¿Ganar dinero o desarrollar una carrera? (II)

Relacionado

Meter la pata

Cuando uno comete un error caben dos posibilidades. La...

Efectos colaterales

En España estos días se está hablando mucho de...

Una buena práctica

Habitualmente cuando nos planteamos hacer una cosa es porque...

¿Qué podemos hacer?

En el mundo desarrollado hemos experimentado unos altos niveles...

La empresa como red de aprendizaje

La semana pasada moderé una sesión del programa para...

Share

Siguiendo con el mensaje de la semana pasada, decíamos que las empresas pueden clasificarse en dos tipos: aquellas cuya finalidad es ganar dinero o aquellas cuya finalidad es ofrecer un producto o servicio que satisfaga una necesidad real y como consecuencia de ello ganan dinero. También decíamos que hay dos tipos de empleados, aquellos cuya única razón por la que trabajan es por ganar dinero y aquellos que van a trabajar para cualificarse, ganarse la vida y ser útiles con lo que hacen.

En el mensaje de la semana pasada abordamos la situación de una empresa concebida solo para ganar dinero y un empleado cuyo único interés es ganar dinero. Pero ¿qué pasa cuando una empresa tiene como único interés ganar dinero, y un empleado está intentando ser útil y cualificarse además de ganarse la vida? Pues que el empleado estará frustrado. Verá cómo se pueden hacer muchas cosas en favor de los clientes, que la empresa no valora e incluso muchas veces penaliza.

Frustrado porque sus esfuerzos por cualificarse ni serán fomentados ni valorados por la empresa. Este empleado acabará marchándose de la empresa si tiene alternativas. Y si no las tiene no tendrá otro remedio que quedarse muy a disgusto. La empresa estará infrautilizando las posibilidades de este empleado y a la larga se estará quedando solo con la gente que trabaja por dinero, generándose la situación que describíamos la semana pasada.

¿Qué pasa si es al revés, que la empresa está empeñada en satisfacer las necesidades de sus clientes lo mejor posible, y un empleado solo está interesado en el sueldo que gana? Pues que mientras ese empleado haga bien su trabajo todo puede funcionar. El empleado no participará del entusiasmo de la empresa por ofrecer un buen producto, pero mientras haga bien su trabajo algo está aportando a la empresa. Por supuesto si un día ese empleado deja la empresa, basta con encontrar otro con la capacidad técnica suficiente para reemplazarlo. Lo cuál en general no es muy difícil, salvo que el empleado sea muy cualificado.

Pero si este empleado hace cosas que van en contra de la misión de la empresa, si traspasa líneas que la empresa no está dispuesta a traspasar, entonces hay que desprenderse de esta persona. Es un cáncer que lo mejor es extirpar cuanto antes sin importar lo técnicamente valioso que sea ese empelado. Es más si es muy valioso, despedirlo es una manera que tiene la empresa de comunicar su innegociable compromiso con sus valores.

La semana que viene comento la última de las relaciones empresa empleado. Hasta el jueves que viene.

11 COMENTARIOS

  1. Mi punto de vista, para realizar un trabajo determinado, te debe gustar, y sentir ilusión por el mismo; si eso no fuera posible, tengo la facultad «lucha, crear, mentalizarme » para que me guste, si lo consigo muy bien, (doble satisfacción, he podido) si no lo consigo, apaga y adiós muy buena, tal vez sea una forma favorable de impulsarnos a nuevos retos, en muchos casos ignorados por nosotros mismos.

    Gracias por la atención, saludos y abrazos, Ramón.

  2. Hola Miguel Angel,

    Temas interesantes los de estas semanas. Cada vez tengo más claro que hay que trabajar en empresas donde sus valores y formas de hacer se adecúan a los tuyos o la relación sera probablemente prejudicial para ambas partes.

    Según mi experiencia, también es posible en grandes compaías (generalmente multinacionales) tener subsidiarias donde los valores y formas de hacer nada tienen que ver unas con otras, y esto me lleva a la conclusion de que es muy importante que las cabezas visibles en cada pais o subsidiaria conozcan, vivan y respeten los valores de la empresa matriz o a la larga se crearan equipos y formas de hacer que acabaran chocando con la central y fracasando a la postre.
    Un saludo y buena semana.

  3. Estoy de acuerdo Miguel Ángel. Si el empleado va en contra de la misión de la empresa es como si fuera en contra de los principios del trabajo por el cual se le paga. Entonces qué hace trabajando para esta empresa? Es un sinsentido. Lo mejor para ambos es separarse.

    Creo en la libertad y ojalá todo el mundo la tuviera hasta el punto de poder hacer lo que sus propios principios le dictan.

    Normalmente no es así, lamentablemente. En las relaciones profesionales, personales, sociales… se crean dependencias y suele haber una parte más fuerte y otra más débil. En este caso el débil no siempre tiene la posibilidad de decidir y se ve obligado a claudicar en contra de su propia voluntad. Es triste.

    Quizá me he ido del tema en cuestión, pero me ha servido para reflexionar de nuevo sobre el derecho a la libertad como principio fundamental de la felicidad humana.

    Y este principio es aplicable a todo, no?

    Saludos,
    Moritz

  4. Efectivamente Moritz, y más ahora con el desempleo que hay mucha gente no puede escoger donde trabajar y tiene que conformarse con un puesto en el que solo valoran su contribución económica. Es una lástima. Es desperdiciar el potencial de la gente. Cosificar a los empleados.
    Gracias y saludos,
    Miguel Angel

  5. Hola, soy Anónimo. Hay una situación que a mí me genera muchas preguntas, y no tengo respuesta aún. Un empleado puede no estar identificado con los valores o con la misión de una empresa, pero haberlo estado tradicionalmente: sencillamente ahora no lo está porque han cambiado. Si considera que el cambio es erróneo (por ejemplo, la empresa ha comenzado a guiarse por el corto plazo, a tener injerencias políticas, a haber casos de corrupción en la dirección, etc), y considera que la situación puede cambiar (esto es muy importante), ¿debe marcharse o es legítimo que se mantenga en la empresa manteniendo honestamente una posición crítica internamente, incluso remando en la dirección que los nuevos valores dictan mientras tanto? Es evidente que la situación no es sostenible a largo plazo, pero hay un periodo durante el cual parece sensato intentar contribuir a cambiar una situación. ¿Qué es lo sensato en estos casos? Un saludo. Anónimo.

    • Anónimo, Hay muchas alternativas todas ellas razonables. Una es cambiar de empresa si uno tiene alternativas. Aún teniéndo alternativas, uno puede quedarse e inentar cambiar la empresa a mejor. Finalmente si uno no tiene alternativas tendrá que quedarse es esa empresa salvo que uno esté contribuyendo directamente a algo indigno. en cuyo caso …. pues en ese caso hay que atender a un montón de circunstancias.
      Saludos, y no sé si te habrá servido la contestación. Pero ánimo, que todo tiene solución,
      Miguel Angel

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: