Inicio > Consideraciones prácticas, Modos de decidir > La decisión de abortar

La decisión de abortar

bebe de PiquéAntes de abordar este tema tan importante quiero dar un mensaje de comprensión a todas las familias y especialmente a las mujeres  que se han enfrentado a esta decisión sea cual sea la decisión que hayan tomado. La decisión de interrumpir o no un embarazo puede analizarse con las metodologías propias del análisis de decisiones.

A la hora de tomar cualquier decisión han de analizarse tres tipos de consecuencias. Primero las consecuencias externas: qué cosas observables exteriormente suceden fruto de tomarse esa decisión. Después hay que analizar lo que le pasa interiormente a la persona que toma esa decisión y por último lo que les pasa interiormente al resto de las personas a las que les afecta esa decisión.

Las consecuencias externas de abortar son que una persona que iba a nacer al cabo de unos meses, ya no nace; que la madre no tendrá que despertarse frecuentemente por la noche una vez que haya nacido el niño; que a ese niño no habrá que alimentarlo; y una multitud de cosas que se nos puedan ocurrir.

Segundo, ¿Qué le pasa interiormente a la mujer que aborta? Pues pueden pasarle muchas cosas. Desde que se acostumbre a este tipo de acciones y la vez siguiente le sea más fácil volver a abortar, hasta que le entre un gran remordimiento que le persiga toda su vida con profundas consecuencias psicológicas. O también otras muchas posibles cosas. Lo importante aqui es ver que todas estas cosas pasan en el interior de la persona y no son observables desde el exterior.

Finalmente, ¿Qué les pasa a las personas a las que les afecta esa decisión? En concreto al niño abortado. Pues que se hace una tremenda injusticia con él. Se le priva del derecho más básico y elemental que tenemos todas las personas y ante el cual cualquier otro derecho debe quedar subordinado: el derecho a la vida. Para hacerse una mejor idea de qué es lo que le pasa a la persona a la que le afecta esta decisión basta aplicar el principio de no hacer a los demás lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros. ¿Hay alguien al que le hubiera gustado que su madre lo hubiera abortado?

Por tanto, la decisión de abortar es  una decisión erronea, por lo que doy la enhorabuena a todos los niños que van a poder nacer gracias a la ley de protección de la vida del no nacido recientemente promovida en España. Me alegro de que en la nueva ley nunca sea la madre que aborta la que incurra en delito sino que sean las otras partes involucradas. Repetir mi comprensión y solidaridad con las mujeres que se enfrentan a esa tesitura y si estas reflexiones ayudan a una sola mujer habrá compensado la mucha ira que este mensaje haya podido despertar en alguno. Feliz año 2014. Seguramente la semana que viene seguiré hablando de todo esto, en concreto de las alternativas a abortar.

  1. Francisca
    diciembre 26, 2013 en 8:42 am

    Me temo que esta vez está hablando desde la ideología y no desde la información. ¿Así que usted sabe lo que les ocurre a las mujeres que abortan? ¿En que investigación se basa? Por otra parte y desde la humildad me permito corregir algo, no se podría decir niño abortado sino feto abortado. Un saludo

    • Jbuixeda
      diciembre 26, 2013 en 2:22 pm

      Es un niño. El aborto que cada uno decida lo que quiera pero no cambiemos las palabras para desdramatizar el tema. Hable con un medico. No es ideologia… Son ecografias.

      • diciembre 26, 2013 en 6:28 pm

        Tienes toda la razón Josep, si cambiamos las palabras dejamos de pensar que es una cosa aunque lo siga siendo. Gracias por el matiz tan oportuno.
        Saludos,
        Miguel Angel

      • Anna
        diciembre 26, 2013 en 11:19 pm

        Los médicos hablan de fetos, como mínimo los q yo conozco.
        Y creo q cada uno pone sus sentimientos en el tema q no son mejores ni peores q los de cualquiera.

        • Jbuixeda
          diciembre 26, 2013 en 11:40 pm

          El corazón del feto empieza a formarse en la 5ª semana de embarazo.
          Los latidos del corazón del futuro bebé se aprecian en la ecografía a partir de la 6ª semana de embarazo y se pueden oír entre las semanas 8ª y 10ª con un aparato llamado doppler que amplifica los sonidos.
          Entre las semanas 18ª y 20ª el corazón ya late tan fuerte que se puede oír colocando un estetoscopio en el vientre de la embarazada.

          • Anna
            diciembre 26, 2013 en 11:55 pm

            Lo sé, yo no he dicho lo contrario. Eso q tiene q ver con llamarlo feto o bebe?. Simplemente te explicaba q los facultativos hablan de fetos.
            Creo q llamarlos bebés y poner fotos de recién nacidos es demagogia.
            Entiendo q haya personas q no quieran el aborto, pues q no aborten pero pq han de decir a las demás mujeres q hacer con su vida? Pq el futuro niño no deseado, o con malformaciones lo van a tener ellas y va a ser su responsabilidad .
            Dime quién es nadie para juzgarlas?
            Y los dos sabemos q el aborto ha existido siempre en la clandestinidad, no es eso peor?
            Gracias por el debate

            • Jbuixeda
              diciembre 27, 2013 en 9:09 am

              Yo no juzgo a nadie. Que cada uno haga lo que considere oportuno, es un tema muy complejo como para ir lanzando encrucijadas. Creo que las mujeres nos superan en inteligencia y en gestion de la adversidad.

              Ahora, no cambiemos el nombre de las cosas según los sentimientos o los intereses. Anna, cuando los padres realizan la ecografía del cuarto mes para saber el estado de salud del bebe y el sexo, el medico rara vez dice: su feto es masculino o femenino. Dicen con una sonrisa de oreja a oreja: és un niño o niña!
              Bonito debate.

            • Carola
              diciembre 29, 2013 en 3:38 am

              Creo que puede ayudar a la discusión tener claro cuál es el problema: ¿interrumpir la vida de una persona humana antes de que nazca o las posibles consecuencias negativas que traerá esta nueva persona a la vida de sus padres (si nace)? Yo creo que lo importante es defender la vida del no nacido; ¿por qué cuándo asesinan a un bebé o niño o un adulto nos escandalizamos de la crueldad/falta de moral del asesino pero cuando se trata de un no nacido, para algunos, el hecho parece ser trivial? ¿el feto, es una persona humana? y si su respuesta es no, entonces, ¿qué es?

      • Anónimo
        abril 28, 2016 en 12:11 am

        pero también abortan por situaciones económicas

    • diciembre 26, 2013 en 6:26 pm

      Gracias Francisca por tu comentario. Efectivamente yo no sé que les sucede a las mujeres que abortan como bien tú dices, por eso doy un amplio espectro de posibles cosas que le puedan suceder. Desde que le coja gusto y repita hasta que le remuerda la conciencia. Yo no sé lo que le pasa. Lo único que digo es que pase lo que le pase, esas consecuencias las tiene que analizar.
      Se le puede llamar niño abortado o feto. Eso es cuestión de palabras, pero en cualquier caso es una vida humana.
      Respecto a la ideología, te contesta JBuixeda.
      Gracias Francisca por participar en el blog,
      Miguel Angel

  2. Moritz
    diciembre 26, 2013 en 10:14 am

    Es un tema complejo y tremendamente humano en el que deberian pedominar cuestiones de sensibilidad humana a cuestiones técnicas, aunque reconozco q estas ultimas pueden ayudar al analisis de la cuestión y a la toma de tan dura decisión.
    Deberiamos partir de la base de que este tipo de decisión debe ser muy desagradable de tomar. Esto deberia hacernos huír de la frivolidad con la q a veces se considera esta decisión.
    Por la implicación q tiene la mujer en este tema, preferiría que fueran ellas en liderar este debate y no los hombres, empezando por el Sr. Garzón.
    Creo q nosotros deberíamos empezar por priorizar quien tiene mas derecho a decidir en esta cuestion y defender el derecho fundamental de libertad de decidir, que tanto se esta debatiendo últimamente.
    Humilde opinión de un hombre, padre de 3 hijos que por supuesto adoro y hermano de un niño que murió a los pocos dias de nacer debido a un sindrome irreparable, hace 36 años. Es esa época ni se practicaba la amniocentesis, ni existían las ecografias de alta resolución que existen ahora y ni se ha laba del derecho al aborto. No sé lo q hubiera decidido mi madre hace 36 años teniendo los medios técnicos y la información q tenemos hoy… Eso habría q preguntárselo a ella.

    • diciembre 26, 2013 en 6:31 pm

      Efectivamente Moritz, el asunto es muy serio y no se puede tratar frivolamente. Siento lo que cuentas de tu hermano. En cualquier caso fue una muerte natural, cosa totalmente distinta a una muerte provocada.
      Gracias por tu aportación,
      Miguel Angel

    • josepserracots
      septiembre 18, 2016 en 11:11 am

      Miguel A. decir que le coja gusta a abortar lo considero un poco fuerte. Tenemos que empatizar y olvidarnos de nuestra situación socio-económica. A mi no me parece que las mujeres aborten por placer sino porque es un embarazo no deseado y si no es deseado, me parece que sobran comentarios. Todos podemos realizar actos y equivocarnos porque algo haya salido mal. Toda persona es libre a tomar sus propias decisiones y el feto de momento no las puede tomar, por muchos derechos que le queramos otorgar.

      Todos tenemos derecho a un trabajo digno y que pasa….. quién se manifiesta contra ésto…..

      • septiembre 18, 2016 en 4:56 pm

        Josep, en ningún momento he dicho que se le coja gusto a abortar. Lo he puesto como hipotético ejemplo.
        Si hay un embarazo no deseado, a ese niño hay que respetarle la vida. Una vez que es un ser vivo no se puede atentar contra su vida. Sea deseado o no. Si hay gente que a mi no me desea eso no da derecho a nadie a matarme.
        Hay que intentar que todo el mundo tenga un trabajo digno por supuesto. Una cosa no quita la otra.
        Saludos y gracias por participar,
        Miguel Angel

  3. Angel
    diciembre 26, 2013 en 10:37 am

    Respetable la opinión sobre el no aborto,pero el comentario es fácil y casi en exclusiva de orientación religiosa, tan respetable como las demás, pero no la unica ni verdadera.
    Por quê no menciona lo que les ocurre a la madre al padre y al nacido,concebido con malformaciones genéticas y que condicionaran la vida del propio nacido y de los padres, de por vida, esto es lo que quiere el concebido? Alguien se lo ha preguntado? Cómo será su vida, dormirà se alimentarà? Y la de sus padres? Podran mantenerlo con vida,tendrán recursos para ello,dormiran,seràn felices? O habrà que decirles pues no haber tenido relaciones sexuales!!
    Por favor seamos completos y rigurosos con este asunto, no parciales y sectarios.

    • diciembre 26, 2013 en 6:39 pm

      Hola Angel, no estoy siendo ni parcial ni sectario. Cuando uno es abortado, no se le puede preguntar si quería vivir o no. Se ha decidido por él. Se le ha abortado. ¿Cómo quieres que se lo pregunten?
      Una persona con malformaciones genéticas sigue siendo una persona con todos los derechos como los demás. ¿Porque privarle de la vida? ¿Es que hay alguna vida que no merezca ser vivida?, ¿Y si las hay, quién decide cuáles son estas vidas que no merecen vivir? ¿Hitler?…¡Todo el mundo tiene derecho a la vida!
      Rigor Angel, rigor,
      Gracias por participar en el blog,
      Miguel Angel

  4. Alicia López Villagrá
    diciembre 26, 2013 en 10:55 am

    Buenos días, como mujer y madre de dos hijos maravillosos, nunca gracias a Dios me he visto en la tesitura de tener que pensar qué hacer ante un embarazo no deseado,y desde luego con toda la información y medios que existen hoy en día, ya me ocupo yo de evitar encontrarme en esa situación. Y si no quiero encontrarme ante esa situación, es precisamente porque creo que no tiene que ser nada fácil. Desde de mi experiencia, claro que tuve miedo a que mis hijos pudiesen nacer con malformaciones, pero si alguna prueba médica me lo hubiese confirmado, no habría sido capaz de abortar porque a mi hijo ya le quería. Cada mujer, cada embarazo y lo que le rodea es un mundo, yo creo que es importante ser responsable de nuestros propios actos.

    • diciembre 26, 2013 en 6:45 pm

      Efectivamente Alicia, ¡que hablen las mujeres! Se quiere hacernos pensar que un hijo, aun con malformaciones, es un engorro. Un hijo es un hijo y los padres y las madres los quereis tal como son. Si se le quiere con condiciones, entonces no se le quiere
      Gracias or tu aportación.
      Miguel Angel

  5. diciembre 26, 2013 en 11:26 am

    Sr.Ariño, desde el respesto, mi más absoluto desacuerdo en un tema que creo que simplifica tanto que avergüenza como análisis de las consecuencias de una ley como la que los sectores más retrógrados de nuestra sociedad han impuesto.
    Léase bien la ley y luego opine de las barbaridades que incluye. Toda Europa, incluso la conservadora le ha dicho a este gobierno lo vergonzoso de su propuesta.
    Me parece perfecto que alguien no quiera abortar, pero los que han hecho de la bandera del liberalismo como el PP que piden la libertad en todo cuando mandan los demás, pero imponen su visión cuando mandan ellos.
    Le aseguro que los que han tramitado esta ley tienen dinero para abortar en cualquier país, como se ha hecho siempre, pero empuja a las clases sociales más desfavorecidas a tomar una decisión que además de complicada les hunde su economía o les implica arriesgar su salud por prácticas dudosas.
    Eleve su vista Sr.Ariño y no simplifique tanto, que esto no es un ejercicio de clase.

    • diciembre 26, 2013 en 6:54 pm

      Josep María, pues menos mal que hablas desde el respeto, que si no me quemas la casa. Gracias por participar en el blog.
      En Europa se ha opinado de todo, pero el derecho a la vida no es una cuestión de opiniones sino de si poder vivir es un derecho o no. Del mismo modo que la ley de la gravedad no es opinable es un hecho. el derecho a la vida es también un hecho. Una cosa es que la ley reconozca o no este derecho, pero que todo el mundo lo tiene no hay ninguna duda.
      A las personas más desfavorecidas lo que hay que darles es posibilidades de sacar adelante a su hijo, ¡pero liquidarlo…!!!!!!
      No es un ejercicio de clase es un asunto muy serio y no se puede frivolizar con él. Desafortunadamente los límites que impone un artículo en el blog impide tratarlo con más profundidad. pero las bases para poder decidir sobre este tema tan delicado están tratadas en el post.
      Gracias Josep María,
      Miguel Angel

    • Domingo Suárez Pozo
      diciembre 27, 2013 en 9:04 am

      Algunos critican la reforma de la Ley del Aborto por considerarla “confesional”, es decir, que en ella se manifiestan argumentos de una presunta “moral católica”.

      Quiero recoger aquí los argumentos sobre el aborto de una persona ajena a la confesión cristiana, la escritora Natalia Ginzburg, ATEA y COMUNISTA, que nació en una familia culta de ideas socialistas y antifascistas, y fue diputada durante dos legislaturas por el Partido Comunista Italiano.

      Transcribo aquí un fragmento de su libro “Las pequeñas virtudes” (Editorial El Acantilado, 2.002), para saborear la sensibilidad de la escritora:

      “En la idea que tengamos del aborto se esconden los rasgos de nuestra idea de la vida. Con el aborto se ha hecho pedazos nuestra armonía con el futuro, y nos parece que ya no podemos prometer el futuro a nadie.

      Sobre un pensamiento así no se puede construir nada, pues no es un pensamiento constructivo, sino una especie de fuego que cada uno enciende en soledad y por su cuenta.

      Abortar es matar, pero se trata de un homicidio que no puede compararse con ningún otro.
      Es separarse para siempre de una individual, concreta y real posibilidad viviente.

      Sabemos muy bien que matar está mal, pero aquí, en presencia de una posibilidad viva pero inmersa en la oscuridad, también la idea del bien y del mal está inmersa en la oscuridad.

      La elección es privada y oscura, pero no porque exista un libre derecho de elección, ni porque “la barriga es mía y hago con ella lo que quiero“. Es una horrible facultad de elegir, la vida o la nada. Quien elige debe elegir por dos, y el otro está mudo”.

      Bueno, hablemos sobre “LA BANALIDAD DEL MAL” término que fue acuñado por Hanna Arendt, gran filósofa judía discípula de Heidegger.

      “La banalidad del mal” expresa cómo algunos individuos actúan dentro de las reglas del sistema al que pertenecen sin reflexionar sobre sus actos.

      No se preocupan por las consecuencias de sus actos, sólo por el cumplimiento de las órdenes. En la época nazi, la tortura, la ejecución de seres humanos o la práctica de actos «malvados» se admiten como normales pues tales órdenes provienen de estamentos superiores, se justifican.

      Hanna rechaza el Aborto rotundamente: “… dado que todo individuo es irreductiblemente único, su venida al mundo implica la capacidad de ocasionar algo nuevo; el individuo posee la capacidad de inscribir en la realidad algo inédito, algo que antes no estaba…”

      Hannah Arendt alerta de que es necesario estar siempre atento a lo que llamó la «banalidad del mal» y evitar que ocurra.

      El aborto libre y el progresismo nunca han caminado de forma paralela. No es progresista abortar.

  6. Pablo
    diciembre 26, 2013 en 11:41 am

    Creía que era un blog de temática empresarial, pero veo que no. Ahora mismo acabo de cancelar la subscripción.

    • diciembre 26, 2013 en 6:58 pm

      Hola Pablo, el tema del blog es Toma de Decisiones. Muchas veces es sobre decisiones empresariales, pero a veces trato otros temas. En cualquier caso la decisión de abortar o no puede enfocarse mejor usando los procesos habituales de toma de decisiones, así que me pareció interesante abordar esta decisión en el blog, además porque ha sido noticia en España.
      Gracias por haberme leido durante todos estos últimos meses.
      Espero que me sigas leyendo, la verdad es que viendo puntos de vista distintos a los que uno tiene se puede avanzar y mejorar. Si uno lee solo cosas que ya sabe poco puede mejorar.
      En cualquier caso muchas gracias por haberme leido hasta ahora, Feliz 2014
      Miguel Angel

  7. diciembre 26, 2013 en 12:10 pm

    No creo que las mujeres aborten por vicio.

    • diciembre 26, 2013 en 7:01 pm

      Gracias Josep, por eso mismo hay que hacer todo lo posible porque no tengan que abortar. hay que ayudarles a sacar adelante a los hijos. Pero liquidarlos….
      Y gran responsabilidad la del padre de la criatura. A veces la mujer está sola y puede tener la tentación de abortar porque el padre ha dicho si te he visto no me acuerdo. Ahí puede estar parte del problema.
      Gracias Josep,
      Miguel Angel

      • diciembre 27, 2013 en 6:46 pm

        En un país endeudado como el nuestro, que medios les darán a las chicas embarazadas sin recursos.

        Usted se lo mira desde el punto de vista de su entorno, pero estas mujeres que están solas y que no pueden dar lo mínimo para vivir a su hijo, por qué hacerles sufrir sin necesidad? Estos niños no han pedido vivir con penalidades.

        Saludos.

  8. Miguelon
    diciembre 26, 2013 en 12:37 pm

    Gracias por el post profesor. Lo fácil habría sido no decir nada. 100% de acuerdo con lo que comenta. Feliz Navidad

  9. Roger
    diciembre 26, 2013 en 12:48 pm

    Hace tiempo que sigo a este blog y me parecían interesantes sus aportaciones sobre la toma de decisiones.

    Resumiendo su entrada de hoy:
    usted está contento que las madres no tengan que tomar este tipo de decisiones!

    Me parece fantástica esta aportación sobre la toma de decisiones. Generalizándola, podríamos decir que usted esta contento que cualquiera que tenga que toma una decisión, no la tome, es decir que la tome otro por él…

    En una visión empresarial pues, no tomemos decisiones, ya las tomaran otros! O, como usted indica, esperemos que la situación sea tan crítica que otros ya las tomarán por nosotros; por ejemplo con una suspensión de pagos?

    Realmente piensa esto de verdad? Enseña estos a sus alumnos? Qué lección va a tomar de los comentarios? Aprenderá de sus errores como recomandaba en una de sus entradas sobre esta crisis? Reflexionará sobre ello?

    Idelogicamente, este tipo de opiniones, aunque respetables como todas, huelen a otros tiempos, donde las mujeres no podían ni votar en unas elecciones

    Por eso, no se extrañe si dejo de seguir su blog.

    • diciembre 26, 2013 en 7:15 pm

      Roger, en ningún momento he dicho qiue yo “esté contento que las madres no tengan que tomar este tipo de decisiones!” y la generalización que haces después “Generalizándola, podríamos decir que usted esta contento que…” es una generalización que haces tú. Por tanto estás haciendo juicios sobre cosas que yo no he dicho y que tú has querido interpretar.
      En ningún caso estoy de acuerdo, como tú afirmas, en que otros deben tomar decisiones por tí. Nunca una madre puede tomar una decisión sobre la vida de un hijo.
      Yo siempre aprendo de todos los comentarios que se hacen
      El que no quiera leerme pues que no me lea. Y por supuesto que lo que escribo es lo que pienso. No escribo pensando en agradar al lector. Tengo personalidad.
      Lo que sí que me dejaría muy contento es que si alguien que pensara abortar dejara de hacerlo.
      Saludos y si vuelves, hasta la próxima, y si no vuelves pues hasta nunca.
      Miguel Angel

  10. Jbuixeda
    diciembre 26, 2013 en 2:15 pm

    Un amigo mio me decía: tienes tres opciones: hacer las cosas bien, mal o como yo diga. Veo que hay mucho seguidor del estilo “como yo diga o piense”.
    Este no es un tema facil de tratar pero te felicito por tu valentía en escribir sobre tu forma de ver las cosas. Te seguiré leyendo. Una vida vale mucho!
    Al final que cada uno haga lo que la conciencia le diga… La felicidad no es gratis.

    • diciembre 26, 2013 en 7:25 pm

      Gracias Josep, La verdad que sobre el asunto de esta semana he pensado mucho. Que cada uno haga lo que quiera, pero que luego no se queje de las secuelas que sus decisiones dejan en su vida. De todas maneras, en este asunto de la vidad no puede hacer cada uno lo que quiera. una vida es demasiado importante. Hay quedefenderla a toda costa
      Saludos
      Miguel Angel

  11. Patricia Ferrando
    diciembre 26, 2013 en 2:49 pm

    Querido Miguel Angel, no puedo estar más de acuerdo con lo que dices. Cuando una mujer se plantea abortar, en muchas ocasiones lo hace porque no está encontrando el apoyo que necesita. Por lo tanto es necesario por parte de la administración dedicar recursos para que estas mujeres puedan encontrar alternativas que les permitan llegar ser personas independientes, llevar adelante su vida, que además tiene ahora una personita que depende de ellas.

    Y a las mujeres, a veces niñas, que se encuentran o han pasado por esa situación, cariño, comprensión y ayuda.

    • diciembre 27, 2013 en 9:56 am

      Efectivamente Patricia, o se está a favor de la vida o a favor de la muerte. Si se está a favor de la vida se encuentran soluciones, ayudas y apoyos antes que abortar. de lo contrario pues…
      Aydar Ayudar y ayudar es la solución. Las situaciones suelen ser muy difíciles y hay que estar apoyando
      Muchas gracias Patricia y Feliz 2014,
      Miguel Angel

  12. Carola
    diciembre 26, 2013 en 4:08 pm

    Buenos días Miguel Angel:

    Tengo que reconocer que me sorprendió el título del post y luego el contenido. Celebro tu iniciativa/decisión de tratar este tema en tu blog porque no es solo una decisión personal que trae consecuencias para la persona abortada, su mamá y su papá, sino también para la sociedad.

    Estoy a favor de la vida de la persona desde la concepción. Digo persona y no cigoto porque la persona no es solo la unión de dos células sino mucho más. Creo que no se puede negar que desde la concepción ya existe una persona única e irrepetible que tiene vida y derecho a la vida, derecho que debe/debería ser defendido primero por sus padres y si ellos no están en la capacidad de hacerlo, por la sociedad.

    El hecho que la persona tenga alguna discapacidad no anula su derecho a la vida, no la hace menos persona.

    Me confieso católica y eso no me imposibilita para dar una opinión objetiva sobre este tema, mis creencias religiosas no anulan mi inteligencia.

    Espero hayas pasado una bonita Navidad y ¡Feliz Año 2014!

    Saludos,

    • diciembre 27, 2013 en 9:58 am

      Muy bueno todo tu comentario Carola. Muchas gracias por intervenir, y efectivamente es algo que no solo afecta a la mujer y a la familia sino a toda la sociedad, y no es un asunto específico de creencias religiosas, que también lo es, sino de derechos humanos.
      Gracias y feliz 2014,
      Miguel Angel

  13. Josemari Lipuzcoa
    diciembre 26, 2013 en 4:47 pm

    He leído despacio todos los comentarios. Simplificando los que están de acuerdo dicen gracias y muy bien, y los que no están de acuerdo dicen:
    Roger:
    *
    No aporta nada eso no son razones.
    Josep Serrano:
    *
    Todos de acuerdo. De lo poco sensato que se aporta.
    Pablo:
    Piñón fijo, no admite nada que no este de acuerdo con su ideología.
    Josep María García Sala:
    *
    Mire Ud. Sr Garcia yo no soy un retrogrado soy muy progresista y debe de respetarme. El defender la vida desde el origen solo es retrogrado para alguien que no tiene ninguna otra razón lógica o científica.
    *
    Me gustaría saber quienes dicen eso. La izquierda rabiosa y la civilizada. Eso no es toda europea sino una minoría. Ud. ignora que no hace aun un mes el Parlamento Europeo, que no tiene ninguna atribución para dirimir cuales son mis derechos y cuales no, ha negado que el aborto sea un derecho, tal como la izquierda se había inventado y defendía.
    Las demás cosas que dice no merecen comentario, se explican solas.
    *Angel:

    Angel, Ud. plantea un asunto francamente serio y complicado, tiene todos mis respetos y comparto plenamente la angustia que esta situación plantea. Claro que son porcentajes muy pequeños que habría que atender al margen del planteamiento general de la defensa de la vida. La vida misma es un riesgo y todos tenemos la obligación de atender con garantía total y digo total, la carga que estos casos producen en las familias, es de justicia, no de caridad. Estamos todos obligados a cargar, y no lo hacemos, con todos los perjuicios de los nacimientos de personas disminuidas.
    Pero si por esta causa eliminamos el problema eliminando el individuo, lo haremos con todos. No olvides querido amigo que este fue el objetivo del Nacionalsocialismo alemán.

    • diciembre 27, 2013 en 10:01 am

      Buen resumen Josemari, muchas gracias,
      Miguel Angel

      • Anónimo
        enero 2, 2014 en 8:30 am

        Solo decirles que resumiendo tanto, al final no se entiende nada. Mi crítica es al resumen, a la simplificación de los argumentos, a la simplificación de los demás, les ha dejado sin criterio y una visión que se impone a los demás por que creen que su moralidad ( personal ) se le puede exigir a terceros.
        Considero muy mal a las personas que se “autoproclaman” sabedores de lo que les conviene a los demás.
        Yo también me doy de baja. Me he equivocado de lugar, la culpa es mía.

        • enero 6, 2014 en 12:53 pm

          Adios Anónimo. Quien quiera que seas. Solo una aclaración. la moralidad no es personal. Afecta a todo el mundo. Robar es reprobable para todo el mundo independientemente de sus opiniones. No es válido el argumento de “quien no quiera robar que no robe, pero a mi que no me prohiban robar. Que nadie decida por mi”.
          No. Hay unos mínimos que son exigibles a todos: no robar; respetar la vida de todo el mundo, etc.

          Miguel Angel

  14. diciembre 26, 2013 en 5:30 pm

    Hola Miguel Ángel.

    Sigo con interés tus post de los jueves.

    Hoy quisiera hacer dos críticas:

    – Una a ti, desde el más profundo respeto a tus convicciones. En tus argumentaciones incluyes opiniones subjetivas que no pueden ser consideradas de aplicación general (por ejemplo, en el apartado de ‘consecuencias externas’). Si yo hubiera escrito un artículo sobre el aborto me habría posicionado en el otro extremo, y seguro que a ti también te habrían parecido subjetivas mis argumentaciones. Ergo, ¿por qué no dejamos que cada cual actúe en conciencia con respecto al aborto? Ése era el espíritu de la ley anterior. Ahora se la han cargado por una concepción teocrática de la política.

    – Otra, a las personas que te han hecho comentarios en tono despectivo. Por favor, no actuemos como hooligans de la palabra. ¿No se puede debatir serenamente en este país?

    Un Saludo.

    • diciembre 27, 2013 en 10:06 am

      Gracias Daniel por tu serena discrepancia. Con comentarios como los tuyos que no son descalificadores desde el principio se puede argumentar.
      No entiendo la primera crítica que me haces. Solo digo que hay que tratar los tres tipos de consecuencias, y doy ejemplos de cuales podrían ser esas consecuencias, pero no digo que sean precisamente esas. Pueden ser otras. Lo que es de lógica es que las consecuencias pueden ser de esos tres tipos y cualquier consecuencia queda en uno de estos tres tipos, no digo nada más. Lo mio no son opiniones, son hechos. Si es falso que todo el mundo tenga derecho a la vida hay que legalizar y proteger el asesinato.
      No acabo de ver tu razonamientos. Pero en cualquier caso muchas gracias
      Saludos,
      Miguel Angel

  15. diciembre 26, 2013 en 5:59 pm

    Contesto enseguida los comentarios. He estado todo el día fuera,
    Miguel Angel

  16. diciembre 26, 2013 en 6:47 pm

    Buenas tardes profesor,

    Menudo jardín ha organizado, pero le felicito, mejor opinar que quedarse mudo.

    En primer lugar, creo que un aborto tendría que ser una situación excepcional. Es algo desagradable e irreversible, e injusto para el potencial desarrollo de una vida.

    Si todos asumimos que un aborto es una situación excepcional, está claro que tiene que estar regulado y las mujeres deben de tomar su decisión en función de la información real y deben ser conscientes de lo que supone un aborto para la mujer y para el no nacido. Creo además, que estas mujeres necesitan la opinión de expertos sin conflicto de intereses que den su opinión acerca de un tema crucial.

    Creo que los que piensan que la anterior ley era dar derechos y que esta nueva ley los quita, obvian temas demasiado relevantes. El concebido tienes sus derechos y alguien debe velar por ellos.

    Por último, creo que en un tema como el del aborto no vale sólo con una una ley, hace falta educación, mucha educación en valores que no tiene porque ser cristianos, sino de responsabilidad y de coherencia.

    A mí, que no me enseñen datos de otros países y otras culturas. A mí me deja helado que en España anualmente se produzcan más de 100.000 abortos. Algo estamos haciendo mal como país y sociedad para que una situación que debía ser excepcional se haya convertido en corriente.

    No puede ser que un hecho tan traumático para todas las partes deje de ser una excepción.

    Todo esto dicho desde la perspectiva de respeto máximo para cualquier mujer que se haya visto en la tesitura de abortar.

    Un saludo a todos.

    • diciembre 27, 2013 en 10:13 am

      Gracias Manuel, muy sensato todo lo que dices y estoy de acuerdo en todo salvo en una cosa: no hay ninguna razón que justifique el aborto, pues el derecho a la vida es el primero de los derechos. Del resto de acuerdo. Educación: fundamental. Las leyes ni dan ni quitan derechos. Los derechos los tiene uno antes que las leyes. Las leyes lo único que hacen es reconocerlos o conculcarlos.
      Respeto y comprensión a todas las familias y mujeres que se han planteado el asunto; y al varón un poco más de responsabilidad e involucración. Es muy fácil dejr a la mujer sola.
      Gracias Manuel. Saludos,
      Miguel Angel

  17. josepserracots
    diciembre 26, 2013 en 7:02 pm

    No me parece justo que por un tema complejo, algunos seguidores dejen el blog por este tema. Se dice que de los errores se aprende, pero no perdonamos el error. Sólo les pido ser más coherentes.

    Yo tampoco estoy de acuerdo con el post de Miguel, pero respeto su opinión aunque no la comparta.

    Saludos

    • diciembre 26, 2013 en 7:21 pm

      Muchas gracias Josep, Por fin hay uno que discrepa conmigo y que me deja respirar. Qué grande eres. Cuanto te aprecio. A ver si volvemos a vernos.
      Saludos,
      Miguel Angel

  18. diciembre 26, 2013 en 7:42 pm

    Creo que hay decisiones que puedes evaluar, pero esta no. Discrepo totalmente. La mujer puede ser dueña de su cuerpo pero no de la visa. La vida no la creamos nosotros. ni siquiera sabemos de donde viene. Se puede tomar decisiones por las consecuencias, pero cuando sabes cómo evaluarlas. En este caso, no sabes ni siquiera por dónde empezar. Lamento tener que ser tan claro.

  19. j.gonzalez
    diciembre 26, 2013 en 9:03 pm

    imaginemos un mundo , donde el nacer fuera la alegría de toda la comunidad, imaginemos que si alguien tuviera un problema el resto se volcara en ayudarle, imaginemos que el hombre sintiera la felicidad al igual que supongo la mujer la tiene de llevar una vida, imaginemos que el mundo fuera tan perfecto que si alguien que esta a punto de nacer muriera,nos muriéramos todos de tristeza, pensando que lástima, no va a disfrutar de algo tan maravilloso que es la vida. imaginemos que nadie es culpable de todo, y si todos de parte-

    • diciembre 27, 2013 en 10:19 am

      Pues a esa solidaridad hay que tender j. Nunca se llegará a ese límite, pero esa es la dirección correcta.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  20. Sonia
    diciembre 26, 2013 en 9:07 pm

    Buenas tardes. No creo que mi opinión aporte nada nuevo a lo mucho que ya se ha opinado en este post. Sin embargo, creo que en el caso de tener la certeza de que un niño nacerá con problemas congénitos, me parece que en ciertos casos es incluso una crueldad no dejar decidir a los padres si quieren llevar a término o no ese embarazo. Comentas Miguel Angel, que en estos casos se debe ayudar a estos niños a salir adelante. Podemos asumir que darles el derecho de la vida a estos niños es la única opción moralmente aceptable, incluso en caso de extrema gravedad y dependencia. El problema es entoces ayudar a esos niños y familias. ¿Cómo se hará? En un país donde hay un 27% de paro, deshaucios todos los días, se acaba de congelar el sueldo mínimo, se han producido recortes a la ley de dependencia, sanidad, etc, ¿quién va a ayudar a esos niños y a esas familias? Estoy segura que si muchos padres tuvieran los recursos necesarios para atender a esos niños con problemas extremos, no se plantearían abortar. ¿Se puede dar en adopción a un niño con malformaciones neuronales que le imposibiliten una vida minimamente digna? La respuesta no es fácil, pero creo que la solución a estos problemas no se ha considerado. Por desgracia, como indica uno de los participantes del blog, imagino que esto es más de lo mismo, quien tenga dinero (muchos de ellos favorables a la ley) podrán decidir: abortar fuera de España, utilizar sus recusos para cuidar un niño con problemas especiles. Para una gran mayoria, como en muchas otras cosas, no habrá opción.
    Miguel Angel, no puedo más que respetar tu opinión por que es desde la total defensa de la vida, e imagino que lo sientes de corazón, pero creo también que en algunos casos esta ley va a provocar muchísimo dolor a muchas familias y en este país mucha gente empieza a pensar que quienes les gobiernan piensan en todo menos en ellos.

    • diciembre 27, 2013 en 7:21 pm

      Sonia, entiendo tu postura, pero a mi me parece que una vida humana va por delante de otros derechos. Hay mucha gente dispuesta a ayudar, organizaciones provida que ayudan a hacerse cargo de estos niños. La iniciativa privada puee mucho. hay que intentarlo todo antes de quitar la vida a un indefenso.
      Por otro lado el caso de malformaciones es mínimo. Y esos casos pueden recibir asistencia si nos lo proponemos y trbajamos l modo de hacerlo.
      En cualquiere caso Sonia agradezco el tono comprensivo y no agresivo con que expresas tu opinión. L averdad es que estoy recibiendo por parte de algunos un trato que no merezco.
      Muy agradecido y sigamos reflexionando sobre esto.
      Saludos
      Miguel Angel

      • diciembre 27, 2013 en 9:04 pm

        Miguel, dar en adoptción a tu hijo puede ser una opción pero no se si es la mejor.

        Te pones en la piel de la mujer que da a su hijo, el esfuerzo que tiene que hacer y seguramente que a través de los años esto le puede llevar a un desequilibrio mental, de arrepentimiento, de no saber dónde esta su hijo ni saber de él, el no poderlo abrazar.

        ¿Es necesario pasar por aquí?, cuando hablamos de un feto, que aun no es niño…..

        Saludos

        • diciembre 28, 2013 en 1:15 am

          Perdona Josep, estás hablando de inmadurez y egoísmo, ni quieres que viva ni dejas vivir… por ti. Qué mal me sentiría!

          • diciembre 28, 2013 en 9:30 am

            Yo discrepo de que sea inmaduro y egoísta, sino todo lo contrario, me preocupa que un ser sin pedirlo tenga que sufrir sin necesidad. Si ésto para tí es egoísmo, pues soy egoísta y me siento perfectamente bien.

            Sabes cuantos niños mueren al día por desnutrición, gracias a tu generosidad de respetar la vida!!!!!

            Un abrazo.

            • diciembre 28, 2013 en 10:30 am

              Josep, estoy totalmente de acuerdo contigo. Nunca convenceremos a los que opinan diferente, ni ellos a nosotros. Porque se trata de una cuestión de conciencia, que no se puede argumentar desde la razón. Cada cual tiene su ‘razón’ en este asunto, muy arraigada con las creencias. De ahí que es una lástima que se derogue la ley anterior porque dejaba libertad de elección.

      • diciembre 28, 2013 en 4:57 pm

        Muchas gracias Josep, Iciar y Daniel por vuestros comentarios. Como bien dices Josep, dar al niño en dopción a mi me parece mejor solución.
        Saludos a los tres
        Miguel Angel

        • diciembre 28, 2013 en 6:34 pm

          Daniel, opino lo mismo que tú. Sin esta ley todos podían hacer lo que querían, abortar o no. Me parece lo más democrático.

          Ahora sólo benefician a los que tienen dinero para irse a abortar a otros países y los más necesitados son los que pagarán la respuesta del Gobierno y luego dicen que gobiernan para todos. En fin, es difícil contentar a todo el mundo, lo único que pido es utilizar el sentido común que tanto escasea (pienso yo!!!).

          Saludos

  21. diciembre 26, 2013 en 9:33 pm

    Apreciado Miguel Angel.
    Hablas de las tres cosas que hay que tener en cuenta en la toma de decisiones y me gustaría hacer una reflexión al respecto.

    1. Consecuencias externas. En el caso del aborto son evidentes y el análisis es inmediato.

    2. Consecuencias internas en la persona que aborta.
    El análisis en este caso es sencillo puesto que las opciones son únicamente dos. Abortar o no abortar, pero si queremos ser riguros hemos de aceptar que ambas decisiones tienen consecuencias psicológicas en la persona y en el caso de la segunda no tienen porqué ser necesariamente buenas. A priori no lo sabemos y en tu análisis pareces obviar esta segunda opción.

    3. Consecuencias internas para el embrión (prefiero ser riguroso y llamarlo así puesto que aún no tiene posibilidad de sobrevivir fuera del útero materno) que es un ser humano en potencia. En este punto deberemos ser también rigurosos y por lo tanto el análisis aquí también es sencillo puesto que las opciones de la decisión son dos. Si se aborta se condena al ser humano en potencia a la muerte. Si no se aborta, se obliga al ser humano en potencia a la vida, pero igual que antes a priori tampoco sabemos si esa vida será buena o mala y por lo tanto deberíamos también contemplar esta última posibilidad puesto que existen casos en que es así y cuando ese embrión llega a ser humano puede llegar a desear acabar con esa vida a la que le hemos obligado.

    Finalmente creo que falta un cuarto punto en el análisis y es en las consecuencias internas que la decisión tiene para las personas más próximas a la mujer que se ve en este trance.

    En cualquier caso Miguel Angel, me adhiero a tí en mi más caluroso y sincero mensaje de comprensión a todas las familias y especialmente a las mujeres que se han enfrentado a esta durísima decisión y enhorabuena por tu valentía tratando este tema tan de actualidad.

    Saludos
    Javier del Agua

    • diciembre 27, 2013 en 7:34 pm

      Javier, respecto al punto 2 de tu escrito, mi analisis sí que considera las consecuencias piscológicas de la decisión en la persona. Precisamente, si lees mi post verás que digo “…Después hay que analizar lo que le pasa interiormente a la persona que toma esa decisión,,,”
      Respecto al punto 3 de tu escrito, el hecho de no tener posibilidad de sobrevivir fuera del útero materno no le quita la condición de ser humano. de hecho, en el primer año después de haber nnacido tampoco tiene la posibilidad de sobrevivir si no se le cuida y se le alimenta, y sin embargo nadie duda de que es un ser humano una vez nacido. Pero bueno, llámalo como quieras.
      Riguroso lo he sido de principio a fin de mi análisis. A priori sí que sabemos que toda vida es buena. ¿Quien define si no, qué vidas son buenas o malas? ¿un Hitler de turno? Toda vida es valiosa y buena,

      El cuarto punto que dices si que lo contemplo cuando digo “… ¿Qué les pasa a las personas a las que les afecta esa decisión? En concreto al niño abortado….” aunque concreto en el niño abortado, también hayque contemplar otras personas a las que también les afecta.
      En definitiva, las consecuencias de una decisión, o ocurren en el exterior, o ocurren en el interior de la persona que toma la decisión, o ocurren en el interior del resto de las personas. No hay más posibilidades, porque es una clasificación exhaustiva y mutuamente excluyente de las consecuencias de una decisión (perdona pero me han salido términos matemáticos de teoría de conjuntos)
      Finalmente constatar lo amable que ha sido tu discrepancia. A estas alturas de la discusión la amabilidad se agradece. si he sido un poco duro en la contestación perdona, pero comprende que tengo muchos comentarios que contestar, y como el asunto me parece muy importante quiero contestarlos con seriedad.
      Javier, muy agradecido, Feliz 2014,
      Miguel Angel

      • diciembre 28, 2013 en 9:55 pm

        Unicamente un pequeño comentario. Tal y como se están poniendo las cosas, un ser humano fuera del útero materno no tiene posibilidades de sobrevivir aproximadamente los primeros 35 años de vida !!!

        Para nada has sido duro. Has sido como siempre riguroso y en este tema especialmente hace falta rigor.
        Te agradezco tu contestación y te deseo igualmente un feliz año 2014.
        Javier del Agua

  22. diciembre 26, 2013 en 10:38 pm

    Hola Miguel Ángel.
    No te conozco personalmente pero me parece bien que saques este tema relacionado con la toma de decisiones. He leído con interés los comentarios anteriores y desde luego Miguel Ángel, te van a dar hasta en el carnet de identidad.
    Me temo que todos -yo también-, hablamos desde la posición “del fuerte” y no del débil. Yo soy padre de cuatro hijos adoptados, algunos un poco “complicados”, pero pienso que eran la parte más débil en el proceso de toma de decisiones en su momento, y gracias a que sus Madres biológicas decidieron seguir adelante con su embarazo, están vivos. Las siguientes en la lista de partes débiles eran ellas, pero decidieron vida y no muerte. Y probablemente ellas sufrieron luego un desgarro al abandonarlos o entregarlos perolos chicos/as están VIVOS.
    Creo que hay que darles todo el apoyo -apoyo de verdad- a las madres para que opten por la vida.
    Espero no haberos aburrido. Abrazos.

    • diciembre 27, 2013 en 7:39 pm

      Enhorabuena Francisco Javier a tí y a tu mujer por las valientes decisiones de adopción, esto sí que es dejarse de teorías y pasar a la acción comprometiéndose hasta la totalidad. Y una prueba de que el problema que pueden tener algunas madres lo podemos solucionar entre todos si hay voluntad.
      Pues sí, me están dando hasta el carnet de identidad, pero ya contaba con eso, pero el asunto me parece tan importante que este mensaje es mi pequeña aportación a la causa de la defensa de la vida.
      De todas formas los comentarios también sirven para constatar a todo el mundo que el “pro-abortismo” no es una postura defendida por todos ni mucho menos. Que hay una mayoría defensora de la vida.
      Gracias por tu mensaje
      Miguel Angel

  23. diciembre 26, 2013 en 10:57 pm

    Querido Miguel Ángel,

    Antes de nada, felicitarte por tu valentía en plantear este tema. Vaya por delante que no entiendo que por tener un pensamiento diferente se te deje de leer pues pensamientos diferentes, que estén hechos desde la educación, siempre facilitan el crecimiento personal.

    Antes de comentar, me he leído todos los comentarios y he consultado con dos expertos en sus áreas: uno, @juliomayol, Doctor en Medicina, y, el otro. @manuelfma, experto jurista.

    Antes de entrar en el propio comentario, subrayar que a l@s directiv@s nos pagan por decidir y, como tal, hay tres tipos de decisiones: Decidir hacer algo, decidir no hacerlo o decidir no decidir. No hay más.

    La decisión de abortar -por suerte, yo no me he encontrado en esa difícil tesitura y, de haberme encontrado, no sé que decisión hubiéramos tomado con mi mujer- es una de las más difíciles que se puede plantear en el seno de una pareja -ya sea de hecho o casada- o en una madre soltera. En cualquier caso, es una decisión que, en la mayoría de los casos, compete el tomarla a dos personas.

    Es difícil decidir en qué momento un feto es una persona jurídica. Hay quién dice que en el momento en que se forma el zigoto, quién dice que transcurridas unas semanas o quién opina que en el acto del nacimiento.

    Yo, en esta oportunidad, no estoy de acuerdo con tu razonamiento; sin embargo, lo escucho y, en el marco de este debate, intento argumentar que la decisión última, más allá de lo que legisle el legislador -ya sea del PP o del PSOE o de quién sea- es una decisión personal, intransferible, emocional y que, estoy convencido, tiene unos costes personales altos. Muy altos. Pero, también, creo, nadie toma una decisión de este calibre a la balaba. Estoy convencido que hacen un análisis de pros y contras y que toman la decisión, para ell@s, acertada en base a la información que disponen.

    Creo -y aquí si que me mojo- que el cambio que ha introducido el PP representa una involución. Y, como ya se ha dicho en algún comentario, quién quiera abortar se irá a Londres y punto.

    ¿Externalizamos la toma de decisiones l@s directiv@s? ¿A qué no? Entonces, ¿por qué el legislador decide decidir por la pareja?

    Un abrazo, ¡Feliz Navidad!
    Miguel Ángel

    PD. Me encantará seguir compartiendo cafés contigo. 🙂

    • diciembre 27, 2013 en 7:46 pm

      Gracias Agustí, poco puedo añadir a las cosas que ya he ido contestando. Solo quizá subrayar que en qué momento hay vida humana no es una cuestión de opinión sino de hechos. La ciencia (de la cual yo no soy experto) ya se ha pronunciado. Y aún así si hay duda hay que estar siempre afavor dle débil, es decir del ser concebido. Podría tratar este aunto con más profundidad, pero entiende que tengo muchos comentarios que gradecer y contestar.
      Tomaremos un cafe, pero tendrá que ser a partir del verano, pues ahora me tomo un período sabático.
      Un abrao y gracias por tu amabilidad en contestar.
      Miguel Angel

  24. Moritz
    diciembre 27, 2013 en 12:13 am

    Hola de nuevo Profesor,

    Has sido valiente abriendo esta caja de Pandora. A pesar de la polémica agradezco que lo hayas hecho en este foro de nivel que nos permite leer, reflexionar, comentar y así aprender más sobre un tema de tanta actualidad.

    En este caso estoy en desacuerdo contigo y por ello quiero añadir algún comentario adicional y diferente al de mi primera aportación.

    Me sorprende que nadie haya comentado nada sobre la foto que acompaña a este artículo: un famoso y rico jugador de futbol (por todos sabido que esta casado con una famosa y rica artista musical) que sujeta delicadamente un precioso bebé de labios sonrojados, de anuncio.

    Lamentablemente la realidad no es tan “bonita”. Esta foto no representa más que una aspiración muy lejana de la mayoría de familias de este país. Se me ocurren imagenes mucho mas realistas, incluso alguna especialmente dura de un padre menos pudiente sujetando una criatura con una malformación congénita grave que no viene al caso enunciar.

    Veo que estamos de acuerdo en que no hay que frivolizar este tema tan serio. Pues la foto… me parece poco apropiada y tendenciosa.

    Tampoco me parece apropiada la defensa a ultranza de un feto por encima de la libertad de su madre, aunque esta postura sea muy loable. Podemos hablar mucho de si es un feto o un niño, pero la realidad es que todavía no ha nacido, y creo que la fecha de nacimiento es la que legalmente marca el origen de una persona, no la fecha de su concepción.

    Presiento que esta discusión a superado ampliamente un caso de Toma de Decisiones.

    Saludos,

    • diciembre 27, 2013 en 7:54 pm

      Gracias Moritz, la verdad es que no entiendo de futbol, y elegí esa foto porque me pareció simpática. Luego observé que es la de un famoso. de todas maneras decir que por poner esa foto mi mensaje es tendencioso es coger el rábano por las hojas. Si hay que acudir a ese argumento para desmontar mis tesis es que no hay argumentos soólidos para desmontarla.
      respecto de la defensa aultranza de la existencia de una vida desde el momento de la concepción pues sí la hago, aunque en esto no creo que ni tú ni yo vayamos a cambiar de opinión así que mejor dejarlo para no llegar a infinito. Solo añadir que el que haya vida humana o no antes del nacimiento no es una cuestión de opinión de hehos. o la hay o no la hay independientemente de que muchos opinen una cosa o su contraria. Del mismo modo que si la tierra es plana o redonda no depende de lo que se opine sino que es un hecho. Y la tierra no deja de ser redonda por mucho que se opine lo contrario.
      gracias Moritz otra vez por tu intervención.
      Análogamente la ley puede decir lo que quiera. que una persona es persona desde un determinado momento, no desde cuando lo diga la ley, pues la ley puede cambiar y no por ello cambia el instante en que una persona es persona.
      perdona si ha salido un pco dura mi cintestación, pero es que quiero llegar a contestar a todos.
      un abrazo,
      Miguel Angel

      • Anónimo
        diciembre 28, 2013 en 12:03 am

        Hola Miguel Angel,

        no pretendo cambiar tu opinión, simplemente reflexionar.

        En ningún momento me ha parecido dura tu contestación, entiendo perfectamente tu postura, respeto tu opinión y tus creencias, como no puede ser de otra manera, hasta las he calificado de loables, pero sigo sin estar de acuerdo contigo. No pasa nada, del desacuerdo viene la discusión y de la discusión el aprendizaje.

        Llegados a este punto sólo me cabe decir que vivimos en democracia, todos tenemos derecho a expresar nuestra opinión libremente y los ciudadanos el derecho a elegir a sus gobernantes, cada cuatro años. Yo por el momento sólo se a quien no voy a votar. Esta decisión ya la he tomado.

        Un abrazo,

  25. Josep
    diciembre 27, 2013 en 12:15 am

    Hola M.A.:

    Delicado tema el que has puesto sobre la mesa pero, valiente por tu parte que a sabiendas de que te podían “moler a palos”, has seguido adelante y has expresado tu opinión.

    He leído todas las opiniones versadas por tus lectores aquí y me han enriquecido enormemente, así que ¡viva el dialogo civilizado! entre personas con muy diferentes opiniones en un tema tal delicado pero, tan POLITIZADO como este.

    Vaya por delante que lo más importante es el derecho a la vida pero, hay otras formas más sibilinas de “matar” que no producen un debate tan encarnizado … por ejemplo el desahucio de familias sin recursos, la total impunidad de algunos banqueros (tema Preferentes) o más aún ¿Cómo es posible que hoy en día todavía mueran niños de hambre?

    Mi opinión sobre este tema, como liberal que me siento y totalmente contrario al “Papa Estado”, creo que cada caso es un mundo y cada persona/pareja debe tomar la decisión que crea que es la mejor para ellos y para la persona que acaban de concebir. En este caso generalizar es injusto y crear normas para tomar dicha decisión me parece rocambolesco. No me gustaría, para nada, estar algún día ante este dilema.

    ¡Viva la vida pero, digna!

    Josep

    • diciembre 27, 2013 en 7:56 pm

      Gracias Josep, ¡toada vida es digna!, por tanto ¡Viva toda vida!,
      feliz 2014,
      Miguel Angel

  26. Doia
    diciembre 27, 2013 en 12:23 am

    Miguel Ángel, me parece que has sido muy valiente al plantear este tema en tu blog. Es un tema de toma de decisiones con muchos implicados. Cuando se opina sobre el aborto uno tiende a plantear siempre casos extremos, pero muchas veces me pregunto cuántos de esos 100.000 abortos anuales españoles serían niños sanos y sin problemas. No entiendo por qué el gobierno no dedica el mismo importe que gasta en abortos, en vías alternativas de ayuda a las madres. Para las mujeres esta decisión no es tarea fácil, pero, como apunta Patricia, muchas veces abortan porque están solas.
    Tengo la esperanza de que, al igual que la pena de muerte, el aborto sea legal en muy pocos países. Mientras, apoyo el endurecimiento de la ley ya que en muchos casos se aplica como método anticonceptivo.
    Muchas gracias,

    • diciembre 27, 2013 en 8:00 pm

      Gracias Doia, Muy interesante tu aportación de los 100.000 abortos. De acuerdo con todo lo que dices, solo una pequeña matización yo más que hablar de endurecer la ley hablaría de leyes que favorece y defienden la vida.
      Muhas gracias,
      Miguel Angel

  27. Domingo Suárez Pozo
    diciembre 27, 2013 en 9:21 am

    NO ES PROGRESISTA ABORTAR

    Natalia Ginzburg, ATEA y COMUNISTA, que nació en una familia culta de ideas socialistas y antifascistas, y fue diputada durante dos legislaturas por el Partido Comunista Italiano, en su libro “Las pequeñas virtudes” (Editorial El Acantilado, 2.002) comenta:

    “En la idea que tengamos del aborto se esconden los rasgos de nuestra idea de la vida. Con el aborto se ha hecho pedazos nuestra armonía con el futuro, y nos parece que ya no podemos prometer el futuro a nadie.

    Sobre un pensamiento así no se puede construir nada, pues no es un pensamiento constructivo, sino una especie de fuego que cada uno enciende en soledad y por su cuenta.

    Abortar es matar, pero se trata de un homicidio que no puede compararse con ningún otro.
    Es separarse para siempre de una individual, concreta y real posibilidad viviente.
    Sabemos muy bien que matar está mal, pero aquí, en presencia de una posibilidad viva pero inmersa en la oscuridad, también la idea del bien y del mal está inmersa en la oscuridad.

    La elección es privada y oscura, pero no porque exista un libre derecho de elección, ni porque “la barriga es mía y hago con ella lo que quiero“. Es una horrible facultad de elegir, la vida o la nada. Quien elige debe elegir por dos, y el otro está mudo”.

    El término “LA BANALIDAD DEL MAL” fue acuñado por Hanna Arendt, gran filósofa judía discípula de Heidegger.

    “La banalidad del mal” expresa cómo algunos individuos actúan dentro de las reglas del sistema al que pertenecen sin reflexionar sobre sus actos.

    No se preocupan por las consecuencias de sus actos, sólo por el cumplimiento de las órdenes. En la época nazi, la tortura, la ejecución de seres humanos… se admiten como normales pues tales órdenes provienen de estamentos superiores y se justifican.

    Hanna siempre rechazó el Aborto: “… dado que todo individuo es irreductiblemente único, su venida al mundo implica la capacidad de ocasionar algo nuevo; el individuo posee la capacidad de inscribir en la realidad algo inédito, algo que antes no estaba…”

    Hannah Arendt alerta de que es necesario estar siempre atento a lo que llamó la «banalidad del mal» y evitar que ocurra.

    Algunos critican la reforma de la Ley del Aborto por considerarla “confesional”, es decir, que en ella se manifiestan argumentos de una presunta “moral católica”, pero podemos observar que grandes y honestos pensadores ateos no justifican el aborto.

    • diciembre 27, 2013 en 8:03 pm

      Gracias Domingo. Una aportación muy original la tuya. No conocía a esta autora. Y efectivamente esto no es un asunto “confesional” sino de naturaleza humana.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  28. Javier
    diciembre 27, 2013 en 10:36 am

    Totalmente de acuerdo en que es un tema altamente delicado, pero no hay que perder de vista que los datos siempre conviene analizarlos para así poder sacar conclusiones.
    En 2012 los abortos por anomalías en el feto fueron 3.428, el 3,05% del total. De ellos, solo 303 se realizaron por anomalías incompatibles con la vida o extremas. El resto corresponden a discapacidades más o menos importantes.
    Cual es el espíritu de la ley plazos de 2010? Justificaría el 97% restante de abortos?
    Me parece que es importante considerar estas cifras antes de utilizar el argumento de malformaciones congénitas en el embrión para defender la interrupción del embarazo.
    Saludos,
    Javier

    • diciembre 27, 2013 en 8:04 pm

      Muchas gracias Javier por tu aportación. datos son datos.
      Saludos y feliz 2014,
      Miguel Angel

  29. Eduardo Sánchez
    diciembre 27, 2013 en 11:12 am

    D. Miguel Ángel, normalmente suelo tenerle en alta estima y considero que es un gran académico. No obstante, y sin entrar en la polémica del fondo de la cuestión, creo que ha presentado un ejemplo claro de mala toma de decisiones.
    No se debe a la solución final, que puede ser más o menos correcta, sino al desarrollo del problema que presenta un argumentario pobre y poco elaborado. De hecho, creo que esto es lo que ha hecho que la gente haya realizado comentarios de carácter político o personal en lugar de centrarse en propio proceso de toma de decisión.
    Una parte fundamental del proceso de toma de decisiones, y usted lo sabe, es tratar de establecer los hechos y los factores externos e internos de la cuestión desde un punto de vista completamente objetivo, ya que de otro modo la solución alcanzada será tan arbitraria como si no hubiésemos aplicado ninguna metodología en su consecución.
    Con todo esto, me da la impresión de que ha buscado más el sensacionalismo que otra cosa, y en tal caso, sería usted quien trivializa con un tema tan sensible como lo es el aborto.
    Reciba un cordial saludo.

    • diciembre 27, 2013 en 8:30 pm

      Gracias Eduardo por tus apreciaciones. Efectivamente la necesaria brevedad del post impide entrar en detalle en el tema tratado, pero el análisis hecho al nivel que se ha hecho ha tenido todos los requisitos de seriedad y profundidad.
      Si se ha generado polémica no es porque haya habido un deficiente análisis, es porque el tema es muy importante y a mucha gente le chirría que se lleguen a conclusiones lógicas que contradicen el vivir cómodamente. Otros muchos han puesto objeciones muy razonables y muy dignas de tenerse en consideración. Pero ha habido algunas desacalificaciones que han sido pataletas.

      Dices en tu comentario “Una parte fundamental del proceso de toma de decisiones, y usted lo sabe, es tratar de establecer los hechos y los factores externos e internos de la cuestión desde un punto de vista completamente objetivo, ya que de otro modo la solución alcanzada será tan arbitraria como si no hubiésemos aplicado ninguna metodología en su consecución”
      Eso es precisamente lo que he hecho establecer los factores externos y los internos, lo que pasa que los internos los he desdoblado en dos tipos. y lo he hecho todo desde un punto de vista objetivo, por lo que como tú concluyes la conclusión a la que llego no es arbitraria, ya que he aplicado una rigurosa metodología

      A tu comentario de “me da la impresión de que ha buscado más el sensacionalismo que otra cosa, y en tal caso, sería usted quien trivializa con un tema tan sensible como lo es el aborto”. he de decir que no tengo que dar explicaciones a nadie de porqué escribo lo que escribo. Este blog es mio, y escribo aquí de lo que me parece oportuno y por las razones que me parezcan oportunas, Me lee el que quiere y el que no quiere no. Si te parece poco serio el blog nadie te obliga a leerlo, menos a comentarlo y siempre puedes comenzar tú un blog serio que atraiga a lectores serios.

      Saludos Eduardo,
      Miguel Angel

      • Eduardo Sánchez
        diciembre 28, 2013 en 12:05 am

        En tal caso, permítame pedirle mis más sinceras disculpas. Había confundido la sección de comentarios con un foro de debate abierto y me queda claro que no lo es.

        Pierda cuidado que no volveré a cometer el mismo error.

        Reciba un cordial saludo.

        • diciembre 28, 2013 en 4:43 pm

          Eduardo, tienes toda la razón, si permito hacer comentarios debo arriesgarme a recibir críticas. Lamento el modo impropio como te he contestado.
          Muchas gracias por participar,
          Miguel Angel

  30. Javier Cervino
    diciembre 27, 2013 en 12:23 pm

    Estimado Profesor, mientras leía su entrada en el blog, me imaginaba las reacciones furibundas que iba a desencadenar en el apartado de comentarios. En primer lugar quiero expresar mi admiración por su valentía en tratar el tema más polémico de nuestra sociedad. En segundo lugar me gustaría dar a conocer que el escritor británico nacionalizado estadounidense Christopher Hitchens (recientemente fallecido), conocido por sus escritos y debates a favor del ateísmo, tenía una postura muy crítica contra el aborto desde una posición humanista. Aqui hay un video en youtube con un compendio de sus comentarios sobre el aborto: http://www.youtube.com/watch?v=lFRN3kp4MiA
    Finalmente, en mi opinión, ser retrógrado en esta sociedad es dejarse llevar por la manada sin ejercer el pensamiento libre y gruñir en grupo a los que los ejercen ese pensamiento libre. Gracias a Dios el autor de este blog y varios de los comentaristas demuestran ser personas libres. Un abrazo, Javier

    • diciembre 27, 2013 en 8:39 pm

      Javier, que alegría volver a encontrarte en el blog. Gracias por el balón de oxígeno que supone leer tu comentario. Veré con calma el video que nos muestras. Efectivamente la gran mayoría de los comentadores (tanto si es a favor como en contra) son lectores civilizados. muchos me leen y comentan desde hace tiempo.
      Yo, ya he comentado un poco más arriba me siento un progresista muy avanzado. Dentro de algunas décadas mis tesis estarán totalmente aceptadas.
      Feliz 2014,
      Miguel Angel

  31. Olivier Lamotte
    diciembre 27, 2013 en 12:27 pm

    D. Miguel Ángel, en un principio no iba a contestar a este post, cada uno es libre de expresar su opinión sobre cualquier tema de sociedad. Pero jutamente este blog no debería ir de opiniones, sobre todo en un tema tan poco consensual. Me cansa que algunos en este país expongan (¿exhiban sería mejor palabra?) su ideología tan abiertamente, usando cualquier soporte, cualquier foro y tomando por sorpresa a los lectores/auditores que no saben si callarse o responder y quedar en evidencia. No Profesor, su opinión sobre este tema no está compartida por todos los seguidores de este blog. Decir en uno de sus comentarios que las mujeres van abortar por “gusto” y “repetir” me parece un insulto a mujeres que tengan que pasar por situaciones muy dificiles. Este post es una falta de delicadeza en el mejor de los casos, aunque yo lo considero una falta de respeto.
    Reciba un cordial saludo.

    • diciembre 28, 2013 en 5:01 pm

      Muchs gracias Olivier por tu comentario, y siento lo que te haya podido molestar. Solo permíteme una puntualización: en ningún sitio e dicho que las mujeres aborten por gusto y que quieran repetir.
      Gracias de nuevo y te deseo un feliz 2014,
      Saludos,
      Miguel Angel

      • Olivier Lamotte
        enero 9, 2014 en 11:17 pm

        Gracias por su respuesta. Entendí esto de su respuesta a Francisca en el comentario #9. Si lo he entendido mal, me alegro. Feliz año igualmente. Un saludo.

  32. Alejandro
    diciembre 27, 2013 en 1:24 pm

    A quien le pueda servir,

    hace unos 7 años mi mujer se quedó en estado y con los primeros análisis recibidos se nos indicó que existía una alta probabilidad de que la “vida”, feto o bebé qué más da, que tenía en su interior presentaba una alta probabilidad de “ser” síndrome de down.

    En la toma de decisiones mantenida con mi mujer descartamos realizar una amniocentesis y seguir adelante con el embarazo. Las posteriores ecografías, hasta 4 si mal no recuerdo, no acabaron de confirmar ni desmentir el “riesgo”… Recuerdo que los distintos doctores observaban la posible existencia de “pliegue nucal”, las medidas del húmero…etc, pero ninguno estableció un diagnóstico ni positivo ni negativo hasta que nació nuestro hijo. Aquellos meses estuvieron llenos de incertidumbre con sensaciones que iban del sacrificio que no querías aceptar hasta la serenidad de aceptar lo que viniera. Siempre ganaba esta última cuando pensabas sobre ello.

    Hoy Alejandro es un niño completamente sano con una personalidad que enamora: buen humor, cariñoso hasta el extremo, detallista, trabajador, una delicia de personita…

    Ahora, cuando veo niños con síndrome de down (cada vez cuesta más verlos) no puedo dejar de emocionarme, veo a sus padres (los que conozco son tremendamente felices con sus hijos) y me admiran. No os lo creeréis pero a veces he sentido hasta cierta envidia…

    • Fco Javier Guembe Martinez
      diciembre 27, 2013 en 10:15 pm

      Enhorabuena Alejandro por vuestra valentía y vuestro acierto. No podemos tener todo, absolutamente todo controlado en esta vida y hay que dejar sitio, también en la toma de decisiones, a la poesía. ¿Dónde queda lugar para el amor?

    • diciembre 28, 2013 en 5:02 pm

      Enhorabuena Alejandro. Son situaciones dificilísimas y hay que tener muchas fortaleza. Admiro a las familias y sobre todo a las mujeres que tienen esa fortaleza,
      Feliz año,
      Miguel Angel

  33. diciembre 27, 2013 en 1:29 pm

    Con respecto a la opiniones, todas son respetables por supuesto, pero con hacer una visita a la web del Ministerio de Salud basta con darse cuenta de que lo que pasa en este país con respecto a la interrupción del embarazo es una vergüenza.

    Personalmente, apoyo al 100% la interrupción en casos de deformaciones del feto o de riesgo para la salud de la madre/ feto, pero es que la realidad de este país es que el 91% de los casos no son ni el primero ni el segundo.

    Dicho sea, la entrada en el blog es más que correcta y lo que hace falta es educar a los jóvenes primero y apoyar al 91% de los casos anteriores después.

    Seguramente muchas de las opiniones que leo cambiarían al revisar las tablas del ministerio.

    Aprovecho para saludaros a todos y desearos que sigáis pasando muy buenas fiestas.

  34. diciembre 27, 2013 en 1:31 pm

    Disculpadme, adjunto enlace para vuestra comodidad.

    Saludos,
    http://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/embarazo/tablas_figuras.htm

    • diciembre 28, 2013 en 5:12 pm

      Gracias Carlos por proporcionarnos estas tablas tan ilustrativas.
      Saludos,
      Miguel Angel

  35. diciembre 28, 2013 en 12:25 am

    Creo que el aborto podría evitarse en gran medida con más educación, prevención, ayuda y valores. Aumentar la capacidad de sacrificio, de generosidad, de fortaleza y de valentía ayudaría mucho en éstos y otros temas. Cómo madre pienso lo terrible que debe ser abortar. Y también sé que mi opinión se ha ido fortaleciendo con los años. Si hubiese tenido un “accidente” a los 20 (donde mi opinión era mucho más débil) y si ni la ley ni mi entorno me hubiese apoyado, quién sabe lo que hubiese podido hacer. Algo de lo que arrepentirme toda mi vida? Por eso creo en la importancia de una ley que guíe y ampare a las mujeres que se encuentran en una situación así porque los nervios, el entorno, la edad y otras muchas razones, pueden llevar a una decisión que después te pase factura.

    • diciembre 28, 2013 en 5:16 pm

      Iciar, con cuanta sensatez hablas. Por todo lo que dices de la situación de una mujer a los 20 años (y menos), con un entorno desfavorable y con muchas dificultades a la mujer hay que darle todas la facilidades para salir adelante y que como dices no tenga que arrepentirse de algo más adelante. “Educación, prevencuón, ayuda y valores”. Muchas gracias
      Feliz año,
      Miguel Angel.

  36. diciembre 28, 2013 en 12:50 am

    Gracias por el enlace adjunto “smooth,” qué dolor!.
    Y también Prof. Ariño por este post ya que además del interesante debate que se ha creado, recuerda que las decisiones de cualquier situación, por poco económicas que sean, pueden y deben ser también analizadas al detalle

    • diciembre 31, 2013 en 6:44 pm

      Muchas gracias de nuevo Iciar. Creo que defender una vida merece cualquier esfuerzo. Y yo aporto con lo que sé que es metodología de toma de decisiones. Si a alguno le ayuda me sentiré satisfecho,
      Saludos,
      Miguel Angel

  37. SAR
    diciembre 28, 2013 en 12:57 pm

    Hola a todos,

    En primer lugar, ya en el epílogo de este año: Os deseo un Feliz 2014 al profesor Ariño y a todos los lectores de su blog.

    Me permito felicitarle, profesor, por el interesante y valiente post que nos ha dejado en esta ocasión (no hay más que ver el número de comentarios que ha provocado).

    Creo que, en los negocios y en la vida en general es importante que las convicciones más internas sirvan de guía. El paso adelante dado por usted (en contra de la gran masa) me parece admirable: ¡Felicidades!

    Un cordial saludo,

    SAR
    twitter: @salonso

    • diciembre 28, 2013 en 5:18 pm

      Gracias Santiago por el tono positivo de tu mensaje. La verdad es que estoy empezando a arrepentir de haber sacado este tema. Mi última intención es que haya crispación y descalificaciones. A pesar de eso, todaía pienso que ha compensado.
      Feliz año,
      Miguel Angel

  38. Moritz
    diciembre 28, 2013 en 4:24 pm

    Cuando la segunda ola de feminismo se encontraba en su momento de plenitud, en 1975, el escritor Italo Calvino envió una carta al intelectual Claudio Magris, como respuesta a su artículo en contra del aborto llamado “The Deluded”, publicado en el periódico italiano Corriere della sera.

    A continuación las palabras de Calvino:

    “Traer a un niño al mundo tiene sentido sólo si el niño es deseado consciente y libremente por sus padres. Si no, se trata simplemente de comportamiento animal y criminal. Un ser humano se convierte en humano no sólo por la convergencia causal de ciertas condiciones biológicas, sino a través del acto de voluntad y amor de otras personas. Si este no es el caso, la humanidad se vuelve —lo cual ya ocurre— no más que una madriguera de conejos. Una madriguera no libre sino constreñida a las condiciones de artificialidad en las que existe, con luz artificial y alimentos químicos.

    Sólo aquellas personas que están 100% convencidas de poseer la capacidad moral y física no sólo de mantener a un hijo sino de acogerlo y amarlo, tienen derecho a procrear. Si no es el caso, deben primeramente hacer todo lo posible para no concebir y si conciben, el aborto no representa sólo una triste necesidad sino una decisión altamente moral que debe ser tomada con completa libertad de conciencia. No entiendo cómo puedes asociar la idea del aborto con el concepto de hedonismo o de la buena vida. El aborto es un hecho espeluznante.

    En el aborto la persona que es vulnerada física y moralmente es la mujer. También para cualquier hombre con conciencia cada aborto es dilema moral que deja una marca, pero ciertamente aquí el destino de una mujer se encuentra en una situación desproporcionada de desigualdad con el hombre, que cada hombre debería morderse la lengua tres veces antes de hablar de estas cosas. Justo en el momento en que intentamos hacer menos bárbara una situación en la cual la mujer está verdaderamente aterrada, un intelectual usa su autoridad para que esa mujer permanezca en este infierno…”

    • diciembre 28, 2013 en 5:23 pm

      Gracias Moritz. Lo último que hay que hacer es juzgar a nadie. Sólo he pretendido ofreer unas guias para ayudar a tomar una decisión.
      Saludos,
      Miguel Angel

  39. diciembre 28, 2013 en 5:27 pm

    Hola a todos. Gracias por participar en el tratamiento de un asunto tan importante como este. A mi me está siendo de mucha ayuda para entender mejor las razones de los que piensan de modo distinto al mío. Me sirve para aprender en todo lo que puedo aprender.
    Sugiero bajar un poco el tono de crispación de las opiniones (sugerencia que me aplico a mi mismo en primer lugar) y mantener el nivel que hasta ahora ha habido en este blog.
    Muchas gracias a todos y feliz 2014
    Miguel Angel

  40. diciembre 30, 2013 en 9:56 am

    Yo tenía un amigo que era ateo y además pro-aborto, pro-eutanasia y todas esas convicciones que se apuntan los de izquierda, a su modo de ver la vida, era progre. Bien pues, empezó a trabajar vendiendo ecógrafos y al ir enseñando los equipos estaba presente en las ecografías de todas las mujeres embarazadas. Yo
    quiero decir que este buen amigo mío cambió de parecer de la noche a la mañana cuando se puso transductor en la
    mano y realizando ecografías de bebés, que al poner el doppler escuchaba los latidos de esos corazones llenos de Vida,
    que alegraban el corazón a quien los escuchaba.
    Mi amigo sigue siendo ateo pero ahora defiende la Vida de quien no puede defenderse, y me alegra mucho porque almenos ya no discutimos por ese tema.
    Y por finalizar quiero decir que hoy día existen muchas alternativas anticonceptivas y que llegar a estos extremos del aborto y más si cabe en las semanas cercanas a la 22 (que ya podría nacer con mucho Amor y asistencia médica) es totalmente contrario al progreso por lo que me quedo con el Derecho a la Vida y con el Derecho a Vivir.
    Felices Fiestas a todos!!!!

    • josepserracots
      diciembre 30, 2013 en 6:15 pm

      Edgar tenemos derecho a vivir, pero no a cualquier precio, con una dignidad y unos mínimos.

      También tenemos derecho al trabajo y no lo tenemos (ya se que no es lo mismo, pero es un derecho).

      Saludos

    • diciembre 31, 2013 en 6:48 pm

      Gracias Edgar. la cuestion de la vida no tiene nada que ver ni con las ideologías ni con las creencias. Es solo cuestión de entender la dignidad de toda persona por el mero hecho de ser persona, y no por las cualidades que tenga, si es rubio, si le falta un brazo o cualquier otra cosa. Todos tenemos la misma dignidad y todos desde el recien concebido hasta el abuelete de 95 años merecemos el mismo respeto.
      Josep, con esto también te contesto a tí, Gran prueba de civismo, en este aspecto tenemos visiones distintas y seguimos siendo muy buenos amigos. A mi vuelta de US nos reunimos un día,
      Saludos a los dos,
      Miguel Angel

  41. Joan Fontrodona
    diciembre 30, 2013 en 12:21 pm

    Gracias Miguel Angel por la valentía de plantear este tema. 
    Si me permites, me gustaría aportar dos ideas:
    1. Respecto al argumento de “si no quieres abortar no abortes, pero deja que quienes piensan distinto que tú puedan hacerlo”, habría que matizar que la libertad no es el único fin ni el único bien que hay que proteger, y que en muchas ocasiones hay que restringir la libertad en función de otros bienes en juego. Es más, habitualmente lo que hace el legislador es limitar la libertad de los individuos por razón de algún otro bien. Por tanto, el argumento sobre la libertad no concluye nada. No se trata de plantear el tema en términos de la libertad de hacer lo que me place, sino en términos de si este es uno de esos casos en los que el legislador debe limitar la libertad individual en función de un bien más alto.
    2. Respecto al supuesto de malformaciones, me ha resultado muy interesante un comentario de un padre de una niña de siete años enferma de espina bífida, y que tiene la autoridad de quien vive de primera mano esta situación. Os pongo el link:
    http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/sociedad/carta-abierta-neurocirujano-columna-pais-20120726

    • Moritz
      diciembre 31, 2013 en 1:45 am

      Yo ya me abstengo de opinar más, simplemente copio un link que muestra una visión diferente para invitar a la reflexión:
      http://www.eldiario.es/zonacritica/nueva-ley-aborto-inaceptable_6_212138791.html
      Saludos,
      Moritz

    • diciembre 31, 2013 en 6:57 pm

      Pues si Fontru, más que valentía es poner de manifiesto que defender la vida, sobre todo la de los que no pueden defenderse, merece la pena, aunque a uno lo tachen de todo. La razón me asiste. De todas maneras yo creo que una ley de protección del la vida del no nacido no implica restringir la libertad de nadie, del mismo modo que una ley que impide atracar a una persona con una navaja por la calle no limita la libertad de nadie. Más bien al contrario, asegura que todos podamos ejercer la libertad.
      Gracias y saludos, y tranquilo que soy fuerte y aguanto todas las críticas. es más estoy aprendiendo mucho de ellas, y estoy intentando que me convenzan, pero de momento no he encontrado ningún argumento que me haya convencido.
      Un abrazote,
      Miguel Angel

      Contesto también a Moritz. Los dos mandais dos links, que cada quien valores los argumentos de uno y de otro.
      Gracias Moritz, veo que te has aficionado a este blog. Feliz 2014

    • enero 2, 2014 en 11:07 pm

      Muy interesante y aleccionador artículo Joan, pero no olvidemos que es un caso particular.
      Un fuerte abrazo,
      Javier del Agua

  42. Jaime Castillo
    diciembre 30, 2013 en 12:43 pm

    Recomiendo el impresionante testimonio de la modelo venezolana Amada Rosa Pérez en la película de Juan Manuel Cotelo, Mary’s Land.

    Un abrazo y feliz año.

    • diciembre 31, 2013 en 7:04 pm

      Gracias Jaime, no conozco esa película. me informaré de ella.
      Saludos,
      Miguel Angel

  43. Roger R.
    diciembre 31, 2013 en 9:39 am

    Lo único que necesita el mal para triunfar es que los hombres y mujeres de buena voluntad decidan no hacer nada o mirar hacia otro lado. La derogación de la ley del aborto de 2010 supone, primero, enterrar el mito de que la legislación pro-abortista es irreversible y segundo, porque se entierra una ley basada en una de las mayores aberraciones conocidas a lo largo de la historia: que una madre que acaba con la vida del hijo que espera ejerce un derecho. No entro aquí a decir si ese hijo-a, es persona desde que día o semana o es ser humano, feto o ciudadano etc… esto daría para mucho, pero nadie puede negar que una madre no lleve su hijo o hija en su seno. De momento no conocemos a nadie que no sea hijo de nadie. Y no se puede ser y no ser algo al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto.

    La nueva ley contempla la maternidad como un valor y como tal el Estado ha de proteger la vida del no nacido, al igual que protege de muchas maneras la vida de los nacidos – es decir, nosotros – . No es lo mismo que la ley diga que el aborto es un derecho a que diga que es un delito exceptuado de pena en ciertos casos. Al menos se le pone un poco más difícil a los que tienen montadas las tremendas redes y clínicas de buen negocio a costa de la mujer que se verá lastrada de por vida por el trauma de haber pasado por éstas. La gran paradoja es que se vende y se nos vende, una especie de idea diciendo que se ha ejercicio un derecho, supongo que para lavar la conciencia o atenuar su voz ¿y a quién quieren engañar? Los mismos sufragan las campañas a favor, más bien a favor de sus bolsillos, o es que alguien cree que esas clínicas son hermanitos de la caridad? O les importa un pimiento la situación presente o futura de sus clientes y sus hijos? o les darán de comer gratis o les ofrecerán medios para que esas madres puedan seguir adelante… No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho. Y aquí tenemos uno tremendísimo.

    • diciembre 31, 2013 en 7:07 pm

      Roger, has tocado un quid de la cuestiòn: el negocio que hay detrás de esta práctica.
      Has esgrimido un comentario perfectamente hilvanado.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

    • enero 1, 2014 en 12:56 pm

      Hola Roger.
      Las clínicas de fertilización están llenas de embriones congelados que no han estado en seno de ninguna madre.

    • enero 1, 2014 en 1:19 pm

      Hola de nuevo Roger.
      Estoy de acuerdo con tu post. En este tema como en casi todos “poderoso caballero es don dinero”.
      En todo caso y para poder tener un debate enriquecedor y riguroso creo que hay que llamar a todo por su nombre y en este debate del aborto pienso que nos produce un cierto pudor hacerlo.
      ¿Es lo mismo una start-up, que una multinacional cotizada en Nasdaq, que una pyme en fase de liquidación concursal?, ¿Verdad que no son lo mismo?. Todas son empresas, y todas importantes, pero son diferentes! Y en una buena toma de decisiones (por ejemplo de inversión) tendremos encuenta no sólo el sustantivo sino todos los adjetivos que lleva detrás.
      Pues bien; ¿es lo mismo un ser humano zigoto, que un ser humano embrión, que un ser humano embrión congelado, que un ser humano embrión implantado, que un ser humano feto, que un ser humano neonato, que un ser humano bebé, que un ser humano infante, que un ser humano prepúber, que un ser humano adolescente, que un ser humano maduro, que un ser humano anciano, que un ser humano agonizante en su lecho de muerte?. Todos ellos son vida, todos son seres humanos, todos son únicos, todos irrepetibles, todos son el milagro de la vida, pero son diferentes. Y todos y cada uno de nosotros, estamos tomando constantemente decisiones (cotidianas, pequeñas, grandes o trascendentes) en base a esa diferencia que afectan a la vida (en duración y calidad) de todos esos seres humanos. Desde luego ninguna de estas decisiones es comparable en trascendencia a las dos extremas (aborto y eutanasia), pero pienso que es importante para poder debatir y para poder tomar decisiones tener en cuenta el sustantivo y todos los adjetivos que van detrás.
      Saludos
      Javier del Agua

      • enero 1, 2014 en 1:33 pm

        Javier, no es lo mismo una empresa que una persona. No son lo mismo los adjetivos en una empresa que los adjetivos en un ser humano, sea cual sea su estado. Una vida es digna por ser una vida independientemente de su estado.
        Respecto lo que dices de los embriones congelados en tu comentario anterior, me parece una manipulación de la vida irrespetuosa con su dignidad.
        Gracias por tu intervención y feliz 2014,
        Miguel Angel

  44. diciembre 31, 2013 en 7:03 pm

    Hola a todos de nuevo, un pequeño comentario adicional: es falaz el argumento que algunos han esgrimido en sus comentarios de que cada uno haga lo que quiera, el que no quiera abortar que no lo haga nadie le obliga. Pues lo mismo, que esté permitido atracar por la calle. Eso no obliga a nadie a tracar, el que no quiera atracar que no lo haga. Falaz argumento. Nos olvidamos del ciudadano atracado. del mismo modo que nos olvidamos del niño abortado.
    De verdad, que si encuentro algún argumento de alguien que me convenza de que hay que permitir el aborto, cambiaré de postura. Yo he defendido siempre, y alguno me lo habeis recordado en los comentarios que hay que estar abierto a las opiniones contrarias para poder aprender. yo lo estoy, pero de momento nadie me ha hecho ningún razonamiento que me convenza de que los no nacidos no tienen todavía derecho a vivir. Digo razonamientos, no deseos o ganas de que esto sea así.
    Gracias a todos,
    Miguel Angel

    • enero 1, 2014 en 8:02 pm

      Hola Miguel Angel.
      Mientras casi todos nosotros nos hemos sentado esta Navidad entorno a mesas para celebrarla, existen centros especializados en los que hay seres humanos que se pasan las 24 horas del día atados porque de lo contrario se provocarian lesiones que llegarian a acabar con su vida. En ocasiones se comen sus propios excrementos (si alguien quiere informarse mejor estaré encantado de hacerlo en mensaje privado). Estan sufriendo?. Pues en algunos casos no lo sabemos. Ni siquiera se lo podemos preguntar.
      Es posible que el problema sea mio, tal vez llevo una venda en los ojos, pero yo no sé ver ahí el don de la vida. Lo que veo es que una mala decisión ha condenado a esos seres humanos a una vida sin la más elemental dignidad y a sus familias a un dolor inimaginable para la mayoria de nosotros (probablemente en su día esas familias no tuvieron la información suficiente para una buena toma de decisiones).
      Estoy seguro de que coincidiría contigo en el análisis de la decisión de la inmensa mayoría de los 100.000 abortos que se producen en España cada año, pero no me atrevo a afirmar lo que tú afirmas de forma categórica en tu post.
      Hoy en día y gracias a los avances de la ciencia podemos evitar que esto ocurra.
      Lo único que he intentado con más o menos fortuna en algún post de este blog es razonar que con un riguroso análisis de decisiones (consecuencias externas, internas en las personas, internas en quien toma la decisión) me atrevo a afirmar que hay casos en los que tenemos que contemplar la posibilidad del aborto como una buena decisión.

      En fin, espero que no seas excesivamente duro en tu respuesta.

      Saludos y feliz año 2014
      Javier del Agua

      • enero 6, 2014 en 1:14 pm

        Gracias Javier por darnos tus opiniones. Espero no ser duro en la respuesta como dices. Voy a ver si me suavizo, de todas maneras si me paso un poco disculpame. No es lo mismo hablar que escribir. Escribiendo,los mensajes parecen más duros de lo que sería lo mismo pero hablado. No voy a responder a todo lo que dices, porque casi todo está ya comentado en este post. Solo una cosa: ¿te das cuenta de una contradicción en la que caes al decir “se provocarian lesiones que llegarian a acabar con su vida”? Es decir, para evitar que se provoque lesiones que acaben con su vida lo que hacemos es adelantarnos y acabamos nosotros con ella. Los matamos para evitar que se maten.

        Bueno Javier, creo que he sido contundente pero educado. Este argumento aplica solo al 3% de los abortos que se producen por malformaciones, porque en el restante 97% estamos de acuerdo.

        Intentas, y me parece muy bien que lo hagas, que aún siguiendo con mi tesis “provida” llegue a aceptar que en algunos casos (aunque ya tú mismo reconces que muy pocos) acepte el aborto como un mal menor. Sigo pensando que el derecho a la vida va por delante.
        Muchas gracias Javier. Agradeceré -sé que tú no lo haces- no ser tachado de intolerante, sino de ser claro en la defensa de lo que creo. por supuesto que si alguien me diera argumentos que me convencieran, me pasaría a su opción.

        A mi me está siendo muy útil este debate para entender llos argumentos que se oponen a mis tesis, Argumentos muy razonables que me obligan a mi a pensar más, para aceptarlos o rechazarlos.
        Muchas gracias Javier,
        Miguel Angel

        • enero 6, 2014 en 7:00 pm

          Gracias Miguel Angel. Creo que te has propuesto este año ser más caritativo en tus respuestas y yo por lo menos te lo agradezco mucho. Intentaré seguir tu ejemplo.

          Lo cierto es que a mí este debate también me está sirviendo para reflexionar sobre muchas cosas.

          Saludos,
          Javier del Agua

  45. Roger Nebot
    enero 1, 2014 en 1:58 pm

    Lamentablemente señor Buixeda se equivoca. Un nonato es un feto no un bebe. Si hablamos de potencialidades. ¿deberíamos considerar el hecho de usar un condón como evitar tb q nazca un ser humano? Vamos ahora a decidir por ellas????
    Es una vergüenza que se retire el derecho a una vida digna a la gente y eso parezca bien. Que a quitar la ayuda a la dependencia, a deshauciar y a empobrecer no se le aplique el imperativo categórico que tan a la ligera se usa en el artículo.
    OTRA opresión más sobre el cuerpo de la mujer. Me parece muy fuerte q sean siempre hombres los que teorizan sobre ello

    • enero 6, 2014 en 12:56 pm

      Roger, no se retira el derecho a a una vida digna a nadie. Además ¿quien decide qué es una vida digna? el aborto lo que quita es un dercho más elemental: el derecho a vivir.
      Gracias Roger por tu intervención,
      Miguel Angel

  46. Gonzalo
    enero 2, 2014 en 10:21 pm

    Estimado Miguel Angel,
    La cantidad de comentarios y puntos de vista demuestra, la importancia de profundizar el tema y seguir en la línea del debate.
    Yo suelto algunas ideas/criterios que podrían ayudar en la toma de decisiones:
    Primero: ¿Desde cuándo soy una persona? desde la concepción, desde la anidación, a los 3, 4, 5, 8 meses, un minuto antes de nacer, un minuto después de nacer ¿estamos dispuestos a buscar y aceptar la verdad en este asunto? Si llegamos a la verdad (no el acuerdo de todos, ni lo que piense la mayoría), cualquiera que fuera nos daríamos cuenta de las siguientes posibilidades:
    a) Que mi vida empiece con la concepción: en este caso cualquier intento directo de interrumpir mi vida una vez concebido, sería intento de liquidar (matar) un inocente con premeditación, alevosía, ventaja, etc.
    b) Que sea persona desde los xx dias/meses después de la concepción: en este caso al interrumpir la vida antes de los xx dias/meses, tendríamos que preguntarnos… ¿la vida de “qué cosa” estamos interrumpiendo, vegetal, animal, cómo lo clasificamos?
    Si no sabemos la verdad y aceptamos el aborto, estaríamos ante la triste posibilidad de cometer un delito. Quizás ayudaría en estos temas poder responder a la pregunta ¿qué es una persona para mí?.
    Segundo: ¿Quién define quién merece vivir? ¿somos creadores de vida? ¿tenemos derecho a los hijos o los hijos tienen derecho a los padres? ¿son las personas objeto o sujeto de derecho? ¿en el vientre de una mujer embarazada el feto, bebe, niño o como quieran llamarle es una extensión de la madre prescindible como el pelo, las uñas, un tumor, enfermedad o algo así? ¿aparece en el vientre de la madre de casualidad o como fruto de una acción conjunta del hombre y la mujer?
    Tercero: diagnosticado un bebe/feto en el vientre de la madre de malformación o enfermedad grave: ¿merece la muerte o mayor cuidado y atención? ¿queremos ahorrarle el sufrimiento o nosotros somos los que queremos ahorrarnos el sufrimiento?. ¿se sufre más por dolor o por nuestra indiferencia?.
    Cuarto: ¡La vida se nos ha dado!… ¿hay alguien que ha pedido existir y que haya podido definir condiciones especiales?
    Felicito que en tu blog pongas este tipo de cuestiones; ayudas así a que las personas de empresa recuerden que su foco genérico siempre es resolver problemas humanos.

    • enero 6, 2014 en 12:58 pm

      Gonzalo, totalmente de acuerdo con todo lo que dices.
      muchas gracias,
      Miguel Angel

  47. enero 6, 2014 en 3:30 pm

    De acuerdo, totalmente, con el derecho a la vida

    Y en apoyo a este derecho, también veo necesaria una legislación más completa que garantice la protección de la madre, del embarazo, de la adopción, del recién nacido, del dependiente,…

    Hay tantos y tantos casos, que van adelante gracias a la ayuda de organizaciones, religiosas o laicas.

    Miguel, desde tu blog, tan seguido, sería un buen tema animar a los gobiernos a perfeccionar la legislación a favor de la natalidad, con apoyos económicos y de tiempo, y a favor de las personas dependientes, cubriendo todas sus necesidades, teniendo en cuenta cada caso particular, con sus características médicas, sociológicas y económicas.

    Sería positivoademás perfeccionar la coordinación entre la política gubernamental con las acciones no gubernamentales, de forma que se atendieran todas las necesidades de forma eficiente, sin solapamientos, ni situaciones de carencia o desamparo.

    Y, sobre todo, comunicación: información clara y sencilla a los beneficiarios de dichas políticas de protección social.

    Gracias por tu blog.

    • enero 6, 2014 en 5:34 pm

      María, efectivamente la protección de la vida requiere políticas en la línea que describes “protección de la madre, del embarazo, de la adopción, del recién nacido, del dependiente,…” Todos debemos colaborar. Yo desde mi blog aporto mi grano de arena. Pero no tengo tanta influencia como tú supones.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

    • enero 6, 2014 en 7:39 pm

      Hola Maria.
      Pides una legislación más completa respecto a la protección del derecho a la vida.

      Respecto al borrador de la nueva ley del aborto me gustaría hacer una breve confesión y una reflexión.
      Confieso haber perdido la fe en nuestros legisladores (políticos) y me queda muy poca en las leyes.
      Nuestros políticos utilizan las leyes como munición en sus batallas y nosotros (la población) sufrimos los daños colaterales de esa guerra.
      Me recordaba un juez mercantil en excedencia (gran profesional y mejor persona) que de leyes, hay tantas y tan malas que cuando tu o yo ponemos un pié en la calle aproximadamente estamos incumpliendo unas 500. Somos delincuentes potenciales !!!.
      Si este borrador de ley se convierte finalmente en ley no impedirá por sí misma ninguno de los 100.000 abortos anuales que hay en España. Probablemente modifique alguna estadística oficial que algún día un político mostrará sonriente como demostración de causa-efecto de su ley. Será mentira.
      La ley del 2010 era mala, esta también lo será y precederá a otra que rivalizará con las dos anteriores por ver cual de las tres es peor.

      Si embargo sí me gustaría destacar un aspecto del espíritu de esta reforma. Conozco de este borrador lo que ha salido en la prensa y los artículos que nos han ido recomendando en este post.
      La reforma contempla que la mujer que quiere abortar necesitará el informe favorable y el certificado de dos psiquiatras y de los servicios sociales; Pues bien, igual que he perdido la fe en las leyes, tengo una fe enorme en las personas y creo mucho en ese ejercito de profesionales anónimos que irán acompañando a esta mujer durante el proceso de toma de su decisión.
      Independientemente de qué es lo que finalmente ella decida, pienso que es imprescindible sentir el calor y la comprensión de las personas y no estar sólo en un momento tan dificil como este. Tal vez por este camino sí se conseguira que alguien cambie de opinión.

      Saludos cordiales,
      Javier del Agua

  48. Sandro Ratto
    enero 6, 2014 en 9:21 pm

    La molécula de ADN es la que guarda toda la información genética de cada ser humano, y esta molécula es diferente a otra molécula de ADN de otro ser humano; por lo tanto, desde que se produce la fecundación mediante la unión del espermatozoide con el óvulo, surge un nuevo ser humano, distinto de todos los que han existido, existen y existirán. En ese momento se inicia un proceso vital esencialmente nuevo y diferente a los del espermatozoide y del óvulo, ya que este nuevo ser, tiene esperanza de vida en plenitud; por lo tanto, desde ese primer instante, la vida del nuevo ser merece respeto y protección, porque el desarrollo humano es un continuo en el que no hay saltos cualitativos, sino la progresiva realización de ese destino personal. Todo intento de distinguir entre el no nacido y el nacido en relación con su condición humana carece de fundamento, por lo tanto, no es verdad que al principio existe solo una realidad biológica, y que sólo llegará a ser un ser humano más tarde; sino que desde su concepción, ya es un ser humano totalmente diferenciado de otro. Por este, y por muchísimas razones más, no creo en el aborto.

    Saludos a todos.

    Sandro Ratto

    • enero 6, 2014 en 10:38 pm

      Esto son datos y no opiniones. Muchas gracias Sandro. Me servirá tu argumento para cuando tenga que explicar mis posiciones.
      saludos,
      Miguel Angel

  49. Aguayro
    enero 9, 2014 en 12:18 pm

    Me incorporo de unas cortas vacaciones y me encuentro con esta simpleza sobre el aborto… siguiendo una idiología determinada… ¿es que no podemos ponernos en el lado más amargo de todo esto? ¿no pensamos en el síndrome de down? ¿no pensamos en las malformaciones? ¿no pensamos que a una mujer que vive en la pobreza, que tenga 5 hijos y se queda embarazada porque su cultura y economía no le permiten más, le estamos obligando a tomar una decisión que afecta a toda la familia? No soy de izquierdas pero si no existiera habría que inventarla para contar con un contrapoder que limite el exceso ideológico.
    Hay que sacar de la sociedad todo el pensamiento religioso. Lo siento señor Ariño, pero a partir de hoy tiene usted un seguidor menos. Esa transparencia en su información que percibía, era errónea por mi parte, ya veo que por la suya no lo era.

    • enero 9, 2014 en 12:24 pm

      Gracias Aguayro por tu comentario. Y gracias por seguirme todos los meses que lo hayas hecho. Lamento que hasta ahora hayas tenido una percepción erronea de este blog, pero yo en ningún momento he intentado engañar a nadie. He hablado en cada momento lo que me ha parecido oportuno, y no he intentado engañar a nadie. De todas maneras siento defraudarte por tener una opinión contraria a la tuya. Tus argumentos a mí me hacen reflexionar, aunque personalmente pienso que el lado más amargo es la muerte de una persona.
      No veo qué tiene que ver mi post con el pensamiento religioso del que hablas. Tampoco entiendo porqué hay que sacar de la sociedad todo pensamiento religioso. Pero en fín tus argumentos tendrás, todos muy respetables.
      Muchas gracias por leerme hasta ahora
      Feliz 2014,
      Miguel Angel

  50. Yolanda Callejo Sala
    enero 11, 2014 en 11:23 pm

    Yo creo sinceramente que antes de abordar un tema como este, nos tendríamos que plantear primero y solucionar después que se hace con los millones de niños que mueren al año por desnutrición, me parece aberrante que en un mundo como el nuestro esté pasando esto. Desde la humildad y desde la cordura absoluta, creo que deberíamos solucionar este tema y una vez solucionado pensar en el tema del que estamos debatiendo. Un saludo.

    • enero 13, 2014 en 5:10 am

      Yolanda, Creo que los temas que tocas son independientes uno del otro. ¿Tú crees que el dinero que ahorra una familia que ha abortado (en terminos de no tener que educar a su hijo no nacido) se emplea en dar de comer a uno de los que se mueren por desnutrición?
      Si fuera así podríamos debatir el asunto. Pero me parece que no es así, Son dos problemas independientes y hay que abordar ambos.
      Gracias por tu participación,
      Miguel Angel

  51. febrero 24, 2014 en 11:08 pm

    Os puede interesar este video http://youtu.be/XHvLUC76W9A
    Saludos,
    Miguel Angel

  52. Gabriel
    abril 12, 2016 en 9:38 pm

    el aborto es esto : no hacerse cargo de un hijo y matarlo.
    simple y sin eufermismos.

    • josepserracots
      abril 13, 2016 en 8:24 am

      Gabriel, esta es tu opinión, no la de la mayoría.

      Saludos.

      Josep Serra.

    • abril 13, 2016 en 2:01 pm

      Josep, la verdad no la decide la mayoría. Verdad es lo que es y sigue siendo verdad aunque se piense al reves.

      • josepserracots
        abril 13, 2016 en 4:24 pm

        Me parece a mi que no se puede ser tan tajante, todos poseemos la verdad porque todos tenemos nuestros puntos de vista y nuestras experiencias.

        También podría decir que si alguna madre hubiese abortado, ahora podríamos estar más bien y entiendo que pueda haber personas que estén en contra de lo que digo y los respeto.

        Saludos.

    • abril 15, 2016 en 4:37 pm

      Josep, yo también respeto a todo el mundo, pero al que me diga que dos más dos son tres, además de respetarlo le diré que está equivocado. No todos tenemos la verdad. El que dice que dos más dos son cuatro está en la verdad y el que dice que son tres no lo está.
      Verdad es lo que es y sigue siendo verdad aunque se piense alrevés.
      Tú verdad no, la verdad. Y ven conmigo a buscarla, la tuya guárdatela, dio el republicano Anonio Machado.
      Gracias Josep por participar y darnos tu opinión.
      Saludos,
      Miguel Angel

      • josepserracots
        abril 15, 2016 en 4:55 pm

        El tema es muy complejo y no todo es blanco y negro, existen los matices y aquí me parece que no se tienen en cuenta.

        Siempre había creído que las líneas paralelas no se encontraban nunca y resulta que en el espacio se cruzan!!!!

      • josepserracots
        abril 15, 2016 en 4:56 pm

        Gracias por aceptar mis opiniones.

  53. Ivan Morón-Pendás
    junio 22, 2016 en 7:41 pm

    Interesantisimo y crucial debate MIguel, como todos los que planteas, tanto en clase como en este fabuloso espacio de reflexión.
    Este es un debate altamente ideologizado, y sobre todo, muy manipulado. Yo tengo mis convicciones, y como casi todos soy bastante reacio a cambiarla, y en este complejo tema llevo años esperando que alguien me responda a una pregunta. Para formularla, y que este foro tan ilustrado me pueda ayudar a responderla, debo partir de una premisa, todos los lectores estamos de acuerdo a que quitarle la vida a un recién nacido es una aberracion (independientemente de las malformaciones que pueda tener, o d que sea fruto de una violación, o del nnumero de hermanos que tenga e incluso de la situación economico-social de los padres).
    Pues bien, bajo esa premisa ¿Un segundo antes de cortar el cordón umbilical deja de ser una aberración? Y un segundo antes? ¿Cuantos segundos antes deja de ser una aberración? ¿100? ¿1000? ¿Una semana? ¿20 semanas? ¿Cual es el momento exacto, pero exacto, en que quitar esa vida deja de ser una aberración?
    Hasta hoy, y en mis cortas entendederas solo he encontrado dos momentos indiscutiblemente diferenciadores: el nacimiento y la concepción, cualquier otro momento es una zona gris sujeta a cálculos, aproximaciones e interpretaciones.
    Un saludo a todos y muchas gracias Miguel por ayudarnos a reflexionar.

    P.D. Como veis en este asunto no he mezclado a Dios por ningún lado, a pesar de mis profundas convicciones católicas, pero entiendo que no todos lo somos, así que he afrontado el tema desde una óptica no religiosa.

    • junio 27, 2016 en 9:44 am

      Gracias Ivan por tu prticipación. Una aberración es en cualquier momento en que allí haya una vida humana. Y una vida humana la hay en el momento de la concepción, así que poco más que añadir. Y esto no es un asunto de religión sino de biología.
      Gracias por participar y saludos,
      Miguel Angel

  54. septiembre 15, 2016 en 2:38 pm

    Hola Miguel Angel

    Muy buenos días

    Pienso que hay puntos muy importantes que se deben tomar en cuenta cuando una chica o

    una pareja se enfrentan a una decisión como esta.

    ▶️ A nivel físico la persona pasa de no estar embarazada a un embarazo indeseado y a una

    toma de decisión de si continuar o no con el embarazo.

    ▶️ A nivel emocional tiene que ver con una gran cantidad de sentimientos

    encontrados que tienen que ver con la situación física, tanto como con las implicaciones

    emocionales que esta decisión tiene tanto a nivel personal como de pareja.

    Una persona que esta en esta situación no se encuentra en un momento de fortaleza, sino

    de presión, está buscando un alivio y muchas veces piensa que el aborto es ese

    alivio, pero contrariamente se encuentra con que no siempre es así y con que

    hay remordimientos, sentimientos de culpa, enojo, rabia, entre muchas otras

    cosas, que pueden afectar tanto a nivel personal como de pareja y de

    relación de pareja.

    ▶️ Son decisiones que las personas toman pero que son difíciles por que

    1. Son irreversibles: El embarazo se puede interrumpir, pero existe o existió y esto cambió

    y marcó la vida de la persona y/o de la pareja.

    2. El aborto es irreversible

    3. tienen que ver con la vida y la muerte

    4. cuando se elige el aborto la persona no se siente orgullosa

    de la decisión tomada

    5. Son situaciones que tienen pesos emocionales y que marcan el presente y el

    futuro de la persona y de la pareja.

    6. son decisiones tomadas por el temor, de lo que puede pasar si se continúa con

    el embarazo.

    7. Cuando se elige el aborto está implícita la pérdida del embarazo y del bebe.

    ▶️ la decisión debe tomarse teniendo en cuenta las implicaciones emocionales

    de cada una de las situaciones:

    * continuar con el embarazo y quedarse con el bebe

    * Interrumpir el embarazo

    * continuar con el embarazo y dar el bebe en adopción.

    Además de los puntos anteriormente mencionados.

    Muchas veces solo se recibe información acerca de que no habrán consecuencias

    físicas, se “olvida” lo emocional.

    Muchas veces, la información es parcializada. (Solo lo que implica continuar con el

    embarazo, pero no, lo que implica el aborto a presente y a futuro en la vida de las personas)

    • septiembre 17, 2016 en 9:35 am

      Muchas gracias Diana por tus reflexiones, a todo l oque dices hay que añadir que durante la deliberación de esta decisión hay que tener en cuenta que está en juego un derecho básico de la persona. Del bebe en este caso, su derecho a la vida.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  55. septiembre 18, 2016 en 11:55 am

    Hola Miguel Angel

    Si, es correcto, por eso decía en le punto tres que era una situación que tiene que ver con la

    vida y la muerte.

    Uno de los remordimientos con que se quedan las personas cuando se deciden por

    el aborto, es el hecho de haberle quitado la posibilidad de vivir a alguien mas.

    Es importante que las decisiones se tomen teniendo en cuenta las consecuencias

    emocionales implícitas en cada una de las alternativas ante un embarazo no deseado.

    Te deseo un gran día

    Diana Ohana

    • septiembre 18, 2016 en 4:52 pm

      Muchas gracias Diana, ya se sobreentendía lo que decías
      Saludos,
      Miguel Angel

  1. septiembre 18, 2014 en 7:01 am
  2. enero 28, 2016 en 8:00 am
  3. mayo 19, 2016 en 7:00 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: