Inicio > Consideraciones prácticas > Calumnia que algo queda

Calumnia que algo queda

calumniaMucha polémica ha causado la reciente dimisión del hasta hace poco presidente del Futbol Club Barcelona. Se han aventurados razones de su dimisión y también se ha insinuado quien podría estar detrás de la querella que previamente se le había puesto.

Cuando se afirman cosas sobre algo o alguien hay que estar muy seguro de que lo que se dice es cierto. Si no se puede hacer mucho daño. Ocurrió a no recuerdo qué empresa de embotellamiento de agua. Se corrió el bulo de que el agua estaba en malas condiciones. Las ventas bajaron dramáticamente. Tuvieron que cerrar. Todo fue un montaje (si alguien recuerda la empresa que lo diga)

La buena fama de las empresas y sobre todo de las personas es algo con lo que no se puede jugar. Hay que estar muy seguro cuando se lanza alguna acusación. Y muchas veces, si no se perjudica a terceros, no habrá ni siquiera porqué hablar por muy cierto que sea lo que se dice. Evidentemente si se perjudica a terceros, hay que salir en defensa de los intereses de estos, pero muchas veces esto se podrá hacer sin airear públicamente las malas actuaciones de alguien.

A mí me parece que en principio es siempre mejor pensar de las buenas intenciones de todo el mundo, y solo desconfiar cuando se sabe positivamente que alguien no es digno de confianza. Además hemos de tener en cuenta que todos cometemos errores, y no nos tiene que caer el peso de la descalificación pública por una equivocación.

Creo que actuando de esta manera creamos un entorno social mucho más acogedor y viviremos con más paz y más alegría. Aunque simpatizo con el Barça, que nadie quiera ver intereses deportivos en este mensaje. No los hay. Solo he querido aprovechar una noticia para exponer un modo de actuar que a mí me parece muy razonable.

El lunes publicamos el Indice IESE de Incertidumbre Económica correspondiente al mes de enero. La incertidumbre está ahora en niveles históricamente bajos. Hasta el jueves que viene.

  1. jferrando2013
    febrero 6, 2014 en 8:08 am

    Muy de acuerdo y en línea con la máxima socrática:
    Si no es verdaderamente cierto, si no es algo útil, y si no es para mi crecimiento personal, no tiene valor, no me cuentes nada.

    • febrero 6, 2014 en 2:43 pm

      Muy buen consejo, que complementa el mensaje de hoy. Muchas gracias y saludos,
      Miguel Angel

  2. febrero 6, 2014 en 8:37 am

    Sino recuerdo mal fue Solares

    • febrero 6, 2014 en 2:44 pm

      Gracias Juan, algo asó me sonaba, pero no estaba seguro.
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. febrero 6, 2014 en 8:43 am

    Gracias por tus aportaciones Miguel A. Te sigo puntualmente. Soy ex alumno de IESE

    • febrero 6, 2014 en 2:45 pm

      Pues muchas gracias Juan, pero yo no te he daado clase ¿verdad?
      Saludos,
      Miguel Angel

  4. Ricardo Hernandez Rojas
    febrero 6, 2014 en 9:17 am

    Estupendo post! y cuando hay movimiento en las empresas. Curiosamente los que se van de la empresa o deciden seguir su propio camino como es mi caso, acaban mal mirados en la empresa que dejan, calumniados, incluso insultados profesionalmente …. y eso no hace bien a nadie. Que torpes somos los humanos!

    • febrero 6, 2014 en 2:45 pm

      Ricardo, siento lo que cuentas, nos toca aprender para no caer en el mismo error.
      Saludos,
      Miguel Angel

  5. febrero 6, 2014 en 10:29 am

    Buen post !! Un saludo.

  6. Arturo García Alonso
    febrero 6, 2014 en 12:26 pm

    En el ordenamiento jurídico están perfectamente tipificadas las calumnias y las injurias.
    El tema que falla es la lentitud de la justicia. Se tardan varios años en resolver si es verdad o no lo que dice uno u otro, si es constitutivo de delito o no, y si hay o no hay calumnia o injuria.
    Bastaría con que la justicia resolviera los temas en semanas para cortar esto de cuajo.

    • febrero 6, 2014 en 2:47 pm

      Gracias Arturo por tu aportación. Yo creo que independientemente del tema jurídico, hay un tema de responsabilidad personal de no actuar de esa manera. Pero claro, si la justicia ayudara, todo sería más fácil.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  7. Martirià
    febrero 6, 2014 en 12:32 pm

    Totalmente de acuerdo con el tema de las calumnias, pero con un matiz: es mas sencillo tratar el tema de las calumnias en el ámbito empresarial (producto-concreto), que en el ámbito de la “política” (opiniones, personas,…). Un abrazo Miguel A.

    • febrero 6, 2014 en 2:48 pm

      De acuerdo Martiriá, pero en cualquier caso hay que ser cauto en todos los ámbitos y no hacer daño a nadie.
      Saludos,
      Miguel Angel

  8. Moritz
    febrero 6, 2014 en 2:10 pm

    Apreciado Miguel Ángel,

    Algunos comentarios se hacen precisamente con la única intención de hacer daño, desacreditar públicamente y conseguir intereses personales.

    No hablo del caso concreto que expones, es una mala práctica generalizada. Personas con intereses cuyo fin “justifica” los medios, prensa ávida del sensacionalismo que ayuda a vender y una sociedad borrega que sigue este juego al estilo de los Romanos en el Colosseo.

    Quien es el responsable? Creo que es un poco culpa de todos, aunque es evidente que algunos disfrutan más el escarnio que otros.

    Un abrazo,
    Moritz

    • febrero 6, 2014 en 2:50 pm

      Gracas Moritz, efectivamente hay gente ávida de chismorreos y prensaávida del sensacionalismo. Pero si cada uno hace el propósito individual de no entrar a ese juego, algo habremos conseguido.
      saludos,
      Miguel Angel

  9. Carmen Manich
    febrero 8, 2014 en 11:46 am

    Si realmente tienes tu tiempo ocupado (trabajo, nuevos proyectos, tec.) no creo que divulgas nada de lo que estés seguro afición muy dada en quien poco trabajo tiene y claro, pues si no tienen “noticias”, pues se las inventan y ya está…., por ello, mientras tengas tu mente ocupada, pues sólo dar crédito a aquello que es veraz (te aseguras primero) y que es cercano (o sea, puede afectarte). Del resto, lo siento, siempre habrá gente con poco trabajo que les va lo del cotiulleo y disfrutan poniendo trabas, al personal que si trabaja. Total, como el sarampión o la varicela. Como siempre habrá, pues ni caso o en su defecto, prevenir…y Santas Pascuas….Saludos

  10. Bennett Ruiz
    febrero 10, 2014 en 3:24 pm

    Profesor, no vaya ms all que cuando ciertos polticos alemanes achacaron brotes de e.coli a pepinos espaoles, sin tener un pice de evidencia concreta. Dicha acusacin di rienda, en mi opinin a que resurgieran grotescos estereotipos acerca de “lo mediterrneo” en tierras teutnicas…

    Saludos,

    Bennett

  11. febrero 10, 2014 en 4:22 pm

    Bennett. Muy buen ejemplo. De la crisis del pepino ya hable cuando ocurrió. Pero efectivamente hizo mucho daño y resultó ser falsa la acusación.
    Muchas gracias por recordarnos un ejemplo tan gráfico y tan actual.
    Saludos,
    Miguel Angel

  12. Francisco Lisbona Gil
    mayo 1, 2016 en 6:42 am

    La empresa de agua fue Agua de Solares

    • mayo 2, 2016 en 2:29 pm

      Muchas gracia Paco, ya alguien me lo aclaró anteriormente. a ver si algún dia coincidimos en algun aparte. cada dos o tres años voy a Sevilla.
      Miguel Angel

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: