Siete errores en la toma de decisiones

Relacionado

Meter la pata

Cuando uno comete un error caben dos posibilidades. La...

Efectos colaterales

En España estos días se está hablando mucho de...

Una buena práctica

Habitualmente cuando nos planteamos hacer una cosa es porque...

¿Qué podemos hacer?

En el mundo desarrollado hemos experimentado unos altos niveles...

La empresa como red de aprendizaje

La semana pasada moderé una sesión del programa para...

Share

Hola a todos, introduzco el tema de esta semana recordándoos que este lunes 26 de noviembre, a las 19.00 tendremos una reunión presencial de lectores del blog en el IESE en Barcelona. Será como la que ya tuvimos en el mes de abril para seguir conociéndonos y para hablar de lo que tengais interés. Los que querais asistir y aún no lo hayais hecho, podeis inscribiros aquí:

inscripción

Podemos iniciarla  tratando qué tienen en común desde el punto de vista de la toma de decisiones los siguentes eventos:

  • El hundimiento del Titanic (1912)
  • El accidente aereo de Los Rodeos en Tenerife (1977)
  • La explosión del transbordador Challenger (1986)
  • La bancarrota del Barings Bank (1995)
  • Los atentados del 11 de Septiembre (2001)
  • La quiebra de Enron y la posterior desaparición de Arthur Andersen (2001)
  • El huracan Katrina (2005)

Hablaremos de 7 errores en la toma de decisiones. Adelanto ahora algunas pinceladas. En 6 de los anteriores 7 eventos había un conflicto de intereses: unos pocos tenían incentivos para actuar en contra del bien de la mayoría. Ya hablé de esto en otros mensajes. También en 6 de los anteriores eventos no se hizo caso de la información existente, pues o bien no interesaba hacerle caso o se juzgó que no era relevante. En otros casos había un exceso de confianza en la capacidad de controlar la situación.

Y así una unos cuantos errores más: la situación estaba rodeada de una aureola qué impedía ver que las cosas podían ir mal; empeñarse en una idea sin criticarla; no saber aceptar a tiempo que las cosas no van a salir como pretendíamos, seguir defendiendo una causa perdida, etc.

Uno puede pensar que estos son eventos de gran impacto mediático y que son situaciones que no se presentan al común de los mortales. Craso error pensar esto. Efectivamente será muy raro que nos encontremos en una situación que tenga un impacto como el que tuvieron cualquiera de estos siete eventos. Pero esos errores los podemos cometer cada uno de nosotros con un impacto a menor escala. Siempre podemos mejorar el modo de tomar las decisiones. En definitiva nuestras decisiones van configurando lo que somos. Hasta el jueves que viene.

19 COMENTARIOS

  1. Buenos días, Miguel Ángel me encantaría estar presente en la reunión pero me encuentro algo lejos. Éste tema tiene la semilla para una productiva sesión, te felicito.

    No sé si deba pero me gustaría hacer algún comentario. Para mí lo peor del ser humano es querer hacer historia por encima de todo y todos. Creo que precisamente el problema de este tipo de personas es el «sesgamiento» en la mente/pensamiento racional, y tener solo uno idea a la que se aferran.

    No tienen control de la incertidumbre, por lo tanto, si vienen consecuencias negativas siguen y siguen para delante con tal de lograr el objetivo. No miran después de conseguirlo qué pasará con lo que nos hemos llevado para delante.

    No tienen plan anticipado, pueden tener información pero puede que no la atienda porque no le conviene, puede que el equipo de colaboradores sea como el líder y solo lo alabe («pelotas»), Uffffff

    Mil gracias como siempre, un saludo,

    Pilar

  2. Pude disfrutar ayer de una lecture genial sobre el «challenger» impartida por el Prof. Rafael de Santiago.
    Espero que disfruten de la sesion!
    Luis

  3. […] ¿Cómo se pueden evitar este tipo de riesgos? Primero hay que decir que nunca se podrán evitar todos los riesgos por muy evitables que estos sean. Pero sí que se pueden dar unas pautas para intentar minimizarlos. Primero establecer indicadores críticos de riesgos. Esto significa tener identificadas las cosas que pueden ir mal en un proyecto y tener unos indicadores que levantan la voz de alarma cuando estos riesgos se pueden materializar. Alguien dirá que no todo se puede prever. Cierto, pero ahora estamos tratando precisamente de esos riesgos que si son evitables si se hicieran las cosas bien. […]

Deja un comentario

Artículo anteriorDesahucios. Algo hay que hacer
Artículo siguienteEl mayor error
A %d blogueros les gusta esto: