Inicio > Intuición, Modos de decidir > Hablar siempre bien de los demás

Hablar siempre bien de los demás

pazEl otro día coincidí con un amigo al que hacía tiempo no veía. Años atrás, hablo de hace unos 25 años, nos habíamos tratado mucho. Empezamos a recordar viejos tiempos y salieron en la conversación conocidos comunes de aquella época. Después de casi una hora de conversación, sentí que había estado muy a gusto con este antiguo amigo, y empezando a pensar porqué me di cuenta que sólo había hablado muy bien de cada persona que habíamos recordado, apuntando las cualidades que cada uno tenía. Ninguna crítica. Ningún defecto salió a relucir. ¡Qué rato más a gusto pasé con esta persona y qué buen sabor de boca me dejó esa conversación!

Pues sí. Todo el mundo tiene más virtudes que defectos. ¿No es mejor resaltar esas virtudes de cada uno y no amargar con los defectos que otros puedan tener? Se genera alrededor más paz y más alegría resaltando las cosas positivas. Criticar a los demás nos amarga la existencia a nosotros mismos.

Consejo, hablar siempre bien de los demás. De cualquier persona siempre podemos encontrar muchas cosas de las que podamos hablar bien.

El jueves pasado tuvimos la reunión de lectores del blog. Estuvimos unas 50 personas. Después de intercambiar opiniones sobre si la recuperación económica se afianzaba o se frenaba pasamos a hablar de razones por las que fallan las empresas. Creo que todos aprendimos, y después algunos nos fuimos a tomar unas cervezas.

Hasta el jueves que viene.

  1. diciembre 11, 2014 en 8:07 am

    Reblogueó esto en EUROM@E Soluciones Comerciales.

  2. diciembre 11, 2014 en 8:28 am

    Sencillo y gran consejo que frecuentemente no tenemos en cuenta.

  3. diciembre 11, 2014 en 8:43 am

    Creo que es más fácil resaltar virtudes de los que están más lejos, tanto en el espacio como en el tiempo, que de los que están más cerca y no digamos en el entorno laboral… quizá pensamos que ganamos más (yo) restando a los otros: síndrome del tuerto rey en el pais de los ciegos.. yo le llamo “medallitis” que como cualquier patología puede ser aguda o crónica..
    Gracias Miguel Angel… como siempre “tocando el timbre” ¡ me encanta !

  4. Arturo Garcia
    diciembre 11, 2014 en 9:37 am

    Se pasa mejor portándose bien y hablando bien, que haciendo el mal y hablando mal.
    Los que se portan bien tienen la recompensa de que lo pasan bien, y a los que se portan mal y piensan mal se les aplica lo de que “en el castigo llevan la penitencia” puesto que son unas pobres personas. Totalmente de acuerdo.
    De lo que se podría seguir hablando es de la afirmación que haces “todo el mundo tiene más virtudes que defectos”. A lo largo de la vida te encuentras con personas a las que esta frase no aplica.

    • diciembre 11, 2014 en 1:44 pm

      Gracias Arturo por seguir participando. Respecto a lo que dices al final, seguro que si miras bien a cada persona, la frase sí que aplica a todo el mundo.
      Saludos,
      Miguel Angel

  5. Caba Robletto
    diciembre 11, 2014 en 12:15 pm

    A nivel personal de la pareja, traslado el comentario de esta semana Hechos: Casado (1972) divorciado 1979, casado (1981) separado legalmente (1996) y ahora vivo felizmente en pareja desde hace 18 años. De toda estas relaciones anteriores un hijo (27 años) con mi segundo esposa y ahora formo parte de una nueva familia con la hija y dos nietos (4 y 8 años) de la tercera esposa viuda desde hace 30 años).

    Bien, de todo este comentario, siempre, he hablado o pedido consejo con mi primero, ó segunda esposa, siempre he comentado la parte positiva de ellas y siempre he cultivado la relación familiar (navidad, santorales, cumpleaños, etc. etc.) no solo con ellas sino con el resto de cada miembro de las familias anteriores y viceversa. las familias de una parte o de la otra se conocen y experimentan la virtud de las mejores cualidades, cada pareja es un mundo.

    Es evidente que cada cual tienen defectos, no se trata de criticar sino de descubrir y comentar puntos fuertes de cada persona (que los hay). Como bien comenta el prof. M. Ángel Ariño “Resaltar virtudes…” puerta de la paz y la alegría. Creo que esta todo resumido en la frase anterior.

    Gracias por la atención, a todos/as, Buen Fin de Semana, Ramón.

    • diciembre 11, 2014 en 1:47 pm

      Gracias Ramón por tu comentario. Todo el mundo tiene suficientes virtudes y debe ser respetado.
      Saludos,
      Miguel Angel

  6. Raúl Ruiz
    diciembre 11, 2014 en 12:55 pm

    Que publicación más bonita y más certera. En estos tiempos de lucha, competividad, tiempo, presión y un largo etc, es difícil no desahogarse contando nuestras penurias cuando no hay nada más eficaz para con uno mismo y los que nos rodean que contar las cosas buenas y las partes positivas de lo que nos acontece.
    Cuando hablamos mal de los demás, estamos hablando mal de nosotros mismos.
    Siento no haber podido asistir a la reunión de Barcelona pero no pienso perderme la siguiente.
    Un saludo
    Raul Ruiz

    • diciembre 11, 2014 en 1:48 pm

      Gracias Raul, de todo lo que dices comento que hay que intentar salir de la “competitividad, presión, etc” viviremos mucho mejor.
      saludos,
      Miguel Angel

  7. Moritz
    diciembre 11, 2014 en 2:04 pm

    Apreciado Miguel Ángel,
    Echaba de menos estos agradables momentos leyendo y comentando tu blog.
    No estoy plenamente de acuerdo contigo en esta ocasión. Lo políticamente correcto puede resultar hipócrita. No se trata de hablar mal de los demás por el gusto de hablar mal (como deporte nacional que algunos practican), pero tampoco se trata de hablar siempre bien, especialmente cuando no es merecido.
    Todos tenemos virtudes y defectos, pero que ganamos ocultando los defectos?
    El grado de sinceridad con el que se le habla a una persona depende mucho del grado de confianza que se le tiene. A un amigo de verdad me gusta explicarle lo que realmente siento. Lamentablemente la vida no es un cuento de hadas y también existen personas que no son tan buenas… vamos a hablar siempre bien de ellas? Seamos equilibrados y aprendamos a hablar de lo bueno y de lo malo. Yo de los no tan buenos prefiero prevenir y ser prevenido.
    Estoy de acuerdo que no hablar bien de los demás deja un sabor amargo, y? más nos amarga la existencia el no poder decir libremente lo que pensamos, aunque por educación guardemos las formas.
    un abrazo,
    Moritz

    • diciembre 11, 2014 en 6:33 pm

      Efectivamente Moritz, si un halago es falso eso es destructivo para la confianza entre personas. De todas maneras, respecto a lo que dices al final, también es ejercicio de libertad el escoger no hablar cuando no se puede hablar bien de alguien.
      De acuerdo con lo que dices, pero yo suscribo que en cada persona hay más aspectos positivos que negativos.
      muchas gracias por volver a participar,
      Miguel Angel

  8. Luis
    diciembre 11, 2014 en 3:22 pm

    Hola Miguel Ángel, ¡grande! En líneas generales estoy absolutamente de acuerdo… en líneas prácticas y operativas, hay gente que es peligrosa en determinadas circunstancias para determinados procesos… advertir al que puede sufrir el peligro considero puede ser una salvedad al principio general… en otros momentos, considero que afecta mucho la ley del espejo: muchas veces criticamos en los demás los defectos que más nos molestan de nosotros mismos… si alguien no tiene nudos (es decir, los ha conseguido desatar… cosa difícil) debería de ser capaz de entender los nudos de los demás… y por tanto no criticar, ser consciente de que entre todas las virtudes puede destacar en algún momento algún nudo.
    ¡¡Gracias un jueves más!!

  9. diciembre 11, 2014 en 5:21 pm

    Una de las grandes enseñanzas de Leonardo Polo, que se pueden constatar fácilmente a través de sus escritos es cómo habiendo descubierto una gran novedad antropológica, que le da un impulso multisecular a la filosofía: el abandono del límite, nunca habla mal de ninguno de los filósofos antes a su descubrimiento sino al revés, que gracias a ellos es que pudo vislumbrar su método. Es todo lo contrario a lo que la historia de la filosofía nos muestra antes de él. Un gran ejemplo que podríamos todos seguir. Saludos limenses.

  10. SAR
    diciembre 12, 2014 en 7:17 pm

    Hola a todos,
    Gracias por su post, profesor Ariño.
    En mi opinión hablar bien de alguien refuerza a la persona que habla y al destinatario. Hablar bien, implícitamente, requiere de la sinceridad, del resultado de un análisis, más o menos profundo, pero sincero para el individuo; los “halagos hipócritas o falsas verdades” no son hablar bien, sino otra cosa.
    Un saludo y Feliz Navidad.

    SAR
    @salonso

    • diciembre 14, 2014 en 6:37 pm

      Gracias Santiago. Totalmente de acuerdo con que los halagos falsos no son hablar bien y además se descubren inmediatamente, por el tonillo de voz.
      Gracias por volver a participar.
      un abrazo,
      Miguel Angel

  11. diciembre 13, 2014 en 9:32 pm

    ¡Gran consejo! Siempre es mejor buscar lo mejor de los demás. Gracias por compartir

  12. Myriam Isabel Gonzalez Navarro
    diciembre 17, 2014 en 8:10 pm

    Muchas gracias como siempre comentario positivo que agradable seria si todos hicirramos comentarios positivos de los demás.
    Un abrazo y Feliz Navidad
    Myriam González

  13. diciembre 18, 2014 en 8:15 am

    Totalmente de acuerdo, aunque a veces, por desgracia, hemos de resaltar la parte negativa de ciertas personas si vemos que podemos evitar un disgusto a algún amigo. La vida es así.

    • diciembre 18, 2014 en 9:29 am

      Juanma, la prudencia debe dictar lo que se hace en cada momento.
      Muchas gracias y feliz navidad,
      Miguel Angel

  14. juanher
    diciembre 20, 2014 en 9:38 am

    Muy indicado para tu blog; abrazos desde Montearagón, Juan Herminio Duarte Navarro

    • diciembre 24, 2014 en 10:22 am

      Saludos Juan Herminio.
      Muchas gracias y feliz navidad,
      Miguel Angel

  15. Raúl Ruiz
    febrero 13, 2017 en 11:12 pm

    Estimado Profesor,

    no me canso de leer este artículo y creo que junto a una página aleatoria de ” camino ” debería ser de obligado cumplimiento, su lectura diaria como recordatorio para realizar una jornada feliz equivalente a productiva .

    Mil gracias

    • febrero 16, 2017 en 11:34 am

      Muchas gracias Raul, me alegra que el el blog sea útil,
      Saludos,
      Miguel Angel

  1. diciembre 18, 2014 en 8:01 am
  2. diciembre 24, 2014 en 11:19 am
  3. enero 22, 2015 en 7:58 am
  4. febrero 25, 2015 en 6:28 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: