Inicio > Consideraciones prácticas, Modos de decidir > Las decisiones tienen consecuencias

Las decisiones tienen consecuencias

titanicMuchos de vosotros sabéis que hace cuatro años publiqué con Pablo Maella el libro “Iceberg a la vista. Principios para tomar decisiones sin hundirse. En aquel entonces lo presentamos en diversas ciudades en sesiones a antiguos alumnos del IESE, aunque abiertas al público en general. Cuando llegaba el enunciado del octavo principio advertíamos que aunque el asunto pareciera obvio, era mucho más importante de lo que parecía. Este octavo principio dice “Ten en cuenta que tus decisiones tienen consecuencias”. Efectivamente parece una tontería, pero demasiada gente no sabe que las decisiones tienen consecuencias.

Tomamos decisiones para resolver algún problema o lograr algún objetivo, y pensamos que una vez resuelto el problema o logrado el objetivo el asunto se ha acabado. Pero resulta que nuestras decisiones además de lograr o no lo que pretendíamos tienen otras consecuencias que no habíamos previsto.

Cuando los responsables del Titanic decidieron navegar a toda velocidad para llegar a Nueva York un día antes y callar así las críticas que decían que era un barco lento por lo grande y pesado que era, no cayeron en la cuenta que podían chocar con un iceberg. Cuando cometo una injusticia con un colega, de la que salgo beneficiado, quizá no caigo en la cuenta que el resto de compañeros van a intentar no tener que tratar asuntos conmigo. Cuando no atiendo a un alumno con suficiente interés no me estoy dando cuenta de que me convierto en un mal profesor. Si por pasarlo bien en el coche aprieto el acelerador demasiado….

Aprendizaje de esta semana, cuando tomamos decisiones no tenemos que prestar atención solo a lo que pretendemos conseguir con nuestra decisión, sino también a todo tipo de consecuencias queridas o no que se puedan derivar de nuestra decisión, tanto a corto como a largo plazo. Parece una perogrullada, pero evitaríamos muchas malas decisiones si actuáramos así 

Os dejo un video sobre los programas del IESE. Hasta el jueves que viene.

  1. josepserracots
    octubre 9, 2014 en 4:21 pm

    No tengo mucho que añadir. Las decisiones tienen consecuencias y todo lo referente a comunicación también.

    ¿Qué es lo que no conlleva consecuencia?!!!

  2. octubre 9, 2014 en 8:04 pm

    Yo creo que por el otro extremo, es decir, teniendo éxito en los resultados, cabe advertir que puede llevarnos a creernos unos “capos” cuando en realidad ha sido sólo suerte (de que no se haya presentado un imprevisto negativo). No se mide una decisión sólo por sus consecuencias: creo que hay que enfatizar esto. Y menos por las cuantitativas, aunque sean muy importantes; pues más lo son las cualitativas. Pero esto último lo dicen claramente en el libro, así que hay que leerlo completo. ¿llegó mi libro? Un saludo.

    • octubre 10, 2014 en 11:10 am

      Efectivamente hay que tener cuidado con la suerte porque a veces pensamos que somos unos genios cundo simplemente ha sido suerte.
      El libro no me ha llegado. no sé qué habrá pasado,
      Saludos,
      Miguel Angel

  3. octubre 11, 2014 en 2:42 am

    Se nos plantea un debate relacionado en parte con el post de esta semana Miguel Ángel.

    Teniendo en cuenta que tuvo que ser un proceso de toma de decisiones complejo, que había que decidir con la información disponible en el momento en que se tenía que adoptar la decisión, etc., ¿cómo valoras la decisión de haber traído a España al misionero fallecido por el virus ébola, para intentar salvarle?

    Supongo que no tuvo que ser fácil y hoy muchos piensan que fue una decisión errónea, pero a mi me cuesta trabajo pensar así… Yo creo que fue correcta la decisión de traerles a España (donde había muchas más posibilidades para intentar salvarles), aunque después quizá se tomaran otras decisiones no tan correctas dentro del mismo problema… (no lo tengo demasiado claro tampoco)

    • octubre 13, 2014 en 4:21 pm

      Fernando, no conozco las circunstancias que llevaron a decidir traerle, por lo que no puedo juzgar si la decisión fue acertada o no. Lo que sí que puedo asegurar que el echo de que muriera a lso pocos días o el echo que empieca a haber algunos casos de ébola en España no hace que la decisión fuera mala. Si fue una mala decisión (que no digo que lo haya sido) no será por estas dos consecuencias.
      Veo que Javier responde más abajo. Voy leer qué dice.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  4. Fernando Núñez
    octubre 11, 2014 en 2:47 am

    El anterior comentario es mío. No se muy bien por qué ha salido con el nombre del blog de unos amigos…
    Un abrazo,
    Fernando

  5. octubre 13, 2014 en 3:18 pm

    Hola Fernando.
    Al respecto del debate que empiezas y como titula el post… “las decisiones tienen consecuencias”, y esta decisión las ha tenido y las tendrá.
    Varias consideraciones breves.
    1.- El protocolo nº1 para controlar una epidemia es el confinamiento de los infectados y por lo tanto de entrada la repatriación me parece una mala e irresponsable decisión.

    2.- Una vez repatriados, los protocolos han fallado. Faltaría más!!. Todo protocolo acaba siendo bueno después de un largo proceso de “prueba y error” y de mejora continua del mismo. Los protocolos de esta epidemia en europa ni son buenos, ni está probada su eficacia como se haq demostrado. La cuestión es que la “prueba y error” en una epidemia mortal se puede llevar por delante a más de uno como está pasando. Los experimentos en casa y con gaseosa!!.

    3.- Estamos ante une virus relativamente desconocido. El virus es endémico en Africa y las conclusiones clínicas y epidemiológicas que se oyen pueden ser ciertas para un determinado grupo de población africana… pero serán iguales en población europea?

    4.- Todo el gasto (directo e indirecto) que está generando este episodio…y es mucho gasto, se debería emplear de forma preventiva en controlar y tratar la epidemia “in situ”. Me avergüenza como europeo imaginar lo que estará pensando la población de Sierra Leona.

    5.- Otro protocolo que ha fallado (y este sí debería ya estar probado) es el de la gestión informativa que se está haciendo de este episodio y este es responsabilidad directa de la inoperancia de los responsables políticos con la ministra a la cabeza.

    Saludos a todos y gracias por el blog
    Javier del Agua

    • octubre 13, 2014 en 4:23 pm

      Gracias Javier por tu comentario. Yo solo puedo afirmar lo que le contesto a Fernando más arriba, pues de esto no soy un experto.
      Saludos, y gracias por participar.
      Miguel Angel

  6. Fernando Núñez
    octubre 13, 2014 en 11:29 pm

    Gracias Javier por tus aclaraciones. Coincido al 100 % en los puntos 2 y 5. Del punto 3 no puedo decir nada, (tampoco soy experto en la materia).

    De los puntos 1 y 4 sin embargo he de decir que continuo sin tener clara mi posición, aunque por ahora, me sigo decantado un poco más por que no fue desacertada la decisión de traer a los misioneros.

    Parece que en todo el proceso hubo unas cuantas decisiones, algunas de ellas erróneas (como el tratamiento informativo que explicas o la politización del asunto, como solemos estar habituados en nuestra España, etc.)

    Pero, y aquí va mi pregunta, si los enfermos se hubieran confinado correctamente y el resto del proceso se hubiera hecho también de modo correcto, habiendo evitado posibilidad de contagios y cualquier exposición a peligro para todos, manteniendo en cuarentena a todos los que intervinieron en el intento de curación de los enfermos, etc.

    1) ¿ No crees que las posibilidades de salvar a los enfermos eran mayores en España que en África?
    2) Si el resultado hubiera sido la curación de los misioneros (aparte de haber hecho lo correcto como país que se ocupa de sus ciudadanos), el prestigio ganado por España nos habría proporcionado a todos los españoles un nuevo impulso, para que nos demos cuenta de que somos un gran país, con un montón de cosas buenas, aparte de tantas
    malas que llenan todos los días los informativos…
    3) ¿Qué sensación habría quedado en tantos españoles si no se les hubiera traído e intentando curarles en casa, aunque se hubieran enviado equipos y medios para intentar hacerlo allí?

    Sigo pensando que es una decisión difícil (o unas cuantas decisiones)

    • octubre 14, 2014 en 10:46 am

      Hola Fernando y Javier, yo sin un análisis racional, ya que no conozco las circunstancias de las repatriaciones, y por tanto me falta información básica, visceralmente diría que la decisión de repatriar fue correcta. Claro, que el método visceral es un mal método de decisión. Pero si hubiera sido mi padre yo lo hubiera repatriado. Por tanto con cualquier otra persona también. Aunque reconoaco que me falta analisis,
      Gracias a los dos,
      Miguel Angel

      • octubre 14, 2014 en 10:26 pm

        Hola Miguel Angel.
        Es evidente que en un caso como el que planteas casi todos querríamos la repatriación de un familiar nuestro. Creo sin embargo que para tomar una decisión correcta hemos de tomar una cierta distancia emocional que no distorsione la decisión.

        Saludos y gracias por el blog
        Javier del Agua

        • octubre 16, 2014 en 9:17 am

          Tienes toda la razón javier, pero lo que me pasa es que no me he informado suficientemente sobre el asunto para poder analizar bien esta decisión,
          Gracias,
          Miguel Angel

  7. octubre 14, 2014 en 10:17 pm

    Hola Fernando.
    Haces preguntas de difícil respuesta.
    En cuanto a la primera cuestión que planteas pienso que no.
    No estoy en el sector sanitario y por lo tanto ni mucho menos soy experto en la materia. Mi opinión se basa en la opinión de mi mujer ( que sí es médico) y en la opinión mayoritaria de su entorno profesional todos ellos profesionales del sector. No obstante, es una opinión y puedo estar equivocado.
    El tratamiento de una persona infectada con el virus ébola es relativamente sencillo, simplemente porque no hay tratamiento eficaz conocido. No se necesitan complejos equipos médicos ni profesionales altamente cualificados. Se trata de un tratamiento de soporte, paliativo del dolor y como mucho la administración de algún antibiótico como tratamiento de alguna infección secundaria.
    En definitiva, nada que no se pueda hacer “in situ” en el lugar de la infección para en definitiva evitar la propagación de la epidemia.
    Por lo tanto, el traslado de los dos misioneros es difícil de justificar desde un punto de vista clínico.
    Supongo que su traslado obedece a otros criterios, quizás humanitários, quizás propagandísticos.

    La segunda observación que haces es muy interesante y muy audaz… pero también es bastante arriesgada.
    Puesto que los dos misioneros han fallecido, algún malintencionado enemigo de la patria podría llegar a conclusiones opuestas a las que tú planteas.
    Sinceramente, si el objetivo es represtigiar la “marca españa” yo preferiría que el gobierno utilizara métodos de marketing más convencionales y no tan audaces… y creo que mucha gente en Alcorcón debe pensar lo mismo que yo !!.

    En cuanto a la tercera pregunta me remito al anterior párrafo.

    En cualquier caso, coincido contigo en que es una decisión difícil de tomar y que deben ser los expertos y no los políticos los que las han de tomar.

    Ante una epidemia hay tres aspectos a tener en cuenta: Curar a los infectados (si es posible), evitar la propagación (imprescindible) y tomar medidas preventivas con la población sana (vacuna si existe, prevención, higiene, etc). Cualquier decisión ha de cuidar el equilibrio entre estos tres objetivos todos ellos igual de importantes y me da la sensación de que en este caso, por algún motivo se ha puesto el foco en el primer objetivo descuidando los otros dos.

    Un placer debatir contigo y perdona la extensión de la respuesta.
    Saludos a todos y gracias por el blog

    Javier del Agua

    • octubre 16, 2014 en 9:19 am

      Hola a los dos, lo único que puedo decir es que el nuevo mensaje que acabo de publicar en el blog lo preparé antes de que empezarais vuestra interesante discusión, así que no está recogiendo vuestros puntos de vista. En cualquier caso toco lateralmente el tema del ébola, y desde un punto de vista distinto al de vuestra discusión.
      gracias por enriquecer el blog,
      Saludos,
      Miguel Angel

  8. Mónica Flores
    diciembre 30, 2014 en 6:44 pm

    Prof Ariño,

    Soy follower de sus posts sobre toma de decisiones de los cuales saco buenas lecciones.

    Este nuevo año, tengo oportunidad de colaborar en una iniciativa publico privado para que fomentar la innovacion y crear oportunidades de trabajo.

    Considerando la urgente necesidad actual de algunos parados de larga duración mayores de 40 años, me preguntaba si a través de sus chats tendría sugerencias que puedan ayudar sobretodo en crear ocupación para este grupo de personas. Sino me gustaría pedirle un post sobre ese tema para provocar participación y generar mas ideas. Seria posible?

    Muchas gracias,

    Monica Flores

    Monica Flores

    • josepserracots
      diciembre 30, 2014 en 6:59 pm

      Mónica te agradezco muchísimo esta sugerencia que haces al Prof. Ariño. Tengo 55 años y me encuentro en una situación muy difícil para encontrar trabajo. Podéis contar conmigo por si os puedo ayudar en algo.

      Que tengáis todos muy buen año.

      • diciembre 31, 2014 en 11:38 am

        Josep, a ver si cin esta iniciativa de Mónica se puede hacer algo.
        Saludos
        Miguel Angel

    • diciembre 31, 2014 en 11:37 am

      Muchas gracias Mónica por la sugerencia de ecribir sobre esto. Para poder difundir nejor lo que propones tendrías que explicarme un poco más lo que estais haciendo. En el blog, en el lado derecho, debajo de mi foto pone “contactar”, Me puedes enviar un mail y explicarme un poco más lo que haceis. O te vienes un dia al IESE y me lo cuentas. Por cierto ¿me llamas de usted? ¿Eres la Mónica Flores que conozco? creo que sí.
      Saludos
      Miguel Angel

  9. Anónimo
    noviembre 3, 2015 en 2:47 am

    hola miguel a ariño una pregunta ¿como los adolecentes pueden dejar la droga?

    • noviembre 3, 2015 en 9:08 am

      Anónimo, no lo sé. Es una situación a la que no se ha enfrentado ningún cercano mio. ¿Es drogadicto o simplemente consumidor ocasional? Si es drogadicto, el médico. Si es ocasional …. hacerle entrar en razón
      Lo sieno no sé deir más
      Miguel Angel

  10. noviembre 23, 2015 en 5:13 pm

    Hola a todos. Del post de esta semana me gustaria centrarme en el último párrafo: “El aprendizaje de esta semana”. El aprendizaje es contínuo en nuestras vidas. Si sólo se piensa y se trabaja en solucionar “un problema” (el que sea) sin contemplar sus posibles consecuencias (negativas y/o positivas) no me parece que se haya realizado el proceso correcto. Los posibles “dependes”, en estos casos, son muy importantes. También la ejecución de una determinada solución es importante. La buena ejecución (de las varias que se puedan tener en cuenta) puede ayudar, en más o en menos, a que la solución tenga menos o más, consecuencias. Por eso, desentenderse de la ejecución disociándola de la decisión no es correcto. Tampoco lo es aplicar las mismas soluciones a los mismos problemas en lugares diferentes. A más velocidad (siempre dentro de los límites establecidos), los faros deben tener mayor alcance. La previsión (los faros) debe escudriñar más lejos y más a lo ancho.

    A veces, sólo pocas veces, basta con asegurar que determinadas soluciones eviten las consecuencias negativas que, con toda seguridad, queremos evitar. La mayoria de las veces hay que esforzarse mucho.

    Gracias por hacernos reflexionar.

    • noviembre 23, 2015 en 5:33 pm

      Efectivamente Joan. De acuerdo con todo lo que dices. En especial no disociar la dcisión de la ejecución. Y muy bueno lo que dices de que a veces es suficiente con evitar consecuencias negativas. Eso ya es mucho.
      Gracias por intervenir, y saludos,
      Miguel Angel

  11. milena
    octubre 15, 2017 en 7:38 pm

    Las decisiones que tomamos en la vida puede tener consecuencia para nosotros e incluso para los demás, por eso debemos educar a nuestros hijos en los valores y con el ejemplo dentro del hogar, tratando siempre de hablarles y explicarles el porque tomar una decisión puede cambiar sus vidas, poco a poco la vida nos enseña a discernir entre lo bueno y lo malo.
    Algunas de esas decisiones de nuestros hijos dependen de nosotros y de lo que ven en el hogar. tratemos de ofrecerles un hogar saludable.

  1. enero 28, 2016 en 8:00 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: