¿Estoy decidiendo bien?

Relacionado

Más sobre Impuestos

El otro día me llegó una carta de la...

Hipotecas ¿tipo fijo o variable?

Quizá ya sea tarde, pero la recomendación en los...

Lo justo y nada más

Un antiguo alumno que lee frecuentemente este blog me...

Buenos y malos jefes

Una de las ventajas de haber iniciado este blog...

Al comienzo del curso

Comenzamos un nuevo curso académico y disponemos de 12...

Share

Para conseguir un objetivo normalmente lo que hacemos es tomar una decisión que supuestamente nos va a llevar a ese objetivo y la ponemos en práctica. Si no conseguimos lo que pretendíamos corregimos hasta que conseguimos el objetivo buscado o nos damos cuenta que esa meta no se puede alcanzar.

Parece que hasta aquí todo bien. Pues no. Este es un modo erróneo de decidir. Pues con la decisión seleccionada y su puesta en práctica, además de alcanzarse o no el objetivo, puede tener otras consecuencias que no habíamos contemplado y podemos estar metiéndonos en un atolladero mayor.

Cuando tomamos una decisión hemos de intentar evaluar todas sus posibles consecuencias. Si nos fijamos solo en si vamos a conseguir el objetivo que pretendíamos no estaremos evaluando bien la decisión. Estaremos haciendo una evaluación parcial, y por tanto incorrecta por incompleta.

A grandes rasgos, una decisión hay que evaluarla bajo tres dimensiones: la primera ¿consigo o no el objetivo que pretendo? Segunda ¿Qué les pasa a las personas a las que les afecta esta decisión que voy a tomar? Y por último ¿Qué consecuencias tiene en mí esta decisión tomada? En concreto, ¿me hago mejor o peor persona? ¿Me hago injusto porque estoy cometiendo una injusticia? ¿Me hago más o menos confiable?

Es un análisis bastante genérico el que propongo, pero muy aplicable. Se podría hablar mucho más de estos tres tipos de consecuencias que hay que analizar, pero la brevedad de los mensajes de este blog no lo permite. En mis clases en el IESE abundo mucho más en este asunto. Hasta el jueves que viene.

10 COMENTARIOS

  1. Buenos días Profesor Ariño, como bien nos enseñais en el IESE las decisiones hay que considerarlas bajo varias ópticas. A las que tu indicas se añade en decisiones de negocios el criterio económico. Pero en general el criterio de cómo influye en mi persona, en mi entorno social y en mis principios éticos es fundamental, quizá la última, por dejarla precisamente en última posición, es la más fundamental. Saludos, Moritz

    • Gracias Moritz, hay que saber calibrar las distintas dimensiones a las que afecta una decisión. no dejarse llevar solo por intentar conseguir que la decisión sea buena en una dimensión solo. las consecuencias pueden ser desastrosas. Y saber balancear esto es saber decidir bien.
      Gracias por participar,
      Miguel Angel

  2. Reblogueó esto en Vamos a la raízy comentado:
    Hola. Hoy he decidido rebloguear esta entrada escrita por mi maestro Miguel Ángel Ariño quien, por cierto, fue parte de la terna que examinó mi tesis doctoral. En esta entrada de Blog muestra la conexión entre los criterios para tomar decisiones y el desarrollo de la calidad ética de quien decide. Seguro será de interés pues toca la médula de la ética.

  3. Un gran truco que puede ayudar a prever los efectos perversos es el de analizar cómo será el sincronismo de mi decisión conmigo y los demás, además de cumplir el objetivo por supuesto. después servirá para el análisis contravariante del costo que te mencioné alguna vez antes.

  4. Apreciado Profesor, me parecen muy acertados los consejos sobre la evaluación de las consecuencias en la toma de una decision en primera segunda y tercera dimensión, aunque bajo mi humilde criterio creo que lo que es realmente complicado es la » generación de opciones» , es decir, ser capacer de eliminar el famoso «no tenia otra opción que…» , ahí radica la parte más fundamenta en la toma de decisiones, en la capacidad de CREAR , ya que si no generas suficientes opciones, tu decisión , sea cual sea, generará escaso valor.
    Le agradezco su dedicación al blog , el cual sigo con interés y le animo y felicito por sus interesantes reflexiones.

    • Efectivamente José María, muchas veces nos encerramos en una o dos opciones y no sabemos salirnos de ellas. Si pensamos un poco suele haber más alternativas. En general las decisiones de Si o No (hacer esto o no hacerlo) suelen estar mal planteadas. Normalmente, si se piensase pueden encontrar otras opciones. Gracias por participar,
      Miguel Angel

Deja un comentario

Artículo anteriorMayorías absolutas
Artículo siguienteEl coste de lo gratis
A %d blogueros les gusta esto: