entonces ¿quién está a los mandos?
    Es una especie nada rara en las empresas. ¿Causas? Una de ellas el principio de Peters.

    • agosto 22, 2013 en 4:28 pm

      Enrique, efectivamente es una especie muy frecuente en las organizaciones. En muchos casos es modo de esconder su incompetencia y en algunos también que no pueden estar sin tenerlo todo controlado.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  8. Roger Romance
    agosto 22, 2013 en 4:06 pm

    Participé en un proyecto y éramos unas 10 personas, el director del proyecto era un tipo controlador, de los que llamaría, controladores natos. Vamos que manejaba un excel con tropecientas-mil líneas controlando cada tarea, por ínfima que fuese: quien lo hace, cómo, cuándo, tiempo, el coste, y cruces y más cruces…… en fin. Dedicaba el día a rellenar casillas y llamar a la gente por si había hecho, pero qué valor añade a la organización? Intenté hablar con él en numerosas ocasiones para proponerle otra metodología, y en una ocasión me dijo en un tono seco: ¨la confianza es buena, pero el control mejor¨, un poco más y caigo de la silla. Para mí y muchos otros jefes y compañeros que trato, ya ves que lo primero es la confianza, para mi es indiscutible que sin confianza no se puede trabajar bien.

    • agosto 22, 2013 en 4:29 pm

      Roger siempre nos cuentas anécdotas muy interesantes que te han ocurrido. Parece que estás teniendo una experiencia profesional muy rica. Te llamo un día y terminamos el asunto que tenemos entre manos.
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  9. Marta
    agosto 23, 2013 en 12:54 am

    Miguel: muy gráfica y sintética tu imágen de los directivos controladores, le agregaría que son personajes completamente inseguros y muy negativos para la organización.

    Lamentablemente a veces hay que padecerlos porque la organización misma a conciencia los ha impuesto para lograr algún cambio de manera más rápida, instaurando un nuevo orden de cosas, pero que no puede perdurar como forma de trabajo porque como bien decís vuelve al entorno mediocre y nada positivo se puede construir a su alrededor.

    Es un desafío agotador enfrentarse con estos individuos desde RRHH.

    Gracias por el aporte, me sirven sus comentarios para darme cuenta que no estoy percibiendo tan mal lo que pasa en algunas organizaciones.

    Saludos a todos!

    • agosto 23, 2013 en 3:55 pm

      Marta, gracias por participar en el blog. Por todos los comentarios parece quees una sitación bastante frecuente. Aunque también hay empresas con grandes directivos.
      Saludos. ¿Es la primera vez que participas en el blog?
      Miguel Angel

  10. Marta
    agosto 24, 2013 en 11:36 pm

    Así es, está bueno compartir experiencia por eso participé.
    Por suerte también existen los líderes positivos, la tendencia al parecer no está en equilibrio en este momento o tal vez ,estuve pensando, que quien tiene la facultad de escuchar para actuar no está recibiendo la información adecuada o escucha a quien no debe. Como todo son ciclos, la fuerza de la confianza hará lo suyo.

    Saludos.

  11. Anónimo
    agosto 27, 2013 en 8:03 am

    Buena definición la de “controlador”. Se cierra en sus ideas y solo, controlan. No gestionan ni saben dirigir y no escuchan a sus equipos. Yo siempre he defendido la idea que para estar en un puesto de directivo hay que tener talento como tal, sino es un mero ascenso para alguna personas, y nada más.

  12. gomezcava
    septiembre 11, 2013 en 11:02 am

    Totalmente de acuerdo con el post. Esa es la dinámica de muchos directivos, no delegando ni valorando, no sólo los conocimientos, sino algo muy importante hoy en día las “cualidades”.

    Enhorabuena por el post y por el magnífico blog.
    Si necesitarais información con respecto a comercialización y marketing en golf resorts y hoteles, no dudad en poneos en contacto conmigo para compartir información.

    Un cordial saludo

    Antonio Gómez
    http://www.antoniogomezcava.com

    • septiembre 12, 2013 en 1:45 pm

      Muchas gracias por tu comentario Antonio, y por participaren el blog.
      Saludos,
      Miguel Angel

  13. YOV
    febrero 5, 2014 en 11:13 am

    Buenos días.
    Aunque veo que los comentarios son de hace meses, no he podido reprimir las ganas de incluir uno más.
    Observo que sois trabajadores pertenecientes a empresas privadas donde abundan los jefes controladores, sin embargo yo trabajo en la empresa publica y la cosa no mejora.
    Lo peor de todo es la desilusión con la que día a día te presentas en tu trabajo para deshacer lo que has hecho el día anterior y ver la ineficacia de los servicios públicos, caldo de cultivo de controladores. Gente con una estrechez de miras tal que no aportan más que quebraderos de cabeza a todo aquél que tiene la desgracia de caer en su órbita.
    Un saludo.

    • febrero 6, 2014 en 6:22 pm

      Yov, veo que estás un poco quemado (o quemada) Consejo: sé tú quien da sentido a tu trabajo. no esperes que lo dé otro.
      Saludos y ánimos
      Miguel Angel

  1. octubre 15, 2014 en 7:01 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: