Dirigir y manipular

toma de decisionesUn antiguo alumno, muy buen profesional, me comentaba desde hacía tiempo que notaba cierta frialdad de sus jefes hacia él, cosa que le tenía algo perplejo. Hace pocas semanas volví a encontrarmelo y me dijo que recientemente un colega suyo le había advertido: “tu problema es que dices lo que piensas”. Y me decía, efectivamente, es posible que ahí esté la clave de mi relación con los jefes.

Pasa muchas veces a los directivos. En una afan de tener una imagen de cercanía con su gente y de demostrarse así mismos que tienen un estilo de dirigir participativo, animan a su gente a que den sus opiniones y digan todo lo que crean oportuno. Ahora bien… como a alguno se le ocurra decir algo que al jefe no le gusta oir … empiezan los problemas. Hablar sí, pero solo si se está alineado con lo que el jefe piensa. Todo compatible con las buenas formas y las sonrisas del jefe, pero este subordinado que inocentemente pensaba que se podían decir las cosas para mejorarlas, empieza a arrinconársele sutilmente (o se le aparca burdamente, que también pasa).

Jefe: o no pidas opiniones a tus subordinados, o si las pides atiende a lo que dicen tanto si es para aceptarlo como si es para desestimarlo (los subordinados no tienen porqué tener siempre razón). Pero atiende a lo que dicen que muchas veces es de un sentido común aplastante. Los de abajo suelen hablar con muy buenas intenciones agradeciendo que el jefe esté interesado por sus puntos de vista. Pero cuando se percatan que un jefe solo le gusta que se opine lo que él quiere que se opine, la perdida de confianza ante la burda manipulación que supone ese falso estilo participativo es destructivo para el ambiente de la empresa.

Gracias a todos los que difundiis el blog. Hasta el jueves que viene.

  1. Ignacio Gutiérrez
    septiembre 26, 2013 en 11:28 am

    Totalmente de acuerdo. Lo que pasa es que este circuito es bidireccional y requiere escucha participativa por las dos partes y en los dos sentidos. Si no es así, la comunicación se corta. Y ésta es clave para una relación de confianza. Gracias por el post. Ignacio

    • septiembre 26, 2013 en 1:39 pm

      Sí Ignacio, pero quien establece las reglas del juego es el jefe. Si el jefe solo da opciones a un tipo de participación, el de abajo poco puede hacer.
      Muchas gracias y saludos,
      Miguel Angel

  2. septiembre 26, 2013 en 12:48 pm

    Estoy de acuerdo y, además, puedo corroborarlo porque tengo experiencia propia al respecto. El aspecto de Gestión de Equipos es uno de los pilares en los que se basa una gestión eficaz de empresa. Se puede ser un Emprendedor excepcional, tener buenos proyectos, tener financiación, ……. pero el proyecto puede fracasar estrepitosamente si la comunicación interna se debilita.
    Admiro a los profesionales que respetan y fomentan la participación del equipo en su conjunto. solo así se alcanzan grandes metas. Saludos. laura

    • septiembre 26, 2013 en 1:42 pm

      Gracias Laura, has tocado un tema muy importante: la comunicación interna en la empresa. Se suele hacer mucho caso a lo que se dice de la empresa fuera, en los medios. Pero es fundamental la comunicación interna. Pues son los empleados los que llevan a la práctica los planes o los que ponen palos en la rueda.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  3. Gustavo Pérez Piferrer
    septiembre 26, 2013 en 1:01 pm

    Buenos días.
    Estoy de acuerdo y realmente sigo sin entender estos comportamientos que son autodestructivos para los jefes. Si tu transmites lo que crees de forma justificada, de manera confidencial (sin haber espectadores, …), sin faltar al respeto, … ¿porque se ha de guillotinar a alguien? Es triste pero cierto. Todo esto finalmente termina en generar entornos de malestar general y haciendo referencia a la foto se huye hasta de los corderos de verdad y se opta por el silencio.
    Lo que resulta gracioso es como en tantas cosas en la vida no queremos oír las opiniones de los que tenemos cerca y optamos por fastuosos estudios de mercado, pagos de grandes minutas de consultoría, … y lo que es peor hundimos a nuestros propios equipos y obtenemos empresas tristes y mediocres

    Un saludo y hasta la próxima

    • septiembre 26, 2013 en 1:44 pm

      Gracias Gustavo. Efectivamente se generan entornos de malestar por no facilitar la comunicación clara y constructiva. Y como dices, los que mejor saben lo que pasa en la empresa y como solucionar los problemas que surgen son las personas que allí trabaja.
      Gracias de nuevo y saludos,
      Miguel Angel

  4. Fran
    septiembre 26, 2013 en 2:26 pm

    Ocurre demasiado en nuestro tejido empresarial, y se da con frecuencia con aquellos jefes que son inseguros y con aquellos empresarios directivos que son más “amos” que empresarios.

    • septiembre 26, 2013 en 3:02 pm

      Fran lo de los jefes inseguros es uno de los grandes males. quizá un día hable sobre eso.
      gracias,
      Miguel Angel

  5. septiembre 26, 2013 en 3:03 pm

    Esta forma de dirigir nada participativa tiene su origen en la educación recibida en la infancia tanto en la escuela como en tu familia. tu padre y tu profesor pueden serte de gran ayuda pero tu también puedes serles de gran ayuda solo falta que ellos lo sepan ver para educar a escuchar y aprender de todos aunque no estés de acuerdo aunque sea en la mayoría de las veces. Con aprender solo en una de cada mil mensajes recibidos con confianza ya has crecido como empresa y como persona.

    • septiembre 26, 2013 en 5:45 pm

      Mucha gracias Sara. Es muy interesante la conexión que haces entre el mensaje del blog y la educación. Propones un cambio de actidudes desde la infancia y también con la infancia.
      Saludos y gracias de nuevo,
      Miguel Angel

  6. Martha Vallejo
    septiembre 26, 2013 en 3:56 pm

    Siempre que el directivo NO tiene las competencias gerenciales (suma de conocimiento, habilidades y destreza más actitudes) y que se necesitan para las empresas del siglo XXI.

    • septiembre 26, 2013 en 5:46 pm

      Gracias Martha por ru participación. ¿desde qué país escribes? ¿Mexico?
      Saludos,
      Miguel Angel

  7. Paula Cid
    septiembre 26, 2013 en 5:21 pm

    Desgraciadamente ese comportamiento de los jefes no hace otra cosa que incrementar la mediocridad. Piden opinión, la das, no les gusta por motivos como que no se les ha ocurrido a ellos, que se sienten amenazados por estar rodeados de personas con criterio, porque supone un esfuerzo también por su parte implantarla, porque los cambios generan tensiones y tienen que intervenir en su gestión, etc. Este drama todavía es peor en las empresas de “amo”, como las llama Fran y más si son pequeñas, porque uno aprende del caso ajeno, y si alguna vez uno opinó y se le aparcó … simplemente se deja de opinar y se procura pasar lo más desapercibido posible.

    Al final un jefe mediocre, hace mediocre al equipo y la compañía. Qué desperdicio de talento!.

    • septiembre 26, 2013 en 5:48 pm

      Y al final lo que hacen estos directivos es rodearse de mediocres y así su organización es la pura mediocridad, donde los valiosos salen o corriendo. Es un círculo vicioso
      Gracias Paula,
      Miguel Angel

  8. septiembre 26, 2013 en 5:26 pm

    El profesor Pérez López lo resumía muy bien: es la diferencia entre unidad y complicidad. Gracias por hacernos recordar cosas buenas, Miguel Ángel. Saludos.

    • septiembre 26, 2013 en 5:51 pm

      ¡Cuanta gente se acuerda del profesor Juan Antonio Pérez López!!! Menuda huella ha dejado. Gracias Javier.
      Saludos,
      Miguel Angel

  9. Luis
    septiembre 26, 2013 en 6:18 pm

    Hay una gran correlación entre el afán de mandar y trastornos de personalidad: cuanto más arriba, más narcisista y manipulador. Las empresas privadas no garantizan una selección natural de los mejores, sino una cooptación por parte del gremio de los narcisistas y manipuladores. Se puede expresar todo esto de manera más vulgar, pero me abstengo.

    • septiembre 26, 2013 en 6:35 pm

      Gracias Luis por tu comentario, Pero hay que matizar algo. Si bien es cierto que muchos narcisistas y manipuladores llegan a la cumbre del poder, también es cierto que hay muchos directivos que conciben su trabajo como un servicio
      Saludos y gracias por participar
      Miguel Angel

  10. septiembre 26, 2013 en 9:55 pm

    Muy buena reflexión….creo que el reto del liderazgo, de aquel consistente y diáfano, es precisamente atender esas percepciones. Si se trata de algo que preocupa o molesta a un subordinado, debo solucionarlo como directivo. He visto tanto directivos que, en casos extremos, frente a la verdad que no quieren ver ni dejar saber, someten a sus subordinados a todo tipo de humillaciones; como directivos que asumen, dan la cara, involucran a sus subordinados en la superación de aquellas limitaciones o problemas percibidos. Es cierto, de estos últimos son los menos, pero son los que mejor conducen la empresa.

    • septiembre 27, 2013 en 2:18 pm

      Gracias Ibeth por tu intervención. lo que cuentas al principio es un tipo de directivo que no merece el puesto que ocupa, y lo pagan los que tiene debajo. Los segundos son personas con las que da gusto trabajar.
      Muchas gracias y saludos,
      Miguel Angel

  11. Ana de Marichalar
    septiembre 27, 2013 en 10:11 am

    Lamentablemente este problema se ve mucho en empresas grandes industriales,en los que los lideres llevan tanto tiempo en sus puestos que tienen algo de ” funcionarios”. Este es el problema de muchas empresas en España, ademas del miedo de que un subordinado pueda superarles en estrategia y sentido común. Estoy de acuerdo con Ibeth, los lideres que asumen sus limitaciones ,son mejores que los demas.
    un abrazo
    Ana

    • septiembre 27, 2013 en 2:20 pm

      Gracias Ana, en grandes empresas industriales, y en otras también. Y lo que apuntas tiene que ver con la inseguridad y el miedo de algunos directivos como dice Fran en un comentario más arriba.
      Me alegra encontrarte por el blog. Hasta la próxima. Espero que el Crystal Ball esté funcionando bien
      Miguel Angel

  12. Alicia López Villagrá
    septiembre 27, 2013 en 11:13 am

    Yo creo que el “ordeno y mando” está todavía muy arraigado en nuestra cultura empresarial y está claro que responde a modelos de dirección que hoy en día no tienen ningún sentido. Pero sí es cierto que si es el estilo de dirección que hay en la empresa, es el que se transmitirá y adoptarán los managers porque es el que conocen y el que han vivido. Pero puesto que los cambios culturales son lentos,no hace falta esperar a que éste se produzca, es decir, desde mi puesto de manager también puedo ser motor de ese cambio ejerciendo el liderazgo con mi equipo. Lo que ocurre es que hay que atreverse, ser proactivo y comprometido. En muchas ocasiones también se impone la comodidad.

    • septiembre 27, 2013 en 2:22 pm

      Alicia, yo más que comodidad pienso que ese tipo de directivos no les cabe en la cabeza otra forma de actuar. Aunque en algunos casos también hay comodidad.
      Muchas gracias por tu intervención,
      Miguel Angel

  13. Cayetano
    septiembre 27, 2013 en 11:56 am

    Hola Miguel Angel,
    Estoy totalmente de acuerdo y creo que la variedad de opiniones y puntos de vista enriquece a la empresa y la hace mejor. Sin embargo, ha de tenerse cuidado con aquellos que no buscan la mejora con sus opiniones o comentarios sino la confrontación y la inestabilidad. En mi experiencia he encontrado mucha variedad de opiniones y puntos de vista y he aprendido mucho de escucharlas pero también los hay que solo dan su opinion cuando creen que pueden generar conflicto o confrontación y no buscando la mejora. Hay que saber diferenciarlos que no siempre es facil.
    Un abrazo y gracias por tus reflexiones semanales

    • septiembre 27, 2013 en 2:23 pm

      Pues Cayetano con ese tipo de personas mano dura y no dejarles contaminar la organización. Hay todo tipo de perfiles en las empresas y el que comentas también está presente.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  14. Nuria Fragoso
    septiembre 27, 2013 en 5:40 pm

    Bravo Miguel Ángel. Totalmente de acuerdo. ¿Cómo pueden mejorar las organizaciones si no se escucha a su gente? ¿Por qué clase de comunicación estamos apostando si quienes están arriba sólo quieren escuchar lo que les gustaría oír? La diversidad de opiniones enriquece y mejora las organizaciones

    • septiembre 29, 2013 en 6:12 pm

      Muchas gracias Nuria, por leer el blog y darnos tu opinión,
      Saludos,
      Miguel Angel

  15. Anónimo
    septiembre 27, 2013 en 5:53 pm

    Buenas tardes, ante todo muchas gracias por una semana más hacernos partícipes en tu Blog.

    Para mí, este tipo de directivos que no acepta las críticas para mejorar un resultado/os en la organización, son aquellos que no tienen madurez personal y profesional suficiente. Esto tiene relación con un comentario que he leído anteriormente sobre la educación con el que estoy de acuerdo.

    Si no existe la crítica constructiva es una sociedad que le veo poca vida. La aceptación de la crítica es aprendizaje, ayuda a mejorar (es solo mi opinión).

    Migue Ángel, muchas gracias.

    Un saludo,

    Pilar

    • septiembre 29, 2013 en 6:13 pm

      Gracias Pilar. El no aceptar las críticas tiene también algo que ver con la inseguridad de un directivo como se ha apuntado más arriba. A veces inseguridad y aveces prepotencia.
      Saludos,
      Miguel Angel

  16. Anónimo
    septiembre 29, 2013 en 7:56 am

    …soy de los que aceptan mal las criticas, tengo que hacer un esfuerzos importantes de preparación previa para no alterarme cuando recibo información que no me gusta .. y también soy consciente de que lo criticamos de los otros es, en muchas ocasiones alguna de nuestras debilidades ¿ no te has descubierto haciendo cosas similares a las que criticas?. Yo si, ….. estoy manipulando!!!!!. ¿es tan fácil, recibir la información estoicamente y hacer una análisis objetivo?…. ¿… realmente sois insensibles a las criticas ? ….. ¿que nos afecta mas ? … a mi, las cosa que mas me importan: las de mi familia, las de mis amigos , las de mi trabajo …

    En mi caso el entrenamiento para estas ocasiones ,es imprescindible, no podemos ser insensible… si nos importa .
    Viendo en los comentaros ,entiendo que el “que” esta claro. Miguel Angel te propongo que hablemos del “como”… cuando surja la ocasión

  17. Agustí Maronda
    septiembre 29, 2013 en 8:04 am

    … no quiero figurar como anónimo
    …soy de los que aceptan mal las criticas, tengo que hacer un esfuerzos importantes de preparación previa para no alterarme cuando recibo información que no me gusta .. y también soy consciente de que lo criticamos de los otros es, en muchas ocasiones alguna de nuestras debilidades ¿ no te has descubierto haciendo cosas similares a las que criticas?. Yo si, ….. estoy manipulando!!!!!. ¿es tan fácil, recibir la información estoicamente y hacer una análisis objetivo?…. ¿… realmente sois insensibles a las criticas ? ….. ¿que nos afecta mas ? … a mi, las cosa que mas me importan: las de mi familia, las de mis amigos , las de mi trabajo …
    En mi caso el entrenamiento para estas ocasiones ,es imprescindible, no podemos ser insensible… si nos importa .
    Viendo en los comentaros ,entiendo que el “que” esta claro. Miguel Angel te propongo que hablemos del “como”… cuando surja la ocasión

    • septiembre 29, 2013 en 6:14 pm

      Pues cuando quieras agustí. En el mismo blog, en la parte derecha debajo de mi foto pone contactar. Allí está mi correo electrónico.
      Saludos,
      Miguel Angel

  18. septiembre 30, 2013 en 4:15 am

    Reblogged this on Oswald van Nieuwenhove.

  19. septiembre 30, 2013 en 9:57 pm

    Tan cierto como la vida misma. Después de quince años de tener que dejar una empresa y pensando que yo había cometido alguna equivocación me encontré con un excompañero que dijo que mi problema había sido este mismo hecho que aquí se relata. El pensar y tener espíritu crítico.

    Por cierto me ha gustado tu blog y te seguiré.

    • octubre 1, 2013 en 7:55 am

      Pues nada Jesús, al menos has podido aprender de la experiencia.
      Saludos,
      Miguel Angel

  20. Ricardo Fuster
    octubre 1, 2013 en 1:42 am

    Si la Empresa tiene un Plan de actuación y un estilo de ejecución claro y compartido, no caben las ocurrencias de nadie ni la vanidad ni caprichos del Jefe, estos casos a los que haces referencia es un síntoma de falta de comunicación. Todos participan en la ejecución del Plan de Empresa que se acepta despues del debate de todos, después todos deben ir en el mismo sentido, no caben ni ególatras ni oportunistas. RICARDO

  21. Anónimo
    octubre 1, 2013 en 9:09 am

    Qué gran verdad! Con frecuencia he sentido que las opiniones no son bien recibidas porque hay cosas que los superiores no quieren oír. Del mismo modo he tendido algún jefe maravilloso por su capacidad de escuchar y entender a su equipo. Creo que todos tenemos que hacer autocrítica para conseguir mejorar

    • octubre 1, 2013 en 12:06 pm

      Gracias anónimo. ¿Quién eres?, pues a aprender de los buenos jefes.
      Saludos,
      Miguel Angel

  22. Emili Masferrer
    octubre 1, 2013 en 4:14 pm

    Profesor Ariño,

    Nos lo contó usted en clase, es la inconsistencia temporal de las personas (no sólo los directivos) en sus decisiones. Qué fácil es jactarse de ser receptivo y qué difícil es ser consecuente en el momento de aceptar que uno no dió con la mejor opción (y que un “pipiolo” evaluó mejor la situación).

    Un saludo,

    Emili

    • octubre 2, 2013 en 12:03 pm

      Efectivamente Emili, es un ejemplo más de la inconsistencia de las personas.
      Gracias por participar,
      Saludos y hasta el viernes,
      Miguel Angel

  23. Benja
    octubre 2, 2013 en 9:20 pm

    Yo creo que no es tanto un problema de reglas del juego del jefe. En mi humilde opinión es un problema de la expectaviva del jefe a que su opinión es la correcta y esta evangelizada en su equipo. Cuando ve que una persona de su equipo piensa otra cosa o duda del planteamiento, se siente mal y trata de hacerle vacio o no prestar atención… quizá porque igual lo esta meditando y no sabe como actuar…

    Yo soy uno de esos jefes, que cuando me pasa esto, sinceramente me siento mal y pienso porque no está alineado a mi…. tambien tengo que decir que el que duda y plantea cosas… suele ser de los mejores…. , con criterio, con ganas de hacer más cosas,…. no es facil, regular, escuchar y seguir tratando de convecer con tu estrategia….

    Un abrazo,

    • octubre 4, 2013 en 4:14 pm

      Gracias Benja, pues a actuar como tú mismo aconsejas. Yo estoy totalmente de acuerdo con lo que dices
      Un abrazo,
      Miguel Angel

  24. octubre 3, 2013 en 9:42 am

    He estado en varios equipos de gobierno. A unos jefes les puedes decir las cosas… a otros es mejor llevarles siempre la corriente para no perecer tú misma en medio de la irracionalidad mostrada por quien manda. En ambos casos, siempre hay que decir lo que no piensa, sea fácil o difícil. Allá el que escucha. Es su problema. Claro que también puede ser el mío, pero a largo plazo pienso que siempre gana quien dice lo que piensa; oportunamente, claro. La vida es una carrera de fondo y lo importante es llegar bien a la meta, sobrado…

  25. octubre 3, 2013 en 9:43 am

    errata: “siempre hay que decir lo uno piensa…”

    • octubre 4, 2013 en 4:16 pm

      Efectivamente Mercedes, a lo mejor es también tu problema si dices lo que piensas, pero yo estoy de acuerdo contigo. Con prudencia y oportunamente no hay que estar de acuerdo con lo que no se está de acuerdo.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  26. Anónimo
    octubre 7, 2013 en 10:40 am

    Lo sufrí. Nadie espere que su jefe no diga al go distinto a “los dejo de hablar, participen con total libertad”. Necesitamos, a la hora de participar, más información, no sólo un aliento del líder. Hay que ver cómo nuestras opiniones afectan a los demás, incluido el líder.
    Mi consejo es no participar con libertad hasta que no veamos cómo actúan los demás. Ami me costó el puesto.

    • octubre 7, 2013 en 3:56 pm

      No sé quien eres Anónimo, pero tu consejo es muy válido, allá las organizaciones que tienen unos jefes así.
      Totalmente de acuerdo,
      y ánimo.
      Un saludos,
      Miguel Angel

  27. Carmen Manich
    diciembre 6, 2013 en 11:19 am

    Pero claro…., es que como todo, la solución (o el problema) está en el principio: ¿con qué intención un Jefe pregunta su opinión a los subordinados? Es decir, ¿qué objetivo?¿qué ÉTICA Hay detrás? Pues eso: se escucharán e utilizarán las opiniones de los subordinados adecuadamente, si el JEFE es realmente ÉTICO y HONESTO. Si no és así (no lo es), pues utilizará las opiniones para hacer crecer la división entre el equipo, aumentar su narcisismo, vengarse, etc., lo que sea menos atender y escuchar, no manipular y hacer crecer en positivo. Creo. Saludos.

    • diciembre 8, 2013 en 6:43 pm

      Muchas gracias Carmen, efectivamente la clave está en cuáles son las intenciones. De esto depende todo.
      Saludos,
      Miguel Angel

  28. José Manuel
    abril 1, 2015 en 3:30 am

    La comunicación es un aspecto fundamental para que las directrices fijadas por la empresa tengan éxito, evidentemente siempre ha de ser bidireccional, pero son muy pocos los directivos dispuestos a escuchar opiniones contrarias a su criterio sin intentar imponerlo, y pocos los empleados con el valor de defender sus ideas, evidentemente el clima hace que cada uno adopte una postura en función de lo que ocurre a su alrededor y cuando se empieza a pensar en poner soluciones es que la comunicación no funciona. Finalmente se imponen criterios en la mayoría de las ocasiones. La escucha activa es un arte que muy pocos dominan.

    • abril 5, 2015 en 12:44 pm

      José Manuel, totalmente de acuerdo en que hay muy pocos directivos dispuestos a escuchar opiniones contrarias a lo que quieren oir. Es una lástima.
      Gracias por participar,
      Miguel Angel

  1. octubre 3, 2013 en 7:00 am
  2. octubre 17, 2013 en 7:54 am
  3. diciembre 12, 2013 en 7:02 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: