Inicio > Conflicto de interese, Propuestas > ¿Estamos preparados para afrontar los riesgos?

¿Estamos preparados para afrontar los riesgos?

asumir riesgosUna situación de riesgo es una situación en la que puede acabar ocurriendo algo desagradable. Las personas y las empresas quieren evitar los riesgos. Es mucho mejor vivir en la seguridad de que las cosas nos van a ir bien. Pero hay que decir que es absolutamente imposible evitar todos los riesgos. Uno tendría que quedarse en casa sin salir a la calle, y colocar policía vigilante las 24 horas del día para evitar que le atracaran. Aún así no podría evitar que un terremoto destruyera su casa. Es imposible evitar todos los riesgos.

Si no podemos evitar todos los riesgos ¿Qué debemos hacer? En primer lugar reconocer todas las situaciones negativas que nos podemos encontrar e intentar neutralizarlas en la medida de lo posible. Pero el problema que nos encontramos es que no nos gusta reconocer que algo puede salir mal y esto nos hace a veces vivir en un inconsciente e irresponsable optimismo. Y luego cuando nos sale algo mal pensamos sorprendidos “quien podía prever que esto iba a salir así”.

La mayoría de las cosas que salen mal es porque no habíamos caido en la cuenta de que podían salir mal debido a ese inconsciente optimismo. Si fueramos más previsores podríamos neutralizar muchos de los riesgos que corremos, y aquellos que no pudieramos neutralizar estaríamos preparados para afrontarlos y no nos pillaría por sorpresa. Una vez más conocer la realidad es imprescindible para tomar buenas decisiones. Hasta el jueves que viene. Os dejo un video de una antigua alumna mia que habla sobre el EMBA del IESE

  1. junio 13, 2013 en 9:45 am

    Un jueves más es una gozada leerle profesor.

    Quedarse en casa encerrado para que no pase nada malo… el problema es que también cerramos las puertas a las oportunidades. En la situación actual creo que de las peores opciones que podemos escoger es la de no moverse… en un entorno tan sumamente cambiante el inmovilismo creo que es uno de los mayores factores de riesgo asociado con multitud de males.

    ¡Gracias Miguel Ángel!

    • junio 14, 2013 en 8:31 am

      Muchas gracias Luis, pero más allá del extremo de no hacer nada, a veces no nos lanzamos por el miedo a fracasar.
      Saludos,
      Miguel Angel

  2. Caba Robletto
    junio 13, 2013 en 9:59 am

    En la lectura se desprende que estamos aplicando “El discurso del método” digo Discurso y no tratado puesto que su Autor Rene Descartes, así lo enunció para “liberarse” de problemas con la justicia de aquella época.

    Recordemos dichas 4 reglas resumidas (hoy vigentes):
    Primero: No admitir jamas cosa alguna como verdadera. (Negación, compás de espera).
    Segundo: Dividir cada dificultad en tantas partes posibles y buscar la mejor solución.
    Tercero: Condicionar orden en el pensamiento, comenzar por lo simple, avanzar (Equilibrio)
    Cuarto: Revisar y recuento hasta estar realmente seguro de No omitir nada.

    El articulo, con el comentario de la Srta M. Gómez de Barreda, conde realza la experiencia, la intensidad, rigor y la amistad borda por así decirlo el comentario del Prof. M. Ángel, ¿Estamos preparados para afrontar riesgos? La pregunta gira en cada uno de nosotros; la contestación, siguiendo los pasos descritos es fácil, cuestión de un estudio de viabilidad, de actitud, capacidad, equilibrio y amor a lo que haces.

    Gracias por la atención a todos, Ramón.

    • junio 14, 2013 en 8:32 am

      Muchas gracias Ramón por los consejos que nos das.
      Saludos,
      MiguelAngel

  3. gustavoperezpiferrer
    junio 13, 2013 en 2:24 pm

    Creo que hagamos lo que hagamos estaremos asumiendo riesgos, así que lo importante como se indica es identificarlos y afrontarlos, será más arriesgado dejar que sucedan.

    En la situación actual es más importante que nunca arriesgar para crecer, para diferenciarnos, mejorarnos, … siempre se ha de hacer, pero hoy más que nunca nos tenemos que mover.

    Con arriesgarse no quiero decir saltar al vacío sin ningún tipo de medida, como bien decimos todos y creo que tenemos claro, es ver, analizar, evaluar y actuar sin dejar de continuar viendo, analizando, … igual en este momento tras hacer todos los pasos nos indica que no es momento de saltar o moverse, pero tengamos claro que estaremos asumiendo unos riesgos y tenemos que seguir valorándolos.

    Por mucho que no queramos o estemos preparados para asumir riesgos, los vamos a tener que asumir, así que es mejor hacerlo de forma activa y consciente que dejar que nos lleve la corriente y que sea lo que dios quiera, seguramente estos últimos son los que más se lamentan de sus heridas y desdichas sin saber bien porque han sucedido, los conscientes sabrán que les ha pasado, aprenderán día a día y se levantarán para seguir luchando, con la gratificación de haber tomado las riendas de su vida, negocio, carrera profesional, …

    Gracias por vuestro tiempo y reflexiones

    Un saludo
    Gustavo

    • junio 14, 2013 en 8:38 am

      Gracias Gustavo. Añades una cosa muy importante, los riesgos que asumamos tienen que ser calculados yconscientes. No podemos tirarnos inconscientemente al vacío. Tenemos que conocer los riesgos que asumimos. Aunque muchas veces estaremos corriendo riesgos sin que nos demos cuenta, y entonces es cuando vienen las sorpresas.
      Gracias y saludos,
      Miguel Angel

  4. Javier Rospigliosi
    junio 13, 2013 en 5:09 pm

    El modo más contundente de afrontar los imprevistos es teniendo virtudes. Si además está en nuestro campo de especialización, es decir, hacemos eficientemente nuestro trabajo, es posible que podamos facilitarnos aun más nuestra respuesta a través de los hábitos que hayamos adquirido.
    Gracias por estas entradas del blog que permiten actualizarnos.

    • junio 14, 2013 en 8:39 am

      Si Javier, para llevar a cabo lo que tenemos que hacer y para no hacer lo que no tenemos que hacer son necesarias las virtudes como dices.
      Muchas gracias y saludos,
      Miguel Angel

  5. Anónimo
    junio 13, 2013 en 6:52 pm

    Buenas tardes a todos! Como siempre es un placer leer el Blog semanalmente.

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Luis, el no moverse es lo peor que nos puede pasar cuando vemos que “El tren nos va a pillar”. Lamentablemente, no sé si por temor en lo más profundo de nosotros de fracaso o…, muchas veces nos quedamos estáticos por el gran temor de esos riesgos no controlables.

    En mi modo de ver la realidad y analizarla, creo que el no arriesgar (claro, habiendo estudiado la situación y poniendo posibles soluciones a posibles contratiempos) no se da la oportunidad a avanzar (me recuerda a la cultura americana ante los retos). Nos podemos equivocar, pero como dice el refrán, “el que no arriesga no gana”.

    Muchas gracias Miguel Ángel. Un saludo,

    Pilar

    • junio 14, 2013 en 8:40 am

      Totalmente de acuerdo Pilar. Gracias por tu comentario.
      Un saludos,
      Miguel Angel

  6. junio 13, 2013 en 7:59 pm

    Reblogged this on Oswald van Nieuwenhove.

  7. Anónimo
    junio 14, 2013 en 12:55 pm

    El gran beneficio de contar con muy buenos colaboradores es precisamente que te centran entre el optimismo irracional y el pesimismo paralizante: te descubren riesgos y te despejan incertidumbres. ¡Gracias por el post!

    • junio 16, 2013 en 6:38 pm

      Gracias Anónimo. Siempre conviene rodearse de gente competente.
      Saludos,
      MIguel Angel

  8. Anónimo
    junio 14, 2013 en 4:50 pm

    Hola Miguel Angel,
    un gusto escucharte el miércoles! Impresionante lo fácil que hiciste lo difícil…
    Lo de los riesgos es interesante, pero, de alguna forma los riesgos ¿son todos previsibles? ¿y lo imprevisible?…
    Te dejo un enlace sobre China: http://www.project-syndicate.org/commentary/ten-reasons-why-china-is-different que me ha parecido interesante.
    gracias!
    Yolanda Blasco

    • junio 16, 2013 en 6:40 pm

      Gracias Yolanda. Tocas un punto interesante. El de los riesgos que uno no sabe que está incurriendo. Por eso lo más importantees un procesocorrecto de toma de decisiones para paliar al máximo los riesgos. Al menos los riesgos debidos por errores humanos.
      Pero nunca se puede uno cubrir de todos los riesgos.
      Saludos,
      Miguel Angel

  9. Joaquin Blanco
    junio 16, 2013 en 9:52 pm

    Muy interesante Miguel Angel, un punto que me parece interesante a la hora de entender si estamos preparados para afrontar los riesgos es entender cómo los percibimos. En este punto la experiencia previa que tenemos frente a esos riesgos, el impacto que tienen en nuestras vidas, nuestra nivel de eduación o nuestro esquema de valores configuran nuestra percepción del riesgo y entender ésto es básico para tomar decisiones adecuadas para protegernos frente a ellos. Una percepción inadecuada o sesgada nos puede llevar a tomar decisiones erroneas a la hora de protegernos de determinados riesgos.

    un saludos
    Joaquin Blanco

    • junio 17, 2013 en 9:23 am

      Efectivamente Joaquin. Además nuestra actitud ante el riesgo determina en parte cómo los percibimos. Ante un mismo hecho hay quien lo ve como una amenaza a evitar y quien lo ve como una oportunidad a perseguir.
      Muchas gracias,
      Miguel Angel

  10. Anónimo
    agosto 8, 2013 en 9:49 am

    La verdad es que es un tema interesante como todos apuntáis y da para muchos comentarios. Miguel Angel, en los dos ejemplos que nos pones, en el caso del banco, han seguido ocurriendo prácticas que han llevado a situaciones desastrosas. En el caso del tren, que lamentablemente ha tenido el peor resultado, seguro que el riesgo de descarrilamiento fue en su día contemplado. Yo creo que por mucho que se contemplen los posibles riesgos de una situación, siempre hay un factor de incertidumbre que es incontrolable, sobre todo si interviene el factor humano. De estas situaciones indudablemente se saca un aprendizaje para que en el futuro no vuelvan a repetirse, y además ponen en evidencia factores de riesgo en los que ni siquiera se había pensado. Pero la vida es incertidumbre, lo que ocurre es fruto de nuestras decisiones, y esas decisiones implica una renuncia a algo y arriesgarte. Lo importante es ser consciente de ello, responsabilizarse de las mismas y actuar en consecuencia.
    ¡Vaya rollo he soltado!

    Saludos,
    Alicia

  11. enero 13, 2014 en 8:12 pm

    Toma Riesgos: si ganas, serás más feliz. Si pierdes, serás más sabio.

    Anto → http://goo.gl/loA9MB

  1. junio 20, 2013 en 7:00 am
  2. agosto 8, 2013 en 7:00 am
  3. marzo 20, 2014 en 7:00 am
  4. abril 17, 2014 en 7:00 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: